Portada :: Opinin :: La Izquierda a debate
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-10-2016

Un paso ms all del Manifiesto Comunista

Hugo Salinas
Rebelin


La cuestin central de este artculo es determinar si es suficiente la abolicin de la propiedad privada de los medios de produccin [i] para lograr la emancipacin del proletariado, tal como lo propusieron Marx y Engels.

La Liga de los Comunistas [] encarg [a Marx y Engels] que redactaran un programa detallado del partido, a la vez terico y prctico, destinado a la publicacin. Tal es el origen de este Manifiesto, nos dicen sus autores. (p. 3) [ii]

Es as cmo, Karl Marx a los 29 aos y Federico Engels a los 27, escriben una de las ms clebres proposiciones. A esa corta edad logran sintetizar la prctica y la teora de un mundo en evolucin, para luego proponer a inmensos sectores de la poblacin agobiados por la pobreza y el desempleo, una teora y prctica alternativa.

En el Prefacio de la edicin alemana de 1872 [iii], pocos aos antes de la muerte de Marx, manifiestan lo siguiente: aunque las condiciones hayan cambiado mucho en los ltimos veinticinco aos, los principios generales expuestos en este Manifiesto siguen siendo hoy, en grandes rasgos, enteramente acertados. (p. 3).

A. Sobre la propiedad privada de los medios de produccin

Es suficiente la propiedad privada de los medios de produccin para la sumisin y explotacin del proletariado?, es el tema central de nuestra discusin.

a. La propuesta del Manifiesto Comunista: abolicin de la propiedad privada de los medios de produccin

Marx y Engels diferencian la propiedad personal de la propiedad privada: se nos ha reprochado a los comunistas el querer abolir la propiedad personalmente adquirida, fruto del trabajo propio []. Os refers acaso a la propiedad del pequeo burgus, del pequeo labrador, esa forma de propiedad que ha precedido a la propiedad burguesa? No tenemos que abolirla: el progreso de la industria la ha abolido y la est aboliendo a diario. (p. 25).

Luego puntualizan que todas las relaciones de propiedad han sufrido constantes cambios histricos, continuas transformaciones histricas. La Revolucin francesa, por ejemplo, aboli la propiedad feudal en provecho de la propiedad burguesa. (p. 24-25). Es decir que los medios de produccin y de cambio, sobre cuya base se ha formado la burguesa, fueron creados en la sociedad feudal. (p. 14). [Cuando] las relaciones feudales de propiedad, cesaron de corresponder a las fuerzas productivas ya desarrolladas [] se estableci [] la dominacin econmica y poltica de la clase burguesa. (p. 14).

Luego, Marx y Engels concluyen de la manera siguiente: el rasgo definitivo del comunismo no es la abolicin de la propiedad en general, sino la abolicin de la propiedad burguesa. (p. 25). En este sentido, los comunistas pueden resumir su teora en esta frmula nica: abolicin de la propiedad privada. (p. 25).

b. Qu hay detrs de la propiedad privada de los medios de produccin?

Pero hay algo que no ha quedado claramente explicitado. Y esto lo sentimos cuando Marx y Engels escriben lo siguiente: la moderna sociedad burguesa, que ha salido de entre las ruinas de la sociedad feudal, no ha abolido las contradicciones de clase. nicamente ha sustituido las viejas clases, las viejas condiciones de opresin, las viejas formas de lucha por otras nuevas. (p. 8). Por qu, entonces, estos cambios de propiedad de los medios de produccin no logran abolir las contradicciones de clase?

Es decir, por qu el pasaje de la propiedad privada de tipo feudal a otra de tipo burgus, no toca en lo ms mnimo a las contradicciones de clase? Es simplemente porque estos dos tipos de propiedad guardan un comn denominador en las contradicciones de clase, que no ha sido tocado en lo absoluto.

Cul es ese comn denominador que no ha sido tocado? Es la apropiacin de la totalidad del Resultado Neto [iv] de la actividad econmica. Tanto los seores feudales como los burgueses se apropian del 100% del Resultado Neto. De ah que, como lo dicen Marx y Engels, no han sido abolidas las contradicciones de clase. nicamente ha sustituido las viejas clases, las viejas condiciones de opresin.

c. Una cosa es producir y otra, muy diferente, repartir [v]

La apropiacin del 100% del Resultado Neto del acto econmico es lo que podemos llamar la Reparticin Individualista de resultado de la actividad econmica. Este tipo de reparticin se encuentra al lado opuesto de la Reparticin Igualitaria del resultado de la actividad econmica. Un reparto del Resultado Neto entre todos los miembros del grupo social, y en condiciones de igualdad. Este tipo de reparticin existi antes de la propiedad del amo o del seor feudal; es decir, antes de la propiedad privada.

Hace unos diez mil aos aproximadamente que se crea una nueva forma de trabajar y de producir riquezas en base a la tierra cultivable. Se trata de la agricultura primitiva, en completa superioridad a las formas tradicionales de recoleccin, pesca y caza. Pero, al mismo tiempo, la tierra cultivable, por sus propias caractersticas, hace posible, por primera vez en la historia de la Humanidad, la aparicin de la propiedad privada de los medios de produccin y, por consiguiente, la Reparticin Individualista. Este tipo de reparticin sustituye a la Reparticin Igualitaria existente hasta entonces.

Desde entonces queda claramente explicitado que, primero, existen dos tipos de reparticin del Resultado Neto de la actividad econmica; segundo, una cosa es producir y otra, muy diferente, repartir el Resultado Neto.

Es la Reparticin Individualista del Resultado Neto, de la actividad econmica, que no fue tocado en lo ms mnimo durante el pasaje de la propiedad feudal a la propiedad burguesa. Y es esto lo que no lograron visualizar Marx y Engels cuando se refirieron a que, a pesar de un cambio en las formas de propiedad no se abolieron las contradicciones de clase.

Este momento histrico sirve igualmente para explicitar que la actividad socio-econmica est compuesta de dos elementos: uno, la forma de producir, de trabajar; es decir, el proceso de trabajo que se encuentra en la base de la actividad econmica con el cual se crean los bienes y servicios. Otro, es la forma de repartir el Resultado Neto de la actividad socio-econmica. Es la decisin socio-econmica, la misma que puede tomar la forma de Reparticin Igualitaria o de Reparticin Individualista.

Por otro lado, tanto el proceso de trabajo como el tipo de reparticin, los dos elementos de todo acto econmico, cuentan con sus propias caractersticas y, sin embargo, en el momento del acto econmico son, a simple vista, indiferenciables. Y lo que es peor, solamente se deja apreciar la parte fsica del acto econmico: el proceso de trabajo. Esto se debe a que el proceso de trabajo es esencialmente material, visible, mientras que el tipo de reparticin es producto de una decisin, motivo por el cual es esencialmente inmaterial, invisible.

De donde, cuando apreciamos, por un lado, los bienes y servicios con los que cuenta una sociedad y, por otro, el fenmeno pobreza / riqueza, nos dan la impresin de no tener casi ninguna relacin. Y, no obstante, son las manifestaciones de cada uno de los dos elementos de una actividad socio-econmica concreta.

d. El origen de la pobreza

En el caso de los seores feudales, la propiedad privada de la tierra cultivable es un mecanismo imparable para apropiarse no solamente del Resultado Neto de la actividad econmica, sino de la totalidad de la produccin, de los recursos naturales e incluso del ser humano mismo. Los trabajadores (esclavos, siervos, pongos y sus familias) al no contar con un pedazo de tierra cultivable se encuentran inevitablemente bajo el dominio del propietario de las tierras cultivables. Este el origen de la pobreza.

Y el crculo de dominacin y explotacin no tiene escape porque se trata de una economa de autoconsumo. En ella, la parte significativa de la actividad econmica gira alrededor de los bienes alimenticios que requieren de la tierra cultivable para su produccin. Sin tierra cultivable no hay prcticamente actividad econmica. Todos estaran destinados a morir. Esta es la fuerza de este mecanismo de extorsin.

En cambio, el seor burgus no vive en una economa de autoconsumo. Es hijo de una economa de intercambios en trminos de precios expresados en unidades monetarias. En este tipo de economa, la unidad celular de produccin es la fbrica. En ella, el patrn no puede apropiarse el valor de la totalidad de la produccin. Est obligado a pagar un salario a sus trabajadores si quiere que la fbrica funcione. El patrn deseara no pagar los salarios pero los obreros tienen que alimentarse para poder trabajar al da siguiente. Tiene que pagar igualmente los otros insumos si quiere que los otros empresarios le aprovisionen.

De esta forma, disminuido los costos de produccin, le resta el Resultado Neto; es decir, las utilidades de la empresa. Es as cmo, el burgus se apropia totalmente el 100% del Resultado Neto de la actividad econmica.

e. El origen del desempleo

Bajo la hegemona de la Reparticin Individualista, la pobreza se ve agravada por el desempleo cuando se pasa de la propiedad feudal a la propiedad burguesa.

Los burgueses viven en una economa de intercambios en donde sus empresas son autnomas unas de las otras. Cada patrn decide muy libremente al interior de su propia empresa. As, aprovechando del estado de pobreza de la mayora de los trabajadores y sus familias, el salario que paga a sus obreros es el mnimo indispensable para sobrevivir. Esto marca la continuidad de la pobreza en el mundo burgus.

Por otro lado, su decisin de contratar un nuevo trabajador tiene una relacin estricta con sus planes de produccin y las condiciones de eficiencia y rentabilidad de su empresa. No tiene nada que ver con la masa de trabajadores disponibles de la sociedad. Es decir, no existe ninguna relacin de correspondencia entre el volumen de contratos de empleo de los empresarios y el nivel de la poblacin econmicamente activa de la sociedad. De esta forma, las condiciones para la aparicin del desempleo estn creadas.

Y el desempleo se agrava cada vez que se efectan innovaciones tecnolgicas, en donde una mquina, o un robot, remplazan a varios trabajadores. Por un lado la acumulacin de capital se intensifica y, por el otro, el volumen de desempleo se agrava. Este clima de desempleo no era posible en una economa basada en la agricultura primitiva en donde, al contrario, era altamente demandante de mano de obra. Esto no es ms posible en una agricultura moderna, en donde una segadora mecnica, por ejemplo, remplaza a varios trabajadores agrcolas.

Entonces, mientras nuestra economa se desarrolle esencialmente en base a intercambios con precios y unidades monetarias, y no se elimine la posicin hegemnica de la Reparticin Individualista, no se podr eliminar ni la pobreza ni el desempleo.

Pero, actualmente, la propiedad privada de los medios de produccin sigue siendo el nico mecanismo para la apropiacin del Resultado Neto de la actividad econmica? No. Las caractersticas de una economa de intercambios basada en una forma de trabajo denominada proceso artificial de produccin, [vi] y de la Reparticin Individualista, han dado nacimiento a otro mecanismo mucho ms potente, flexible, inodoro, e incoloro llamado Configuracin Mundial. [vii]

B. La Configuracin Mundial, mecanismo moderno de apropiacin del Resultado Neto

En las economas de agricultura primitiva, en donde se impuso la Reparticin Individualista, el esclavista o el seor feudal efectan una apropiacin directa de la totalidad del resultado de la actividad econmica. Ellos son amos y seores del condado o de la regin de su propiedad. Y tienen, por tanto, en el caso de los amos, la potestad de otorgar, segn su voluntad, una retribucin en especies a sus esclavos o personal de servicio.

En el caso de los seores feudales, ellos juegan libremente con la fraccin de tierra cultivable que es entregada en posesin a sus siervos para su produccin y el mantenimiento de sus familias.

Esta prctica se va transformando a medida que avanzan las conquistas territoriales y que una economa de intercambios en precios expresados en unidades monetarias se va imponiendo. La Reparticin Individualista ya no se efecta directamente. Ella se va amoldando a las caractersticas de la nueva forma de trabajar, el proceso artificial de produccin. De una apropiacin fsica, visible, local, se va pasando hacia una apropiacin invisible, en trminos de valor, expresada en las utilidades de las empresas.

Y ya no solamente a nivel local, sino nacional, regional, mundial. Estamos hablando de un nuevo mecanismo de extorsin flexible, inodoro, incoloro: la Configuracin Mundial. Ella se apoya, adems de la propiedad privada, en una economa-mundo, en la divisin del trabajo, en las fronteras nacionales, en los gobiernos locales y en el consentimiento de la sociedad, para nombrar a sus principales elementos.

a. Una economa-mundo

El proceso artificial de produccin es una nueva forma de trabajar que genera bienes y servicios destinados a los intercambios, los mismos que se efectan a travs de precios enunciados en unidades monetarias. Cada intercambio genera su propio espacio econmico. Con la particularidad de que es un espacio abstracto, flexible, en funcin del radio de accin de la empresa y de la ubicacin de los demandantes de los bienes y servicios.

La red de intercambios, por consiguiente, genera un espacio econmico a nivel mundial, y con la misma particularidad: abstracto y flexible. Es una revolucin con relacin a las caractersticas del espacio econmico de la agricultura primitiva: fija, fsica y, por consiguiente, visible.

Aqu el testimonio de Marx y Engels. La burguesa ha desempeado en la historia un papel altamente revolucionario. Dondequiera que ha conquistado el poder, la burguesa ha destruido las relaciones feudales, patriarcales, idlicas. Las abigarradas ligaduras feudales que ataban al hombre a sus superiores naturales las ha desgarrado sin piedad para no dejar subsistir otro vnculo entre los hombres que el fro inters, el cruel pago al contado. [] Ha hecho de la dignidad personal un simple valor de cambio (p. 10). []

Al mdico, al jurisconsulto, al sacerdote, al poeta, al hombre de ciencia, los ha convertido en sus servidores asalariados. La burguesa ha desgarrado el velo del emocionante sentimentalismo que encubra las relaciones familiares, y las ha reducido a simples relaciones de dinero. (p. 11). [] En lugar del antiguo aislamiento y la amargura de las regiones y naciones, se establece un intercambio universal, una interdependencia universal de las naciones. Y esto se refiere tanto a la produccin material, como a la intelectual. (p. 12).

Sin explicitarlo, describen las caractersticas y tensiones de una economa-mundo. En lugar del antiguo aislamiento y la amargura de las regiones y naciones, se establece un intercambio universal, una interdependencia universal de las naciones. (p. 12).

Los bajos precios de sus mercancas constituyen la artillera pesada que derrumba todas las murallas de China y hace capitular a los brbaros ms fanticamente hostiles a los extranjeros. Obliga a todas las naciones, si no quieren sucumbir, a adoptar el modo burgus de produccin, las constrie a introducir la llamada civilizacin, es decir, a hacerse burgueses. (p. 12-13). [] Espoleada por la necesidad de dar cada vez mayor salida a sus productos, la burguesa recorre el mundo entero. Necesita anidar en todas partes, establecerse en todas partes, crear vnculos en todas partes (p. 11).

Mediante la explotacin del mercado mundial, la burguesa ha dado un carcter cosmopolita a la produccin y al consumo de todos los pases. Con gran sentimiento de los reaccionarios, ha quitado a la industria su base nacional. (p. 12). La extorsin se instala, entonces, en una economa-mundo.

b. La divisin del trabajo

Paralelamente a la formacin de esta economa-mundo se desarrolla la divisin del trabajo. Ya nadie produce todo para su autoconsumo. Al contrario, todos tienen que acudir a los diferentes mercados a comprar los bienes y servicios que requieren. Y los intercambios se realizan en precios justos expresados en unidades monetarias.

Pero, en una economa que nace con el principio de la Reparticin Individualista, esos inocentes intercambios ya llevan consigo el fruto de la extorsin. Y todo se pasa a travs de la cadena de produccin, de la escalera de salarios, pases, y de la complicidad de los gobiernos locales y nacionales, como lo veremos luego. Sin lugar a dudas que juega igualmente un papel importante el consentimiento de la poblacin.

La burguesa ha sometido el campo al dominio de la ciudad, (p. 13) aseveran Marx y Engels. As es, la condicin infrahumana de la gente del campo, como consecuencia de la dominacin de los amos y seores feudales, define el mnimo vital de subsistencia para los obreros. El campo se encarga de alimentar a la ciudad con los precios ms bajos.

Y el que se beneficia de todo ello, ya no es el seor feudal o el amo. Es el burgus, a travs de la venta de sus bienes manufacturados, y cuyas utilidades (Resultado Neto) se incrementan sin cese mientras que el campesino sufre de pobreza. Es la primera forma de transferencia, sin dolor ni color, del Valor Agregado por los campesinos, hacia los que manejan la economa burguesa. Y todo ello, a travs de la compraventa de bienes alimenticios a precios justos.

El crecimiento de la nueva economa a travs de los intercambios, acelera tambin la divisin del trabajo en la ciudad. El proceso artificial de produccin facilita esa divisin del trabajo, lo que era imposible en una agricultura primitiva. As, la divisin del trabajo entre las diferentes corporaciones desapareci ante la divisin del trabajo en el seno del mismo taller, (p. 9) anotan Marx y Engels.

Es famoso el ejemplo de Adam Smith sobre la divisin del trabajo en la fabricacin de alfileres. Esto incrementa la productividad y cadencia del trabajo por un igual o menor salario. Cuanta menos habilidad y fuerza requiere el trabajo manual, es decir, cuanto mayor es el desarrollo de la industria moderna, mayor es la proporcin en que el trabajo de los hombres es suplantado por el de las mujeres y los nios. (p. 17).

Pero la divisin y especializacin del trabajo no queda al interior de una fbrica ni al interior de una ciudad, menos al interior de un pas. Mientras que los de la capital del pas producen el bien final, las provincias se encargan de los bienes intermedios o del suministro de materias primas. Mientras un pas se encarga de la produccin de un bien de alta tecnologa, los otros se dedican a abastecer los bienes intermedios o materias primas. Mientras un pas se encarga de la concepcin de un producto, los pases de segundo y tercer nivel se encargan de su fabricacin, montaje, produccin de bienes intermedios o simplemente el abastecimiento de materias primas.

Es la famosa divisin internacional del trabajo que lleva consigo una escalera de salarios, en donde el ltimo nivel de remuneracin lo tienen los obreros que viven en el interior del pas, en las zonas ms deprimidas.

Como siempre, los intercambios son a precios justos que camuflan la transferencia del Valor Agregado por los pueblos de la periferia hacia el centro del pas-centro. Un engranaje facilitado por las caractersticas del proceso artificial de produccin pero, muy bien utilizado para una succin del esfuerzo de los trabajadores del mundo, sin dolor ni color ni sabor.

Ya Marx y Engels lo ponan en estos trminos. El trabajo industrial moderno, el moderno yugo del capital, que es el mismo en Inglaterra que en Francia, en Norteamrica que en Alemania, despoja al proletariado de todo carcter nacional. (p. 22) Sin embargo, las fronteras de los pases no podan quedar abiertas, al libre trnsito de las personas, menos an de los trabajadores. Era necesario sellarlas para garantizar la diferencia de salarios por pases y as consolidar la succin del Valor Agregado por las grandes empresas transnacionales asentadas en los pases del Norte.

c. Las fronteras nacionales

El ptimo desarrollo del proceso artificial de produccin exige una economa-mundo sin barreras. Es decir, exige una plena movilidad de los factores de produccin (capital, trabajo) y de los bienes y servicios. Hace ms de seis siglos que deberamos haber llegado a lo que nos conduce inevitablemente el proceso artificial de produccin: una sola sociedad y un solo pas a nivel mundo.

Sin embargo, las grandes empresas multinacionales que se benefician de la Reparticin Individualista del Resultado Neto de la actividad econmica no lo han querido as. En su lugar, nos han propuesto varios sueos como, por ejemplo, el orgullo nacional, el Estado-Nacin, el patriotismo nacional, el nacionalismo Todo ello con un solo inters: succionar al mximo posible el Valor Agregado por los pueblos del mundo, con el pleno consentimiento de los esclavos, siervos y asalariados.

Las provincias independientes, ligadas entre s casi nicamente por lazos federales, con intereses, leyes, gobiernos y tarifas aduaneras diferentes han sido consolidadas en una sola nacin, bajo un solo Gobierno, una sola ley, un solo inters nacional de clase y una sola lnea aduanera (p. 13) remarcan Marx y Engels. Entonces, dentro de esta Configuracin Mundial, cul es esencialmente el rol del Gobierno de un pas?

d. Los Gobiernos nacionales

Dentro de la Configuracin Mundial, los Gobiernos nacionales juegan, en su mayora, el rol de mayordomos al servicio de las grandes empresas multinacionales para la transferencia del Valor Agregado por los habitantes de su pas. Con ese mismo propsito, ponen al servicio de las multinacionales todo el aparato policial, militar, jurdico y educativo.

Se desarrolla una cultura de dependencia y sumisin. Son casos excepcionales aquellos jefes de Estado que escapan a la influencia del gendarme mundial y/o al poder de las grandes empresas multinacionales.

No es nada raro por ello que, en los pases del Tercer Mundo, toda protesta, reclamo o simplemente el ejercicio de la organizacin social, sindical o poltica es rechazada con violencia, encarcelamiento y muerte. Los pueblos de los pases del Norte no escapan tampoco a este comportamiento de sus gobiernos.

e. El consentimiento

El profesor y antroplogo Maurice Godolier sostiene que todo poder de dominacin se compone de dos elementos: la violencia y el consentimiento. Nuestro anlisis nos conduce necesariamente a afirmar que de los dos componentes del poder, la fuerza la ms poderosa no es la violencia de los dominantes sino el consentimiento de los dominados a su dominacin. [] La represin hace menos que la adhesin, la violencia fsica o psicolgica menos que la conviccin del pensamiento que conlleva con ella la adhesin de la voluntad, la aceptacin o a la cooperacin de los dominados.[viii]

Conclusin

En tiempos de una agricultura primitiva, la propiedad de los medios de produccin; es decir la propiedad de la tierra cultivable, fue el mejor mecanismo para apropiarse de la totalidad del Resultado Neto de la actividad econmica. En una economa, como la de ahora, de intercambios de bienes y servicios a travs de precios expresados en unidades monetarias, un nuevo mecanismo se ha impuesto: la Configuracin Mundial.

Ya no se trata de una apropiacin directa, cruel, visible. Ahora es invisible, flexible, inodora, e incolora. Todo se pasa a travs de los intercambios a precios justos, a travs de los cuales se va succionando la casi totalidad del Valor Agregado por los pueblos del mundo hacia el centro de un pas-centro, dentro de los linderos de una economa-mundo.

Escapar de ese enemigo invisible, pero mortfero y perverso, es mucho ms difcil. Ha creado un sentimiento de fatalidad y de impotencia en el comportamiento de las personas. No obstante, conocer la estructura, comportamiento y objetivo de la Configuracin Mundial, es la mejor manera de esclarecer nuestras conciencias y actuar correctamente en el difcil camino de la liberacin de nuestros pueblos. Desde hace diez mil aos, la Humanidad sufre de la apropiacin individualista del Resultado Neto de la actividad econmica, por un reducido nmero de personas, a nivel local, nacional y mundial. Es urgente superar este entuerto. [ix]

Notas:

[i] MARX Karl y ENGELS Federico, [1848] Manifiesto Comunista, Monte vila Editores Latinoamericana, 2007, p. 49.

[ii] En lo sucesivo solamente haremos mencin al nmero de pgina del Manifiesto Comunista de donde se extrajo la cita.

[iii] Edicin realizada sobre la base de las Obras escogidas que fuera publicado por la Editorial Progreso en 1973. Traduccin al espaol en 1983 y disponible in http://www.monteavila.gob.ve/

[iv] Descontado los insumos de la produccin total se obtiene el Resultado Neto del acto econmico.

[v] Prefiero utilizar el trmino repartir en lugar de distribuir, a fin de hacer una neta diferencia entre repartir el Resultado Neto de una actividad econmica y distribuir el Valor Agregado por una actividad econmica. De esta forma elimino la confusin que entretiene la economa clsica entre estos dos fenmenos econmicos.

[vi] El proceso artificial de produccin es una manera de trabajar que no replica a lo que ofrece la Naturaleza como es el caso de la agricultura primitiva. Este proceso de trabajo puede crear n bienes diferentes uno de los otros y nunca antes han existido. Basta imaginrselo, disear el procedimiento de fabricacin para que m fbricas puedan producirlo en masa.

[vii] Cf. captulo VII del libro Hacia dnde va la economa-mundo (1992) de Hugo Salinas. Se le puede descolgar a partir de http://bvirtual.bnp.gob.pe/

[viii] GODOLIER Maurice [1984] LIdel et le matriel. Pense, conomies, socits, Librairie Fayard, p. 205.

[ix] http://bvirtual.bnp.gob.pe/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter