Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Siria
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-12-2016

Carta al mundo
Asediados por el silencio

Jaffa of Syria
Al Yumhurriya

Traduccin para Rebelin de Matas Bru


Querido Mundo,

Esta es una carta de los que estamos bajo asedio ms de un milln de civiles en Siria murindonos de hambre ahora mismo. El asedio no es nuevo; hace tiempo que dura. El mundo sigue observando silenciosamente mientras los nios mueren de hambruna. Ha pasado a ser otro suceso cotidiano por el que no vale la pena ni preocuparse ni actuar: no es ms que un vulgar asedio moderno en una vulgar guerra moderna que se ha cobrado la vida de medio milln de personas. Esta carta no es para provocar tu simpata. Es una declaracin que seala tu responsabilidad, a ti que ests en un mundo ajeno al asedio, y tu falta de esfuerzo para romperlo.

Estar bajo asediado significa estar despojado de tu capacidad de sobrevivir, de tu capacidad para cuidar a quienes amas. Estar bajo asedio significa estar encarcelado en tu propia ciudad, en tu propio barrio. Ese lugar al que llamas hogar deviene el escenario de tu tortura, el lugar donde se te obliga a ver cmo tu hijo pasa hambre. La hambruna masiva es el arma con la que un dictador castiga al pueblo para hacer que se arrodille a su voluntad. Te ves forzado a comer hierba, hojas de rboles y hasta a tu gato. Tus hijos oyen hablar de comida abundante y del chocolate como si fuera un cuento de hadas, algo con lo que slo pueden soar pero que nunca ser realidad. Estar bajo asedio no es slo estar privado de alimentos; significa tambin que se te nieguen los medicamentos, los recursos, los servicios, la educacin y la eleccin. Ni siquiera tienes la opcin de irte, de ser un refugiado. Ests encerrado en una situacin en la que no puedes hacer nada. Estar bajo asedio es estar abandonado a un estado peligroso, mortal y desesperanzado. Las zonas sitiadas reciben ataques reiterados de bombas de can que caen deliberadamente sobre los civiles. Por lo tanto, no slo estamos atrapados, hambrientos, dbiles, indefensos y abandonados: el infierno desciende desde el cielo y no hay donde esconderse. Por ltimo, estar bajo asedio significa la ausencia de perspectivas. No te permites el lujo de pensar en el futuro, de esperar, de soar. La nica cosa que puedes permitirte es pensar en sobrevivir y en cmo llegar al da siguiente.

Querido Mundo, es importante decirte lo que significa estar bajo asedio porque no creemos que lo entiendas. Enviar una ayuda puntual a una zona asediada no resuelve nada. Tienes que saber que en Siria hay ms de quince reas en las que la gente se est muriendo de hambre. Tienes que saber que las provisiones de ese envo puntual abastecern a esa rea durante menos de un mes y que despus el crculo del hambre se reanudar. Tienes que saber que ese envo de ayuda ha de atravesar las barricadas del rgimen de Asad y que en el trayecto, los suministros mdicos que salvan vidas habrn desaparecido. Para qu seguir haciendo algo que claramente no funciona? Crees que somos tontos? O crees que dejaremos de ser un problema en breve? A medida que menguan las posibilidades de sobrevivir, tal vez ese nico envo de ayuda solo sirva para calmar la puntual tormenta meditica pero no para ayudar al pueblo sirio asediado.

Y ya que no nos ayudas, al menos no seas cruel. Cuando grabamos a nuestros hijos a punto de morir como esqueletos, apenas respirando, no lo hacemos por sensacionalismo. Simplemente no tenemos eleccin. Es nuestro ltimo recurso para obtener alguna ayuda, cualquier ayuda. Por eso, cuando vemos cmo algunas organizaciones de ayuda internacional utilizan las imgenes de nuestros hijos moribundos para promover tmidos esfuerzos para acabar con el asedio mientras se acuestan con el rgimen sirio y falsifican los informes de Damasco para ajustarse a la narrativa de Asad, nosotros llamamos a eso pornografa del hambre, desvergonzada pornografa del hambre.

No slo estamos abandonados en un estado de asedio permanente. Nuestra narrativa est siendo manipulada. Nuestra voz est siendo robada y deformada. Hbiles polticos convierten a nuestros hijos hambrientos en peones con los que poder jugar. Convierten el asedio en un tema de debate, de negociacin, atrapado en un interminable juego de poder imperial internacional. Pero la cuestin es clara y simple: no se debe permitir que ninguna hambruna provocada por el hombre mate a un solo nio, y mucho menos a millones de personas.

Este es un sistema internacional que fuerza a millones de personas a participar en las negociaciones con sus opresores sin que se les proporcione ninguna proteccin a cambio. Seamos claros, una madre cuyo hijo se est muriendo de hambre no participar en ninguna conversacin de paz. Una poblacin asediada, atacada por bombas de can y cuyos jvenes se mueren en centros de detencin, no participar voluntariamente. Esconderse tras las negociaciones sin proteger a los civiles les da a los agresores ms tiempo para matar, sitiar, detener y perseguir al pueblo sirio, mientras mantienen la farsa de trabajar por la paz.

Querido Mundo, te invocamos para que seas nuestra voz. No nos asedies ms con tu silencio. Creemos que el vnculo humano puede sacarnos adelante. Todas las madres pueden or el sonido del llanto de nuestras madres. Acaba con el hambre como arma de guerra, s nuestro valedor, protege a los civiles, acta ahora para romper los asedios en Siria.


Fuente: http://aljumhuriya.net/en/sieges/besieged-by-silence-a-letter-to-the-world



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter