Portada :: Otro mundo es posible
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-02-2014

Crecer o decrecer? That is the question

Mximo Luffiego Garca y Julio Soto Lpez
Rebelin


Todos los habitantes de la Tierra cabran en el estado de Texas. Con este argumento, sectores de la Iglesia catlica se enfrentaron a la inmensa mayora de participantes en la III Conferencia Internacional sobre Poblacin y Desarrollo de 1994, partidaria de la planificacin familiar y del control de la natalidad. Esta posicin fue muy criticada entonces, especialmente desde sectores de la izquierda, y con razn. Al parecer la Iglesia no solo cree que las almas van al cielo sino que aqu, en la Tierra, encerradas en el cuerpo, seguiran siendo seres celestiales que no necesitan espacio vital alguno.

Lo sorprendente es que gran parte de la izquierda mantiene una creencia semejante respecto del crecimiento econmico continuo, como si nuestro mundo fuera cuasi inmaterial, desligado de las leyes fsicas y biolgicas que lo gobiernan y limitan el crecimiento ya sea econmico, poblacional o de recursos disponibles.

En su artculo Los errores de la tesis del decrecimiento aparecido en Pblico (1), el profesor Navarro critica al ecologismo partidario del decrecimiento, en la persona de Marcellesi (2), tachndolo de conservador, de hacer el juego a la derecha y de desconocer las posiciones del ecologismo de izquierdas, encarnado en Barry Commoner.

Para Navarro, el problema no es elegir entre crecimiento y decrecimiento sino qu tipo de crecimiento queremos. Aduce que puede haber un crecimiento econmico compatible con los ecosistemas modificando el sistema productivo e incrementando el sector servicios. Si no entendemos mal, con una economa de este tipo, podra mantenerse un crecimiento econmico ilimitado, suponemos que del PIB, con un descenso en la produccin y consumo de los bienes ms intensivos en la demanda de energa y otros recursos naturales en favor de otros que lo sean menos. En otras palabras, se tratara de desmaterializar la economa, de desacoplar el crecimiento econmico de su base fsica. Aunque algunas naciones como Alemania han conseguido ciertos resultados manteniendo el crecimiento econmico a la vez que disminua la energa utilizada mediante el incremento de la eficiencia energtica y del ahorro en las actividades ms superfluas, la gran mayora de los pases no lo ha podido hacer. Y si lo hubieran hecho, slo se habra ganado algo de tiempo en la segura colisin de nuestras economas con los lmites del planeta. Y es que toda actividad, humana o no, requiere energa.

A nuestro juicio, hay tres aspectos -que quiz suscribira el propio Commoner, conocedor como era del Segundo principio de la termodinmica y de sus implicaciones para la economa- que hay que tener presentes para comprender el significado del crecimiento ilimitado y rechazarlo por sus consecuencias indeseables: los lmites naturales, el crecimiento de tipo exponencial y la historia de sociedades fracasadas por problemas ambientales.

Un par de rplicas al profesor Navarro, fundamentadas en los lmites al crecimiento, pueden encontrarse en el blog de Antonio Turiel (3) y en el de Pedro Prieto (4). Concretamente, el pico del petrleo, alcanzado en algn momento entre el 2005 y 2006, es un hecho incuestionable que, de no encontrarse un sustituto del crudo, acabar con el crecimiento econmico. Y no parece haber un sustituto de una abundancia, versatilidad y densidad energtica comparables a las del petrleo; con el problema aadido de que, an en el caso que se encontrara, no habra tiempo para realizar tal sustitucin y sortear los estragos econmicos y sociales de esta crisis energtica y econmica.

De otros recursos no renovables, tanto energticos como minerales, tampoco andamos sobrados y tambin tienen picos cercanos. En cuanto a los recursos renovables, el panorama no es nada halageo, es incluso ms preocupante. Por decirlo sintticamente, desde los aos 70 del siglo pasado hemos entrado en dficit ecolgico. Desde entonces, no tenemos suficiente con los recursos renovables que produce anualmente la Tierra y hemos empezado a devorar el capital natural acumulado durante dcadas y siglos. Como ya ha advertido Mediavilla (5), queramos o no, el decrecimiento fsico ya ha comenzado.

Einstein dijo que uno de los problemas de la humanidad consiste en no comprender la funcin exponencial. En el caso que nos ocupa, tanto el crecimiento econmico como el demogrfico se han acercado desde la Revolucin Industrial hasta hoy a un crecimiento de este tipo. La solucin no pasa por mantener el crecimiento porque, aunque pudiramos dar con una fuente de energa tan poderosa y abundante como el petrleo y continuar el crecimiento mundial a razn, por ejemplo, del 3% anual (la tasa media de las ltimas tres dcadas), en 23 aos duplicaramos el consumo actual de recursos que equivale a ms de planeta y medio. De dnde sacaramos tres planetas? En un sistema limitado, como la Tierra, el crecimiento exponencial del consumo de recursos tambin supone una reduccin exponencial de los mismos, lo que implica que puede alcanzarse un umbral peligroso ms all del cual no sea posible frenar a tiempo. Ante esta disyuntiva, ver el vaso medio lleno puede suponer un riesgo fatal porque todo indica que nos estamos acercando a ese umbral rpidamente.

Situaciones semejantes a la nuestra pero a una escala local o regional han sucedido en varias ocasiones a lo largo de la historia. La investigacin histrica ha puesto de relieve que algunas sociedades han colapsado por minar los recursos de su medio natural. El crecimiento demogrfico y ciertas prcticas nocivas han acabado con la base forestal y edafolgica que sustentaba esas sociedades.

De haber tenido presentes las advertencias del Club de Roma y de Einstein, as como estas lecciones de la historia, ahora no nos tendramos que enfrentar a una situacin de tanta emergencia.

Dicen que la verdad es revolucionaria. Si no cambiamos el modelo econmico, ms bien pronto que tarde, la humanidad est abocada a un colapso. Pues bien, por inconcebible que pueda parecer, el poder financiero y poltico que domina el mundo ya ha elegido su opcin, apurar la mquina del crecimiento hasta que reviente. Seguramente creen que as van a obtener ms beneficios que si plantean frenar la economa y entrar en una etapa de decrecimiento voluntario porque eso significara el fin del capitalismo y de su status dentro de l. Ms difcil de comprender es la situacin que vive la izquierda. La ciudadana, aquejada por los muchos problemas cotidianos, es ajena a la crisis energtica que ya tenemos encima y cree todava en un futuro inexistente, el que le proporcionar la recuperacin de la senda del crecimiento. La adscripcin a paradigmas contrarios, crecimiento versus decrecimiento, impide valorar la emergencia de la situacin y su difusin, manteniendo a la izquierda dividida y a la sociedad en el limbo de la desinformacin.

Sera razonable, a pesar de las diferencias existentes en cuanto a la valoracin de la situacin ecolgica aunque los hechos y la lgica dejan poco margen para la incertidumbre- que la izquierda conviniera aplicar un principio de precaucin a la hora de confeccionar una poltica comn para aminorar los riesgos en el caso de que estallara la crisis energtica y se intensificara el cambio climtico. Complementariamente al mismo, hay una idea central que puede servir de gua para llegar a acuerdos programticos importantes: la idea de resiliencia. Ms all de si la economa crece o decrece nosotros pensamos que, con altibajos, la tendencia hacia el decrecimiento es ineludible- lo importante es preparar al pas para hacerlo ms resistente en lo posible a nuevas crisis econmicas, polticas, sociales o ambientales, ante perturbaciones o contingencias futuras como la escasez y encarecimiento de la energa, el cambio climtico, nuevas burbujas financieras, casos graves de corrupcin, etc.

Aunque el debate crecimiento vs decrecimiento no hay que darlo por cerrado, no debiera ser, bajo esta perspectiva, un obstculo para llegar a acuerdos con el fin de modificar el sistema productivo y hacerlo menos dependiente del petrleo, ms diversificado y local, con sistemas de reciclaje ms eficaces y que aprovechase y conservase los recursos de nuestro pas, especialmente las energas renovables, los bosques, la diversidad biolgica, cultural y paisajstica, la tierra frtil y el agua.

La investigacin cientfica e innovacin tecnolgica y una capacidad de financiacin propia seran necesarias para mejorar la produccin y evitar que el sistema no dependa del exterior o de la banca privada.

Los acuerdos seguramente son ms fciles de lograr en aspectos sociales y polticos que fortalezcan la solidaridad en nuestro pas, como combatir el paro creando empleo verde y repartiendo el trabajo, mantener y mejorar los servicios pblicos esenciales y proteger a los sectores ms dbiles, vulnerables y dependientes. La difusin y debate en una democracia participativa a diferentes escalas y la separacin de los tres poderes permitiran fortalecer el andamiaje poltico y social.

A pesar de las importantes discrepancias que subsisten en el seno de la izquierda, creemos que estos dos criterios, el de precaucin y resiliencia, junto a otros no menos importantes, pueden permitir alcanzar un programa comn que nos saque del atolladero, evite sufrimiento y prepare el futuro ante retos tan importantes como el del paro, la pobreza, el cambio climtico y la crisis energtica. As parecen haberlo entendido los partidos y activistas que han iniciado contactos para alcanzar acuerdos sustanciales que deben ir ms all de las elecciones europeas e intentar integrar a los sectores ms conscientes de la socialdemocracia de la situacin de emergencia en la que nos encontramos.

Referencias bibliogrficas

(1) Navarro, V (2014). Los errores de la tesis del decrecimiento. Pblico 6/2/2014

http://blogs.publico.es/dominiopublico/9039/los-errores-de-las-tesis-del-decrecimiento-economico/

(2) Marcellesi, F (2013). La crisis econmica es tambin una crisis ecolgica. Pblico 9/10/2013

http://blogs.publico.es/dominiopublico/7822/la-crisis-economica-es-tambien-una-crisis-ecologica/

(3) Turiel, A (2014). Revista de prensa. Vicen Navarro en Dominio pblico. Blog The Oil Crash, 7/2/2014

http://crashoil.blogspot.com.es/

(4) Prieto, A (2014). De progresistas y biofsica econmica. 8/2/2014

http://lacrisisenergetica.wordpress.com/

(5) Mediavilla, M. (2011). Decrecer bien o decrecer mal. Rebelin, 16/11/2011 http://www.rebelion.org/noticia.php?id=139397

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter