Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-12-2014

Carta abierta de Pepe Mujica
"Pertenecemos a la inmensa mayora de la Humanidad"

Jos Mujica


La solidaridad es la ternura de los pueblos, proclam Pablo Neruda en medio de la inmensa y urgentsima tarea de evacuar, socorrer y asilar a decenas de miles de republicanos espaoles de los que tantos lograron llegar tambin al Ro de la Plata luego de la Tragedia de 1939.

Este Presidente fue en su juventud alumno deslumbrado y hoy agradecido, de una de aquellas lumbreras intelectuales desterradas.

El Uruguay pacfico y pacificador es una gran herencia y a la vez una estrategia vital.

Este pas form parte de la vanguardia mundial en la creacin de instrumentos internacionales para la paz.

Recogiendo de nuestro mejor pasado esa vocacin, hemos ofrecido nuestra hospitalidad para seres humanos que sufran un atroz secuestro en Guantnamo. La razn ineludible, es humanitaria.

A estas tierras han venido, desde nuestra independencia y an antes, personas y contingentes a veces muy numerosos buscando refugio: guerras internacionales, guerras civiles, tiranas, persecuciones religiosas y raciales, pobreza y tambin extrema miseria, lejanas o muy cercanas.

Desde todos los pases de Europa incluyendo la lejana Rusia; y de Amrica; y lo ms doliente: desde frica, trados como esclavos.

Muchsimos llegaron desde situaciones comprometidas y comprometedoras. Han construido este Uruguay: forjaron bienestar, trajeron oficios, semillas, saberes, culturas, y, por fin, hincando profundas races, sembraron aqu su hoy innumerable descendencia. Y tambin sus tumbas del morir de viejos. Formaron con sus huesos parte de nuestra tan querida tierra.

Pero a la vez y a su tiempo, en mala hora para nosotros, hemos recibido la clida y oportuna mano tendida y el asilo de numerosos pases, a pesar de que ramos acusados por la tirana domstica, de ser gente muy peligrosa.

Y antes, durante y despus, decenas de miles de compatriotas se fueron a todos los confines, a causa de la pobreza y la falta de perspectivas.

Muchos de ellos, y su descendencia que habla otros idiomas, no han podido volver y constituyen para nosotros, adems de una dolencia y un deber pendiente, la querida Patria Peregrina.

Es por todo ello que siguiendo por el camino de la famosa Parbola, sentimos la escena porque la sufrimos en carne propia, desde el dolor del herido ms que desde el altruismo del Samaritano.

Formamos parte del mundo de los asaltados heridos. Pertenecemos a la inmensa mayora de la Humanidad.

No debemos ni queremos olvidar ni perder ese punto de vista para mirar las crudas realidades, por desgracia tan numerosas como crueles, que hoy golpean a gritos en la puerta de millonarias conciencias.

La ocasin ahora jubilosa es propicia para que reclamemos nuevamente el levantamiento del injusto e injustificable embargo a nuestra hermana Repblica de Cuba cuyo Hroe Nacional fuera cnsul de Paraguay, Argentina y Uruguay en Nueva York.

La liberacin de Oscar Lpez Rivera, luchador independentista portorriqueo de setenta aos, preso poltico en Estados Unidos desde hace ms de treinta, doce de los cuales en celda de aislamiento.

Y la liberacin de Antonio Guerrero, Ramn Labaino y Gerardo Hernndez, cubanos presos en Estados Unidos desde hace diecisis aos.

Estamos seguros de que estas demandas insatisfechas abriran amplias avenidas a un proceso de paz, entendimiento, progreso y bienestar para todos los pueblos que habitan aquella zona crucial de nuestra Amrica.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter