Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-11-2014

Pedro Muguruza Otao, el Valle de los Cados y

Mikel Arizaleta
Rebelin


El 1 de abril de 1940, el general Francisco Franco presidi en Madrid el desfile de la Victoria que celebraba el primer aniversario de su triunfo en la Guerra de Liberacin Nacional. Despus de un almuerzo de gala en el Palacio de Oriente, el Caudillo llev a un selecto grupo de invitados a una finca situada en la vertiente de la Sierra del Guadarrama, conocida con el nombre de Cuelgamuros, en el trmino de El Escorial. En la comitiva figuraban, entre otras autoridades, los embajadores de la Alemania nazi y de la Italia fascista, los generales Varela, Moscard y Milln Astray, los falangistas Snchez Mazas y Serrano Suer y Pedro Muguruza, director general de Arquitectura. Franco les explic all su proyecto de construir un monumento, "el templo grandioso de nuestros muertos, en que por los siglos se ruegue por los que cayeron en el camino de Dios y de la Patria. As comenz la historia del Valle de los Cados.

Dos das despus, Pedro Muguruza, la persona encargada de poner en marcha el proyecto, declar que Franco tena "vehementes deseos" de que las obras de la cripta estuvieran acabadas en un ao y el resto de las edificaciones en el transcurso de cinco. En realidad, el sueo del invicto Caudillo, convertido en pesadilla de muchos, tard diecinueve aos en realizarse. El Valle de los Cados fue inaugurado el 1 de abril de 1959, vigsimo aniversario de la Victoria. En esas casi dos dcadas de construccin, trabajaron en total unos veinte mil hombres, muchos de ellos, sobre todo hasta 1950, "rojos" cautivos de guerra y prisioneros polticos, explotados por las empresas que obtuvieron las diferentes contratas de construccin, Bans, Agromn y Huarte. Pero poco importaba eso. Aquel era un lugar grandioso, para desafiar "al tiempo y al olvido", homenaje al sacrificio de "los hroes y mrtires de la Cruzada, escriba el profesor de Historia Julin Casanova en noviembre del 2007.

Durante los ltimos meses de 1958 y los primeros de 1959 llegaron al Valle de los Cados los huesos de miles de personas enterradas en los cementerios madrileos de Carabanchel y de la Almudena y en fosas comunes de otros cementerios de provincias. Los monjes benedictinos, a quienes se les haba otorgado el cuidado de la abada, reciban las arcas con los huesos y anotaban las referencias que constaban de esos muertos. Su nmero exacto e identidad es un secreto. Daniel Sueiro, en la investigacin ms detallada que existe sobre la historia del Valle de los Cados, publicada en diciembre de 1976, escribe que a comienzos de 1959 haban sido enterrados bajo esa cripta "unos veinte mil fallecidos en la pasada guerra, que pudieron llegar a setenta mil a finales de la dictadura. Cuntos hay en total? El Abad, supuestamente bien informado, da una cifra de casi 34.000, aunque la cifra real podra ser mucho mayor. Posiblemente algn da se sabr el nmero aproximado de restos inhumados en el Valle de los Cados, y las investigaciones permitirn sacar a la luz la identidad de muchos de ellos. Dice Julin Casanova que quiso ver los libros de registro, pero en vano. Dependa del abad y el abad no estaba en el monasterio. El abad nunca ha estado disponible para los historiadores crticos.

El Valle representa la cruz y la espada unidas por el pacto de sangre forjado en el putsch militar. Y as sigue.

Pero volviendo al arquitecto Pedro Muguruza. Un tipo curioso, de derechas, a juicio de conocidos persona con rasgos de humanidad: ayud a republicanos perseguidos en momentos difciles. Un arquitecto brillante pero no alejado del todo del trabajador de sus obras, incluso ni construyendo aquel panten de muerte, de castigo y silicosis, que es el Valle de los Cados.

Aunque de familia originaria de Elgoibar (Gipuzkoa) parece que l naci en Madrid. Realiz muchas obras, entre otras el monumento al Sagrado Corazn de Bilbao (el listero de Euskalduna) entre 1921-1925 con su profesor Lorenzo Coullaut Valera, luego hara otro el del Cerro de los ngeles (1940) y otro ms en Donosti en 1945. Y aunque muere joven, a los 58 aos y de parlisis progresiva, en sus aos jvenes fue deportista nato: amante de la pelota, de la natacin, navegante Apasionado seguidor del Athletic de Bilbao. Estudiando arquitectura en Madrid funda con otros estudiantes vascos y madrileos el Atltico de Madrid como filial del Athletic de Bilbao, con la misma indumentaria deportiva de camiseta blanca y azul del club bilbaino (luego ambos cambiaran a rojo y blanco). Fue tambin fundador del club deportivo Elgoibar con los mismos colores azul y blanco. Una de las primeras alineaciones del Atletico de Madrid la conforman: Ramn Crdenas, Pedro Muguruza, Roque Allende, Rafael Rodrguez Arango, Julin Ruete, Perico Mandeola, Juanito Elorduy, Lus Belaunde, Manolo Garnica, Palacios y Alejando Smith.

An siendo un atltico declarado fue amigo de Santiago Bernabu . Cuentan que Bernabu andaba metido con el proyecto de construccin del estadio, que llevara su nombre, y tena un grave problema arquitectnico con la altura de las gradas del coliseum madridista. Bernabu quera un gran estadio pero el Ayuntamiento de Madrid, cindose a las normas urbansticas de la poca, no permita que la altura de las gradas superase el nivel de la lnea vertical imaginaria de las aceras, con lo que el aforo deseado por Bernabeu quedaba reducido drsticamente. Bernabeu pidi consejo a su amigo arquitecto Muguruza, que le aconsej brillantemente: en vez de elevar las gradas deban enterrarse stas con el fin de lograr bajo el nivel de la calle los asientos que no se poda conseguir en altura. El terreno de juego del estadio de Chamartn est por debajo del nivel de las calles que lo rodean.

Muri en 1948. En 1946 fue proclamado hijo predilecto de la localidad de Elgoibar y en 1997 se inaugur el viejo arco de los Muguruza en un parque elgoibarrs. ste es Pedro Muguruza, el arquitecto del Monumento a los Cados (que en su enfermedad lo rematara Diego Mndez) y del Sagrado Corazn de Bilbao. No cabe duda, un hombre muy contradictorio.

Siempre me ha llamado la atencin este tipo de gente en las guerras, esa especie de Oskar Schindler, como el de la Lista, en aquel campo de concentracin polaco de Plaszw y a cuyo mando estaba aquel inhumano y bestial comandante Amon Ght, calificado por algunos como el comandante ms sanguinario de los campos de concentracin nazi, que ya es decir. Hombres normalmente adictos al rgimen vencedor respectivo, pero sin perder del todo ciertos rasgos humanos, mezcla de inters y piedad y con cierto riesgo vital, dependiendo del predominio si del inters o la piedad. En el putsch militar, iniciado en el 36, fueron numerosos los republicanos, que en momentos difciles ayudaron a los de derecha a esconderse o escaparse, y ms tarde se trocaron los papeles, teniendo parecido comportamiento con rojos, nacionalistas o izquierdosos. Por supuesto, predominaron las injusticias, las matanzas indiscriminadas y los actos brutales.

Nos recuerda Pascual Serrano que el excelente historiador estadounidense, Howard Zinn, se alist en la Segunda Guerra Mundial como piloto de las Fuerzas Areas estadounidenses y particip en bombardeos contra los nazis en Europa. A pesar de estar convencido de encontrarse en el bando adecuado, las atrocidades que pudo contemplar, y en alguna de ella participar activamente, le hizo llegar a la conclusin de que nunca ms. Su libro Sobre la guerra. La paz como imperativo moral, es un noble alegato contra la guerra por parte de un historiador convencido de que nunca la violencia est exenta de injusticias, matanzas indiscriminadas y actos brutales que impiden definir claramente la lnea que divide el bien del mal. Y extrae una leccin provechosa para cualquier tiempo, pero ms en nuestros das: El poder de un gobierno depende de la obediencia de los ciudadanos. Cuando se les retira esa obediencia los gobiernos se vuelven impotentes. Es algo que hemos visto una y otra vez a la largo de la historia.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter