Portada :: Opinin :: La Izquierda a debate
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-05-2016

Balance de la etapa precedente
Cuba y la revolucin socialista

Hctor Menndez
Rebelin


Cuando la revolucin proletaria triunfante en Rusia degener burocrticamente en un sentido de clase pequeo burgus, despus de la muerte de Lenin en 1924, al quedar aislada luego de la derrota de la revolucin alemana, seal el fin de la ola revolucionaria que produjo la primera guerra mundial. Las fuertes razones nacionalistas que proyect la derrota de aquella crcel de naciones del Imperio Zarista, aliment la falsa teora del socialismo en un solo pas. Dentro de las fronteras nacionales la estatizacin de la economa anul la actividad econmica de la burguesa, pero el campesinado y sectores medios que llenaron la administracin del Estado y del partido encontraron en la burguesa mundial de los pases capitalistas metropolitanos una gua econmica para atesorar y enriquecerse y una gua poltica para coexistir con ella.

Despus de los primeros siete aos de la revolucin rusa de 1917, el protagonismo social del proletariado y su voto en los lugares de trabajo cedi al protagonismo del campesinado y de los estratos medios. Los cambios zigzagueantes de la burocracia de Stalin consagraron este nuevo protagonismo social con la reforma constitucional de 1936 que estableci el voto universal. Mientras el proletariado era reprimido y desorganizado con el stajanovismo.

Luego de la segunda guerra mundial sucedieron los treinta aos gloriosos del capitalismo,1945-1975, que conocieron un boom de la economa norteamericana y de Europa metropolitana reconstruida con el Plan Marshall. Ese crecimiento fue acompaado por la ms grande y vigorosa revolucin colonial mundial que conmovi los tres continentes atrasados: Asia, frica y Amrica Latina.

Lo que tratamos de explicar es el surgimiento de regmenes que expropiaron a la burguesa, estatizaron la economa, bajo el dominio de sectores medios de la sociedad. Contrariando la sentencia de los maestros que excluan la capacidad de la pequea burguesa y del campesinado de una poltica propia. El ascenso del Estado sovitico bajo el rgimen estalinista pequeo burgus, su triunfo en la segunda guerra, le abrieron el camino a nuevas revoluciones campesinas y pequeo burguesas nacionalistas, China Popular, Corea, Cuba, Vietnam, por citar las ms destacadas, pero hubo incontables movimientos nacionales antimperialistas que quedaron a mitad de camino: Argelia, Ghana, Angola, Yemen, Etiopa.

Siguiendo las sentencias de los maestros, confusamente, los marxistas seguimos caracterizando al rgimen sovitico de Stalin como Estado obrero, aunque degenerado. Luego siguieron otras caracterizaciones de los Estados de los pases de Europa Oriental, ocupada por el Ejrcito Rojo, donde la burocracia sovitica dirigida por Stalin expropi a la burguesa y estatizo sus economas. La academia marxista desorientada llamaba a estos Estados glacis sovitico. A la China surgida de la revolucin campesina del 49 lo llambamos Estado obrero. Algunos le agregaban no formado. A Cuba cuando se hizo socialista y expropi a las empresas norteamericanas Estado Obrero sui generis.

En ninguno de estos pases ni en sus partidos comunistas de gobierno, el proletariado como clase, era su clase dominante. Despus de sus derrotas europeas que alimentaron la derrota obrera en la URSS y la instalacin autocrtica de Stalin en los aos veinte y despus de la disolucin de la Internacional por Stalin en 1943, como dice muy bien Trotsky, el proscenio histrico lo ocup la pequea burguesa. No obstante los marxistas seguimos hablando de Estados obreros, tan errados como hoy llaman al partido de gobierno de la gran potencia capitalista de China Popular, comunista. Con notables diferencias del chino, tampoco los partidos del Vietnam actual o el de Cuba pueden caracterizarse como comunistas. El socialismo chino, vietnamita o el cubano no estn en el camino de la transformacin revolucionaria de la sociedad capitalista.

Len Trotsky, el gran analista de la derrota de los aos veinte, de la degeneracin burocrtica stalinista de la Unin Sovitica, del fascismo y el nazismo, el gran terico continuador de Lenin al servicio del proletariado cerr su comprensin cuando deca: Puesto que la pequea burguesa es incapaz de darse una poltica independiente (por eso, tambin, la "dictadura democrtica" pequeoburguesa es irrealizable) no le queda otra alternativa que la de optar por la burguesa o por el proletariado. Lo reafirmaba indirectamente en 1937 cuando ridiculizaba a Burnham y Carter con su texto: Ni un Estado Obrero ni un Estado Burgus? Excluyendo la posibilidad histrica de un Estado campesino o pequeo burgus.

Stalin lo asesin en Mxico en 1940 y Trotsky no pudo ver cmo, luego de la derrota proletaria de los aos veinte y treinta, el triunfo posterior de la Unin Sovitica en la segunda guerra derrotando al rgimen nazi y ocupando media Europa, crearon condiciones de un doble poder mundial entre la burguesa imperialista encabezada por EE.UU. y la Unin Sovitica. Y este doble poder mundial hizo posibles los pases de Europa Oriental donde el Ejrcito Sovitico estatizo burocrticamente la economa y los nuevos pases donde fue derrotada la burguesa por revoluciones campesinas y pequeo burguesas en China, Corea, Cuba, Vietnam. Durante la llamada guerra fra revoluciones nacionales articularon la cuestin nacional con la social y expropiaron la burguesa por dcadas bajo regmenes dominados por el campesinado y la pequeo burguesa.

Desde la segunda mitad de los aos setenta, el gran triunfo mundial histrico de la burguesa con las dictaduras terroristas genocidas de Amrica Latina, con el triunfo de la nueva derecha metropolitana de Reagan, Tatcher, Chirac, apoyada en las derrotas de la revolucin colonial, atrajo a una parte decisiva de los sectores medios y an de la clase obrera. Apuraron la vuelta al capitalismo en China, en Europa Oriental y luego en la Unin Sovitica. Fue una derrota esencialmente poltica, ms all de las permanentes operaciones militares del imperialismo. Los regmenes pequeo burgueses nacionalistas, que haban expropiado a la burguesa y estatizado la economa, que se llamaban estados obreros cuando gobernaban sostenidos por el campesinado y los sectores medios, volvieron al capitalismo en el marco de la derrota y el reflujo. No habr jams transformacin socialista dentro de las fronteras nacionales. La transformacin comienza dentro del pas pero solo puede mantenerse como dictadura proletaria a la espera de la mundializacin de la revolucin. Por eso la necesidad del partido mundial de la clase obrera y por eso tambin todos los movimientos nacionalistas que llegaron a expropiar a la burguesa en un pas refluyeron al capitalismo. Incluido el rgimen de Stalin cuya disolucin de la III Internacional en 1943 no fue una ancdota. Era el triunfo del nacionalismo que potenci el triunfo en la guerra.

El rgimen chino o el vietnamita se incorporaron a la economa capitalista mundial vendiendo trabajo barato y contribuyeron a bajar el precio del trabajo en todo el mundo. Construyen un socialismo nacional chino o vietnamita explotando trabajadores junto a las corporaciones imperialistas. Los partidos comunistas de esos pases son hoy totalmente ajenos a la lucha por la transformacin revolucionaria de la sociedad capitalista imperialista. Totalmente ajenos a la necesaria reorganizacin del partido proletario, de la Internacional Comunista disuelta por Stalin en 1943.

No obstante, los regmenes derrotados por la contrarrevolucin burguesa, que fueron y siguen siendo vilipendiados por la burguesa mundial y su clientela clase mediera, comenzando por la satanizacin del rgimen de la URSS, fueron superiores al rgimen burgus. Todos esos regmenes de economa estatizada fueron socialmente y econmicamente superiores a todos los regmenes esclavistas y asesinos del sistema capitalista imperialistas del mundo. Tengo necesidad de decir aqu, antes de precisar la crtica histrica a Cuba, que la superioridad social en educacin, en salud, en relaciones humanas de Cuba, ms all de lo que ocurra con las reformas actuales, sern una conquista que todos debemos alcanzar.

En este punto conviene establecer que la revolucin social contra el rgimen burgus comenz en Europa como revolucin proletaria con sus jalones destacados en Francia 1848/1851, luego en la Comuna de Pars de 1871 y termin con la revolucin de Octubre en el reino de los Zares: imperio y semicolonia. Desde entonces el centro revolucionario mundial contra el sistema capitalista imperialista se traslad al mundo colonial.

Cuando el capitalismo entr en su etapa imperialista, en el ltimo cuarto del siglo XIX, con la renta que transfiere de los pases coloniales seleccion una aristocracia obrera en las metrpolis en la que se asienta la descomposicin definitiva de la social democracia y el euro comunismo, en sindicatos y partidos, ahogando las sublevaciones obreras. Despus de la primera guerra y al final de la segunda guerra en Francia y en Italia.

Cuba fue el ltimo de los pases latinoamericanos en liberarse de la dominacin del Imperio Espaol. La derrota definitiva de Espaa en 1898 en la guerra de los patriotas cubanos se hizo con la intervencin de Estados Unidos que se convertira en la nueva potencia colonialista. De esa circunstancia surgi el acendrado y heroico patriotismo de los cubanos por conquistar un gobierno democrtico e independiente. Las banderas del Movimiento guerrillero 26 de Julio eran nacionales y democrticas. En su seno, militaban, marxistas, comunistas ajenos al partido oficial (PSP) y tambin trotskistas. https://www.dropbox.com/s/txpo4skife9lz6h/13%2007%2028%20%20Los%20trotskistas%20cubanos%20de%20los%20a%C3%B1os%2030%20a%2059.docx?dl=0

El poder conquistado por el 26 de Julio el 1 de enero de 1959 fue el triunfo de todas las masas cubanas. En Cuba los medios de produccin en su casi totalidad eran propiedad norteamericana. La burguesa cubana era casi inexistente. Cuando el gobierno de Fidel Castro le abri los diques de contencin las masas cubanas se lanzaron a apropiarse de las empresas y a presionar al gobierno para expropiar al imperialismo. Sin una burguesa nacional con entidad y tras la fuga a la Florida (EE.UU.) de los dbiles gusanos que usufructuaban de la dominacin imperialista y de la dictadura de Batista, Cuba, se distanci totalmente del imperialismo y fue atacada por los Estados Unidos en 1961 en Baha de Cochinos. Invasin que fue derrotada heroicamente por el pueblo y ejrcito cubano. Cuba se declar socialista y necesit del apoyo de la Unin Sovitica para defenderse de los ataques del imperialismo. En octubre de 1962, el mundo estuvo al borde de la guerra mundial cuando el imperialismo descubri la instalacin en Cuba de una base de cohetes soviticos con ojivas nucleares.

La burocracia sovitica, en todos los pases coloniales en lucha contra el imperialismo, contribua a sostener la lucha antimperialista. Cuba y Vietnam fueron dos ejemplos emblemticos de esta poltica. Pero abusaba de su posicin dominante para imponerles su poltica de coexistencia y competencia pacfica con el imperialismo, sin excluir enfrentamientos armados como en Vietnam o en Angola. En ningn caso apostaba al desarrollo de revoluciones proletarias. Su poltica de frentes populares sin hegemona revolucionaria de la clase obrera, que ahog la revolucin socialista en Espaa, 1036/1939, se acentu durante la segunda guerra con su alianza con el imperialismo democrtico contra el Eje y los nazis. La participacin del PC argentino en la Unin Democrtica fue emblemtica.

De resultas de esta situacin internacional la direccin de la revolucin cubana, que era crtica de esta poltica impuesta por la burocracia sovitica a los partidos comunistas, alcanzaba tambin al Partido Socialista Popular (PSP) PC cubano. Por la necesidad de su alianza con la URSS y por su avance del socialismo utpico declarado de Fidel a una posicin comunista, refundaron el Partido Comunista de Cuba como partido de gobierno, instalando en su seno una lucha de tendencias histrica entre los viejos cuadros del PSP alimentados por la URSS y la corriente creada por el Che Guevara.

El subjetivismo y la condicin revolucionaria del Che se diferenciaban de los acuerdos del gobierno cubano y el sovitico en dos direcciones fundamentales. Su lucha por la industrializacin de Cuba en contra de la divisin internacional del trabajo que le impona a Cuba el monocultivo del azcar -que la URSS compraba a buenos precios- y la provisin de manufacturas de la industria sovitica que mantena el atraso de la economa cubana. La otra abismal diferencia era la visin del Che de la revolucin mundial. Los Estados socialistas como China y la URSS deban tener, para el Che, como objetivo fundamental la extensin de la revolucin mundial.

En el ascenso social de los aos sesenta la revolucin cubana fue un parte aguas en Amrica Latina. Especialmente en la pequea burguesa culta y revolucionaria que intent generalizar, de la mano de Ernesto Guevara y de FC, la tctica y la estrategia de la guerrilla rural como mtodo de organizacin poltica para asaltar el poder. Como haba triunfado en Cuba. Esta poltica fue derrotada por dos razones. El imperialismo norteamericano, que fue casi sorprendido por la evolucin socialista de los guerrilleros cubanos de 1959, emprendi luego la penetracin en las fuerzas armadas de todos los pases de la regin y enfrento a la guerrilla con gobiernos militares asesinos. La segunda razn fue que en los pases ms importantes el conflicto social y los movimientos nacionalistas pasaban por las ciudades, los sindicatos y la clase obrera. Como en Argentina, Brasil, Chile, Bolivia o Uruguay. La muerte del Comandante Segundo (Masetti) en los montes de Salta en 1963 y el asesinato de Ernesto Guevara en ancahuaz el 9 de octubre de 1967 fueron el comienzo del fin del Ejrcito Guerrillero del Pueblo de Argentina creado alrededor de la figura del Che. La historia posterior es la de la entronizacin del guerrillero heroico, del mito, desprendido de las ideas revolucionarias e internacionalistas por las que luch.

Las ideas revolucionarias internacionalistas de Ernesto Guevara intentaron ser continuadas por un grupo de intelectuales revolucionarios cubanos que publicaron la revista Pensamiento Crtico, hasta que el aparato del partido y del gobierno cubano lo prohibi en 1971. Fernando Martinez Heredia (FMH) que era uno de los cuadros principales, sigui escribiendo sobre temas diversos pero con evidente limitacin del pensamiento crtico. Algunas cosas sueltas, con ideas importantes, mientras la relacin con la burocracia sovitica del gobierno cubano haca ms cerrada y oculta la vida poltica del gobierno y del partido en los aos setenta. En 1987 FMH prolog el libro de Carlos Tablada Perez Che Guevara, hombre y Sociedad, el pensamiento econmico del Che, que entonces fue premio Casa de las Amricas de 1987 y Fidel Castro recomend leer.

En 1986 la prensa mundial recogi una declaracin de Fidel Castro que deca: Hay una nueva burguesa en Cuba, la revolucin la aplastar. Se inici un perodo llamado de rectificacin de errores. Este discurso http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1986/esp/f021286e.html de Fidel Castro, con el que cierra las sesiones del III Congreso del PC cubano da una idea precisa de la situacin. Una posicin muy crtica a desviaciones burguesas en el seno del gobierno y del partido.

La aparicin en la misma poca del Informe Gorbachov al 27 Congreso del PCUS en febrero de 1986 que se mundializ en 1987, haciendo pblico el programa de la perestroika, dej en el olvido el libro de Tablada y el proceso de rectificacin de errores. Hasta que se hiciera pblica la posicin de Fidel Castro opuesta a la perestroika, la mayora de los comits centrales de los partidos comunistas de Amrica Latina la apoyaban.

En 1987, en oportunidad del 70 Aniversario de la Revolucin Rusa, Gorbachov, instalado hacia unos aos en el gobierno de la URSS y en pleno apogeo de la perestroika us la ceremonia del 7 de noviembre para embanderar a todos los PPCC con ella. Fidel Castro falt a la ceremonia del 7 de noviembre despertando gran preocupacin en Mosc. Tres das despus se hizo una reunin de los partidos comunistas del mundo, tambin en Mosc, y Fidel Castro dijo que la esperanza que Gorbachov haba expresado en el discurso del 7 de noviembre, de que el imperialismo se desprendiera del militarismo para una nueva etapa de paz y progreso en el mundo, no poda ser compartida por los cubanos. Pertenecemos al mundo colonial y explotado y sabemos que mientras subsistan las diferencias y la explotacin del imperialismo habr guerra, dijo.

FC critic reiteradamente al sindicato Solidaridad de Polonia alentado por el Papa Juan Pablo II y a los movimientos que en Europa Oriental se movilizaban para volver al capitalismo, usados como masa de maniobras por la burocracia de Gorbachov contra los burcratas del partido que se oponan. Ligachev, jefe del PCUS y el N 2 del poder, en minora en el parlamento denuncio el objetivo contrarrevolucionario de Gorbachov y se fue a su casa. Otros secuestraron a Gorbachov y lo llevaron a Siberia y al quedar en minora en el ejrcito lo devolvieron al Kremlin donde los tanques con Yeltsin decidieron la cada de la URSS, Varios de los militares que haban secuestrado a Gorbachov, bajo el peso de su responsabilidad en esa derrota histrica se suicidaron. Citamos estos dos casos para corregir la interpretacin de la burocracia sovitica como ajena a la lucha de clases que, como a todas las organizaciones, la atravesaba y determin su historia y su final. Para volver al capitalismo la burocracia sovitica necesit de la ms grande derrota mundial y del reflujo. La intelectualidad posmoderna que habla de la implosin sovitica, lo hace bajo la influencia de la triunfante burguesa mundial imperialista que tiene inters en explicar la cada de la URSS, nicamente, por las contradicciones de un rgimen de economa estatizada. Para que a nadie se le ocurra volver a intentar la utopa de transformar esta sociedad dividida en clases.

La cada de la Unin Sovitica en 1991 le plante a Cuba un problema de supervivencia econmica al perder las condiciones particularmente favorables de su comercio con la URSS y la necesidad de luchar contra el aislamiento poltico frente a un mundo donde el triunfo de la contrarrevolucin burguesa imperialista se mundializaba.

El discurso cerrando el hermtico IV Congreso del partido que estableci el llamado perodo especial http://www.granma.cu/file/pdf/PCC/4congreso/DISCURSO%20PRONUNCIADO%20POR%20EL%20COMANDANTE%20EN%20JEFE%20FIDEL%20CASTRO%20RUZ.pdf fue otra de las decisiones revolucionarias de FC. Si lo leen encontrarn all las apelaciones heroicas a las masas cubanas apoyadas en el ejemplo de los prceres de la lucha por la independencia en el siglo XIX y de los prceres de la revolucin de 1959 para asegurar que Cuba no retrocedera de la tarea de construccin del socialismo, Pero los aos 90 del siglo pasado fueron dursimos para la economa cubana.

El triunfo electoral de Hugo Chvez (HCH) como presidente de Venezuela en 1998 y la alianza que construy de Venezuela con Cuba y los pases de la regin en la alianza ALBA, abrieron un nuevo perodo donde la historia pondra a prueba la capacidad de la vieja direccin poltica de la revolucin cubana de reanimarse como direccin de este nuevo proceso antimperialista que se abri en Amrica Latina o dejar avanzar los elementos conservadores dentro del pas.

Cuando la burguesa venezolana, la embajada de EE.UU., la de Espaa, el Arzobispado y una minscula parte de la cpula militar dieron el golpe de Estado el 11 de abril del 2002, deteniendo y secuestrando a HCH hasta que la movilizacin popular y la base del ejrcito lo devolvieron al poder. Cuando en diciembre del 2002 iniciaron una huelga petrolera hasta marzo del 2003 que Chvez y los trabajadores petroleros abortaron asaltando armas en mano los centros de control informtico de PDVSA que la derecha y el imperialismo mantenan secretamente, Chvez comprendi que la independencia y autonoma de Venezuela era imposible con la burguesa nacional.

Chvez ley y recomend leer La Revolucin permanente de Trotsky. Ms tarde se declar del linaje de Trotsky, de la teora de la revolucin permanente. Luego del golpe de Honduras contra Mel Zelaya y del intento de golpe contra Rafael Correa en Ecuador, en un discurso de siete horas frente a 50 partidos nacionalistas antimperialistas Chvez demostr que todos esos golpes fueron protagonizados por la burguesa de esos mismos pases aliadas al imperialismo. Que a l lo trataba de derrocar la burguesa venezolana aliada al imperialismo y su sistema mundial de medios. Como dijimos entonces nosotros, ms por la necesidad que tena Venezuela de defenderse del imperialismo que por la posibilidad poltica social concreta, HCH hizo la historia de las cuatro internacionales obreras, comunistas, y propuso la organizacin de la V Internacional. Por alguna razn a desentraar, no encontramos registro de aquel histrico discurso.

HCH estaba enfrentado a la necesidad de profundizar la revolucin bolivariana estatizando el comercio exterior, la banca, la industria. Comprenda que si apostaba a una etapa de desarrollo capitalista la revolucin bolivariana se estancara y la derecha y el imperialismo hara lo que est haciendo ahora. Comprenda la necesidad de tomar medidas transitorias por fuera de la economa capitalista, que la etapa nacional y democrtica deba ser sucedida por la etapa socialista sin un plazo histrico intermedio. Por eso se haba declarado del linaje de la revolucin permanente.

Personalmente recorr todas las publicaciones cubanas durante dos aos buscando un pronunciamiento del gobierno o del partido sobre estas manifestaciones de Chvez que contradecan la histrica tesis del stalinismo de la revolucin por etapas separadas entre s por un perodo histrico. No encontr una sola referencia.

La oposicin del gobierno cubano a una profundizacin socialista de la revolucin bolivariana se hizo ms lgica cuando el VI Congreso del PC Cubano resolvi las reformas econmicas que lanzaban 600 o 700 mil cubanos a la disputa del mercado de trabajo independiente como artesanos y pequeos comerciantes al tiempo que se liberalizaba la entrada de capitales extranjeros al mercado turstico. Mientras Chvez estuvo vivo en el gobierno su protagonismo opacaba la influencia cubana y la oposicin de Partido Comunista Venezolano que se resisti a incorporarse al PSUVE.

Modesto Guerrero refiri una ancdota de la discusin sobre el control obrero en las fbricas estatizadas en la cuenca del Orinoco delante de Chvez. Un cubano, un ministro pro control, otro anti control y un dirigente obrero pro control. El cubano se pronunci contra el control obrero. Despus de todas las exposiciones Chvez les dijo a todos que escribieran sus ponencias para seguir la discusin. Finalmente HCH lo decidi en un acto de masas con l a Corporacin Venezolana de Guayana (CVG) que engloba 15 empresas con ms de de 18.000 trabajadores aprobando el control obrero y diciendo que l quedaba en las manos de los trabajadores que deban comprender que con la gestin de las empresas del Estado bajo control obrero se pona en juego todo el destino de la revolucin bolivariana.

Hugo Chvez hizo de la necesidad virtud. Sin Internacional Obrera, en un mundo que sala de la ms grande derrota mundial, su dinamismo y su capacidad como agitador ganaron prestigio y apoyo popular en todo el mundo. Las masas rabes de Medio Oriente, mil veces invadidas y asesinadas por el imperialismo, desfilaban con su figura en el pecho. El cncer y la historia de la lucha de clases en Latinoamrica no le dieron el plazo necesario para completar la tarea. Su avance poltico vertiginoso no alcanz a completarse y homogeneizarse con su equipo de gobierno, con el partido de gobierno y con las fuerzas armadas venezolanas. El Partido Comunista de Venezuela se opuso a Chvez y no entr al Partido Socialista Unificado de Venezuela (PSUVE). En marzo del ao 2007 lo denunci Chvez como opositor. https://www.dropbox.com/s/nlzeskazws0m3e1/07%2003%2019%20%20%20Venezuela%20Ch%C3%A1vez%20considera%20en%20la%20oposici%C3%B3n%20a%20Podemos%20PCV%20y%20PPT%20Aporrea.htm?dl=0 Esta poltica fue la de todos los partidos comunistas de Latinoamrica que se referenciaban en Cuba luego de la cada de la URSS. Mientras Chvez, adems de cubrir la revolucin venezolana aliada con todos los pases vctimas del imperialismo, repeta la imposibilidad de la liberacin nacional con las burguesas de esos pases y no dejaba de hacer la propaganda del socialismo, los partidos comunistas solamente apoyaban a los gobiernos populares de la regin. En los vertiginosos quince aos de la presidencia de Chvez en Venezuela ni el partido ni el gobierno cubano hicieron ninguna propuesta para el triunfo definitivo de la revolucin venezolana.

Celia Hart, hija de padre y madre hroes de la revolucin cubana propona a la revolucin bolivariana como centro de un proyecto de reanimacin de la revolucin mundial, no a Cuba. Amaba a Cuba, al Che y a Fidel, pero repeta con Trotsky que si la revolucin no se extenda internacionalmente su regreso al capitalismo era inevitable. Tuve la suerte de conocerla, de mantener correspondencia con ella y de mantener largas conversaciones en los tres das que estuvo en Crdoba presentando sus escritos. El relato personal que me hizo de cuando el PC cubano, despus de exigirle optar entre la poltica y la docencia universitaria le exigi la devolucin del carnet de afiliacin al partido y ella les peda mantenerlo porque se lo haba dado Fidel cuando tena nueve aos, con lgrimas en los ojos me deca que la queran separar de la vida poltica de Cuba. El desgraciado accidente donde se mat nos ha dejado sin una revolucionaria de un valor personal admirable. Podemos estar seguros de que la valiente y revolucionaria Celia Hart no era una mosca blanca en Cuba. Los prximos aos sabremos de una legin de marxistas que pelearn las reformas del V y del VI Congreso que apuestan al inters individual como motor de la economa y volvern a apostar al inters social y poltico colectivo del socialismo.

A la muerte de Chvez, a pesar de la designacin de Maduro como su candidato a presidente, cuando este gano por poco las elecciones de abril del 2013 y la derecha intent desconocer la eleccin y plante una conato de guerra civil, la prensa del sistema denunciaba que el poder lo controlaba Diosdado Cabello, entonces presidente de la Asamblea Popular y representante del ejrcito en el gobierno alentando un recambio en el gobierno. Es en el ejrcito donde la influencia de la poltica cubana de la revolucin por etapas tuvo mayor penetracin.

Escribimos este largo trabajo con el propsito de dar una opinin sobre las reformas econmicas en Cuba y el sentido con que el presidente de los EE.UU. visita Cuba. Cuando el canciller y por siete aos presidente de PDVSA Rafael Ramrez contesta las sanciones de EE.UU a funcionarios venezolanos en diciembre de 2014 diciendo: La razn fundamental por la cual sanciona a Venezuela es por el socialismo. Es porque hemos continuado, luego de la partida del comandante Hugo Chvez, con las banderas del socialismo, la soberana, la independencia, nuestra nueva doctrina militar bolivariana, nuestra doctrina petrolera soberana... Y el artculo que Clarn public el sbado 20 y borr luego de su archivo, contina... Adems (Rafael Ramrez) sostuvo que Washington se contradice en sus polticas, ya que mientras avanza en la reconciliacin con Cuba, atenta contra Venezuela. Obama tendra que explicar por qu est sumido en ese mundo de contradiccin. Si es el lobby de la extrema derecha que presiona. Es evidente que los EE.UU. tienen una dinmica de violencia contra todo el planeta, concluy. Unos das despus Rafael Ramrez fue destituido como canciller y enviado a la ONU.

Ramrez destaca la contradiccin de los EE.UU. sancionando a Venezuela y avanzando en la reconciliacin con Cuba pero no define por qu. La intencin del imperialismo, an disfrazado con su presidente medio negro que visita Cuba, es clarsima. Trata de repetir la hazaa de 1970/72 de los campeonatos de ping pong de EE.UU. con China, las visitas de Kissinger y Nixon, la incorporacin de China a la ONU y a la Otan, que le abrieron el camino a la contrarrevolucin. Por eso Fidel Castro despus de la visita editorializa diciendo que Cuba no necesita de los Estados Unidos. Si Cuba abre su economa a la inversin externa como con el puerto de aguas profundas de Mariel y no reorganiza su partido y su gobierno con un proyecto revolucionario, por lo menos para Amrica Latina, tendr el destino de China o de Vietnam.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter