Portada :: Mundo :: China
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-06-2014

Las serias crisis del partido comunista chino

Miguel ngel del Pozo
Barmetro Internacional


Pareciera que los partidos polticos independiente de sus bases ideolgicas nacen teniendo en su seno complejas contradicciones; son los partidos polticos conjuntos conformados por seres sociales con sus virtudes y limitaciones de toda lgica por lo que, inmediatamente que nacen, comienzan a desarrollarse esas contradicciones por todas los razonares humanos que sern impulsados por razones siempre discutibles. Los partidos polticos como expresin necesaria de la modernidad deberan asumir sus tiempos histricos cuando la Historia, en su imparable caminar, va guiando a las sociedades hacia sus naturales desarrollos temporales hacia la buscada y anhelada horizontalidad social por derecho divino.

Es cierto que la ideologa es, probablemente, la variable ms importante que incide en los miembros fundamentales de un partido poltico y, en consecuencia y no necesariamente, dependiendo de las realidades circundantes, afectan la cotidianidad de ese partido poltico cuando la relacin de diferentes variables se conjugan, obligatoriamente, con la ideologa que sustentan los quehaceres diarios de la dirigencia del partido poltico porque, en ltima instancia, aunque un partido poltico pudiere tener afiliados al 75% del conjunto de la sociedad decisoria siempre las responsabilidades fundamentales decisorias recaern sobre la dirigencia de ese partido poltico la cual pudiere ser escogida por medios variables segn tanto los tiempos histricos como las realidades ideolgico-estructurales nacionales.

En ese orden, un partido poltico ve la luz de su ser segn cada pas, cada realidad interno-histrica de ese pas, de las influencias exteriores que afectan directamente sobre ese futuro partido poltico y la sicologa social de las clases sociales que podran conformar la base fundamental de un partido poltico nacional, of course. Es de mxima lgica que para la conformacin de un partido poltico se debern conjugar una serie de variables cuales, probablemente, estn en concordancia con realidades sociales y afectaciones externas que, probablemente, podran convertirse en faro-gua de la conformacin legal y/o clandestina de ese partido poltico. Al tiempo y a la vez cuando afrontamos cualquier anlisis sobre una nacin y sus partidos polticos podemos alcanzar la conclusin inmediata que en cada pas se expresan diferentes formas de constitucin de un partido poltico independientemente de las lgicas influencias temporales de carcter filosfico e ideolgico histrico-mundiales que afecten las siquis de los constituyentes de cualquier partido poltico que se conforme pero esas influencias filosficas e ideolgicas, evidentemente, se tendrn que ir acomodando a las realidades nacionales correspondientes con sus lgicas y necesarias realidades histrico-nacionales de un ejemplo concreto a analizar. Por ejemplo tomando el caso especfico del Imperio del Japn cuando las dirigencias sociales polticas, econmicas y militares decidieron confrontar las contradicciones internas con las realidades externo-imperialistas que se iban imponiendo en la regin del Asia-Pacfico durante el siglo XIX cual llev a la toma de decisiones de desarrollar aquello que histricamente se lo ha denominado como la Restauracin Meiji. Es decir, las debilidades objetivas internas estructurales del Imperio japons no iban a poder confrontar, independientemente de la dignidad nacional, aquel avance sobre sus costas de, por ejemplo, los EEUU de Amrica cuando Washington decidi, por primera vez, tener presencia efectiva en aquella regin de Asia-Pacfico. (Actualmente, la nueva poltica Obama, segn la tesis de Jos Vicente Rangel Vale, sera el segundo avance en el marco de la Poltica de Estado presente que impulsa el Poder estadounidense en esa regin en referencia).

Al tiempo, aquella dirigencia arriba en mencin con la objetividad requerida apreci la importancia de las imposiciones que las 14 Potencias Extranjeras iban imponindole, segn cada realidad nacional-imperial-europea-estadounidense, al imperio chino desde la Guerra del Opio y el Tratado de Nanjing. Adems, los tiempos por los cuales se desarrollaba el Shogunato estaban en perfecta decadencia y aquella dirigencia poltica percibi su propio fin a menos que se tomaran decisiones de cambios profundos del Estado japons pero manteniendo la figura fundamental del Emperador. La Restauracin Meiji llev a tomar decisiones de Estado en lo econmico-financiero, en lo militar y constitucional con la conformacin de los zaibatsu.

Pero cules eran aquellas realidades que estaban impactando seria y profundamente el status quo asitico no solo oriental sino en la pennsula de la denominada, posteriormente, segn la historiografa euro-cntrica como Indochina y, fundamentalmente, para el Imperio britnico de la Reina Victoria, el subcontinente de la India?

Pero no solo eran las realidades obligantes que los imperios europeos desarrollaban cuando confrontaban la Revolucin Industrial con todos sus significados socio-econmicos sino, tambin, las expresiones consecuenciales intelectuales que terminaron conformando el socialismo blanquista para pasar hacia las tesis histricas de Karl Marx y Federico Engels en un mundo profundamente cambiante y camino hacia la perfecta mundializacin del imperialismo como fase superior de aquel sistema capitalista en desarrollo en los campos de la ciencia y la tecnologa. Es evidente y demostrable que el catalizador de aquella realidad, por grave que nos parezca la propuesta, sera la 1ra. Guerra Mundial que en este prximo mes de julio celebra su trgico natalicio. Proponemos aquella realidad como catalizador porque su principal conclusin sera la Revolucin Bolchevique junto a todas sus consecuencias poltico-global-ideolgicas conjuntamente con las propuestas en mesa elevadas en las diferentes Internacionales Comunistas celebradas por aquellas fechas histricas tanto la 2da. Internacional como la fundamental 3ra. Internacional. Entre las propuestas fundamentales podramos mencionar, por ejemplo, el carcter colonial y su futuro revolucionario y el Frente Unido Nacional, dos (2) temas polticos e ideolgicos fundamentales a lo largo de tiempos histricos posteriores. En el caso concreto del Frente en China, entrmosle, en primera instancia, a aquel neonato partido comunista que se fundara, precisamente, en el mes de julio, en la ciudad de Shanghai bajo un caluroso clima veraniego como lo describiera uno de sus participantes a aquel 1er. Congreso cual, a su vez, sera fundacional.

China inmediatamente que alcanz su independencia de lo real-objetivo-significativo del concepto imperio en su realidad histrica, es decir, cuando se constituy como la Repblica, saltaron a los escenarios sociales intelectuales que buscaban ir ms all de la aquella consecuencia chucuta de 1911. Intelectuales europeos, Bertrand Russell, por ejemplo, y Rabindranath Tagore, el poeta indio, ejercieron sus influencias en ciertos sectores intelectuales y empresariales chinos. La Revolucin Bolchevique titulado como la Revolucin de Obreros y Campesinos, era el faro-gua que asumira aquella cohorte de inquietos ciudadanos chinos que estaban inconformes con la corrupcin, la burocracia y el kow-tow a las 14 Potencias Extranjeras que mantenan sus lares bien consolidados en las estructuras econmicas, financieras y aduanales chinas. Aquella intelectualidad se visti variopinta: liberales, anarquistas, estudiosos de los textos de Vladimir Ilich Lenin, nacionalistas y algn que otro estudioso del marxismo segn aquellas traducciones japonesas que se sustentaban en texto en ingles publicados en los EEUU de Amrica.

Para no hacer el cuento largo an en sacrificio de la necesaria descripcin poltica, con la participacin de un emisario especial de la 3ra. Internacional (Komintern, Comintern), un pequeo grupo de intelectuales chinos provenientes de algunas provincias, en aquel verano, se reunieron en los salones de clase de un colegio de nias en aquella hmeda y calurosa ciudad de Shangahi en la denominada French Concession para as poder evitar a los espas de las potencias extranjeras no francesa y a la polica shanghainesa. En aquel Congreso fundacional se encontraban presentes liberales, anarquistas, nacionalistas, algn comunista y cualquier inquieto intelectual representante de su provincia natal. Era una democracia participativa y respetuosa. Pero el Partido Comunista Chino (PCCh) tena en su propio seno un muy grave problema: la ideologa; el conocimiento real de la poltica internacional; las debilidades histrico-squicas de 5.000 aos de Historia nacional y de las contradicciones inter-personales de sus miembros fundadores. La Internacional Comunista llevaba sus directrices decididas por Joseph el padrecito Stalin en contradiccin a las tesis de Len Trotski y en funcin de los intereses nacionales rusos que buscaba consolidar Staln vista las realidades que se circunscriban alrededor de las fronteras rusas cuando los imperios europeos capitalistas trataban de aislar las realidades en curso internas que iba imponiendo Stalin en su concepto de revolucin. Es decir, maestro de la poltica, Joseph Stalin percibi, con la astucia que lo caracterizaba, que s golpeaba el centro fundamental de la base fundamental del imperialismo cual era China, inmediatamente, obligaba a los imperios europeos desviar no solo sus atenciones al escenario chino sino militares y presupuestos para poder mantener sus intereses nacionales en territorio chino. Interesante conocer la Huelga de los Estibadores de Hongkong, puerto de salida de las mercaderas chinas hacia los mercados europeos.

Es decir, el PCCh naci tocado en sus intereses nacionales gracias a la imposicin de polticas diseadas allende sus fronteras, en Mosc, como bien lo demuestra la historiografa correspondiente. Pero no dejemos nada en el tintero porque los tiempos corrientes as lo requieren. En el marco del diseo estalinista, es decir, la supervivencia de Joseph Stalin como el padrecito y su propia supervivencia en su concepcin revolucionaria cual difera de las propuestas de Vladimir Ilich Lenin, era conformar un frente nacional donde se pudieran incorporar todo lo real-chino-nacionalista dejando en segundo plano los objetivos fundamentales de la Revolucin China. Aquella propuesta se alcanz chucutamente para lo-real-poltico-chino pero, en contrario, benefici los objetivos trazados y diseados por Stalin (reitero, es demostrable al consultar la extensa bibliografa de tirios y troyanos sobre aquellas realidades objetivas). Era evidente que las tesis de Joseph el padrecito Stalin caminaban al ms contundente fracaso por lo que oblig al PCCh a mirarse en el ombligo fundacional para decidir cul sera su futuro como partido poltico nacionalista y revolucionario en funcin de alcanzar la justa distribucin y la horizontalidad social ambas revolucionario-socialista-nacionalistas.

Fuente: http://barometrointernacional.bligoo.com.ve/miguel-angel-del-pozo-las-serias-crisis-del-partido-comunista-chino



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter