Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-04-2017

Entrevista a Francisco Javier Gmez Gonzlez sobre El mito de la ciencia interdisciplinar? Obstculos y propuestas de cooperacin entre disciplinas (II)
En la ciencia adems de competir hay que cooperar porque si no perdemos todos

Salvador Lpez Arnal
Papeles de relaciones ecosociales y cambio global


Francisco Gmez Gonzlez, titulado en Sociologa y en Geografa, es actualmente profesor de Sociologa en la Universidad de Valladolid. Pertenece al Grupo de Evaluacin de la Tecnologa de la citada universidad y al Grupo de Investigacin de Estudios Sociales de la Ciencia (Grupo CTS) dela Universidad de Oviedo.

Ha colaborado en numerosas estudios espaoles, europeos y latinoamericanos dentro del campo de investigacin de Ciencia, Tecnologa y Sociedad.

Nuestra conversacin se centra en su reciente libro publicado por Libros de la Catarata, Madrid, 2016.

***

Estbamos en este punto. Hablando de cooperacin: recuerda usted el concepto de coopeticin de Adam Braundenburger. Se trata de buscar competir y cooperar al mismo tiempo entre disciplinas y entre cientficos. Es posible de forma generalizada? Los intereses nacionales, las prcticas reales de las grandes potencias, no dificultad esa cooperacin cuanto menos en determinadas reas de la teconociencia contempornea que seran, algo as, como secretos de Estado? 

El mito de la ciencia altruista se est poniendo en cuestin permanentemente. La competencia entre estados, el I+D privado, los fraudes cientficos, las luchas por la autora, etc. etc. Demuestran que la ciencia se mueve por intereses. En la actualidad nuestra economa se mueve por el conocimiento, de manera que es fcil imaginar que los valores de universalidad y altruismo que supuestamente caracterizan a la ciencia, al menos en su versin mertoniana, funcionan con muchos problemas. Por este motivo, en el libro se habla del concepto de coopeticin. No podemos pensar en los cientficos y cientficas como seres humanos ajenos a intereses, ambiciones y agendas ocultas. No vale y nunca ha valido el mito de la torre de marfil donde los cientficos trabajan sin importarles nada que no sea el conocimiento.

No obstante, junto a ello hay cooperacin, hay posibilidad de encuentro de intereses, de apoyo entre colegas, etc. En la ciencia adems de competir hay que cooperar porque si no perdemos todos.

Aunque fuera con otras pretensiones, los Jasones, aquellos cientficos usamericanos de tanto curriculum que colaboraron con el Pentgono en tareas poco humanistas, no seran un ejemplo de colaboracin interdisciplinar? En la misma lnea, el proyecto Manhattan fue un ejemplo de cooperacin entre disciplinas? 

Por lo que conozco, los Jasones y el proyecto Manhattan eran interdisciplinares. Ser interdisciplinar no es sinnimo de ser moralmente superior, solo de estar abierto a la cooperacin. De hecho, hay mucha interdisciplinariedad en la investigacin armamentstica, en parte porque se realiza fuera de la academia, en institutos ad hoc.

A pesar de lo que acabo de decir, creo que podemos seguir reivindicando la cooperacin. La interdisciplinariedad no es la solucin de todos los problemas de la ciencia, solo es una alternativa a los riesgos de la hiperespecializacin y la fragmentacin. Otro tema distinto es la finalidad de la investigacin, la tica, la responsabilidad social de la ciencia. Autores como Nicolescu suelen integrar todos estos temas y llaman ciencia transdisciplinar a la ciencia que integra saberes, valores humanos, moralidad, esttica, etc. Personalmente creo que esta mezcla no ayuda a entender la realidad. Una cosa es cooperar y otra cosa son los fines para los que se coopera.

Una de las tesis que defiende en el libro: "Es necesario partir de la conviccin en la semejanza entre la ciencia y el resto de las instituciones, que lleva a comprender las iniciativas de fomento de la interdisciplinariedad como consecuencia de un contexto social y econmico que suscita demandas y que establece condicionamientos de diferente naturaleza". El sistema econmico y social, afirma tambin, "plantea nuevos problemas cada vez ms integrales y sistmicos para los que no bastan soluciones parciales". Si fuera as, admitamos que fuera as, no se corre el riesgo de ubicar las ciencias es un papel de subordinacin-servilismo respecto a las finalidades y necesidades no del conjunto de la sociedad, sino de los objetivos de las grandes corporaciones, de los grandes poderes econmicos? 

Eso no es un riesgo de ahora. Siempre ha sido as. Lo que ocurre es que muchas veces se ha ocultado esta realidad mediante el mito del saber por el saber y la supuesta autonoma de la ciencia. Los estados han dado recursos a la ciencia para dar solucin a los problemas que ellos consideran relevantes y, con frecuencia, estos problemas han sido militares y econmicos.

La clave no es volver a una supuesta autonoma de la ciencia de tiempos pasados, donde nos jugamos el futuro es en crear una ciencia que d respuestas a los problemas de los ciudadanos, no solo del poder.

Aconseja usted incrementar la capacitacin de los cientficos en habilidades organizativas. No puede conllevar esa capacitacin una merma de sus conocimientos en sus propios mbitos de investigacin? No podemos convertirlos en gestores? No hay excelentes cientficos que siguen prefiriendo trabajar un poco a su aire, sin mucha organizacin ni equipo detrs de ellos? 

La ciencia contempornea es cada vez ms una ciencia de grupos. Es un proceso productivo, dependiente de los recursos tanto como de la capacidad de los cientficos. Esta afirmacin no niega la existencia de cientficos de tradicin solitaria, que estn presentes en algunas ciencias concretas que tienen mucho papel en la mitologa de la ciencia. Se trata de una alternativa legtima pero que tiene poco espacio futuro.

Consecuentemente, saber hacer ciencia no es solo saber mtodo cientfico, tambin requiere saber gestionar los equipos y el trabajo cientfico.

Defiende tambin la necesidad de nuevas estrategias de investigacin, de considerar los acuerdos metodolgicos como un resultado, no como un a priori. Pero, ms de all de sus deseos, sin caer en miradas utpicas, se puede llegar a acuerdos epistemolgicos entre disciplinas muy distanciadas (pongamos por caso, entre la fsica atmica y la psicologa social)? Admitiendo que fuera posible, qu mejora conseguiramos con ello? 

Este es un tema controvertido. La propuesta que recoge el libro es pasar de los grandes consensos a priori a los consensos a posteriori. Algn autor ha llamado el error de Descartes a la obsesin por entender y definir de manera rigurosa el mtodo antes de empezar a conocer. Desde luego, parece una alternativa razonable pero, en la ciencia contempornea, todava no hemos consensuado una definicin universalmente aceptada sobre lo que es el mtodo cientfico y no parece que sea un problema para que la ciencia y la tecnologa avancen. A veces, intentar construir un consenso a priori nos lleva a la parlisis.

Consecuentemente, la propuesta del libro plantea que ante problemas y objetos de investigacin interdisciplinares y complejos, hay que ponerse a trabajar y los consensos metodolgicos saldrn como consecuencia del trabajo.

En la misma lnea que la pregunta anterior: defiende la necesidad o conveniencia de incrementar la participacin de actores sociales en las decisiones de los sistemas de investigacin. Qu actores sociales? Qu preparacin necesitaran? Cmo podra organizarse una preparacin as? 

Bueno, sobre esta tradicin hay mucho hecho y escrito, y contamos con iniciativas muy interesantes. En Espaa tenemos investigadores como Jos Antonio Lpez Cerezo y Marta Gonzlez, que son referencia en esta materia. La participacin en ciencia y tecnologa es una parte importante de las dinmicas de democracia participativa. Los ciudadanos ven que su vida mejora o empeora segn se aplique una tecnologa u otra, segn se investiguen unos campos u otros, y consecuentemente, deben poder opinar sobre este tema.

Adems, estas investigaciones se hacen fundamentalmente con dinero pblico, de manera que parece lgico que los ciudadanos puedan opinar sobre qu investigar, cmo gestionar los resultados de investigacin y cmo se debe difundir el conocimiento y la tecnologa. Todos los actores deberan poder implicarse en esta participacin, incluida la ciudadana no organizada.

En relacin a cmo hacerlo, hoy por hoy contamos con muchas metodologas: conferencias de consenso, talleres de escenarios, jurados ciudadanos, l evaluacin constructiva de tecnologas, etc. En Suiza incluso se han hecho referndums para tomar decisiones de aceptacin de determinadas tecnologas.

En cuanto a la preparacin necesaria para participar, considero que hay que superar los modelos de dficit cognitivo. Todo el mundo puede participar, al margen de su nivel de conocimiento. Por poner un ejemplo, los padres de un hijo con una enfermedad rara, deben presionar y luchar para que este tipo de enfermedades tengan su presencia en las prioridades de investigacin. Tengan o no tengan un doctorado, estos padres tienen el mismo derecho que cualquier ciudadano a reivindicar que se genere conocimiento para ayudar a su hijo o hija. Esto es participar.

En la historia reciente de la epistemologa, cules seran los hitos ms importantes de este enfoque que usted defiende?

En el libro se establecen varios hitos, todos ellos bastante convencionales: el ao 1922 con las primeras reuniones del Crculo de Viena, el ao 1970 con el primer congreso sobre interdisciplinariedad liderado por Piaget en Viena, el ao 1982 con el boom de las TICs y la impronta de la obras de Edgar Morin y el ao 1994 con el libro de Michael Gibbons sobre la nueva produccin del conocimiento, que supuso un replanteamiento del debate.

La filosofa de la ciencia ms, digamos, ortodoxa (me refiero a los grandes nombres: Crculo de Viena, Popper, Kuhn, estructuralismo Sneed, Hanson Russell,), ha sido sensible a este enfoque? Han escrito sobre ello? Han formulado crticas en algn momento?

Muy poco. La epistemologa tiene un nivel de debate muy elevado y las propuestas de interdisciplinariedad se han quedado algo al margen de este debate. Es cierto que los epistemlogos de la complejidad y de las tradiciones ms holsticas han escrito sobre el tema, pero no ha sido un tpico central en la tradicin dominante de la Filosofa de la Ciencia. Es cierto que Piaget, con su epistemologa gentica, ha inspirado alguno de los mejores desarrollos de la interdisciplinariedad pero, a partir de este momento, la investigacin sobre el trmino ha sido ms frecuente en el pensamiento educativo y entre los expertos en gestin del sistema cientfico.

Por lo dems, perdone la ingenuidad, en el mbito de las ciencias sociales, no se practica usualmente este trabajo cooperativo? No trabajan conjuntamente en muchas ocasione socilogos, economistas, politlogos, etc?

jala fuera as. La realidad es exactamente la contraria. Los estudios de redes de cooperacin demuestran que cooperan ms las ciencias naturales que las sociales. La razn de este curioso fenmeno es que en las ciencias sociales las fronteras no son claras, los conflictos sobre los lmites de las disciplinas son ms frecuentes, un mismo objeto de investigacin es objeto de inters de muchas ciencias. En esos contextos, la cooperacin se hace ms difcil. Todos pretenden tener derechos legtimos sobre determinados temas.

En la misma lnea que el punto anterior: muchos programas de investigacin ecolgica, no podran enmarcarse en esta propuesta epistemolgica?

El paradigma ecolgico es la mejor tradicin de la interdisciplinariedad. No en vano, pensar la realidad como sistemas es una de las estrategias de anlisis que mejor integra diferentes conocimientos.

Tanto la primera ecologa, como los desarrollos de la teora general de los sistemas son especialmente relevantes en esta materia. Esta tradicin sigue en la actualidad, hay desarrollos muy interesantes que vinculan ecologa y economa, dimensiones sociales y ambientales, etc.

Finaliza su ensayo con estas palabras: "Aunque la comunidad de cientficos y pensadores lleva escribiendo sobre estos temas desde hace ms de cuarenta aos, el programa de trabajo sigue abierto y esto supone una invitacin para cualquier investigador o investigadora que desee sumergirse en esta labor de estudio y de promocin". Finalizamos tambin la entrevista con esta reflexin? Quiere aadir algo ms?

Bueno, a mi personalmente me gustara terminar con una frase de Simmel, un poco extraa, que dice que "La ciencia que la humanidad tiene en un momento dado depende de lo que es la humanidad en ese momento." Creo que es un buen cierre porque nos hace pensar qu relacin tiene la dificultad de cooperar en la ciencia con el tipo de articulacin social que hemos generado.

De acuerdo, y da pie a la necesidad de transformaciones sociales si las relaciones de cooperacin ciencia-sociedad no persiguen fines muy favorables al desarrollo de una humanidad que viva armoniosamente con ella y con la naturaleza.

Primera parte

Fuente: Papeles de relaciones ecosociales y cambio global, n 136, 2016/17, pp. 177-185

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter