Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Siria
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-10-2015

Rusia irrumpe en Siria

Augusto Zamora R.
Rebelin


Ha sorprendido a moros y cristianos literalmente- la inesperada y decidida irrupcin de Rusia en el sangriento conflicto sirio. Sin aviso previo, el 30 de septiembre, la aviacin rusa inici ataques areos contra el Estado Islmico (EI), en apoyo de operaciones terrestres del ejrcito sirio. La intervencin rusa era respuesta a una peticin oficial de Siria, es decir, se enmarca dentro de los parmetros estrictos del Derecho Internacional.

Otro hecho relevante haba acontecido una semana antes, sin que recibiera mayor atencin: la apertura, en Bagdad, de un Centro de Informacin, formado por Rusia, Siria, Irn e Iraq, con el fin de coordinar acciones contra el EI. Es decir, que los tres gobiernos chiitas de la regin y Rusia, haban decidido coordinar esfuerzos para elaborar polticas efectivas y conjuntas contra el EI y otros grupos terroristas.

A este segundo hecho se suma un tercero. Hace pocos das, en NNUU, el ministro ruso de Exteriores, Sergui Lavrov, declaro: Suministramos armas a los kurdos a travs del Gobierno iraqu y en el centro de informacin creado en Bagdad, adems de los militares de Irak, Siria, Irn y Rusia, estn presentes los kurdos. En la nueva alianza estn todos, incluyendo los kurdos, adversarios de Turqua. Egipto, a travs del ministro egipcio de Exteriores, Sameh Shoukry, ha apoyado la accin, pues la entrada de Rusia en esta lucha tendr como efecto la detencin y la erradicacin del terrorismo en Siria. Declaracin relevante, por el peso de Egipto en el mundo rabe.

Los bombardeos rusos sobre el EI han puesto en evidencia la poltica de los pases atlantistas en la zona, demostrando que sus bombardeos eran inocuos, pues el EI segua actuando impunemente en Iraq y Siria, sin retroceder un metro. Los bombardeos rusos, en cambio, han tenido efectos inmediatos. El EI estn evacuando a sus familias hacia Iraq que ha pedido que Rusia acte en territorio iraqu- y varias unidades se estaran retirando a Jordania, huyendo de los bombardeos y de las ofensivas terrestres sirias.

La irrupcin rusa en Siria y la alianza cuatripartita con Iraq e Irn tiene otra lectura ms seria. A partir de 2011, EEUU, Turqua, Arabia Saudita e Israel pusieron en marcha una operacin cuyo propsito era destruir el rgimen de Bashar el Asad en Siria. No por razones humanitarias ni democrticas. Se trataba de derrocar al nico y vital aliado de Irn en la regin objetivo de principal de Arabia Saudita-; de romper las vas de suministro de armas a Hezbol y, por tanto, de liquidar a Hezbol objetivo principal de Israel-; de sacar a Rusia de juego en Oriente Prximo objetivo mayor de EEUU-, y de imponer un rgimen ttere objetivo de Turqua. Para conseguir esos propsitos, Arabia Saudita, EEUU y Turqua crearon, entrenaron y armaron al Ejrcito Libre Sirio (segn el modelo de la contra antisandinista en Nicaragua, en los aos 80) y, luego, al EI, mientras Israel sostena a Al Nusra, la rama de Al Qaeda en Siria, que opera desde los ocupados territorios del Goln sirio. Eliminar al rgimen sirio dejaba otras dos ganancias de primer orden. Por una parte, cerrar a Irn e Iraq (pases con gobiernos chiitas) su sueo de sacar petrleo y gas al Mediterrneo a travs de territorio sirio.

Los motivos de las guerras son resultado del reacomodo de fuerzas en Oriente Prximo, entre Irn y Arabia Saudita, en primera fila, pero, de fondo, entre la OTAN e Israel, por una parte, y Rusia e Irn por la otra, con Siria como escenario. Geopoltica pura y dura que slo la tragedia de los refugiados devolvi a primera plana en Europa.

La irrupcin de Rusia en Siria ha obligado a reaccionar a los europeos. Para el primer ministro britnico, David Cameron, voz de EEUU en Europa, ha sido una mala noticia, que slo complicar la situacin en Siria. Para la canciller Angela Merkel, cuyo pas es el ms afectado por la tragedia migratoria, el conflicto sirio exige un esfuerzo militar, que debe ir acompaado de un proceso poltico con la participacin de El Asad. Para el ex ministro alemn de Exteriores, Hans Dietrich Genscher, la situacin es obvia: Lo que nos ensea Siria es que la paz en Siria es nuestra paz. Genscher dice ms: En cuestiones como la de Ucrania y en cualquier otro conflicto internacional, hay que tener muy claro que no habr solucin definitiva que no incluya a Rusia . No sin Rusia y, desde luego, no contra Rusia.

La nueva situacin creada por Rusia ha dejado claro quin es quin y dnde est sentado en el sangrante tablero de Oriente Prximo. Detrs de las fuerzas heterogneas que combaten al gobierno de Damasco incluyendo al EI- estn EEUU, Arabia Saudita, Israel, Turqua y Qatar. El otro sector lo ocupa el antiguo eje del mal: Rusia, Irn, Iraq, Siria y los kurdos, adems de China, que hace, pero desde una discrecin mxima. Es obvio que el acuerdo nuclear alcanzado con Irn ha contribuido a liberar fuerzas que permanecan agazapadas, pero que estaban listas y dispuestas a actuar en la regin.

Lo que siga depender de la posicin que asuman los pases atlantistas. Si actan segn lo que recomiendan prudencia e inteligencia, en unos meses el EI puede quedar en grupo residual. Si tal ocurre, la paz en Siria puede ser cuestin de meses, coronada con una negociacin entre las fuerzas opositoras moderadas y el gobierno sirio. Nada de esto podra ser posible sin la decidida accin de Rusia. Que est ah, para hacer ver que puede y que sin Rusia e Irn no hay paz posible, aunque puede haberla juntando las fuerzas de Rusia, Siria, Irn, Iraq y los kurdos. Ahora toca a los otros decidir.


Augusto Zamora R. es Profesor de Relaciones Internacionales.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter