Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-05-2014

Hace 40 aos era asesinado el cura villero Carlos Mugica
El cura Mugica

Gerardo Bavio / Mario Hernandez
Rebelin

Reproducimos de El peronismo que no fue. La (otra) otra historia. Editorial Metrpolis, Buenos Aires, enero 2014.


MH:- El 11 de mayo se conmemor un nuevo aniversario del asesinato del sacerdote Carlos Mugica en la puerta de la iglesia de San Francisco Solano, fundador de la parroquia de la villa de Retiro, Cristo Obrero y asesor espiritual de las Juventud Catlica del Colegio Nacional Buenos Aires de donde salieron varios de los dirigentes a los que estamos haciendo referencia en estas entrevistas. Qu nos pods comentar acerca de la personalidad de Carlos Mugica?

GB:- Nos impact mucho la trgica noticia del asesinato del cura Carlos Mugica, un compaero comprometido con su pueblo. Ese mes de mayo de 1974 fue para nosotros bastante problemtico, salimos de lo que llamamos la ruptura con Pern el 1 de mayo y a los pocos das, con esa bronca y angustia por la situacin por la que habamos pasado los sectores ms combativos del peronismo nos encontramos con esta noticia, el padre Carlos Mugica haba sido ametrallado a la salida de una misa de la parroquia de San Francisco Solano.

Haciendo un pequeo paneo de quin fue Mugica, naci en 1930, era un hombre joven, tuvo la experiencia de entrar al seminario y elegir la militancia dentro de la religin, en contacto directo con su pueblo, as se fue transformando su pensamiento que provena de familias acomodadas de Buenos Aires, siendo Mugica Echage, su formacin tiene que haber sido la que reciben los chicos de lo que llamamos la oligarqua propia de esa zona de Barrio Norte.

En su prctica sacerdotal fue tomando conciencia de la realidad social, primero estuvo en Santa Fe, con Monseor Iriarte, en el Chaco Santafesino donde trabaj ms o menos un ao. Ver esa realidad lo impact y lo model. Luego de ese perodo fue a Buenos Aires, tom contacto con sectores ms humildes, eligi irse a la villa de Retiro y empez su militancia con los sectores ms pobres, siguiendo el camino del Cristo histrico, mezclndose con el pueblo y conectndose con la necesidad de reivindicacin de esos sectores. Ese fue el comienzo del padre Mugica y su compromiso enorme que lo llev al sacrificio.

A nosotros en esa etapa posterior a la cada de Pern nos impact, nos extra el hecho de que sectores de base del catolicismo, sobre todo la Juventud Universitaria Catlica, la Accin Catlica, que tenan contacto directo con el pueblo en su apostolado tomaran posiciones progresistas y crticas a la dictadura y se unieran a los sectores ms humildes que luchaban por las reivindicaciones no solo de su clase y de sus sectores, sino tambin por las reivindicaciones polticas emergentes de una dictadura que proscriba a las mayoras y persegua a los sectores del trabajo que salan a la calle a protestar.

Traigo el recuerdo de Pila Garbarino que en esa poca era miembro de la Juventud Universitaria Catlica de Tucumn y estuvo en distintos congresos. Particip en el Congreso de Rosario, en 1959 si no me equivoco y all fue conociendo una cantidad de sacerdotes, como el padre Tello, el mismo padre Mugica, a varios curas que ya estaban comprometidos con los sectores populares. Ella cuenta cmo era la prctica que trataba de implementarse: Ver, juzgar y actuar, es decir, despus de tomar contacto con la realidad social profunda en la cual estaban actuando, se planteaban el interrogante de qu hacer, los jvenes comenzaban entonces a convertirse en actores sociales y como se dice siempre, que es el ser social el que determina la conciencia y no al revs, es as como fue surgiendo de ese apostolado directo con la gente humilde, la idea revolucionaria de transformar esa realidad en medio de una etapa de dictadura.

As surgieron los Sacerdotes del Tercer Mundo, este trmino viene de Brasil, donde ya Leonardo Boff, Helder Camara y otros, haban impulsado lo que llamaban La Teologa de la Liberacin. Esto tuvo su impacto importante en Argentina y ac se formaron curas como Devoto, Ramondetti y muchos otros bajo esta lnea.

Otro hecho importante fue el impacto que tuvo la revista Cristianismo y Revolucin, dirigida por Juan Garca Elorrio y su compaera Casiana Ahumada. Ese rgano funcion como cohesionador de grupos llamados los Camilos inspirados en el sacerdote colombiano Camilo Torres, quien se inclin a favor de los sectores humildes, y en un momento de lucha muy fuerte en su pas, se uni a los grupos guerrilleros y fue asesinado. Tambin surgieron algunas organizaciones armadas, impulsadas por la lucha contra la dictadura. Ah es donde esa base cristiana de compromiso con esos sectores populares, se acercaron a las fuerzas revolucionarias.

Eso fue el comienzo de toda una etapa, luego, con la dictadura, en 1976, cae otro sacerdote, el Obispo Angelelli de La Rioja, los sacerdotes Muria y su compaero, dos sacerdotes franceses que estaban trabajando con el Obispo, y continu una persecucin tremenda contra los sacerdotes, que fueron asesinados. Esto contrasta con la posicin de la cspide del clero que fueron cmplices de la dictadura, y miraban para otro lado mientras esto suceda.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter