Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-04-2016

Antonio Espejo recupera en una tesis doctoral la obra del autor socialista
lvaro de Orriols, teatro poltico y de masas en la II Repblica

Enric Llopis
Rebelin


A pesar de que en el teatro de su tiempo sobre todo los aos de la II Repblica- lvaro de Orriols (1894-1976) fuera un autor conocido, incluso de gran xito, por sus obras dirigidas a las masas y de carcter poltico, hoy sucumbe en el olvido para el gran pblico. Ni siquiera una entrada en la Wikipedia. Hijo de notario y nieto del mdico personal de Alfonso XII, este dramaturgo nacido en el barcelons Paseo de Gracia y de extraccin burguesa nunca renunci a los valores republicanos. Ni a su filiacin socialista y marxista. Fue capaz de forjar un arte popular, utilizando el lenguaje del pueblo, con personajes castizos e incluso relaciones de pareja atravesadas por la lucha de clases. Todo ello con una puesta en escena dinmica, pues saba que sus obras no las vera slo la intelectualidad, ni se dirigan a un pblico selecto y minoritario. Muchas de sus producciones las estren en el Teatro Fuencarral, ubicado en este barrio popular (madrileo) de la poca. En el exilio francs escribi sobre la corrupcin del teatro de la burguesa, y nunca se rindi ante las tentaciones por cambiar de forma y estilo.

El profesor de instituto en las materias de Lengua y Literatura Espaola y miembro del Frente Cvico-Valencia, Antonio Espejo, recupera la obra teatral y los estrenos del dramaturgo en una tesis doctoral leda recientemente, con el ttulo de lvaro de Orriols: del gnero chico al teatro de masas. El docente seala que de Orriols adoptaba recursos en apariencia anti-teatrales, pero con los que las obras ganaban en efecto dramtico, por ejemplo, dejar a un personaje en el proscenio, una vez terminado el acto, para que recitara una poesa sobre el mundo del trabajo o los valores de la Repblica. El primer estreno del autor cataln tuvo lugar en Madrid, en 1919: una versin del clsico teatral de poeta y dramaturgo Frederic Soler (Seraf Pitarra), Lo ferrer de tall, que de Orriols adapt como La daga. Con esta obra empieza su carrera como autor teatral, vinculada sobre todo a los gneros populares. De hecho, los primeros aos de produccin la dcada de los 20 del siglo pasado- se centra en la escritura de libretos de Zarzuela y en el gnero chico (La pescadora de Ubiarco, El caudillo del Urbin o La moza esquiva, que se estren posteriormente). Estas obras corresponden a la etapa de formacin, despus de una juventud en la que cultiv la poesa. Poco a poco se va forjando en la escuela teatral. Uno de los vestigios que queda de la etapa de aprendizaje es la utilizacin del verso en la fase de madurez teatral.

La obra que marca la transicin entre el lenguaje lrico y potico de las zarzuelas y el teatro militante es Athael, un drama fantstico estrenado en 1930 en el Teatro Fuencarral. Se trata de una relectura del mito de Fausto. El dos de mayo de 1931, quince das despus de la proclamacin de la II Repblica, estrena en el mismo coliseo Rosas de Sangre. Fue un clamor, un estallido de xito, resalta Antonio Espejo. La obra pretenda dar una explicacin escnica de la demolicin de la dictadura de Primo de Rivera y la monarqua, y el entusiasmo con el que lleg la Repblica. Rosas de sangre se estructura en forma de cuadros ms o menos independientes, sobre la censura de prensa, las luchas obreras o la corrupcin de la corona. Los periodistas de la poca escribieron que el da del estreno el pblico llev en hombros a lvaro de Orriols desde la puerta del Teatro Fuencarral hasta la Puerta del Sol. Adems, se organizaron hasta seis compaas que llevaron la obra hasta el rincn ms oculto de Espaa. Fue una obra muy representada, resume el autor de la investigacin acadmica.

Antonio Espejo es especialista en el teatro de lvaro de Orriols, pero tambin en el de Valle-Incln. Autor de El eco de la palabra. Claves literarias e intelectuales de Ramn del Valle-Incln en algunas pginas olvidadas (Araa Editorial), ha publicado una treintena de artculos sobre el escritor gallego en revistas y congresos. Otro hito en la trayectoria de lvaro de Orriols es Los enemigos de la Repblica, obra publicada en 1931 que puede considerarse la segunda parte de Rosas de sangre. Matiza Antonio Espejo que es igual de poltica y militante que la anterior. De hecho, fija los temores de muchos de los intelectuales republicanos de la poca: que el nuevo rgimen se podra malbaratar si no arraigaba en una base popular slida. Se anticipaba, as, la reaccin de empresarios, militares y jerarqua catlica contra la II Repblica. Uno de los puntos destacados de la tesis doctoral es que aborda cmo las representaciones fueron acogidas por la crtica y los periodistas. Antes de los estrenos, se acercaban periodistas al ensayo general para preguntarle a de Orriols por las claves de la obra. La mayora de las entrevistas las concedi a El Socialista y a El Heraldo de Madrid, diario prximo a la izquierda republicana.

Por el carcter de sus obras, por su afiliacin al partido socialista y a la UGT, lvaro de Orriols se gan la enemistad de una parte de la derecha poltica y del medio teatral, subraya Antonio Espejo. En 1933, poco antes de que en el bienio negro se le cerraran las puertas para representar teatro poltico (aunque contine escribiendo), el autor cataln logra realizar un gran estreno, Cadenas, en el Teatro Espaol de Madrid. Es un drama histrico basado en una antigua leyenda catalana, la del caudillo Marc el Castanyer y el rgimen semi-libertario, medieval, en el que ste se situ. Antonio Espejo apunta la relevancia de la obra: Casi todos los dramas histricos tenan un sentido reaccionario y falsamente patritico. Pero de Orriols aprovecha el gnero para advertir que a la II Repblica le puede ocurrir lo mismo que a Marc el Castanyer, cuando se fragu la alianza entre el papa y los duques del Franco-Condado.

Como consecuencia de los vetos, el autor socialista y republicano no pudo estrenar Mquinas hasta mayo de 1936, tras la victoria electoral del Frente Popular. Lo hizo en Madrid. Mquinas se cie a la huelga obrera en una fbrica, desde una perspectiva ludita. As, De Orriols somete a crtica el progreso, pero sin excluir el melodrama y el lenguaje amoroso, destaca Antonio Espejo. El precedente de esta lnea argumental remite al dramaturgo alemn Ernst Toller en Los destructores de mquinas, obra publicada unos aos antes en Espaa. Sobreviene la guerra, y el escritor toma parte en las milicias populares durante el primer ao. Trabaja asimismo para el gobierno de la Repblica en el Secretariado de Cultura del Ministerio de Propaganda, y fundamentalmente se mueve entre Madrid y Barcelona. En 1937 estrena con gran xito Espaa en pie en el Teatro Apolo de Barcelona. Es una panormica de aquello que el dramaturgo constata en la realidad del momento, o lee en los peridicos. De la obra Espaa en pie se realizaron ms de 200 representaciones, incluidas dos en Pars para recaudar fondos a favor de la Repblica. De la evacuacin de Catalua y el drama del exilio empez a escribir en 1939 casi como un guin cinematogrfico- su diario Las hogueras de Perthus, que no se public hasta 1995. Lo hizo en Pars la editorial La Bruyre.

Diseccionado a conciencia el autor y sus piezas teatrales, lvaro de Orriols tendra que figurar entre la galera de autores reconocidos y valorados? Antonio Espejo no lo duda. Pero destaca un prejuicio muy asentado en el estado espaol: Todo lo que se produjo durante la guerra o reviste carga poltica, se considera de nfima calidad literaria; y eso es un craso error. Cita como ejemplos el teatro de Valle Incln o el de Miguel Hernndez, aunque estos autores s figuren en el canon. Sin embargo, otros como lvaro de Orriols que manejaron un lenguaje ms castizo y de melodrama, o los gneros populares, han sido despreciados por una parte de la crtica. Adems, el ciudadano lvaro de Orriols, opina Antonio Espejo, es en s mismo una leccin tica. Mantuvo la fidelidad al presidente Negrn y nunca traicion a la Repblica. Se exili a Francia con su familia en 1939, y en Bayona se tuvo que esconder para que los nazis no lo expatriaran. Pens que Espaa mereca una Repblica, y que el crimen de 1936 pretenda frustrar el proyecto.

El teatro de masas del autor de Rosas de sangre alumbr obras corales, con personajes histricos y bien reconocibles en el escenario. En la obra citada el espectador poda identificar al Cardenal Segura, Primado de Espaa hasta su destitucin en 1931 por sus invectivas contra la Repblica. Podan observarse tambin alusiones a los hroes de la sublevacin de Jaca (diciembre de 1930), los capitanes Galn y Garca Hernndez. Entres los hroes de ficcin, haba una tendencia en lvaro de Orriols a bautizarlos como Juan. Es el caso del Juan Rojo de la obra Espaa en pie, que encarna los ideales de la lucha popular. Nora, de Mquinas, recuerda al personaje del mismo nombre de Casa de Muecas, de Ibsen. Se debate entre su condicin de trabajadora y las aagazas seductoras del empresario, que la intenta corromper y le promete un futuro halageo. En Cmicos, texto que el dramaturgo estren en provincias, uno de los personajes es Juan Actor, quien ya anciano ve cmo se desmorona su mundo teatral. La obra tiene notables similitudes con la pelcula Cmicos, de Juan Antonio Bardem, y Viaje a ninguna parte, de Fernando Fernn Gmez. En 1948 lvaro de Orriols consigui estrenar en el exilio, cerca de Bayona, Romance de Madrid, un homenaje a la resistencia. Despus no se ha estrenado nada hasta hoy, recuerda Antonio Espejo.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter