Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-03-2017

La extraa deriva de Iaki Gabilondo

Jaime Richart
Rebelin


Debo empezar por decir que esta opinin me interesa bastante ms por la posibilidad de que llegue a l que por que est o no de acuerdo el lector. Al fin y al cabo el asunto ya no es de rabiosa actualidad.

A pesar de que se abusa de la palabra increble, si hay una particularidad de los tiempos que vivimos sa es la prdida de capacidad de asombro. Todo es posible. Especialmente en poltica y en periodismo. Algo que hace mucho tiempo se hubiera llamado escndalo, hoy es ancdota. Y eso, una tras otra. Creo que, en buena medida, es porque detrs de un obispo hay un poltico, detrs de un poltico un obispo, y detrs de un periodista un obispo y un poltico a la vez. Es decir, que al menos en Espaa, poltica, periodismo y clericalismo son intercambiables...

Todo esto viene a cuento de que a propsito de la denuncia, la soflama o el panfleto que public hace un par de semanas la Asociacin de la Prensa de Madrid a travs de su presidenta y portavoz (o portavoza?) sobre el presunto acoso que algunos periodistas pertenecientes a dicha asociacin dicen haber sufrido por miembros de Podemos, vi y escuch la correspondiente homila de Iaki Gabilondo acerca de tan colosal incidente.

Pues bien, de este periodista, siempre hasta ayer ponderado y neutral (algo que escasea en estos tiempos en la profesin), me encontr en esta ocasin con un enfoque que a mi juicio fue disparatado. No tanto por la dosis de dgresin respecto al asunto principal al no abordarlo en sus justos trminos y hablar de todo menos del vergonzoso formato y contenido del comunicado, como por un corporativismo exacerbado con el que yo no contaba en l. Y luego, por la contaminacin ideolgica reaccionaria que asimismo le apreci: otro fenmeno que vengo observando progresivamente en los profesionales de la poltica y del periodismo, estn o en activo, que frisan los 70 (no tan presente en la ciudadana comn de esa misma edad). Todos disfrutando de una posicin boyante y todos carentes de la ms mnima flexibilidad mental para examinar las cosas, la vida, la historia reciente de este pas y la situacin nefasta para millones de espaoles, desde un prisma siquiera levemente distinto del que acostumbran los dominadores y sus cmplices, entre los que los polticos y periodistas septuagenarios estn.

Y a juzgar por la deriva de su locucin en ese video que circula por las redes sociales, parece que ste puede ser el caso del mismsimo y grande Iaki Gabilondo.

Es ms, no conozco a ninguno de los polticos que fueron de relumbrn, salvo las excepciones que hay siempre en todo, que, disfrutando de la vida muelle que proporciona la riqueza o las pensiones suculentas, a menudo excesivamente suculentas, vea en el empuje de Podemos una va natural de salida a la indignacin, a la rabia e incluso el odio que rezuman dos dcadas de abusos y de rapia generalizada a cargo de la clase poltica con todas las excepciones que se quieran. Y todos los abusos precisamente cometidos al amparo de una Constitucin muida asimismo en su origen con abuso, que se alza como escudo cuando y en lo que conviene a los abusadores y se pisotea en todo lo que les conviene.

As las cosas, no slo Gabilondo no defendi la probabilidad de no tener nada que ver Podemos con el objeto de las acusaciones que hizo esa portavoz de la Asociacin de la Prensa en nombre de periodistas annimos, ni cuestion el modo y estilo de propalar semejante comunicado, sino que destin todo el tiempo de su alocucin a descalificar pedaggicamentee a la cpula de Podemos por, segn l, no saber encajar las crticas. Crticas, por cierto, reducidas al principio al aspecto personal de sus polticos elegidos, luego ampliadas por sus detractores a atribuir a la formacin unos propsitos que nada tienen que ver con la regeneracin en tantos aspectos de la que tan necesitado est este pas, y luego por sus relaciones con otros pases latinoamericanos tan resentidos como Espaa por los abusos del establishment estadounidense y de la propia Europa. Y todo porque esa nutrida legin de iconoclastas de Podemos ven comprometida o en peligro su slida posicin econmica, social y profesional mucho ms que por razones estrictamente ideolgicas.

En una palabra, es una pena que un referente de categora del periodismo como es Iaki Gabilondo se una a los energmenos de la poltica y del periodismo en este enfrentamiento entre la derecha cavernaria y la progresa de las generaciones nuevas y se haya decantado por las corrientes vulgares resistentes a los cambios imprescindibles que requiere Espaa.

Y dada la gravedad, a mi juicio, de dicha deriva, me es indiferente que su actitud se deba a motivos bastardos o espurios, que descarto, o a un reblandecimiento del crtex cerebral en quien, salvo excepciones, ha cumplido los 70...


Jaime Richart es antroplogo y jurista.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter