Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-07-2016

Puerto Rico nunca vivi un minuto de soberana

Miguel Fernndez Martnez
Prensa Latina


Para los que todava dudan del verdadero status poltico que tiene la isla de Puerto Rico, con la aplicacin de la nueva ley Promesa se reafirm la condicin de Washington como metrpoli colonial en pleno siglo XXI.

La ley de Supervisin, Administracin y Estabilidad Econmica de Puerto Rico (Promesa, por sus siglas en ingls), sin el menor respeto a la soberana y los derechos esenciales de los puertorriqueos y por edicto del gobierno de Estados Unidos, conducir en lo adelante los destinos de los boricuas.

Sobre la aplicacin de esta ley, Prensa Latina entrevist a Jos "Tato" Rivera Santana, luchador independentista boricua y portavoz de la Concertacin Puertorriquea contra la Junta de Control Fiscal.

Para Rivera, la imposicin por parte del Congreso estadounidense de una Junta de Control Fiscal a Puerto Rico, "constituye un acto de colonialismo puro, sin disfraz y crudo".

"Desde el 1952 exista un gobierno electo por los puertorriqueos que si bien no ejerca poderes soberanos, realizaba funciones administrativas y ocupaba algunos espacios de autonoma como, por ejemplo, en el mbito fiscal".

"La imposicin de la ley Promesa -aade- cierra esos espacios y cercena las principales funciones administrativas del gobierno puertorriqueo. En esencia, ser una Junta Imperial compuesta por siete personas quienes tendrn el poder absoluto para decidir sobre el presupuesto, planes fiscales y disponer de todos los bienes y propiedades del pueblo de Puerto Rico".

El activista insiste que el propsito principal de esta Junta es garantizar el pago a los acreedores de la deuda, cuyo monto asciende a ms de 70 mil millones de dlares.

"Es el presidente de Estados Unidos quien va a designar a esas siete personas, sin ninguna participacin del pueblo puertorriqueo, por lo que se trata de un claro ejercicio antidemocrtico y desptico. Adems, representa una violacin flagrante de los derechos nacionales y humanos de los puertorriqueos", subray Rivera.

DESCOLONIZACIN E INDEPENDENCIA, TEMA IMPOSTERGABLE

El luchador independentista subray que es importante aclarar que el caso de Puerto Rico no se trata de una neocolonia. "Justamente lo que evidencia la imposicin de la Junta Imperial es el carcter clsico de la subordinacin colonial a la que Estados Unidos someti al pueblo puertorriqueo desde 1898, cuando sus tropas invadieron la Isla en el marco de la Guerra hispano-cubano-americana".

Desde entonces -insiste-, Puerto Rico nunca, nunca, nunca ha vivido un solo minuto de soberana, un solo da de independencia. Durante esos 118 aos de colonialismo estadounidense el imperio practic la explotacin econmica, la extraccin cuantiosa de la riqueza del pas, en la forma clsica que el sistema colonial lo ha hecho dondequiera que se ha impuesto.

"El tema de la descolonizacin e independencia de Puerto Rico es tema obligado e impostergable. Siempre lo ha sido, sin embargo, ahora adquiere una pertinencia clara y fehaciente ante las actuaciones del gobierno estadounidense", enfatiz.

CASA BLANCA VERSUS AUTODETERMINACIN

Rivera asegura que la imposicin de una Junta Imperial "evidencia que a los gobernantes estadounidense solo les interesa mantener su dominio colonial sobre Puerto Rico, su absoluto control y poco les importa asumir la responsabilidad de terminar con un rgimen colonial que est proscrito por las Naciones Unidas y en especial por su Resolucin 1514 XV que reconoce el derecho inalienable de los pueblos a su autodeterminacin e independencia".

"Las decisiones van ms all de las expresadas por la Casa Blanca. Ha quedado claro que, tanto el Tribunal Supremo de Estados Unidos, como el Congreso y la Casa Blanca reconocen que Puerto Rico es un "territorio" sujeto a los poderes plenarios del Congreso. Es decir, una colonia".

"En efecto, las tres ramas del gobierno estadounidense -sin "sonrojarse"-, han aceptado que le mintieron a la Organizacin de Naciones Unidas (ONU) cuando en 1953 alegaron que Puerto Rico haba alcanzado un gobierno propio, por lo que no era necesario mantenerlo en la lista de pases bajo el sistema colonial", explica.

RESISTENCIA POPULAR A PROMESA

Antes de que se aprobara la ley que impone la Junta Fiscal -comenta Rivera-, diversos sectores sociales y polticos se organizaron y comenzaron los esfuerzos dirigidos a enfrentar este grave atropello. Se cre una Concertacin que viene trazando las acciones y las diversas formas que adquirir la movilizacin popular.

El pasado 25 de junio se celebr la primera Asamblea de Pueblo en contra de la Junta y de all surgi una Declaracin que establece la agenda de accin, y su llamado principal es a desobedecer las polticas y actuaciones de la Junta Imperial.

En esa direccin la desobediencia civil ser uno de los instrumentos que se utilizarn y, de hecho, ya se est utilizando como medio de expresin y protesta.

La participacin de los puertorriqueos que viven en Estados Unidos es parte crucial de la estrategia de lucha, como lo fue en el pasado. Adems, ser muy importante la denuncia internacional.

Tambin se convoc a los funcionarios gubernamentales a la no colaboracin con la Junta impuesta, y a convertirse en defensores del pueblo puertorriqueo.

Otras actividades y acciones formarn parte de la agenda de lucha y sobre todo, como ocurri en el pasado cuando el pueblo puertorriqueo oblig a la marina de guerra de Estados Unidos a abandonar la isla municipio de Vieques, habr mucha creatividad.

JUVENTUD BORICUA A LA VANGUARDIA

Rivera confa que, como siempre, la juventud puertorriquea estar al frente en las jornadas ms importantes de la lucha del pueblo contra la dominacin colonial.

"Ahora no es la excepcin -aclara-. Desde el 28 de junio, los jvenes organizaron un campamento de desobediencia civil que impide el uso de la entrada principal de lo que se conoce como el Edificio Federal. En ste radican las principales oficinas de las agencias del gobierno de Estados Unidos en Puerto Rico.

El campamento se mantiene a pesar de las amenazas de desalojo de funcionarios de la oficina de los alguaciles federales.

"La voluntad de lucha del pueblo puertorriqueo viene adquiriendo forma y se va a cristalizar en los prximos meses. Este nuevo captulo de nuestra lucha ms que centenaria apenas comienza", sentenci el activista boricua.

Miguel Fernndez Martnez es periodista de la Redaccin Norteamrica de Prensa Latina.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter