Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-06-2016

Gautemala
Refundacin del Estado o revolucin?

Marcelo Colussi
Rebelin


Algunos aos atrs se hablaba de lucha de clases. Hoy, de democracia. Para aquella poca unas dos o tres dcadas atrs se hablaba de poder popular; hoy se habla de participacin ciudadana. Aos atrs se hablaba de Marx, con x al final; ahora se habla de Marcs (mtodos alternativos de resolucin de conflictos). Antes se hablaba de revolucin. Ahora se habla de refundacin del Estado?

La derecha poltica se ha ido apropiando paulatinamente de lo que aos atrs era el discurso de la izquierda. Eso es gatopardismo: cambiar algo para que no cambie nada. Hoy, abiertamente y sin ningn temor, los organismos financieros internacionales como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional pueden denunciar la situacin econmica del mundo y hablar de lucha contra la pobreza. Eso puede parecer loable; pero cuidado! Luchar contra la pobreza no es lo mismo que luchar contra la injusticia, contra las verdaderas causas que producen la pobreza.

En ese orden de cosas, hoy da en Guatemala comenz a hablarse (demasiado insistentemente quiz) de refundacin del Estado. Ante todo, como punto mnimo, partamos por definir qu es eso del Estado. Y ah sigue siendo absolutamente vlida la definicin dada por Vladimir Ilich Ulianov (Lenin) en 1917 en su texto El Estado y la revolucin: Producto del carcter irreconciliable de las contradicciones de clase. En otros trminos: es el aparato que sirve para mantener la dominacin de clase.

En cualquier parte del mundo, y en Guatemala en particular, podr discutirse mucho sobre el carcter del Estado imperante. Pero en cualquier parte se repite siempre la misma funcin: el Estado es el garante de la explotacin de una clase sobre otra. Para eso est, no para otra cosa. La provisin de servicios bsicos es su responsabilidad, y a veces (en el Norte prspero) eso se cumple. En el Sur y tomemos el caso de Guatemala eso es una quimera. En el Norte los Estados tienen hasta un 60% de recaudacin fiscal sobre el producto interno bruto. En el pas centroamericano no llega al 10%. Cmo podra funcionar as ese Estado?

En otros trminos: los Estados de los pases pobres (la abrumadora mayora del mundo) a duras penas brindan algn servicio, pero estn siempre listos para mantener los privilegios de las clases dominantes (lase: reprimir la protesta popular). En Guatemala tpico banana country, plagado histricamente de dictaduras militares y corrupcin, con una oligarqua extremadamente rica sobre la base de una poblacin extremadamente pobre el Estado estuvo ausente de la solucin de los problemas bsicos; Estado racista, centrado en la defensa de la agroexportacin, de espaldas a la poblacin indgena, sin la ms mnima presencia en buena parte del territorio nacional (falta de escuelas, de centros de salud, de caminos, de planes de contingencia antes eventos naturales) no fall al momento de reprimir brutalmente durante la guerra interna. En otras palabras: no es un Estado fallido (trmino puesto de moda recientemente). Es un Estado ausente, que solo sirve para mantener inalterables las contradicciones de clase, los privilegios.

Poblaciones indgenas del Altiplano (pueblos originarios, pueblos mayas), eternamente sojuzgadas y olvidadas, quiz nunca conocieron un mdico del Ministerio de Salud, pero s tuvieron presencia del ejrcito cuando la clase dominante (y Washington) vieron una amenaza seria con el auge de las luchas populares y los movimientos guerrilleros en dcadas pasadas. Ah s funcion el Estado (la guerra, sin dudas, no la gan el campo popular). Ese es el Estado que existe en Guatemala.

Refundarlo? Cmo? Para qu?

Refundarlo significara algo as como empezarlo de nuevo. Pero ello no es posible, a no ser que haya un verdadero cambio en las relaciones de fuerzas de las clases sociales que caen bajo el paraguas de ese Estado, cosa que no ha sucedido.

Para ejemplificarlo: terminaron los 36 aos de guerra interna con un verdadero holocausto, con una cauda de muertos, desaparecidos y daados nica en todo el continente. Sobre la finalizacin de ese enfrentamiento armado se firman los Acuerdos de Paz, que en los papeles pueden mostrar la aspiracin de una sociedad ms justa y equilibrada. Ahora bien: esa firma fue una derrota encubierta para el movimiento revolucionario (disfrazada de relativo triunfo en los Acuerdos de Paz?). 20 aos despus de la misma, las cosas siguen prcticamente igual a como estaban antes del inicio de la guerra: 60% de la poblacin bajo el lmite de la pobreza, la oligarqua con su mismo beneficio de siempre, los pueblos originarios excluidos, y el Estado salvo algunas cosmticas pinceladas de modernizacin sigue tan alejado de las soluciones de la poblacin como lo fue en toda su historia. Por qu no se pudieron hacer cumplir los Acuerdos de Paz? (hoy das ms recuerdos que otra cosa). Porque el campo popular y el movimiento revolucionario no tienen la fuerza suficiente para llevar a la prctica lo estampado en un papel. Es una simple (o complicadsima) cuestin de poder: quin lo detenta realmente? A quin representa el Estado? Al campo popular, definitivamente no.

Para ejemplificarlo: termin la guerra y no hay ningn responsable de tamao latrocinio. La impunidad sigue inalterable. El juicio al que fue sometido el cono mximo de esas masacres, el general Ros Montt, de donde sali una condena por delitos de lesa humanidad que fijaron una pena de 80 aos de crcel inconmutables, qued anulado, y el referido militar solo una noche pas en una prisin castrense. Una guerra monstruosa que dej heridas psicolgicas para varias generaciones, viudas, hurfanos, gente que lo perdi todo, prcticamente no tuvo por parte del Estado ninguna respuesta, dejando la reparacin de tanto desastre en manos de la sociedad civil organizada en ONGs.

En sntesis: el Estado actual, corrupto e ineficiente, es el mismo que viene mantenindose desde la independencia. Su refundacin podra significar un cambio real en las relaciones de poder? Quin garantizara los cambios, con qu poder efectivo?

Como decamos ms arriba: hoy da pareciera que la derecha se apropia del discurso de la izquierda. Hablar de refundar el Estado puede parecer incluso algo progresista. Pero cuidado con los espejismos: con qu poder real ejercer los cambios que las grandes mayoras indgenas en lo fundamental necesitan? Si en estos momentos hasta un personaje de la derecha como el ex presidente Serrano Elas junto a militares que formaron parte de la represin pueden hablar de refundacin, como mnimo eso huele raro. O, al menos, como no confiable para el campo popular.

Con qu fuerza real cuentan el campo popular y las propuestas de izquierda para imponer una nueva agenda al Estado tradicional? Con las movilizaciones urbanas del 2015? El poder nace del fusil deca Mao Tse Tung, como metfora para explicar que los cambios reales necesitan un poder fctico real, tangible, contundente, con lo que cambiar el curso de las cosas. Las declaraciones tal como pudiera ser esto de la refundacin difcilmente alcancen.

Si se quiere cambiar algo en trminos poltico-sociales, habr que pensar en cambios reales en la correlacin de fuerzas, en las relaciones de poder. Para instaurar el actual sistema capitalista liderado por la burguesa, en 1789 Francia marc el camino: fue necesario cortarle la cabeza (figurada y literalmente) a los monarcas de turno, expresin de la sociedad feudal. No se refund ningn Estado: se hizo una revolucin y se instaur algo nuevo. Para cambiar algo realmente hay que hacer eso: destruir lo viejo y construir algo nuevo. Si lamentablemente se debe apelar a la violencia, parece que no hay otra salida (La violencia es la partera de la historia, dijo un decimonnico pensador).

Habr que refundar o habr que cortar de cuajo algo para que empiece una sociedad nueva?


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter