Portada :: Conocimiento Libre
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-11-2014

Big Pharma: superbeneficios criminales

Michael Voss
Tribuna Viento Sur


En Dinamarca, el gasto en medicamentos y en hospitales pblicos se ha duplicado en slo siete aos y los pronsticos anuncian que las autoridades sanitarias debern destinar a este apartado 1,1 billones de euros. Evidentemente, este dato ha provocado debates entre los profesionales de los hospitales, los polticos, los periodistas y los acadmicos del sector. Desafortunadamente, se trata de un debate equivocado: puede permitirse la sociedad medicamentos tan caros que slo sirven para prolongar la vida de personas con enfermedades graves durante unos meses o quizs un ao? Como ejemplo de los medicamentos caros, en un reciente artculo de prensa se han citado los siguientes: . Zytica, para el tratamiento del cncer de prstata. Yervoy del tratamiento de cncer de melanoma. Gileneva, para el tratamiento de la esclerosis

Si la periodista se hubiera molestado en investigar un poco, habra comprobado que estos tres frmacos los producen JanssenBiotech (antiguamente Johnson & Johnson), Bristol-Myers Squibb y Novartis. Esta informacin habra dado una pista de dnde se encuentra el verdadero problema. Las tres empresas farmacuticas que hemos citado se encuentran entre las infames citadas en un libro publicado el ao pasado en Dinamarca: "Deadly medicina and organisedcrime" [1] El libro est escrito por un reconocido profesor dans, Peter C. Gtzsche, que a lo largo de 450 pginas presenta una larga y bien documentada requisitoria contra la industria farmacutica (Big Pharma) por fraude, corrupcin, beneficios ultra exagerados y distribucin de medicamentos mortales.

Entre sus acusaciones, se encuentran las siguientes:

Que un desmesurado nmero de personas muere a causa de los medicamentos

Que Big Pharma comercializa, con conocimiento de causa, medicamentos sin efectos positivos sobre las enfermedades de los pacientes.

Que la industria farmacutica retiene y manipula datos con el fin de ocultar serios efectos secundarios.

Que la industria paga (soborna) investigadores para aconsejar sus productos, y paga a mdicos para comercializar y distribuir los productos a sus pacientes.

Que Big Pharma tiene sentencias reiteradas que le obligan a pagar millones de euros en multas a causa de comercializar productos peligrosos o medicamentos sin ningn efecto pero que, a menudo, negocia acuerdos extrajudiciales para evitar resoluciones que les obligaran a dar informacin detallada de los medicamentos.

Que hay Investigadores acadmicos y autoridades pblicas que asesoran a la industria farmacutica para que reemplace medicamentos relativamente baratos por otros ms caros y con el mismo resultado.

Que la industria asigna ms fondos para la comercializacin que para la investigacin, al mismo tiempo que intenta legitimar su patentes monoplicas con los altos costes de investigacin.

Todo ello est basado en documentos provenientes de la industria farmacutica mundial. Varios de los ejemplos incluyen a Bristol Myers Squibb y a Novartis.

Entre sus conclusiones de Gtzsche seala: "En 2012 cincuenta grandes empresas vendieron 610 billones de dlares en medicamentes prescritos. Estoy absolutamente convencido que esta cantidad poda reducirse en un 95% (es decir, en 580 billones de dlares), porque nuestro medicamento ms comn es 20 veces ms caro que el alternativo con el mismo efecto y porque la ciudadana esta "sobre medicada"

As pues, puede que la solucin para la sanidad pblica danesa no sea negar a las y los pacientes el tratamiento que necesitan, sino revisar los mtodos y beneficios de la industria farmacutica privada y comenzara poner lmites a su poder y a su lucro. Incluso para esto, el profesor Gtzsche presenta algunas pistas. Un captulo entero est dedicado a ofrecer soluciones polticas a este problema.

En el nivel ms bsico, sugiere que las autoridades podran perseguir la criminalidad de la Big Pharma con la misma energa que atacan el crimen ordinario y que podran proteger a los delatores que pudieran existir en la propia industria y compensarles en caso de que pierdan el empleo. Y avanzado hacia medidas ms radicales, Gtzsche propone las siguientes:

Obligar a las empresas a hacer pblicos los datos de investigacin y otro tipo de conocimientos sobre sus medicamentos

Obligar a las empresas a publicar todos sus contratos.

Prohibir a las empresas mdicas privadas realizar sus propias investigaciones; en su lugar, deberan pagar un impuesto especial para financiar la investigacin pblica.

Finalmente, el libro analiza el ncleo del problema y las soluciones reales. La primera es desmedicar la sociedad. La segunda, prohibir la propiedad privada de las empresas mdicas y reemplazarlas por la empresa pblicas sin nimos de lucro: "Dejar que las fuerzas del mercado determinen las reglas no favorece las necesidades de las y los pacientes, y es incompatible con una profesin basada en la tica. El nimo de lucro no produce beneficios sociales".


Notas

1/ La versin castellana del libro: Medicamentos que matan y crimen organizado ha sido editada por Los libros del Lince, 2014




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter