Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-09-2014

El estado Islmico, Escocia y la poltica de mimetismo

Gilad Atzmon
gilad.co.uk

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


Estn conectados los hechos de que la mitad de los escoceses quieren separarse de Gran Bretaa y la noticia de que cientos de jvenes britnicos musulmanes estn luchando con los grupos militantes en Siria?

Por supuesto que s. Estos dos fenmenos sociales estn intrnsecamente ligados, aunque en el desierto intelectual en el que vivimos, nadie se atreve a abordar el tema. Los lmites de nuestra curiosidad estn limitados por nuestra referencia a la correccin poltica y sensibilidades sionistas.

Desde una perspectiva poltica, el entusiasmo yihadista entre los jvenes musulmanes occidentales es el resultado de la aparicin del tribalismo en Occidente, acaso el llamado a la independencia de Escocia no est motorizado por un impulso tribal similar? Tanto desde un punto de vista filosfico como desde el dialctico, la identificacin con el yihadismo y la llamada por la independencia de Escocia son la anttesis de la Nueva Izquierda y su poltica de corrosiva Identidad (ID) que se ha propagado en nuestro medio por mucho tiempo.

En las ltimas cinco dcadas hemos sido testigos de un ataque implacable a los valores nacionalistas y patrios. Estos ataques son comnmente asociados con la 'nueva izquierda' y han sido liderados en gran parte por la intelligentsia juda. Fue la tesis en Personalidad Autoritaria (Adorno & co) de la Escuela de Frankfurt y la toma de Wilhelm Reich para su trabajo 'Conservadurismo de las Masas donde sugiri que haba algo malo, peligroso e incluso vil que se encuentra entre las masas y su orientacin poltica 'reaccionaria'. El icono cosmopolita contemporneo de la izquierda, Noam Chomsky, ha estado pidiendo la abolicin de las fronteras y los estados (excepto, por supuesto, el Estado judo*) durante muchos aos. Chomsky es orgullosamente hostil al patriotismo y nacionalismo. Sin embargo, tenemos que examinar la alternativa ofrecida por Chomsky, la Escuela de Frankfurt, The New Left y The Guardian, el medio de comunicacin que difunde con entusiasmo estas ideas.

Por razones que he discutido en numerosas ocasiones, la Nueva 'Izquierda' y la intelligentsia juda han defendido enrgicamente la sustitucin del discurso patritico nacional por la poltica de identidad. En la prctica, esto es pretender romper la cohesin de la clase obrera y el vnculo nacional y sustituirla por una veintena de discursos marginales y sectarios. La izquierda que una vez dijo ser una voz universal para los trabajadores, fue secuestrada. Se convirti en el portavoz de los grupos de identidad, la mayora de ellos definidos por la biologa (sexo, color de la piel y la raza), preferencias sexuales (LGBT) e incluso por la religin (slo para judos).

El resultado ha sido devastador. Las polticas de identidad que inicialmente pretendan promover el pensamiento genuino, terminaron promoviendo lo contrario. Se desmantel la autenticidad y se la sustituy por "identificacin". En lugar de ser quienes realmente somos (Juan, Sue, Nahida o Abraham) nos han entrenado para que nos identifiquemos con la ideologa del grupo. Hemos adoptado una nueva manera de hablar. Transmitimos nuestros pensamientos 'como un'; 'como un judo, 'como una mujer, como un gay, como un negro', en lugar de expresar nuestros propios y muy personales sentimientos y creencias autnticas como las experimentamos en un modo existencial, sin mediacin.

En la prctica, hemos sustituido la autenticidad con el desapego, la alienacin y el mimetismo. En vez de celebrar Ser de la manera ms existencial, aprendimos cmo puede repercutir ser una "mujer", un "judo", un "negro", o un "gay". Hemos aprendido a concebir lo que nuestra identificacin puede implicar y a reaccionar como lo demanda nuestra identificacin. Lo que describo ms arriba es el resultado prctico del "olvido del Ser", un trmino acuado por el gran filsofo alemn Martin Heidegger. Pero es all donde apunta la conciencia tribal; el nacionalismo y el patriotismo son reforzados y parecen estar ganando terreno.

Para explicar este giro, me gustara primero examinar el caso presentado por el sionismo, Israel y las polticas progresistas judas.

Aquellos que asisten a reuniones progresistas se fueron acostumbrando al virtuoso discurso judo. Muchos judos disparan sus discursos con el sello de 'como un judo'. No hace falta mencionar que nunca ni yo ni ningn otro estudioso de la poltica de identificacin judas, hemos conseguido averiguar lo que significa este clich. La razn es que no significa nada.

Durante aos he preguntado a muchos judos que abordan esta cuestin y no he recibido una respuesta satisfactoria. La frase hecha 'como un judo parece transmitir un logo valioso, pero en la prctica se utiliza para bloquear la discusin crtica de la vacuidad de la nocin de identidad de judo progresista. En verdad, no hay ningn sistema de valores judo y como el gran filsofo israel Yeshayahu Leibowitz observ en la dcada de 1970, no hay tal cosa como 'la tica juda. Se espera que el judo siga las Mitzvot (preceptos en hebreo N. del T)y las leyes (halaj) en lugar de actuar ssegn su juicio tico. La conclusin es demoledora: 'como un Judio' es una expresin vaca. Es un modo engaoso usado para transmitir una imagen de un patrimonio tico judo que no existe.

Aqu es donde el sionismo e Israel intervienen. Ofrecen al judo la oportunidad de librarse de los falsos clichs y ofrece una visin de la autntica redencin. El sionismo e Israel dicen a los jvenes de la Dispora juda que en vez de hablar como un judo, por qu no es un judo?. Sube al primer vuelo de El Al, viene a Israel, se une al ejrcito, aprende a conducir un tanque. Con el tiempo su transformacin es completa y entonces podr 'derramar su ira sobre los gentiles en nombre del pueblo judo y de acuerdo con la herencia juda (segn el sionista interpreta este patrimonio).

Nos guste o no, Israel y el sionismo dan significado a la judeidad.

La llamada sionista es muy atractiva para los jvenes judos de la dispora (americanos, britnicos, franceses, australianos). El ejrcito est saturado de soldados solitarios que llegaron a la 'tierra prometida' slo para llevar el uniforme y servir a su pueblo.

Israel y el sionismo proporcionan una respuesta patritica autntica al estilo anti-patritico en que se ha convertido la voz de la Nueva Izquierda.

ISIS y otros grupos yihadistas ofrecen a los jvenes musulmanes un producto similar. En vez de hablar "como un musulmn," una declaracin que significa muy poco en la sociedad multicultural consumista y materialista, el Estado Islmico y otras organizaciones yihadistas ofrecen a sus seguidores occidentales jvenes la oportunidad de Ser un Musulmn correcto. En vez de participar en el inautntico juego de 'como un', ISIS hace un llamado a sus seguidores a participar en una guerra santa, la ltima forma de la verdadera realizacin espiritual.

Sera absurdo etiquetar a los combatientes occidentales de ISIS como "malos musulmanes" o fundamentalistas del mal' mientras que se hace la vista gorda a la creciente popularidad de la cultura jihadista dentro de las comunidades musulmanas en la regin y en Occidente. Recomiendo que se examine la popularidad de ISIS entre los jvenes musulmanes a la luz de la popularidad de la causa sionista dentro de las comunidades judas occidentales. No veo por qu un joven musulmn britnico que combate en Irak es peor que un ciudadano britnico judo que sirve en las FDI y arruina la vida de los palestinos en Gaza y Cisjordania.

El auge del nacionalismo y el tribalismo es predominante en toda Europa y gran parte del mundo. Esta semana, Gran Bretaa est a punto de romperse. La mitad de los escoceses prefieren dividir desde el Reino. Lo que est pasando en Escocia es una repeticin del mismo patrn. En lugar de suscribirse a una colectividadbritnica acuosa y carente de sentido, Escocia, como vnculo simblico unificador, tiene mucho ms que ofrecer a su pueblo.

En resumen, parece que el intento de la Nueva Izquierda de debilitar el Estado-nacin mediante la promocin de la poltica de identificacin, ha sido contraproducente. Ha dado lugar a un fuerte aumento de la orientacin tribal y el patriotismo local. Esta lectura tambin nos puede ayudar a comprender los fracasos histricos de la Nueva Izquierda y sus mentores en la Escuela de Frankfurt. Como sabemos, las masas nunca se unieron a la izquierda. La revolucin prometida nunca ocurri tampoco. Y la razn es simple: las personas reales que trabajan no tienen motivos para hacerse pasar por personas que trabajan, ellas son las personas que trabajan.

El apoyo de la izquierda al mimetismo, no estuvo exenta de beneficios. Le trajo algo de popularidad entre los lectores de clase media de The Guardian y entre los judos progresistas. Pero el estallido actual de tribalismo sugiere que nuestra sociedad est cambiando de direccin. La sociedad nunca puede ser la misma, y esto puede ser un hecho muy positivo.

Fuente: http://www.gilad.co.uk/writings/isis-scotland-and-the-politics-of-mimicry.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter