Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-08-2016

Agosto: aniversario de las bombas atmicas en Japn
An seguimos esperando las disculpas

Marcelo Colussi
Rebelin


Olvidar es repetir. Inscripcin en la entrada del Museo del Horror de Auschwitz

 

Todos los imperios son detestables. Todos, absolutamente todos por igual. Lo son no slo porque impongan a los dominados su cultura, su modo de vida, su cosmovisin, porque los expolien econmicamente, porque los degraden en trminos humanos. Son detestables, adems, porque basan su dominio en la fuerza bruta. En ese sentido ningn imperio se diferencia de otro. Su mensaje es violento, y la violencia engendra ms violencia: crculo vicioso del que es muy difcil salir.

Es Estados Unidos ms malvado que el Imperio Romano? O que la Confederacin Inca en su expansin por medio continente sudamericano? Quines fueron ms despiadados: el catlico reino de Espaa en su conquista de Amrica o las hordas de Gengis Khan en Asia Central? En definitiva, no estaban alentados por similar ansia de poder los faraones egipcios que la "raza superior" de los nazis? Entramos al tercer milenio de civilizacin? y la fuerza bruta sigue siendo la que marca la diferencia entre los pueblos. En ese sentido: el tamao s importa! Contina imponiendo las condiciones, igual que en la poca de las cavernas, el que detenta el garrote ms grande. Lo pattico es que hoy ese garrote se llama energa nuclear, y con eso estamos eternamente ante un barril de plvora, siempre listos para la catstrofe atmica que puede extinguir a la Humanidad en su conjunto y toda forma de vida sobre la faz del planeta.

La diferencia con el imperio actual radica nicamente lo cual no es poco en las caractersticas de su podero. El poder destructivo que acumul la sociedad estadounidense no tiene parangn en la historia. Como todo imperio seguramente tambin caer. Pero por ahora, aunque va perdiendo el dinamismo de dcadas pasadas, no. Al contrario, como gigante malherido, est dispuesto a tornarse cada vez ms violento, a defender cada vez en forma ms brutal sus privilegios. Por lo pronto, su capacidad blica es desmedida: la mitad de los gastos militares del mundo se hacen ah. Un 25% de su economa est dedicada a la industria de guerra, y si bien termin formalmente la Guerra Fra, la agresividad belicista no termina.

Para dejar en claro que no cederan un milmetro en su creciente dominio planetario, la dirigencia de este pas hizo algo que ninguna otra sociedad se ha atrevido a hacer hasta ahora: usar armas nucleares contra poblacin civil no combatiente.

Llenndose la boca con altisonantes palabras como "democracia", "libertad", "derechos humanos", su agresividad no tiene comparacin. Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial son, sin ningn lugar a dudas, la super potencia capitalista; en modo alguno era necesaria la carnicera de Hiroshima y Nagasaki para evidenciar su poder. Pero el poder es as: impune.

Vencida ya la Alemania nazi y a punto de capitular el gobierno de Japn, la suerte de esa gran contienda que enfrent prcticamente a toda la humanidad ya estaba sellada para agosto de 1945. Arrojar armamento nuclear no cambiaba en nada la resolucin militar. Fue, en todo caso, una amenaza. Tal como hoy da lo es, en buena medida, la hiper militarizacin del mundo. La paz no se construye de esa manera: los misiles nucleares de Corea del Norte son "malos". Los de Washington son "buenos"?

"Aqu mandamos nosotros, y eso no se discute". Ese, solo ese, fue el mensaje que enviaron las dos explosiones atmicas. Una advertencia al mundo: a las otras potencias capitalistas, y al incipiente campo socialista.

Pero el mundo ya no es el mismo. Hoy da Estados Unidos no tiene el monopolio nuclear. El mundo cambia, y aunque el campo socialista ha sufrido ltimamente duros reveses, la reaccin de las grandes masas humanas que siguen viviendo con penurias no ha terminado. La historia la escriben los que ganan; en este caso, sobre los hongos nucleares que costaron miles de vidas. Pero la historia no ha terminado.

Pedirn perdn alguna vez los dirigentes estadounidenses por esa inmoral masacre cometida en Japn en 1945? Es lo mnimo que se podra esperar de un pas civilizado.

En complemento:

https://www.facebook.com/marcelo.m.colussi/posts/1386006518083421:0


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter