Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-09-2016

La comunidad nativa de Nueva Alianza, a pocas semanas del derrame
Los olvidados de (Petro)Per

Marc Gavald
Rebelin


A orillas del ro Urituyacu, en su desembocadura con el caudaloso Maran, 130 familias (600 habitantes) sienten el desamparo de la justicia. Nueva Alianza, comunidad nativa del pueblo Cocama-Cocamilla, espera ya 15 das desde que el Oleoducto Norperuano se fisur en dos puntos. El petrleo sigue ah derramado y Petroper no ha venido a recogerlo. La incertidumbre pesa como las toneladas de crudo desparramado.

Mostrando Derrame Nueva Alianza.jpg

El 21 de agosto, un poblador descubri que el aguajal donde suelen pescar, a escasos diez minutos caminando del centro poblado, un chorro de petrleo a presin regaba con crudo la laguna. Se comunic la emergencia pero tardaron da y medio en aparecer, taponando las dos roturas a golpe de estaca de madera y caucho. Luego lo graparon con metal. El petrleo derramado formaba ya una inmensa laguna negra de casi un kilmetro de longitud y 8 metros de ancho. No fue hasta 10 das despus, el 31 de agosto, que se personaron representantes del gobierno para dialogar con la comunidad. Entretanto, si los pobladores hubieran visto los peridicos o canales de la capital, estaran al tanto de las calumnias que se vertan - adems de petrleo- sobre la comunidad. Una versin diseada en algn despacho de Lima afirmara que la contencin y remediacin no haba empezado porque la comunidad lo impeda. Consultado a este respecto, Hilter Yuyarimas, apu de la comunidad lo neg rotundamente. Y tambin las acusaciones sobre el probable sabotaje al Oleducto por los mismos pobladores. Un recurso verbal, que de tanto usarlo- tambin en los derrames de Chiriaco, Morona, Nieva y Barranca se emplearon - ya suena a palabras gastadas.

Finalmente se personaron representantes del gobierno y Petroper a Nueva Alianza el 31 de agosto. La reunin con la Comisin fue cordial pero tensa. De ella slo sali un acuerdo para permitir el ingreso inmediato de la empresa ecuatoriana LAMOR para que cuantifique el volmen del derrame y disee los trminos de la remediacin. A partir de ah, la semana siguiente, se hablar del trabajo de remediacin. Sin embargo, en la reunin se escucharon voces que ms que tranquilizar, sembraron dudas en la comunidad. " Petroper dijo que poda pagar hasta 50 soles diarios para los empleados locales de la remediacin" - recordaba el Apu Yuyarima- "Eso es una burla para nosotros". Y aada: "Sabemos de qu tipo de exposicin a hidrocarburos se trata y el efecto que producen los metales pesados a la salud". En la conversacin se incorpora otro comunario indignado: "Se burla Petroper ofreciendo apenas 10 soles ms de lo que nos pagamos entre nosotros para tareas en la Chacra. Acaso no es un trabajo con sustancias peligrosas?".

Remediacin a la baja

Visto el dilatado historial reciente de derrames que ha tenido que enfrentar la compaa en lo que va de ao, parece evidenciarse una tendencia a la baja en los presupuestos de remediacin. Tras el derrame en la quebrada Inayo y ro Chiriaco, el 25 de enero de este ao, la compaa acord un sueldo de 150 soles diarios a los pobladores contratados para recoger los miles de barriles de crudo y toneladas de tierra contaminada. En el derrame de Uchichiangos (Nieva), el 12 de agosto, el monto se redujo a 80 soles. Los derrames suman y siguen, pero a los pobladores afectados les recortan el sueldo a niveles que atentan a su dignidad. Porque recoger petrleo, sustancia peligrosa, inflamable y cancergena, es una tarea con consecuencias a la salud de las personas que lo trajinan. Los recortes parecen afectar a los tiempos de reaccin de la compaa. "Tardaron da y medio en venir a detener el derrame y ya van dos semanas sin hacer nada en ese polvorn que tenemos en la comunidad". El Apu tiene un calendario donde marca cruces a los das que pasan. Teme que algn nio tenga una desgracia en un lugar antes tan frecuentado para irse a baar o pescar alevines.

Declaraciones informales arrancadas de operarios de LAMOR que se pasean por la comunidad son preocupantes. Una tcnica de esta empresa ecuatoriana afirm "que el derrame no est contaminando nada porque est quieto". Otro tcnico de la empresa, que beba cerveza a altas horas de la noche en la comunidad, se encomend a Dios agradecindole que no haya llovido estos das porque "de rebalsar la cocha sera el desastre".

Los comunarios conocen el aguajal que hasta hace poco era fuente importante de alimentacin, sobretodo cuando se acaba el mijano, esto es, la temporada alta de pesca. La laguna, en invierno sube y es navegable en canoa. Tiene dos rebalses y ambos descargan agua al ro Urituyacu. El ro donde viven, beben y se alimenta Nueva Alianza. Continuamente se ven pobladores acareando los baldes desde las playas, para cocinar con ellos.

Oraciones a parte, parece claro que en Nueva Alianza nadie quiere que llueva mucho estos das. Los derechos y la justicia quedaron sepultados en petrleo. Y hasta el momento, esta situacin no es remediada.

Desde Nueva Alianza, Loreto - Marc Gavald es miembro de Alerta Amaznica

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter