Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-01-2017

Urnas Y calles: Lenin electoral (1 parte)

Nicols Gonzlez Varela
Rebelin


La situacin poltica es ms fuerte que todas las declaraciones. (Lenin, 1906)

 

El tradicional culto a Lenin, un poco en decadencia, en el mejor de los casos reduce caricaturescamente su figura al heroico bronce de la insurreccin armada, los coches blindados y las bayonetas de los fusiles Mosin-Nagant. El Kult lichnosti adems de servir de legitimacin y consolidacin del regimen de Stalin trajo como efecto secundario una reduccin y mutilacin del Lenin poltico, ya no podamos comprenderlo en su dimensin completa, en su prctica materialista-histrica, en su concretidad. Hablar de las elecciones, del parlamentarismo en relacin con el pensamiento de Lenin parece un equvoco, un oximorn o el intento de construir una relacin extraa. Tanto la Leninologa como la mayora de los bigrafos (desde hagigrafos a crticos) raras veces mencionan la actividad electoral revolucionaria de Lenin, mucho menos describen o analizan su tctica parlamentaria y su uso del mecanismo representativo de voto burgus. Queda poco espacio para la poltica electoral en el monumental Lenin insurreccionalista e ingeniero organizativo, salvo como momento de pausa, el descanso del guerrero entre la fallida revolucin de 1905 y la revolucin democrtica burguesa de febrero de 1917. Por elevacin esta etiqueta-estigma efectua un ritornello negativo a su maestro Marx por influencia lgica: tampoco en las luchas democrtico-burguesas es muy til su escasa u ocasional contribucin. Coinciden en esto todas las tendencias: la Leninologa [1] , la Sovietologa heredada de la Guerra Fra [2] y el Post-marxismo [3] promulgan en que poco tienen que decir sobre rupturas democrticas y participacin electoral tanto Marx como Lenin. El Lenin electoral es un lapsus accidental, [4] un interregno secundario entre la lucha por el control del partido y la conquista del poder. El Lenin electoral es una mera mscara del autntico Lenin conspirador-de-faccin-insurreccionalista.

La negacin a estas lecturas sectarias la presenta verbatim el propio Lenin. Ulianov recalcaba la importancia de las diferentes fases parlamentaristas del POSDR y en particular del Bolchevismo, al afirmar tres aos despus de la Revolucin de Octubre de 1917 que los bolcheviques hemos actuado en los parlamentos ms contrarrevolucionarios, y la experiencia ha demostrado que semejante participacin ha sido, no slo til, sino necesaria para preparar la segunda revolucin burguesa (febrero de 1917) y luego la revolucin socialista (octubre de 1917). O sea que parece invertirse el mito stalinista, ya que desde esta nueva perspectiva la experiencia bolchevique sera un laboratorio nico y precioso en el que el uso de la arena parlamentaria permiti no solo potenciar la (auto) conciencia de clase de los trabajadores sino adems la construccin de su propio poder autnomo en tanto clase. Y eso es coherente con la propia biografa de Ulianov: su prctica poltica revolucionaria estuvo inmersa en el sistema parlamentario y las tcticas electorales de 1905 a 1918 al menos (a travs de la participacin en cuatro Dumas, la tercera de largo aliento, y luego en los Soviets pre y post-revolucionarios). [5] Por supuesto que aqu no hay que olvidar la mxima leniniana, aquella que sentencia que la accin de las masas, por ejemplo, una gran huelga, es siempre ms importante que la accin parlamentaria, y no slo durante la revolucin o en una situacin revolucionaria. Ya en octubre de 1905, en carta a Lunacharski, Lenin reconoce que es preciso analizar a fondo la relacin del Parlamentarismo con la Revolucin. Cmo entonces combinaba de manera virtuosa Lenin este carcter bifronte de toda lucha revolucionaria bajo el Capital? De lo que se trata, como intent Negri en los aos 1970s, de aspirar a una lectura marxista del Marxismo de Lenin: la capacidad de situar la inevitable discontinuidad y las variaciones del anlisis poltico en un marco crtico-histrico.

A partir del ao-bisagra de 1905, [6] Lenin comienza a reflexionar tericamente sobre la prctica electoral revolucionaria, sobre la praxis marxista en condiciones naturales del dominio capitalista. En primer lugar es llamativo el uso minucioso, casi filolgico por su precisin, de las enseanzas torico-prcticas de Engels y Marx entre 1847 y 1851, durante su participacin en la ola de revoluciones burguesas en Europa que estallaron en 1848. En segundo lugar, las elecciones burguesas, en cuanto posibilidad de crisis poltica, es la fuente, subraya Lenin, de todo movimiento revolucionario. La participacin constitucional en la posible Duma mutilada diseada por el Zarismo tiene para Lenin un objetivo final claro: descubrir las ilusiones constitucionalistas, desvelar lo que denomina los ejercicios escolares de parlamentarismo. Durante el boicot a la Duma de Bulyguin (segunda mitad de 1905) sealaba que la tarea general electoral era la de despertar e ilustrar polticamente a vastas y atrasadas masas a las que, por el momento, hubiera sido utpico pretender abarcar a travs de la agitacin tpica de la Socialdemocracia. Las propias luchas constitucionalistas interburguesas, a las que Lenin denomina labor destructiva inconsciente, son un campo invalorable para la ilustracin incesante de la clase tanto en cuanto a sus objetivos socialistas como a la exhibicin de la contradiccin de sus intereses. Pero: cul es entonces el valor de la tctica electoral? Debe ser siempre, remarca Lenin, la de extender e intensificar la agitacin poltica. Para ampliar esta agitacin poltica, Lenin cree en la conveniencia de acuerdos provisionales, alianzas parlamentarias, con grupos del ala de la democracia burguesa revolucionaria, cuyo objetivo no es otro que romper todo Frente popular burgus, generar crisis de elites, sin perder la valiosa autonoma e independencia de clase. El uso tctico del Parlamento burgus no significa para Lenin un fundirse-diluirse, ni desaparecer en la degradacin del Parlatorio(sic) en el cual se charla acerca de la Libertad, se decreta la Libertad pero no se toman medidas efectivas para elminar los organismos de Poder que destruyen la Libertad. De ninguna manera: para Lenin puede utilizarse el mecanismo parlamentario siendo simultneamente una organizacin poltica independiente, unnime, cohesionada. Incluso se puede convertir, en situaciones de reflujo o de contra-revolucin, en el principal centro de agitacin. La lucha entre los partidos es para Lenin la expresin ms ntegra, completa y especfia de la lucha poltica entre clases. La tctica electoral, como no poda ser de otra manera, debe desembocar, condensarse y solidificarse en una consigna, pero en una consigna precisa y directa. Obviamente para Lenin (y para Marx como queda demostrado) la tctica electoral se deduce (dialcticamente!) del anlisis de las condiciones objetivas, de la situacin concreta, nunca debe ser una abstracta unidad formal de la autoconciencia revolucionaria. La deduccin dialctica de la tctica debe ser la resultante una unidad orgnica y materialista, lo que garantiza su cohesin y le confiere movimiento y vida. Todos los problemas de la tctica son problemas de la actividad poltico del partido, y aunque se asegure la deduccin materialista y dialctica, se puede y se debe fundar la praxis en la Teora de Marx, Lenin exige la necesidad de brindar respuestas absolutamente claras que no admitan dos interpretaciones a los interrogantes concretos de la prctica (s/no?; debemos ahora, en este preciso momento, hacer tal o cual cosa/ no?).

En cuanto a la participacin electoral, Lenin a partir de 1906, con la nueva Duma zarista ms democrtica en su funcionamiento, cree que debe superarse el momento del boicot activo (como en la etapa de Bulyguin). Toda participacin en elecciones (ms o menos formalmente democrticas) debe ser pensada para desarrollar la conciencia de clase del proletariado, el fortalecimiento y ampliacin de su organizacin de clase y su preparacin combativa. Toda participacin en campaas electorales no debe crear ilusiones constitucionalistas jams; y debe tener como efecto secundario lo que Lenin denomina educacin sociademcrata. La pregunta que debe responder toda organizacin revolucionaria es: cul es el significado objetivo de las elecciones y de la participacin plena en ellas, al margen de la voluntad, la conciencia, los discursos y las promesas de los propios participantes histricos?. Muchas veces el denostado juego parlamentario burgus es para limitar y vaciar al propio Parlamentarismo. La bsqueda de este enigmtico significado objetivo de las elecciones liberales exige, en primer lugar, un enfoque histrico-materialista crtico, de los elementos de clase presentes en los comicios, adems de un anlisis de la estructura de clase de los partidos, que para Lenin se expresan con particular relieve en su programa y en su tctica. Para Lenin el sistema marxiano que devela el significado objetivo no es otro que el concepto de las relaciones de producciny el Materialismo crtico no es otra cosa que la explicacin de las formas sociales por las condiciones materiales. [7] En su primer texto importante de 1894, Quines son los Amigos del Pueblo?, Lenin cita muchos textos desconocidos de Marx en la poca (en la Rusia zarista estaban prohbidos los textos de Engels y Marx), como sus cartas a Arnold Ruge de 1843, la crtica a la Filosofa del Derecho de Hegel de 1843, la Misre de la Philosophie (en francs) de 1847, la maldita Die deutsche Ideologie de 1845, la Kritik de 1857-1859, la correspondencia de Marx con la redaccin de la revista rusa Otetschestwennyje Sapiski a causa de un artculo del liberal Michailowski, adems de El Manifiesto Comunista, [8] Das Kapital (primer volumen), el Anti-Dhring, los textos de Engels sobre las tesis de Feuerbach [9] y el origen del estado y la familia. En ese texto adems Lenin por primera vez se acerca de manera detallada al problema de la Dialctica, [10] al sealar que lo ideal no es ms que el reflejo de lo material y estableciendo una frmula materialista que tendr gran futuro: La Verdad abstracta no existe, la Verdad es siempre concreta. Se debe razonar pero en forma dialctica, ya que Lenin considera a la sociedad burguesa como un Organismo vivo, que se halla en continuo desarrollo (y no pensarlo como algo mecnicamente enlazado y que, por ello, permite toda clase de combinaciones arbitrarias de elementos sociales aislados) y para cuyo estudio es necesario realizar un anlisis objetivo de las relaciones de produccin que constituyen una formacin social determinada, estudiar las leyes de su funcionamiento y desarrollo. El anlisis materialista debe ser especial en cuanto debe considerar las condiciones en las que debe aplicarse en forma concreta los principios general esbozados por Marx. Es el que debe establecer objetivamente el principal campo de batalla poltico.

En 1906 Lenin define al Parlamento burgus en todas su formas como la forma principal de dominacin de las clases y fuerzas gobernantes, el campo de batalla fundamental de los intereses polticos y sociales, adems lo define como una instuticin jurdica y simultneamente un rgano del orden burgus, que expresa la voluntad de determinados elementos de la burguesa. Queda claro que la burguesa decide que formas de lucha poltica son vlidas o no para la funcionalidad de su propio dominio, para hacer eficaz y universal su propia hegemona, y en este caso particular Lenin subraya que toda lucha parlamentaria es un mecanismo sofisticado de anular todo modo revolucionario de resolver problemas histrico-sociales. Por eso Lenin cita al Marx demcrata revolucionario de 1848 al hacer suya la idea que toda democracia parlamentaria burguesa tiene una significacin altamente traidora. Lenin se anima incluso con una metfora: la lucha parlamentaria es solo una pequea etapa, una estacin ferroviaria menor, un apeadero liberal, en el camino de la constitucin de la revolucin, por lo que puede servir indirectamente al desarrollo de esa lucha. En esa poca podemos decir que Lenin es un socialdemcrata revolucionario germanizado, [11] un ruso erfurtiano como le denomina Lih, [12] que tiene muchas coincidencias con Kautsky no solo en cuanto a organizacin, en cuanto al proceso revolucionario, en cuanto a la teora del imperialismo sino tambin en el problema del Parlamentarismo, [13] citndolo para establecer que resulta a todas luces indispensable para una praxis revolucionaria analizar las condiciones histrico-concretas para toda lucha parlamentaria. Recordemos que la democratizacin total de las instituciones parlamentarias, junto con la abolicin de la polica, el ejrcito y la burocracia (nobleza de estado moderna), eran parte del programa mnimo del SPD alemn, que Kautsky suscriba, poniendo como ejemplo histrico-concreto explcitamente a la Commune de Pars. Kautsky, y Lenin lo segua en esto, repeta una y otra vez que el Parlamento ser siempre el umbral de toda actividad poltica. [14] Toda lucha parlamentaria debe resolverse sobre la base materialista-dialctica de un anlisis minucioso de todas las condiciones polticas del momento, debe usarse la lucha parlamentaria, as como sus conflictos internos y sus choques con el gobierno de turno, para combatir los elementos reaccionarios, prestando especial atencin a los componentes democrticos revolucionarios liberales como el de apoyar a quienes en sus actos respondan o coincidan con los intereses amplios del proletariado.


Notas

[1] Los ejemplos pueden multiplicarse pero tomamos dos: en la gran biografa oficial colectiva de la URSS V. I. Lenin. Biografa, edicin actualizada de 1961 a cargo del IMEL de Mosc, le dedica al trabajo electoral de Lenin con las Dumas las pginas 155-156 y 188-189 (sobre la fraccin antiparlamentaria de Bogdanov, los otzovistas, los retiraristas) de un total de 558, resumiendo la tctica electoral en desenmascarar pblicamente la Poltica de la Autocracia y la burguesa, subordinando esta actividad a la lucha interna contra los mencheviques y sin mencionar el mtodo de lucha del boicot activo y el pasivo, en espaol: AA. VV.: V. I. Lenin. Biografa; Ediciones Pueblos Unidos, Montevideo, 1961; en la de Gerard Walter, Lenin, de 1950, versin casi oficial del Dia-Mat, la poltica electoral es reducida a momentos de oasis legales en el perenne asalto contra el ala derecha del POSDR, aunque Walter menciona el mtodo del boicot activo: p. 156 y ss.; la campaa electoral para la Segunda Duma se resume en media pgina (161) en que Lenin deseaba una alianza parlamentaria con los laboristas (sic) y evitar a los kadetes, en espaol: Grard Walter: Lenin, Grijalbo, Barcelona, 1967.

[2] Un clsico en este sentido es la biografa de Daniel Shub, Lenin- A biography (1948), que menciona el trabajo de boicot activo de Lenin en torno a la primera Duma, para concluir que la tctica bolchevique coincida vis-a-vis con las intenciones del Zar (pp. 146-148), sin profundizar en la tctica electoral o parlamentaria; en espaol: Lenin, Alianza Editorial, Madrid, 1977. El conocido sovietlogo Robert Service, en su obra Lenin. A Biography del ao 2000, seala escuetamente que Lenin argumentaba que el POSDR deba presentar candidatos propios y utilizar la Segunda Duma como una oportunidad para difundir la propaganda del partido (p. 193) y ms adelante vuelve ya sobre la Tercera Duma en torno a la lucha contra Bogdanov y los otzovistas para demostrar el carcter faccioso de Lenin y su aparente falta de estatura como dirigente nacional-democrtico; Service ignora toda la estrategia y tctica parlamentaria de Lenin in toto; en espaol: Lenin. Una biografa; Siglo XXI, Madrid, 2001. En la mayora de los sovietlogos si hay un Lenin electoral, es para demostrar su instinto antidemocrtico y conspirativo, el arma humeante de la futura evolucin autoritaria hacia el Stalinismo.

[3] La distorsin-subestimacin de la contribucin a la lucha y rupturas democrticas de Engels-Marx tiene su paradigma socialdemcrata en Jrgen Habermas (en su estudio sobre la esfera pblica burguesa) y el posmoderno-neopopulista en el libro de Ernesto Laclau y Chantal Mouffe, ahora puesto de moda por el xito del partido Podemos en Espaa: Hegemona y estrategia socialista. Hacia una radicalizacin de la democracia, Siglo XXI, Madrid, 1987 (edicin original de 1985) o en el prlogo de Slavoj Zizek a una compilacin de escritos de Lenin, que llega a firmar que Lenin no entendi realmente a Marx la complejidad hegeliana de la Crtica de la Economa Poltica de Marx le vena grande, un libro sorprendente que pese a su ttulo y su intencin (reactivar a Lenin) habla poco y distorsionadamente de Lenin como poltico, en espaol: Repetir Lenin, Akal, Madrid, 2004; ya veremos que poco entendi Lenin al Marx poltico y que grande le queda al propio Zizek la complejidad leniniana y su eventual reactivacin. Negri en su libro sobre Lenin, resume el Lenin poltico a partir de 1905 como una etapa de transicin desde la Democracia consecuente al Socialismo, sin mencionar el trabajo electoral-parlamentario; se resume la etapa 1905-1917 abstractamente como la de la construccin de las condiciones de unidad del Proletariado, o sea, una vez ms se reconduce el Lenin real al Lenin insurrecionalista-constructor de la Organizacin; Lenin queda atrapado en una oscilacin entre dos polos: el escrito Dos tcticas de la socialdemocracia rusa de 1905 y El Estado y la Revolucin de 1917, vase: Antonio Negri, La fabbrica della strategia: 33 lezioni su Lenin CLEUP, Padua, 1977; en espaol: La fbrica de la estrategia: 33 lecciones sobre Lenin, Akal, Madrid, 2004, p. 56 y ss.

[4] Excepcin de los pioneros trabajos de August H. Nimtz: Lenin's Electoral Strategy from 1907 to the October Revolution of 1917, Palgrave-Macmillan, New York, 2014.

[5] Sobre los experimentos constitucionales burgueses en la Rusia zarista sigue siendo imprescindible el trabajo todava no superado de Geoffrey A. Hosking: The Russian Constitutional Experiment: Government and Duma, 1907-1914, Cambridge University Press, Cambridge-New York, 1973. El Dia-Mat en la URSS consideraba los experimentos de las Dumas zaristas como un intento de adaptacin fallida del estado monrquico-feudal a la era burguesa, intentando polticamente una poltica de maniobras entre las dos clases principales (terrateniente y burguesa), similar a la de Napolen III o Bismarck, coincidiendo con las opiniones de Lenin para la III Duma.

[6] De aqu en adelante dejamos hablar a la voz de Lenin. Hemos utilizado la edicin espaola de la editorial Akal: Obras Completas, Akal Editor, Madrid, 1976, 45 volmenes ms ndices complementarios, versin de la cuarta edicin sovitica; en caso de duda o falta del texto nos hemos remitido a la edicin en alemn (ms completa y exhaustiva que la rusa): Werke (40 Bnde, 2 Ergnzungsbnde, Register, Vergleichendes Inhaltsverzeichnis). Dietz-Verlag, Berlin (DDR), 19561972; y su correspondencia: Briefe (10 Bnde), Dietz-Verlag, Berlin (DDR),19671976. Para una gua de las obras completas de Lenin, vase: Harding, Neil: Appendix 2. Guide to Lenins Collected Works, en: Leninism, Duke University Press, Durham, pp. 300-316.; la crnica de la vida de Lenin en: Weber, Gerda/ Weber, Hermann: Crnica de Lenin. Datos sobre su vida y obra; Anagrama, Barcelona, 1975.

[7] Lenin ya lo tena claro en 1895 al resumir in extenso la obra de Engels y Marx: La Sagrada Familia, en la edicin original de 1845 (seguramente facilitada por Plejanov). Krupskaia sealaba que Lenin tena un conocimiento maravilloso de Marx para el estndar de la poca y que cuando lleg a San Petersburgo en 1893 ya haba ledo el tomo I de Das Kapital en 1888 asi como textos raros o menores, como El Manifiesto Comunista, casi desconocidos en la Rusia zarista; incluso Lenin traduca del alemn (aprendido de su madre) y el francs (cuando estudiaba con su hermana Olga) los textos de Marx que le interesaban.

[8] En la Rusia zarista solo poda conseguirse la edicin alemana de contrabando; Krupskaia confiesa que recin pudo leerlo en el ao 1898 y en el exilio.

[9] Lenin adems haba ledo varias obras de Feuerbach, como Grundstze der Philosophie der Zukunft (1843) o Vorlesungen ber das Wesen der Religion (1851).

[10] Lenin utiliza in extenso el estratgico segundo prlogo de Marx a Das Kapital que aclara malentendidos sobre su Mtodo y donde explica la diferencia entre el Modo de Investigacin (Forschungswiese) y el Modo de Exposicin (Darstellungswiese).

[11] Sobre la influencia absoluta del Marxismo del SPD y su ala izquierda sobre Lenin hasta 1914, vase: Norman Levine: The germanization of Lenin; en: Studies in Soviet Tought, 35, 1981, pp. 1-37.

[12] Por la influencia del famoso Programa de Erfurt del SPD, cuya autora se deba a Karl Kautsky: Das Erfurter Programm in seinem grundstzlichen Theil, Dietz Verlag, Stuttgart, 1892; un Erfurtiano es para Lih alguien que acepta el SPD como modelo de partido, acepta el Programa de Erfurt como una autorizada profesin de fe de la misin socialdemcrata revolucionaria, acepta el comentario al programa escrito por Karl Kautsky como una declaracin de principios socialistas irrebatible, el Programa de Erfurt como definicin de socialdemocracia, en todos los aspectos, Leih sostiene que Lenin era un apasionadoErfurtiano; vase: Lars T. Lih: Lenin rediscovered. What is to be Done? in Context , Brill, Leiden, 2005, en especial su Part I. Erfurtianism, p. 41 y ss. Segn Lih Lenin era un socialdemcrata revolucionario, que consideraba que el futuro renegado Kautsky era uno de los principales exponentes de las ideas marxistas, y que las aplicaba con xito a las condiciones de su tiempo.

[13] Karl Kautsky: Der Parlamentarismus, die Volksgesetzgebung und die Socialdemokratie, Dietz Verlag, Stuttgart, 1893; en espaol: Parlamentarismo y Democracia; Editora Nacional, Madrid, 1982.

[14] Como seala Lih, de hecho Lenin sigui afirmando el pasado revolucionario de Kautsky incluso ms all de 1917, incluso despus de Kautsky se hubiera convertido en una especie de diablo y renegado. Hasta el da de su muerte, Lenin continu afirmando que Kautsky fue el terico marxista ms destacado de su tiempo, lo confirma que se preparaba en el IME bajo la direccin de David Riazanov, que preparaba las obras completas histrico-crticas de Marx y Engels, una edicin exhaustiva de sus escritos.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter