Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-09-2014

Un estudio da por veraces 45 testimonios de personas torturadas en el Pas Vasco

Ter Garca
Diagonal

El estudio, realizado durante 4 aos, ha analizado el testimonio sobre torturas durante detenciones incomunicadas, utilizando el Protocolo de Estambul.


Todos los testimonios son coherentes y ms de la mitad de ellos muestran el mximo grado de credibilidad. sta es una de las principales conclusiones del Estudio 'Incomunicacin y tortura. Anlisis estructurado en base al Protocolo de Estambul', presentado esta maana en la sede de la Fundacin de la Abogaca Espaola y en el que han participado ms de 30 profesionales de la salud y ocho organizaciones civiles.

Ver documental [17.25 min.]: Voces. Detencin y tortura en el Pas Vasco

El estudio, realizado durante 4 aos de investigacin sin ningn tipo de financiacin, es el primero en el Estado aplicando el Manual de Investigacin y Documentacin Efectiva sobre Tortura, Castigos y Tratamientos Crueles, Inhumanos o Degradantes, ms conocido como Protocolo de Estambul, una gua para evaluar la coherencia de los testimonios de personas torturadas adoptado en el 2000 por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, pero con, todava, muy poca aplicacin en la mayora de pases europeos. Los relatores especiales sobre la Cuestin de la Tortura de las Naciones Unidas y sobre la Promocin y la Proteccin de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales en la lucha contra el terrorismo, Juan E. Mndez y Ben Emmerson, respectivamente, han resaltado, en un mandato hecho pblico hoy, la importancia del informe como un paso hacia la transparencia y la rendicin de cuentas en los casos de torturas, recomendando al Gobierno espaol que tome en cuenta sus recomendaciones y conclusiones.

Con este estudio intentamos, desde el rigor, desde la academia, ir ms all de los posicionamientos polticos para ver cuanto hay de verdad en las denuncias de torturas en el Pas Vasco, explica Pau Prez, psiquiatra y consultor de la Organizacin Mundial de la Salud en temas de violencia y catstrofes y uno de los participantes en el estudio. Para su realizacin, se ha tomado testimonio a 45 personas que han denunciado haber sido vctimas de torturas entre 1982 y la actualidad, de diferentes militancias, repartidos en hombres y mujeres, y cuyas torturas habran sido infringidas por los distintos cuerpos de seguridad estando en detencin incomunicada, aplicando el denominado Protocolo de Estambul, con el que, a travs de 14 criterios distintos, se analiza el relato de las vctimas, su estructura y se coteja con diversa documentacin y con los sntomas psicolgicos.

Para hacer el trabajo, se formaron cuatro grupos de profesionales, formados cada uno de ellos por una persona originaria del Pas Vasco y otra persona que no, que cotejaron los testimonios y resto de documentacin de forma escalonada. No se encontr ningn caso en el que el relato no mostrara consistencia, seala Pau Prez, quien subraya que hasta ahora nunca se haba hecho un trabajo con tantas garantas y rigor.

El estudio muestra los diferentes tipo de torturas de los que han sido vctimas las 45 personas examinadas. Las ms utilizadas fueron la privacin y manipulacin de la estimulacin sensorial presente en el relato de las 45 personas examinadas, humillaciones de tipo verbal 92,3% de los relatos, tcnicas psicolgicas para desestructurar al individuo como la ruptura del ritmo sueo-vigilia, la manipulacin visual y auditiva; presentes en el 89,7% de los casos, amenazas de muerte y daos a familiares y amigos 87,2%, las posturas forzadas 79,5%, los golpes 69,2% y la asfixia 51,7%. Los testimonios analizaron detallaron, en menor medida, haber padecido otros tipos de tortura, como desnudez forzada y vejaciones sexuales 39,5 y 38,5% respectivamente, los choques elctricos 17,9% de las personas examinadas, o violaciones 7,7% de los testimonios examinados.

Benito Morentn, jefe de Patologa Forense del Instituto Vasco de Medicina Legal y otro de los profesionales que ha trabajado en el informe, explica que slo han podido acceder a la documentacin mdica de doce de las 45 personas estudiadas ya que en el resto no ha sido posible encontrar ese tipo de documentos. En los distintos partes de lesiones e informes mdicos analizados, en el 85% de los casos el documento sealaba que las persona examinada haba sido vctima de torturas y en muchos de los casos se haca referencia a sntomas fsicos y psicolgicos, en algunos de ellos a seales corporales que podran haber sido consecuencias de las torturas.

Sin embargo, dado que en muchos casos la prctica de la tortura se produce de manera que evite dejar marcas fsicas, son los efectos en la salud mental los que ms prevalecen: ms de la mitad de las personas examinadas en el estudio mostraron en algn momento un trastorno de estrs postraumtico, en un 13,4% de los casos mostraba un trastorno depresivo y un 8,7% de los examinados mostraron sntomas de padecer el trastorno persistente de la personalidad tras un hecho catastrfico, un cambio persistente e irreversible en la personalidad de la vctima cuyo diagnstico se basa en la presencia de rasgos previamente ausentes como, por ejemplo una actitud de permanente de desconfianza u hostilidad hacia el mundo, aislamiento social, sentimientos de vaco o desesperanza, sentimiento permanente de 'estar al lmite', como si se estuviera constantemente amenazado o vivencia de extraeza de s mismo. Esta es la consecuencia psicolgica ms grave, segn seala Mara ngeles Plaza, psicloga y miembro del Grupo de Accin Comunitaria

El informe dedica tambin un apartado sobre la restitucin del dao a las vctimas. Segn detalla, ninguna de las personas con las que se habl expresaron propuestas de restauracin del dao sufrido. No hay una reivindicacin de reparacin del dao en trminos econmicos, laborales o de otro tipo, o, si la hay, no es parte de lo que las personas consideran relevante a efectos de reparacin. Slo dos de las personadas examinadas mencionaron la reparacin econmica, pero con terceras personas como beneficiarias. En el resto de caso, no se plantea esa necesidad y cuando se les pregunta sobre esa posibilidad la rechazaron explcitamente.

Sin embargo, el reconocimiento de los hechos s supone una diferencia para las personas vctimas de torturas con las que se habl para realizar el informe. De distintas maneras y con distintos nfasis, pero la mayora de personas describen el que mayor dao que sufren es que no slo son ignorados o silenciados, sino el hecho de que se diga por parte de portavoces gubernamentales o de instancias pblicas, incluso vinculadas a temticas de derechos humanos, que han inventado los malos tratos sufridos o que eso es parte de supuestas instrucciones. Frente a esto, la mayora de testimonios subrayaron la no impunidad de los responsables de las torturas y la realizacin de cambios que lleven a que no se den nuevos casos de tortura como la mejor reparacin de su propio dao.

El equipo responsable subray durante la presentacin del estudio que no se pueden derivar datos epidemiolgicos, por lo que no se pueden extrapolar los resultados a todo el colectivo de personas denunciantes de haber sido vctimas de tortura. La principal causa de esto es, segn seala Pau Prez, que no hay un listado oficial de vctimas de torturas, una muestra ms de la falta de voluntad para investigar las denuncias de tortura por parte del Estado a pesar de las llamadas de atencin de las instituciones europeas. Virginia lvarez, de Amnista Internacional, sealo las fallas del sistema que hacen posible que se produzca la prctica de la tortura, sobre todo en rgimen de incomunicacin, la falta de investigacin por parte de la justicia y ha subrayado la falta de mencin a las vctimas de tortura en el reciente proyecto de ley del Estatuto de la Vctima de Delitos. Por su parte, Hans Draminsy Petersen, del Subcomit de Prevencin de la Tortura, ha sealado que el estudio merece un debate pblico sobre los ejes de trabajo relacionados con la lucha contra la tortura.

Espaa ya ha sido condenada en tres ocasiones por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por no investigar los casos de tortura, recuerda Andrs Krakenberger, miembro de la asociacin pro derechos humanos Arguituz. Esperemos que el Gobierno espaol tome nota y cumpla con sus obligaciones, concluye.

Fuente: https://www.diagonalperiodico.net/libertades/23957-estudio-da-por-veraces-45-testimonios-personas-torturadas-pais-vasco.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter