Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-04-2014

Cuba es el nico ejemplo de xito
El combate al narcotrfico es complicado pero hay buen ejemplo regional

Emilio Marn
La Arena


Para gran parte de los polticos de oposicin y muchos del oficialismo la prioridad es el combate contra el narcotrfico. De palabra es as. Sin embargo ninguno de ellos estudi el nico caso exitoso en la regin de lucha contra ese flagelo: Cuba.

El gobernador de Crdoba est en Estados Unidos para afianzar su alicada candidatura para 2015. Consciente de cunto cotizan los gestos hacia el imperio y "para la tribuna" en materia de lucha contra el narcotrfico, tendr encuentros con la DEA, la agencia estadounidense dizque contra ese trfico.

La prctica de ese gobierno provincial deja mucho que desear, pese a los acuerdos vigentes con la DEA. La plana mayor de la Divisin Drogas Peligrosas (el humor cordobs llam Peligrosa Divisin Drogas) est detenida. Motivo? Acusaciones muy fundadas de negocios con estupefacientes hicieron que el fiscal federal Senestrari pidiera la prisin preventiva. El comisario Rafael Sosa, detenido jefe de esa Divisin, se ufanaba de sus relaciones y viajes de especializacin con aquella agencia antinarcticos.

Uno de los pocos puntos en que coinciden el gobierno nacional, los provinciales y la mayora de polticos del oficialismo y la oposicin es que el narcotrfico es uno de los problemas principales del pas, sino el principal. Y que para encararlo hay que profundizar la relacin orgnica con la DEA, el FBI y las autoridades norteamericanas, el Comando Sur, etc.

Recin llegado al punto militar se empiezan a dividir las aguas, porque los ms democrticos se niegan a dar intervencin a las Fuerzas Armadas tal como pide Washington. No es una cuestin menor, pero tampoco disuelve las coincidencias de unos y otros en el meollo: la dependencia de la doctrina y fuerzas policacas estadounidenses.

La referencia a De la Sota alcanza a Daniel Scioli y sus ministros de Justicia, Ricardo Casal y de Seguridad, Alejandro Granados. Por supuesto tambin a Sergio Massa, que estuvo en el pas del Norte anudando contactos con el mundillo empresarial y poltico fundador de la teora de la "tolerancia cero". En el norte del conurbano, empero, los negocios del narcotrfico siguen rampantes... Qu decir de Mauricio Macri, que cuando tuvo que elegir al jefe de la naciente Polica Metropolitana se inclin por el comisario Jorge Palacios. Explic que haba consultado con la embajada norteamericana y que "Fino" era el polica ms condecorado y de mejor relacin con el FBI y la DEA.

Consecuencias polticas

Las complicaciones polticas son muy serias para las autoridades que tienen a sus fuerzas policiales permeadas por el narcotrfico, como se advierten en Crdoba. Difcilmente las policas presten buenos servicios a la comunidad si estn con las cabezas puestas en los negocios ilegales.

La relacin policial con ese y otros delitos ha estado en el ADN de la polica Bonaerense, desde tiempos del comisario Pedro Klodcyk. Sucesivos jefes han debido pasar a retiro luego de descubrirse los fenomenales incrementos patrimoniales, fruto de recaudaciones non sanctas.

La peor polica del mundo para cuidar a su poblacin; para meter bala a las manifestaciones sociales, siempre lista, como se vio en el Puente Pueyrredn en 2002. Y no se crea que ese afn represivo qued all lejos en el tiempo: ayer se cumpli un ao de la brutal represin en el Hospital Borda, a cargo de la Metropolitana de Macri. Decenas de heridos entre empleados, pacientes y periodistas indicaron que, con "Fino" Palacios de jefe o sin l, esa fuerza mam los principios de la DEA, el FBI y el Manhattan Institute.

Por eso fue tan bueno que en febrero de 2012 el canciller Hctor Timerman se plantara en Ezeiza y no dejara entrar a militares estadounidenses que venan a dar cursos de instruccin a la Polica Federal, con armas y drogas prohibidas.

Eso gener un fuerte cortocircuito con la administracin Obama, donde el gobierno de CFK mantuvo una digna postura. Lamentablemente en los ltimos tiempos se volvi a las andadas. El secretario de Seguridad Sergio Berni ha viajado a EE UU para participar de conferencias contra el narcotrfico y el terrorismo, el tpico men norteamericano que tanto consume la clase poltica. Eso, a pesar que el 80 por ciento del consumo de drogas est en ese mercado y no por culpa de los afroamericanos del Bronx. La mayor responsabilidad es de los grupos econmicos y bancos lavadores de esos dineros del narcotrfico, conectados con el bipartidismo estadounidense.

Tener policas permeadas por negocios ilegales y concepciones represivas le puede terminar costando la carrera presidencial a Macri. La Sala IV de la Cmara del Crimen revoc el jueves su sobreseimiento y los de la vicejefa Mara E. Vidal y los responsables de la Metropolitana, a raz de la represin en el Borda. Ya el espionaje ilegal de Palacios le haba costado un procesamiento y dos ratificaciones, pero el jefe del PRO sigue afirmando que l es lo nuevo de la poltica...

Mucho bla bla y policas

El narcotrfico es una realidad muy preocupante aqu, donde antes se preciaban de balconear un asunto casi ajeno, vanaglorindose de ser un pas "de trnsito". Hoy es tambin de consumo y produccin de estupefacientes, aunque sin llegar al nivel de Colombia, por ms que la oposicin poltica y la escudera Clarn se esfuercen por igualar para all arriba. Sus intereses polticos los llevan a enormidades como esa.

Esa presentacin deformada y anti K se topa con ejemplos que la contradicen. Rosario y la provincia de Santa Fe, con sus carteles de Los Monos y las muertes a diario asociadas al negocio no pueden ser adjudicadas al kirchnerismo. Ese distrito est gobernado por el socialismo y sus aliados del FAP, hoy FA-Unen, desde hace muchsimos aos.

Ese drama ha sido pontificado como problema nmero 1 de la Argentina. En eso coinciden desde el Papa Francisco y sus instrucciones al arzobispo Poli y el cardenal Arancedo, hasta la oposicin macrista y massista, pasando por el oficialista Scioli y culminando en el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti.

El cronista considera que el narcotrfico es un drama de mucha magnitud, pero no cree que sea el nmero 1. Al tope de ese podio est la dependencia con potencias como EE UU, el peso de los monopolios y bancos, muchos de ellos extranjeros, en la vapuleada economa argentina, y los fuertes intereses que esas multinacionales tienen en el sistema poltico y los medios, que no se traducen en beneficio de intereses populares.

Pero, con independencia de si es el problema nmero 1 o el 5, la diferencia fundamental est en cmo solucionarlo. Con meras palabras no alcanza. Y menos con convenios con la DEA, saturacin de policas, patrulleros, pistolas, cmaras, crceles y penas ms duras de un Cdigo Penal "descuartizado" por la reforma Blumberg, como cuestion el radical Gil Lavedra.

Miren a Cuba

La clase poltica local presume de pragmatismo y de haber superado las ideologas. Ciertas anteojeras y la influencia del Departamento de Estado en sus ideologas la han llevado a negar una mirada para ver qu tiene de positivo el nico ejemplo regional de xito en la lucha contra el narcotrfico: Cuba.

Ese flagelo exista bajo la mafia, el juego y los negocios de los norteamericanos en la etapa prostibularia de la dictadura de Batista, pero desapareci con la revolucin encabezada por Fidel Castro.

All no hay droga, salvo la mnima que pueda introducir algn turista. Y no la hay porque -adems de los controles, necesarios- hay una sociedad que no vive de ese delito pues ha sido educada en otros valores que hacen a la vida. Los gobernantes dan el ejemplo. Las fuerzas policiales y de seguridad cuidan a su poblacin en vez de hacer negocios ilegales en su contra. La DEA est bien lejos de La Habana, que no firma acuerdos ni hace cursos con sus dudosos agentes. Los bancos cubanos no son lavadores de dineros de aquella procedencia, ni tienen dueos privados que puedan torcer las leyes y regulaciones del Estado. La plata cubana no va a los parasos fiscales segn lo disponen los ricachones y los narcotraficantes, como en otras latitudes.

Los medios de comunicacin cubanos podrn ser criticados de aburridos pero no son ventanas al consumismo, al xito asociado al capital disponible, la pauta publicitaria de monopolios y la tilinguera estilo Show Match.

Sobre esa base, poniendo la educacin al tope y la prevencin y seguridad como complementos, la isla socialista ha solucionado el problema drogas. Y as model una sociedad sin violencia. En este abril la ONU ubic a Cuba como uno de los pases con las tasas de homicidio dolosos ms bajas del mundo: 4.2 cada 100.000 habitantes.

"Somos libres del narcotrfico", les dijo un feliz Ral Castro a los dems jefes de Estado de la Celac en la I cumbre de enero de 2013 en Chile.

Cuando algn dirigente de Cuba se meti en el negocio de la droga termin enjuiciado y uno frente al pelotn de fusilamiento, caso del general Arnaldo Ochoa en 1989, an ostentando el grado de Hroe de la Repblica. Con l fueron ejecutados el coronel Antonio de la Guardia y otros dos oficiales, cuyas condenas judiciales fueron ratificadas unnimemente por los 31 miembros del Consejo de Estado.

Quieren saber los polticos locales cmo se combate el flagelo? Que no copien, pero al menos estudien bien el ejemplo positivo de Cuba.

Fuente: http://www.laarena.com.ar/opinion-combate_al_narcotrafico_es_complicado_pero_hay_buen_ejemplo_regional-113620-111.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter