Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-11-2014

El golpe olvidado y cmo las reglas del padrino se aplican de Canberra a Kiev

John Pilger
johnpilger.com

Traduccin por S. Segu


Edward Gough Whitlam falleci el 21 de octubre de 2014, a los 98 aos de edad. Fue el vigesimoprimer Primer Ministro de Australia, y su mandato cubri de 1972 a 1975. En tanto que lder del Partido Laborista desde 1967 hasta 1977, Whitlam llev a su partido al poder por primera vez en 23 aos, en las elecciones de 1972. Luego gan tambin la eleccin de 1974, antes de ser polmicamente despedido por el Gobernador General de Australia, Sir John Kerr, en el clmax de la crisis constitucional australiana de 1975. Whitlam sigue siendo el nico primer ministro de Australia a cuyo cargo se ha puesto fin de esta manera. John Pilger nos recuerda el golpe de estado blando que puso fin a su mandato, en un artculo escrito el pasado mes de marzo, cuando Whitlam estaba todava con vida.-Tlaxcala

El papel de Washington en el golpe de estado fascista contra un gobierno electo en Ucrania sorprender slo a aquellos que ven las noticias e ignoran los datos histricos. Desde 1945, decenas de gobiernos, muchos de ellos democracias, han conocido un destino similar, por lo general con derramamiento de sangre.

Nicaragua es uno de los pases ms pobres del mundo, con una poblacin menor que la de Gales. No obstante, con el gobierno reformista de los sandinistas, en la dcada de 1980, fue considerado por Washington como una amenaza estratgica. La lgica era sencilla: si el ms dbil consigui desatarse de la correa, dando el ejemplo, quin ms podra probar suerte?

Este gran juego de dominacin no ofrece inmunidad ni siquiera para el ms fiel aliado de Estados Unidos. Esto lo demuestra probablemente el menos conocido de los golpes de Estado de Washington: el de Australia. La historia de este golpe de estado olvidado es un revulsivo para los gobiernos que crean que un Ucrania o un Chile nunca podra sucederles a ellos.

La deferencia de Australia hacia Estados Unidos hace que Gran Bretaa, en comparacin, parezca un pas rebelde. Durante la invasin estadounidense de Vietnam en la que Australia se comprometi a participar un funcionario de Canberra manifest una queja poco frecuente a Washington: que los britnicos saban ms sobre los objetivos estadounidenses en esta guerra que sus compaeros de armas de las antpodas. La respuesta no se hizo esperar: Tenemos que mantener informados a los britnicos para tenerlos contentos. Ustedes estarn con nosotros pase lo que pase.

Es hora, fue el lema del Partido Laborista en la campaa de 1972

Esta certeza qued bruscamente en suspenso, en 1972, con la eleccin del gobierno laborista reformista de Gough Whitlam. Aunque no era considerado izquierdista, Whitlam que ahora cumple 98 aos era un socialdemcrata inconformista, con  principios, orgullo, decencia y una extraordinaria imaginacin poltica. Consideraba que una potencia extranjera no debera controlar los recursos de su pas y dictar sus polticas econmica y exterior. Propuso volver a comprar la finca y hablar como una voz independiente de Londres y Washington.

El da despus de su eleccin, Whitlam orden que su personal no deba ser investigado o acosado por el organismo de seguridad de Australia, ASIO, que entonces como ahora estaba comprometido con los servicios de inteligencia anglo-estadounidenses. A raz de que sus ministros condenaran pblicamente al gobierno de Nixon y Kissinger como corrupto y brbaro, Frank Snepp, un oficial de la CIA estacionado en Saign en momento, afirm ms tarde: Nos dijeron que podamos considerar a los australianos como colaboradores de Vietnam del Norte.

Whitlam se interes en saber si la CIA diriga y por qu una base de espionaje en Pine Gap, cerca de Alice Springs, supuestamente una instalacin conjunta de Australia y Estados Unidos. Pine Gap es una aspiradora gigante que, como el denunciante Edward Snowden revel recientemente, permite a EE.UU. espiar a todo el mundo. En la dcada de 1970, la mayora de australianos no tenan la menor idea de la existencia de este enclave extranjero secreto que colocaba a su pas en primera lnea de una posible guerra nuclear con la Unin Sovitica. Whitlam saba claramente el riesgo personal que estaba tomando, como demuestran las actas de una reunin con el embajador de Estados Unidos. Traten de jodernos o echarnos, afirm ste, [y Pine Gap] se convertir en un problema serio.

Victor Marchetti, el funcionario de la CIA que haba ayudado a crear Pine Gap, me cont ms tarde: Esta amenaza de cerrar Pine Gap caus perplejidad en la Casa Blanca. Las consecuencias fueron inevitables ... se puso en marcha una especie de Chile. (La CIA acababa de ayudar al general Pinochet a aplastar el gobierno democrtico de otro reformador, Salvador Allende, en Chile.)

En 1974, la Casa Blanca envi a Marshall Green a Canberra como embajador. Green era un personaje de muy alto nivel en el Departamento de Estado, imperioso y siniestro, que trabajaba en las sombras del Estado profundo de Estados Unidos. Conocido como el coupmaster (maestro en artes de golpe de estado), haba tenido un papel central en el golpe de 1965 contra el presidente Sukarno en Indonesia, que cost en torno a un milln de vidas. Uno de sus primeros discursos en Australia fue ante el Australian Institute of Directors (Instituto Australiano de Administracin) descrito por un alarmado miembro de la audiencia como una incitacin a los lderes empresariales del pas a levantarse contra el Gobierno.

Los mensajes de alto secreto de Pine Gap eran descodificados en California por un contratista de la CIA, TRW. Uno de los descodificadores era el joven Christopher Boyce, un idealista que, preocupado por el engao y la traicin hacia un aliado, se convirti en denunciante. Boyce revel que la CIA haba infiltrado la elite poltica y sindical de Australia, y se refera al Gobernador General de Australia, Sir John Kerr, como nuestro hombre Kerr.

El juez John Kerr, el alcohlico Gobernador General

Con su negro sombrero de copa y un traje de luto cargado de medallas, Kerr era la personificacin del imperio. Era virrey de Australia, nombrado por la reina de Inglaterra, en un pas que todava reconoca a sta como Jefe de Estado. Sus deberes eran ceremoniales; no obstante, Whitlam que lo nombr desconoca o prefera ignorar los vnculos de larga data de Kerr con los servicios secretos angloamericanos.

El Gobernador General era un miembro entusiasta de la Australian Association for Cultural Freedom (Asociacin australiana para la libertad cultural). Se trata de una asociacin descrita por Jonathan Kwitny, del Wall Street Journal, en su libro, The Crimes of Patriots, como un grupo de lite, al que se acceda slo por invitacin denunciado en el Congreso como organismo fundado, financiado y, en general dirigidas por la CIA. La CIA pagaba los viajes de Kerr, construy su prestigio ... Kerr sigui con la CIA por el dinero.

En 1975, Whitlam descubri que el servicio secreto MI6 de Gran Bretaa haca tiempo que maniobraba en contra de su gobierno. Los britnicos estaban en realidad descodificando mensajes secretos dirigidos a mi oficina de asuntos exteriores, dijo ms tarde. Uno de sus ministros, Clyde Cameron, me dijo: Sabamos que el MI6 espiaba las reuniones del Gobierno para los estadounidenses. En entrevistas realizadas en la dcada de 1980 con el periodista de investigacin estadounidense Joseph Trento, funcionarios ejecutivos de la CIA revelaron que el problema Whitlam haba sido discutido con urgencia por el director de la CIA, William Colby, y el jefe del MI6, Sir Maurice Oldfield, y que en las reuniones se establecieron acuerdos. Un director adjunto de la CIA dijo a Trento: Kerr hizo lo que le dijeron que hiciera.

Colby, Oldfield, Tange

En 1975, Whitlam se enter de la existencia de una lista secreta de personal de la CIA en Australia en poder del Jefe Permanente del Departamento de Defensa de este pas, Sir Arthur Tange, un mandarn profundamente conservador con un poder territorial sin precedentes en Canberra. Whitlam exigi ver la lista. En ella figuraba el nombre de Richard Stallings quien, de manera encubierta, haba establecido Pine Gap, como instalacin provocativa de la CIA. Whitlam tena ahora la prueba que estaba buscando.

El 10 de noviembre de 1975, le mostraron un tlex de alto secreto enviado por la ASIO en Washington. Ms tarde, dicho escrito se atribuy a Theodore Shackley, jefe de la Divisin de Asia Oriental de la CIA y una de las figuras ms notorias generadas por la Agencia. Desde Miami, Shackley haba sido jefe del operativo de la CIA para asesinar a Fidel Castro, y tambin haba ejercido la jefatura de la CIA en Laos y Vietnam. Poco antes, haba trabajado en el problema Allende.

Theodor Ted Shackley, alias El fantasma rubio

Le transmitieron a Whitlam el contenido del mensaje de Shackley: increblemente, afirmaba que el primer ministro de Australia era un riesgo para la seguridad en su propio pas.

El da anterior, Kerr haba visitado la sede de la Direccin de Seales de Defensa, la NSA de Australia cuyos lazos con Washington eran y sigue siendo vinculantes. All, le informaron de la crisis de seguridad. A continuacin, Kerr pidi una lnea telefnica segura y pas los siguientes 20 minutos en una discreta conversacin en voz baja.

El 11 de noviembre el da que Whitlam tena que informar al Parlamento de la presencia secreta de la CIA en Australia ste fue convocado por Kerr. Invocando arcaicos poderes de reserva virreinales, Kerr despidi al primer ministro democrticamente elegido.

Problema resuelto.

Fuente: http://johnpilger.com/articles/the-forgotten-coup-and-how-the-godfather-rules-from-canberra-to-kiev
Fecha de publicacin del artculo original: 16/03/2014



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter