Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-07-2016

Entrevista a Ramn Martnez, politlogo
Caos en Venezuela o manipulacin meditica?

Marcelo Colussi
Rebelin


Segn la prensa comercial mundial, Venezuela vive hoy un caos sin precedentes. De acuerdo a esa matriz de opinin, globalmente generalizada, el pas se encuentra colapsado, y la nica salida posible es la retirada del gobierno del actual presidente, Nicols Maduro, para lo que se impulsa un referndum revocatorio.

No hay dudas que la situacin diaria del ciudadano venezolano de a pie est complicada: se asiste a un proceso de desabastecimiento profundo, con precios que se han disparado por las nubes, y un gobierno que, ms all de la declaracin de socialista, no est dando todas las respuestas que la poblacin requiere. Desde sectores de izquierda, que no se desentienden del proceso bolivariano abierto por Hugo Chvez pero que lo acompaan crticamente, se proponen alternativas. Lo que propone la derecha por supuesto que no es solucin para las grandes mayoras populares: es solo el fervoroso deseo de terminar de una vez por todas con un proceso poltico donde perdi protagonismo y, al menos para Washington, puede peligrar a futuro el manejo de los pozos petroleros (peligrar, por supuesto, para su geoestrategia de dominacin). Evidentemente, la revolucin pasa por un momento difcil. En concreto: no hay avances hacia el socialismo (se mantiene la economa de mercado, y quien dirige las palancas de la sociedad venezolana sigue siendo el gran capital). Segn esa prensa pro capitalista, la experiencia de este socialismo del siglo XXI es un desastre fenomenal, con lo que ratifica que todo socialismo es slo pobreza y penurias para la poblacin. Detrs de ello, claro est, se encuentra la voracidad del imperio estadounidense, que no desea perder las reservas de petrleo ms grandes del mundo, las que considera como parte de su patio trasero. De ah que la imagen generalizada que se ofrece de Venezuela es de una dictadura intolerante, catica, ineficiente y corrupta, que hambrea y reprime a su gente. La derecha nacional, nucleada polticamente en la opositora MUD -Mesa de la Unidad Democrtica- hace el coro a esa iniciativa impulsada por Estados Unidos. En definitiva: terminar con el experimento chavista y volver a los tiempos donde el petrleo era manejado por una tecnocracia favorable a los planes del imperio, con Miss Universos a la orden del da y la imagen de una sociedad democrtica y feliz (cosa que, por supuesto, nunca existi).

De todos modos, para intentar mostrar una cara distinta a la que ofrece la industria meditica global (de derecha, por supuesto), nos parece oportuno dar la voz a otra visin. De ah que aqu presentamos una entrevista realizada a Ramn Martnez, fundador y director del portal digital COLAREBO -Comunidad Latinoamericana Revolucionaria Bolivariana- y analista poltico, quien puede ofrecer una mirada ms objetiva sobre la actual realidad venezolana.

Est claro que lo que vive el pas caribeo no es, en trminos estrictos, un proceso socialista. El mismo entrevistado lo afirma: ninguno de estos son gobiernos socialistas en sentido estricto; no son marxistas en sentido clsico, pero s impulsan mejoras para las grandes mayoras populares. No son gobiernos que llegaron a travs de una revolucin socialista, pero s estn en contra de las polticas imperiales. Esto le duele a la derecha. Sin embargo, por una cuestin de soberana mnima, de dignidad y respeto a la autodeterminacin y soberana de los pueblos, nadie tiene derecho a entrometerse en estos asuntos internos que solo los venezolanos deben decidir.


______________

Pregunta: Cmo es ese caos que tanto publicita la prensa comercial por todas partes? Es invivible el pas? Qu est sucediendo en realidad?

Respuesta: Se dicen muchas cosas de Venezuela: que es un caos, que aqu nada funciona, que se vive bajo una dictadura. Todo eso es parte de una guerra que se lleva en contra del proceso bolivariano, que ya lleva 17 aos intentando construir una nueva sociedad. No se puede dejar de tener en cuenta que esos cambios se vienen realizando dentro del marco de un sistema democrtico, donde la gran mayora de la poblacin eligi ese camino a travs de un voto. Es decir: la poblacin quiere esto, por eso lo eligi democrticamente. El proceso bolivariano se sostiene genuinamente del voto popular. Desde que ganara el presidente Hugo Chvez en 1998, continuamente se han venido haciendo elecciones abiertas, limpias y transparentes, y es el pueblo el que ha venido eligiendo esto que tenemos. Aqu no hay ninguna imposicin. El gobierno que se abri desde entonces ha trado una serie de mejoras a la poblacin; eso es incuestionable. Por eso es imposible hablar de caos. El caos, en realidad, lo constituan los gobiernos anteriores, lo que se llam la IV Repblica. Con la llegada del comandante Chvez comenz un proceso de rescate de la soberana nacional para beneficio del pueblo venezolano. Por eso su gobierno recibi todo tipo de ataques: intento de golpe de Estado, sabotaje petrolero, continuo acoso por todos los medios. No hay que olvidarse que Venezuela est en la mira de la voracidad capitalista externa, pues es la principal reserva petrolfera del mundo, disponiendo tambin de grandes reservas de gas y de coltn, el llamado oro azul, adems de otros minerales estratgicos. Pero adems de eso, Venezuela ha contribuido durante estos ltimos aos a crear una nueva visin de Latinoamrica ante el mundo y ante el imperio estadounidense, poniendo en marcha procesos como el ALBA, la UNASUR y la CELAT. Todo esto dejando de lado a Estados Unidos, mandando un mensaje de independencia, de no injerencia. Ello, entonces, le ha valido la declaratoria de guerra por parte del imperialismo norteamericano. De ah viene todo este ataque meditico de desprestigio y confrontacin, que en realidad hace ya aos existe, pero que ahora ha arreciado. As vemos el actual eje Washington-Madrid-Bogot actuando a toda mquina para derrocar al proceso bolivariano. La derecha internacional esperaba que con la muerte de Hugo Chvez y la llegada de Nicols Maduro a la presidencia se cayera todo lo construido en estos aos y se diera marcha atrs con los avances de la revolucin. Pero no fue as. Maduro gan democrticamente la presidencia. El proceso bolivariano sigui adelante, aunque con grandes dificultades, por el acoso continuo al que se vio sometido, por las presiones y los ataques repetidos en todos los mbitos.


Pregunta: Hablemos un poco de esas dificultades. Cmo est la situacin en el da a da para el venezolano de a pie?

Respuesta: Producto de toda esa presin no hay dudas que se ha creado una situacin donde existen problemas, muchos problemas. Es cierto que hay una situacin econmica difcil, muy complicada para la poblacin. La baja de los precios del petrleo a nivel internacional represent un golpe duro para la economa nacional. Lamentablemente seguimos siendo un pas rentista, sin produccin propia, y dependemos de las importaciones en casi todo, an en los alimentos. El precio del barril de petrleo cay a 20 dlares como producto de la manipulacin de las bolsas de valores que intentan bombardear a Venezuela [as como a Rusia y a Irn, todos grandes productores petroleros], habiendo llegado a estar cerca de 200 dlares en otro momento, y eso desarticul en muy buena medida la economa.

Asistimos tambin a un desabastecimiento programado. Hoy existe una economa paralela en el pas, siendo determinados grupos los que manejan los productos de primera necesidad. Los bachaqueros, como se les llama, son los que controlan eso: la harina-pan, el arroz, la pasta. Ellos son los que crean el desabastecimiento y elevan los precios por las nubes. Para darse una idea: un kilo de harina-pan, con lo que se hace la arepa, la comida nacional por excelencia, segn el precio regulado por el gobierno est a 200 bolvares, y los bachaqueros la venden a 2.500 bolvares. O un litro de leche, que segn el precio regulado anda por los 300 bolvares, los especuladores la venden hasta en 4.000 bolvares. Todo eso genera mucho malestar e inestabilidad en la poblacin. Se producen largas colas para adquirir los productos de primera necesidad subsidiados por el Estado. Y ah existe un problema muy importante que hay que destacar: en esas colas trabajan las mafias de los bachaqueros, azuzando a la poblacin sobredimensionando el malestar, atacando al gobierno, descalificndolo. Ante ello el gobierno bolivariano ha reaccionado creando lo que se llaman CLAP: Comits Locales de Abastecimiento y Produccin. Con estos mecanismos se intenta remediar la situacin, distribuyendo los productos bsicos que las mafias hacen desaparecer de los estantes. Los conforman los Consejos Comunales, el Frente Francisco de Miranda, la Unin Nacional de Mujeres y distintas organizaciones locales que estn con la revolucin. Con esto se mitiga la accin de desabastecimiento que la derecha est realizando, llegando as a vastos sectores populares. Hay problemas con la carne vacuna y de pollo, porque las grandes empresas privadas que importan esos productos participan tambin del desabastecimiento. De hecho, esas empresas son los principales bachaqueros que atacan al gobierno, especulando con los precios, vendiendo a lo que se les d la gana, o simplemente sacando los productos del mercado produciendo un caos, pues si faltan los alimentos bsicos, la poblacin se desespera.

Una de las principales redes de especulacin la maneja el Sr. Lorenzo Mendoza, el mayor empresario de Venezuela, dueo de las compaas Polar, que produce cerveza, y dedicado igualmente a la importacin de diversos productos. El gran problema es que hay poca produccin nacional, y la mayor parte se compra afuera, por lo que el Estado queda a merced de estas empresas privadas, las que especulan a sus anchas. Eso demuestra un problema estructural bsico del pas: se sigue viviendo de la renta petrolera dejndose de lado la produccin propia. Por eso, en este momento el gobierno est impulsando los huertos urbanos, como una forma de ir introduciendo una nueva cultura, para salir del rentismo petrolero y no depender de las importaciones. De ah que una muy buena parte de la poblacin urbana ha comenzado a producir hortalizas y verduras en pequeos huertos hogareos: lechuga, tomate, cebolln, pimentn. Esos son principios paliativos para enfrentar la crisis actual.


Pregunta: La prensa comercial, los grandes medios de comunicacin que moldean la opinin pblica, hablan de represin del gobierno contra la poblacin que busca desesperada sus alimentos bsicos. Cmo est eso?

Respuesta: A la derecha lo que menos le importa es la gente, el ciudadano comn de carne y hueso, el pobrero. Lo nico que quiere es sacarse de encima al gobierno bolivariano; por eso implementa toda esta poltica de agresin contra la revolucin, el desabastecimiento, la polarizacin, la denuncia de desgobierno y caos con que inundan todo el espacio meditico. En definitiva, si alguien sufre con todo eso, es la misma poblacin a la que la derecha dice defender y por quien supuestamente est preocupada. Lo que la derecha impulsa es la salida del presidente Maduro a travs de un referndum; para eso le sirve este caos econmico que est produciendo. El desabastecimiento y la inflacin traen malestar, sin dudas. Y efectivamente ha habido protestas de la gente, porque el desabastecimiento y las largas colas molestan, eso es claro. Pero lo que circula por los medios masivos de comunicacin es falso: es una exageracin, una manipulacin interesada. Mucho de ese malestar se debe a provocadores que incitan a la poblacin, cuando llegan a las colas y gritan contra el gobierno, protestan contra el hambre como supuesto producto de la ineficiencia de Maduro y de esta dictadura castro-comunista que nos tiene sojuzgados. Por supuesto que todos esos manejos intentan llevar a la desesperacin; y en cierta forma lo logran. Luego llega la prensa y habla del caos. Ha habido muertos, es cierto, pero eso es producto de esos enfrentamientos un poco artificiales que los provocadores incentivan. No es cierto que haya una abierta represin contra la poblacin. Estamos absolutamente lejos de un Estado represor que dispara contra su poblacin.


Pregunta: Cules son las consecuencias polticas de todo este malestar para el gobierno bolivariano y para el pas en su conjunto?

Respuesta: La Constitucin de la Repblica Bolivariana de Venezuela tiene entre sus artculos un mecanismo que se llama referndum constitucional. Eso autoriza a que los ciudadanos pueden solicitar el referndum para cualquier mandatario en cualquier momento, desde un concejal hasta el presidente de la repblica, siguiendo ciertas normas establecidas. Por ejemplo, se puede solicitar ese referndum revocatorio a partir de una determinada cantidad de firmas de la poblacin y a partir de la mitad del perodo de gobierno ya cumplido para el funcionario en cuestin. Todo esto lo organiza el Consejo Nacional Electoral, que es la autoridad en materia electoral en el pas. Se necesita un 1% de firmas de ciudadanos del padrn electoral para poder pedir un referndum revocatorio. Ahora la derecha est exigiendo la salida del presidente Maduro a travs de un referndum, para lo que present una cantidad de firmas, agitando las aguas con eso a travs de los medios de comunicacin. Sin embargo esos listados de firmas deben pasar por un proceso de depuracin que hace el Consejo Nacional Electoral, para verificar que sean todas legtimas, viendo si coinciden las firmas y las huellas dactilares. Y qu sucedi? Que se detect una larga serie de irregularidades en esos listados: alrededor de 11.000 muertos aparecen firmando para pedir el referndum. Otros 3.000 ciudadanos que estn detenidos, y por tanto pierden sus derechos electorales, aparecen firmando tambin. Adems, el Consejo Nacional Electoral detect inconsistencia en 600.000 firmas de las 1.900.000 firmas presentadas, por lo que oficialmente reconoce un milln 300.000 firmas vlidas. Esto demuestra que la derecha poltica est dispuesta a hacer cualquier cosa, incluso cometiendo ilegalidades, para detener el proceso bolivariano. Aunque ya en este momento los tiempos no le dan para plantear el referndum, porque hay tiempos fijados por ley, y la derecha los incumpli, se presenta el caso como una negativa del gobierno a aceptar esa supuesta voluntad popular que est pidiendo la salida del presidente. Con ese argumento, tanto dentro de Venezuela como por todo el mundo, levantan el grito de dictadura, acusando al gobierno de no querer transparentarse democrticamente. De todos modos, la gran mayora del pueblo venezolano ve y se da cuenta cmo es la situacin, y reconoce el manejo sucio que est haciendo la oposicin, tanto con la guerra econmica debida al desabastecimiento como con la forma en que est manejando el tema del referndum revocatorio.


Pregunta: Por qu la derecha acta as, si en trminos econmicos no est afectada?

Respuesta: Podemos ver que hay una intencin de la derecha internacional de detener cualquier proceso de democratizacin popular, de avance hacia planteos sociales que le den protagonismo a los trabajadores, por lo que se hace cualquier cosa para detener esos cambios, tal como vemos que se est realizando en Venezuela, en Brasil, en Bolivia, en Argentina. La idea es sacar de en medio cualquier proceso que se plantee soberana nacional. Sabemos que ninguno de estos son gobiernos socialistas en sentido estricto; no son marxistas en sentido clsico, pero s impulsan mejoras para las grandes mayoras populares. No son gobiernos que llegaron a travs de una revolucin socialista, pero s estn en contra de las polticas imperiales. Esto le duele a la derecha, y aqu en Venezuela, aunque las grandes empresas mantienen sus negocios, han salido de la direccin poltica del pas. Eso es algo que no perdonan, y por eso mismo el imperio tambin reacciona. En definitiva esto permite ver que la derecha econmica desea manejar todo, tambin la esfera poltica. Lo que no perdonan es la intencin de soberana.


[email protected],

https://www.facebook.com/marcelo.colussi.33


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter