Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-10-2014

La guerra de Cuba contra el bola
Con su sistema de salud nacional gratuito, Cuba acumula impresionantes logros mdicos

Beln Fernndez
Al Jazeera

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


A principios de este mes el Washington Post inform: En la reaccin mdica ante el bola, Cuba da un golpe muy superior a su peso.

Mientras el mundo sigue acusado de arrastrar los pies desde el comienzo de la epidemia, seal el Post, la pequea isla ha emergido como un proveedor crucial de experticia mdica en las naciones africanas occidentales afectadas por el bola.

155 profesionales de la atencin sanitaria ya haban sido enviados a Sierra Leone el mayor equipo enviado hasta ahora por una nacin extranjera y casi 300 doctores y enfermeras estn siendo entrenados para ir a Liberia y Guinea.

La reaccin de Cuba ante la crisis del bola corresponde a su tradicin de solidaridad internacionalista a travs de sus contribuciones a la salud global. En 2009, el New York Times mencion que, durante los ltimos 50 aos, Cuba ha enviado ms de 185.000 profesionales de la salud en misiones mdicas por lo menos a 103 pases.

Obviamente, esto ha creado muchas oportunidades para custicas comparaciones entre el sistema cubano y el de su vecino imperial del norte, que prefiere una poltica exterior basada en la destruccin. Una doctora cubana residente en Venezuela me dijo una vez, hablando de esa discrepancia: Tambin luchamos en zonas de guerra, pero para salvar vidas.

Ms all de invasiones directas y cosas semejantes, EE.UU. tambin se especializa en formas ms sutiles de guerra. Despus del artculo del Post sobre Cuba, el historiador Gred Grandin nos record una historia de la que se ha hablado menos en un blog para The Nation .

EE.UU. trabaja activamente para diluir la efectividad de la ayuda mdica al exterior de Cuba, escribi Grandin, colocando su obsoleta obsesin con Cuba del tiempo de la Guerra Fra por sobre las necesidades bsicas de atencin sanitaria de la gente ms pobre del mundo.

Conmiseracin selectiva

Entonces, cmo funciona ese proceso de dilucin?

Mediante el Programa de Profesionales Cubanos de la Medicina Bajo Palabra, el Departamento de Estado de EE.UU. incita a personal mdico cubano a desertar e irse a EE.UU. desde pases terceros en los que estn estudiando o trabajando, con ayuda de funcionarios consulares locales estadounidenses. Grandin seala secamente: Si solo los chicos hambrientos de Honduras vctima del golpe recibieran una ayuda semejante.

Si consideramos que la conmiseracin de EE.UU. es asignada segn motivos polticos, ideolgicos y econmicos, se hace obvio por qu los jvenes hondureos no pueden contar con ella. El golpe de 2009 en Tegucigalpa, ejecutado con el respaldo de EE.UU., asegur que el pas seguira funcionando como una base militar estadounidense de facto y una fuente lucrativa de beneficios corporativos.

Aparte de la miseria econmica generalizada que inevitablemente conduce al servilismo al capital extranjero, el aumento del crimen posterior al golpe y un clima de impunidad general han contribuido a la cantidad desproporcionada de menores hondureos no acompaados que llegan a la frontera de EE.UU., el pas que es en gran parte responsable de sus sufrimientos.

Como ejemplo de lo que pasa a continuacin, segn el titular de Reuters de julio: Primer vuelo estadounidense deporta jvenes hondureos con el mpetu de la va rpida.

En cuanto a la simpata de EE.UU. hacia los doctores cubanos que no han desertado, es instructivo echar una mirada a la transcripcin de la Informacin Diaria de Prensa del Departamento de Estado del 15 de octubre, presidida por la portavoz Jean Psaki:

Jean Psaki: Hay algunos pases que son ms grandes que Cuba que no han contribuido tanto como Cuba [al esfuerzo contra el bola].

Pregunta: Es lo ms agradable que puede decir sobre Cuba? (Risas.)

Despus de un pequeo va y viene y una protesta del entrevistador de que No es un motivo de risa, Psaki hace una concesin respecto a los esfuerzos mdicos cubanos: Aceptamos su apoyo.

No cabe duda de que fue una recepcin ms clida que la que tuvo lugar cuando Cuba ofreci ayuda mdica tras el anterior desastre neoliberal , el huracn Katrina.

Enfermedad y beneficio

Rob Wallace, filogegrafo de salud pblica en la Universidad de Minnesota, me explic recientemente por qu sucede que esta epidemia de bola en particular es neoliberal en su centro vital.

La ltima repentina demanda de tierras motivada por el capital que llev a la deforestacin de frica Occidental y el ajuste estructural que trunc la infraestructura mdica regional surgieron juntos como resultado del programa neoliberal, me escribi en un correo electrnico.

La primera expandi la interconexin entre los seres humanos y la fauna silvestre portadora del bola. El segundo impuso las inadecuadas reacciones de la salud pblica que ampliaron la transmisin. El propio bola no podra haber pedido un combo ms perfecto.

Un ensayo en Jacobin La economa poltica del bola, describe formas adicionales en las cuales el mercado libre permite el avance de la enfermedad; en pocas palabras, el bola es una enfermedad no lucrativa, incapaz de seducir a las compaas farmacuticas.

Tal vez no sea sorprendente que Cuba, al no estar infectada por el neoliberalismo, haya reaccionado con tanto fervor ante la actual epidemia. Con su sistema de atencin sanitaria gratuita universal, el pas ya ha acumulado impresionantes logros mdicos en el frente interior, por qu no hacerlo en todo el mundo?

Y aunque queda por ver qu xitos, si los hay, resultarn de la guerra de los cubanos contra el bola, por lo menos merecen alabanzas por luchar contra dos enfermedades al mismo tiempo.

Beln Fernndez es autora de The Imperial Messenger: Thomas Friedman at Work, publicado por Verso. Es editora colaboradora de Jacobin Magazine.

Fuente: http://www.aljazeera.com/indepth/opinion/2014/10/cuba-war-ebola-20141020131452281835.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter