Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Boicot, Desinversiones y Sanciones contra el apartheid israel
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-05-2016

El BDS-Pas Valenci organiza una jornada sobre la realidad de los territorios ocupados
Bombas sobre Gaza, entre el silencio meditico

Enric Llopis
Rebelin


En el verano de 2014, la operacin llamada Margen Protector perpetrada por el ejrcito de Israel en la franja de Gaza termin con 2.200 palestinos muertos (el 75% civiles) y 10.000 heridos, adems de 60.000 casas y 130 fbricas daadas o destruidas. Ha habido un parntesis tras la masacre? Los aviones militares y los drones continan sobrevolando diariamente este territorio presa del hacinamiento, donde malviven 1,8 millones de personas en apenas 360 kilmetros cuadrados. Casi en silencio, con muy poco alarde meditico, en mayo de 2016 las bombas han vuelto a caer sobre Gaza. En el ataque israel a la ciudad de Jan Yunis, al sur de la franja, muri una mujer palestina de 53 aos y otras dos personas resultaron heridas. El Ministerio de Salud gazat tambin ha informado del bombardeo contra un taller metalrgico en Ciudad de Gaza, que se sald con un anciano de 65 aos y tres menores heridos. Adems, una mujer de 21 aos result herida por el lanzamiento de cohetes israeles en las zonas agrcolas de la ciudad de Rafah. En marzo dos nios palestinos murieron a causa de los ataques areos en Beit Lahiya, al norte de Gaza.

Da cuenta de esta realidad en una mesa redonda organizada por el BDS-Pas Valenci (De la Naqba Palestina al BDS) la activista Jalda Abubakra (Gaza, 1967), quien toma parte en organizaciones como Unadikun-Brigadas Internacionales, BDS-Madrid y Palestina Toma la Calle. Hace tres dcadas que reside en Madrid, y se present en las ltimas elecciones generales como candidata al Senado por la capital en las listas de Izquierda Unida-Unidad Popular. No result elegida. Entre agosto y diciembre de 2015 estuvo retenida ilegalmente en Gaza por las autoridades de Israel. La militancia en diferentes colectivos, la lectura de prensa palestina y el contacto con su familia (tiene parientes en diferentes puntos de la franja), le convierten en una fuente primaria de informacin. La prensa espaola no cuenta que el bloqueo israel, las necesidades bsicas que no se cubren (apenas seis horas diarias de suministro elctrico, falta de agua potable y de material sanitario), el desempleo del 42%, las tasas de pobreza del 80% y la psicologa maltrecha de la poblacin han dado lugar a un incremento de los suicidios (segn el Euro Mediterranean Human Rigts Monitor, en el periodo 2013-2015 se quitaron la vida -o lo intentaron- una media de 25-30 personas al mes).

Tras la escabechina de 2014 la mayora de la poblacin vive en un continuo sndrome postraumtico. Temen que en cualquier momento puedan reanudarse los ataques. Pueden ser objeto de las balas y de las bombas los pescadores o los campesinos. Cuando estn cultivando o recogiendo el trigo, en cualquier momento les pueden disparar y nadie se entera, explica Jalda Abubakra. Una de las pocas periodistas que informa sobre el terreno es Isabel Prez, colaboradora freelance de El Mundo, Eldiario.es e HispanTV, que reside en Gaza desde enero de 2013. Sus artculos y comentarios pueden seguirse en el blog Gazeitunas, y es una de las vas para romper el bloqueo meditico. Gaza es adems un territorio sometido a estricta vigilancia, mediante drones, globos aerostticos, aviones de reconocimiento y torretas ubicadas en alambradas. Los barcos de la marina israel se emplazan a pocos kilmetros de las playas.

La experiencia personal es el mejor modo de acercarse a la tragedia cotidiana. Jalda Abubakra tiene un sobrino con Sndrome de Down que asiste a una escuela de educacin especial en el norte de Gaza, cerca de la frontera y en la zona donde se produjo la ltima embestida israel. Su hermana le manifest su preocupacin porque la direccin del centro no mand a los escolares con sus familias, pero en el barrio de Shujaya, al este de Ciudad de Gaza, s se evacuaron las escuelas. Hubo menores que salieron corriendo, aterrorizados, hacia sus casas; las bombas pueden caer en cualquier lugar y la gente prefiere volver con los suyos, aunque les pueda caer un misil encima, explica la activista. Cul es el argumentario israel para justificar estas ofensiva? El ejrcito no tiene que poner ninguna excusa, nadie le pide cuentas, todo les da igual. A veces se bombardea a partir de sospechas, en otras ocasiones se trata de simples entrenamientos, o puede que quieran asustar a la poblacin. Tambin es posible que pretendan medir la capacidad de respuesta del enemigo (palestino) o de la llamada comunidad internacional.

La campaa BDS (Boicot, Desinversin y Sanciones) es una de las herramientas utilizadas en los ltimos aos por los activistas contra la ocupacin israel (41 administraciones pblicas del estado espaol se han adherido al BDS o declarado Espacio Libre de Apartheid Israel). Una de las ltimas acciones, el pasado tres de marzo, consisti en boicotear el concierto del cantante Idan Raichel en la Sala Caracol, ubicada en el centro de la capital. El grupo BDS-Madrid pretenda realizar una performance con una veintena de personas en los aledaos de la sala, por considerar al artista una persona muy comprometida con el sionismo y uno de los cantantes que encarna la marca Israel. Cuando los miembros del BDS se acercaron al lugar del concierto, finalmente celebrado, se encontraron con siete furgones de la polica antidisturbios. Hubo identificaciones y multas, recuerda Jalda Abubakra. Un vecino del barrio les invit a leer el comunicado del BDS desde el balcn de su casa, mientras cuatro personas que guardaban cola para asistir al espectculo rompieron su entrada. Al tiempo que Idan Raichel cantaba en Espaa, el estado de Israel prosegua la construccin de asentamientos ilegales en tierras palestinas, denunciaron los activistas.

Segn la Oficina de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, las autoridades de Israel demolieron 588 viviendas palestinas entre enero y abril de 2016. La nota informativa, reproducida por Hispan TV, agrega que la citada cifra cuadruplica los derribos en el mismo periodo de 2015. Se dio la circunstancia de que en un slo da 124 palestinos, entre ellos 60 nios, quedaron sin hogar como resultado de los derribos. Esta realidad es la que legitima proyectos como el de la flotilla Rumbo a Gaza, que en 2016 se dedica a las mujeres palestinas y en la que participan organizaciones de la sociedad civil de diferentes pases. A mediados de septiembre navegarn rumbo a la franja, con el objetivo de romper el bloqueo de Israel, dos barcos llamados Amal (esperanza) y Zaytun (oliva). El manifiesto redactado para la campaa de 2016 por la periodista Teresa Aranguren recuerda una frase de Dow Weisglass, asesor del primer ministro israel Ariel Sharon en 2006: No los vamos a matar de hambre, pero les vamos a someter a una dieta extrema de adelgazamiento. Y destaca otro hecho cruento y brutal: los menores gazates de ocho aos han vivido las acometidas de 2008, 2012 y 2014 (en est ltima murieron ms de 500 nios). Segn Naciones Unidas, unos 400.000 nios de Gaza podran requerir atencin psicolgica.

En las jornadas organizadas por el BDS-Pas Valenci ha participado Maysa Hajjaj, palestina de Jerusaln y doctoranda en Economa con enfoque de gnero en la Universidad Complutense. Subraya la importancia de la ocupacin y el asedio diario en los check-points, realidades que condicionan a las nias y jvenes palestinas para que abandonen sus trabajos, escuelas y universidades. Hay mujeres que buscan un empleo cerca de casa para evitar los puntos de control, que en ocasiones estn fuera del muro que serpentea Cisjordania y separa pueblos y ciudades. En estas zonas de vigilancia las mujeres palestinas se someten a chequeos y al riesgo de acoso por parte de los soldados. La ocupacin israel es un factor capital para explicar cmo se deteriora el nivel formativo de las mujeres, que en los aos 70 estaba entre los ms destacados de Oriente Medio. Actualmente es cada vez menor. Adems, en una sociedad ocupada termina habiendo una diferencia de gnero cada vez mayor, de hecho, en la dcada de los 70 la sociedad palestina era ms igualitaria. La vida entre muros, alambradas, check-points y permanente presencia militar lleva tambin a una mayor tutela y sobreproteccin de las mujeres.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter