Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Boicot, Desinversiones y Sanciones contra el apartheid israel
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-04-2016

41 administraciones pblicas adheridas al BDS o declaradas Espacio Libre de Apartheid Israel (ELAI)

Rebelin


Al tiempo que 41 administraciones pblicas del Estado espaol han ido manifestado su compromiso con el cumplimiento del derecho internacional y los Derechos Humanos en Palestina-Israel adhirindose al BDS y/o declarndose Espacios Libres de Apartheid Israel (ELAI), las amenazas legales llegadas desde el lobby sionista van cayendo por su peso propio peso. Este proceso es paralelo a una dinmica extremadamente peligrosa de criminalizacin y estigmatizacin del BDS y sus activistas, representada recientemente por la declaracin del ministro israel de inteligencia, Yisrael Katz, quien el pasado 28 de marzo defendi que Israel deba comprometerse con la eliminacin de objetivos civiles de los lderes del BDS con la ayuda del Mossad.

Ante el fracaso continuado de las negociaciones entre dirigentes israeles y palestinos, el avance de la colonizacin sionista, la sofisticacin de la ocupacin y del apartheid israel, las masacres contra la poblacin palestina y, en definitiva, la violacin sistemtica e impune del derecho internacional por parte del Estado de apartheid de Israel, en 2005 ms de 170 organizaciones palestinas, coordinadas por el Comit Nacional Palestino de BDS (BNC), lanzaron la iniciativa antirracista y no violenta de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS). El objetivo de esta campaa es presionar al Estado de Israel para que cumpla con el derecho internacional y los principios universales de Derechos Humanos.

El BDS, que suma xitos cada semana, ha recibido el apoyo de figuras pblicas globales como el arzobispo sudafricano y Premio Nobel de la Paz, Desmond Tutu, el cientfico Stephen Hawking o el superviviente del campo nazi de Buchenwald y participante en la redaccin de la Declaracin Universal de los Derechos Humanos, Stphane Hessel, por citar algunos ejemplos. Cientos de vctimas judas del Holocausto, en verano de 2014, relacionaron la palabra genocidio con la operacin Israel en Gaza y pidieron el boicot total de la ONU a Israel. Tambin, diferentes organizaciones judas de todo el mundo apoyan el BDS (IJAN, Jewish Voice for Peace, Boycott from Within, etc.), por lo que cualquier acusacin de antisemitismo es una falsedad que intenta justificar los crmenes israeles . Asimismo, e n diferentes lugares del mundo el boicot acadmico, econmico, cultural y deportivo contra Israel est teniendo un impacto muy relevante, as como las desinversiones . Recientes clculos consideran que el rgimen israel perdi ms de 31.000 millones de dlares en el ao 2015 debido al BDS.

La Red Solidaria Contra la Ocupacin de Palestina (RESCOP), entidad que agrupa a ms de 45 organizaciones de solidaridad con el pueblo palestino en todo el Estado espaol, ya ha conseguido que ms de 40 administraciones pblicas hayan declarado oficialmente su compromiso con el cumplimiento del derecho internacional y los Derechos Humanos en Palestina-Israel adhirindose al BDS y/o declarndose Espacios Libres de Apartheid Israel (ELAI). Se trata del mayor xito del BDS en el mbito de las instituciones pblicas locales y regionales en toda Europa.

Paralelamente a estos xitos de la solidaridad con Palestina, al otro lado del Mediterrneo, el Estado de apartheid de Israel viola sistemticamente, desde hace 68 aos, los derechos fundamentales de la poblacin palestina (incluyendo bombardeos masivos como los del verano de 2014 contra la poblacin de Gaza, en los que asesin a ms de 500 nias y nios). Para intentar enfrentar el avance del BDS sus grupos de presin han puesto en funcionamiento unacampaa mundial, financiada con una cantidad de fondos sin precedentes, para silenciar y criminalizar el BDS, incluyendo claros ataques por parte de Israel contra la libertad de expresin y contra los derechos civiles en Europa y Norteamrica. Entre otros, estar fomentando un ambiente de acoso, intimidacin y represin que rene todas las caractersticas de la poca del macartismo en los EE. UU. y de los peores das del rgimen de apartheid en Sudfrica.

El lobby sionista en el Estado espaol lleva meses amenazando a los poderes democrticos municipales y provinciales a travs de una entidad sionista. Con el aumento del nmero de ayuntamientos, diputaciones y cabildos adheridos al BDS y/o declarados ELAI, el lobby defensor del Estado de apartheid de Israel ha intentado manipular, coaccionar y amedrentar a las administraciones pblicas adheridas mediante estrategias mafiosas de acoso en las redes sociales (que cuentan con algunos perfiles vinculados a la extrema derecha, a la islamofobia y que niegan la violencia machista, por ejemplo), propaganda difamatoria en los medios de comunicacin y denuncias legales sin ningn tipo de fundamento jurdico. Tcticas similares tambin han tenido lugar en los ltimos tiempos en Francia, el Reino Unido, Norteamrica y otros lugares.

Sin embargo, numerosos ayuntamientos y otros organismos de gobiernos regionales estn demostrando su coherencia y su compromiso con el derecho internacional y los Derechos Humanos, mantenindose firmes ante esta campaa de difamaciones y amenazas.

Adems, en los municipios de Abrera y Catarroja (el pasado lunes 18 de abril en este ltimo caso) los ataques sionistas han cado por su propio peso en los tribunales, ya que las denuncias sionistas contra la mocin de adhesin al BDS han sido retiradas o su procedimiento ha sido desestimado. Como nos han comunicado miembros de estas mismas administraciones pblicas, es intolerable que grupos que defienden un Estado colonial, que practican el apartheid y la limpieza del tnica desde hace 68 aos, intenten destruir la capacidad de decisin y la soberana de municipios democrticos que estn legislando en favor de la legalidad internacional y los Derechos Humanos.

Seguimos y seguiremos defendiendo la libertad, la justicia y la igualdad en Palestina . Seguiremos respondiendo a la llamada de solidaridad del pueblo palestino.

Derecho a la democracia y el derecho al BDS van de la mano!



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter