Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-04-2017

Entrevista a Joaqun Miras Albarrn sobre Praxis poltica y Estado republicano. Crtica del republicanismo liberal
Solo una minora, muy vinculada al universalismo iusnaturalista tradicional, defendi la igualdad

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Entre otras muchas cosas, algunas de ellas recordadas y comentadas en anteriores conversaciones aqu publicadas, Joaqun Miras Albarrn es miembro-fundador de Espai Marx y autor de Repensar la poltica y Praxis poltica y estado republicano.

***

Habas dicho: "Este juicio tiene consecuencias tanto para la evaluacin de las luchas revolucionarias del pasado y sus filosofas orgnicas, como para la evaluacin de los mritos de los luchadores y activistas del presente. Me explico". Adelante con tu explicacin, cuando quieras. 

En principio es cierto que es una mejora as lo valoramos nosotros que no somos iusnaturalistas, sino historicistas marxistas, y ateos- que una filosofa exprese o elabore en trminos tericos la auto consciencia generada por la experiencia social de nuestra poca, segn la cual, el mundo, ese mundo es creacin cismundana, inmanente, nuestra y no interviene en su creacin ningn ser trascendente.

Las gentes de otros periodos histricos producan, igual que nosotros, en comunidad, su propio mundo, pero era percibido por ellos, experiencialmente, como no creado por ellos.

Me repito porque deseo dejar dicho que tanto esta elaboracin actual de las filosofas que recogen la inmanencia y cismundaneidad del mundo y las registran como las que pretendan que el mundo ha sido creado por Dios, parten, o son orgnicas, de experiencias histricas de vida y de las correspondientes cosmovisiones histricas orgnicas de las mismas, irrebasables. Las filosofas no son las inventoras de esas ideas, ni de tales experiencias formativas, sino sus registradoras.

Es una idea fuerte que ha defendido en varios momentos. 

Manuel Sacristn, en esta cita extensa sobre la que discuto, valora implcitamente la importancia de la aparicin de una weltanchauung cismundana, laica, no trascendentalista, con lo que concuerdo.

Pero no solo hace eso, sino, que ahora, en este caso, s considera que existe una notable influencia entre la filosofa jurdica, en sentido estricto, convencional o actual, y el derecho elaborado. Y considera que la filosofa del derecho s tiene relevancia, y que s determina o influye en la elaboracin de derecho. Por eso, escribe elogiosamente sobre el enfoque post iusnaturalista, que se da tras la Revolucin Francesa: "Los codificadores del principios del XIX que son, generalmente, personajes ideolgicamente relacionados con la revolucin francesa, practican un iusnaturalismo ms laico pero emparentado con el tradicional, con la idea de un derecho lgico, natural, absoluto, previo a los hechos y muchas veces en pugna con las leyes. Por ese rasgo racionalista y revolucionario de ruptura con el derecho tradicional y constitucin de un nuevo derecho puramente lgico, era natural que el primer pas en el que el movimiento codificador cuaja verdaderamente en un nuevo cdigo de derecho sea Francia, la Francia de la revolucin".

La cita considera que el derecho natural francs del XVlll es desde el punto de vista de la liberacin social humana, netamente inferior al derecho laico, o puramente lgico. En consecuencia, una constitucin elaborada desde los principios nuevos, tiene que ser netamente superior a la elaborada desde los anteriores.

Sin embargo, el "derecho natural" que considera Sacristn netamente inferior al "derecho puramente lgico" burgus, ese iusnaturalismo filosfico integrado en una weltanschauung religiosa es el instrumento orgnico de una movimiento mil veces ms igualitario, ms justo -de una democracia campesina y plebeya-, que el de la oligarqua burguesa, atea, capitalista, postermidoriana que instaura el derecho racional y el capitalismo explotador. Era el instrumento utilizado por las clases subalternas para elaborar un proyecto de universal igualdad democrtica y combatir la explotacin, tanto la nobiliaria como la burguesa capitalista, la de la "nueva aristocracia". Para poner tan solo un ejemplo.

Adelante con l, nos ilustrar con toda seguridad. 

A partir de 1789 se promueve, desde lo que sera la izquierda, los iusnaturalistas, la abolicin de la esclavitud en nombre de la declaracin de derechos naturales, universales e imprescriptibles. El movimiento lo encabeza Gregoire, obispo y de izquierdas. La abolicin de la esclavitud solo logra ser promulgada en 1793, con la constitucin democrtica, la de -para entendernos- la de Robespierre, y con la oleada revolucionaria que se desencadena cuando los pobres toman consciencia de que la burguesa pretende aprovechar la revolucin para instaurar un nuevo sistema de explotacin que hara palidecer de envidia a los dominadores del Antiguo Rgimen. Una constitucin que es de derecho natural declarado en nombre de la divinidad. En cuanto la revolucin es derrotada, se liquida el iusnaturalismo, y se instaura el derecho de cuo burgus, el napolenico, que, de inmediato, con su pura lgica, la del capital, instaura nuevamente la esclavitud. Esto es histrico. No es "evolucionista", no es "menchevique": "ahora", lo progresista es el mundo burgus, en "el futuro", otra cosa, y, "cambiar" el orden evolutivo de las "etapas", es reaccionario. Ah est el busilis.

Y entre los comunistas de la poca, no solo Babeuf considera al iusnaturalista Robespierre emblema de la democracia, en el sentido de la palabra que, sabemos, sta tena carta a Bodson- sino que en 1828, Buonarrotti, el comunista, y nuestro primer historigrafo sobre la Revolucin Francesa, Conspiration pour lgalit, dite de Babeuf, declara a la revolucin y al bando "patritico" o "popular", el iusnaturalista, el defensor de un proyecto de igualdad y democracia radical, popular. Comunista. Y explica que "los otros", los que elaborarn las nuevas bases ideolgicas laicas del derecho, eran la reaccin ms cruel y canalla.

Es un error, creo yo, establecer la comparacin entre ambas tradiciones, la lgico formal y la iusnaturalista, y darle la preeminencia a la que mencionamos primero, la burguesa capitalista, -posterior en el tiempo, sin embargo-, sobre la primera aqu mencionada, la iusnaturalista. Las visiones del mundo, y las codificaciones legislativas, son mbitos intelectuales de luchas de clases, histricas, concretas; son ellas mismas, instrumentos intelectuales mediante las que se organizan y expresan las fracciones sociales en lucha. Y la gran lucha democrtica, igualitaria, de la revolucin francesa se expres -por ltima vez- en una weltanschuauung religiosa, mientras que el capitalismo explotador triunfante, lo hizo en una laica.

Tienen mucho inters estas explicaciones para disolver errores que hemos podido cometer por el tema laicismo-concepcin religiosa. 

Que histricamente la cosmovisin laica haya sucedido a la religiosa no significa que las grandes luchas por la igualdad expresadas en aquella otra, anterior, sean inferiores "evolutivamente", "en la escala evolutiva"- y que los derechos legislados por una constitucin de derecho natural sea inferior a la ferocidad explotadora que nos da laicamente a todos el mismo derecho de poder dormir bajo un puente. Por cierto, que solo nos acordamos de estas cosas cuando tratamos de revoluciones y constituciones revolucionarias, pero ah est, tambin, esa constitucin inane, la USA, que cita a la divinidad.

Efectivamente. 

Si aplicamos esa misma axiologa de valor que hemos visto aplicada al derecho para juzgar cul fue mejor o ms avanzado, y cul peor o ms atrasado, al presente, si aplicsemos esos criterios valorativos al mundo presente, haramos terrible injusticia a camaradas de lucha. Estaramos declarando que los burgueses ateos, por su autonoma ideolgica, son superiores intelectual y moralmente, a personas que el mismo Manuel Sacristn tena en altsimo aprecio nuestros admirados camaradas cristianos, ya muertos, Agustn de Semir, y Jos Maria Valverde, para poner como ejemplo a dos grandes personalidades morales. O los curas de san Carlos Borromeo, en Entrevas, de Madrid o el padre ngel, o Arnulfo Romero. Tambin Manuel Sacristn, ateo, fue de una grandeza moral, de una integridad y dignidad humana, de una coherencia interior, asombrosa.

Tambin los cismundanos tenemos ejemplos de grandeza moral cismundana, y l, Sacristn, es un grande. Que eso quede claro.

Est claro, no has abonado ningn espacio para la duda. Por cierto, me he olvidado antes, qu significa natural en "derecho natural"? No es un oxmoron hablar de derechos que sean naturales? 

S, tienes razn. Forma parte de una matriz de pensamiento que considera que los derechos del ser humano han sido dados por la divinidad. Y nos son reconocibles mediante el entendimiento. Pero, mira, no es un pensamiento, como el que lo sustituye, el burgus liberal, que gira, que versa, en torno a una antropologa humana ideolgica que consiste en el egosmo utilitarista, en el individualismo antropolgico -"robinsonada" lo denomina Marx-, que se justifica, no por la luz de la razn, entendida como sentido comn, sino como una pulsin innata. Esta s es un disparate maysculo. Concebir ideolgicamente al ser humano en un ente dirigido por una pulsin animal e innata, y convertir los comportamientos que el ethos ha considerado siempre negativos, en virtuosos: el egosmo, el particularismo.

El derecho natural como luz del sentido comn procede de la tradicin romana republicana, de Cicern, del De Repblica. Uno de los grandes intelectuales orgnicos del movimiento campesino durante las jacqueries de los aos setenta del siglo XVlll, en Francia, colosales jacqueries contra las polticas procapitalistas, desreguladoras de los bienes alimenticios los cereales- y dems "denrees" bienes de primera necesidad-, impulsadas por los ilustrados, y en concreto por los fisicratas en el gobierno Turgot- es Mably. Este autor, defensor de esos grandes levantamientos campesinos que recorren Francia por entero, y que renen cortejos de ms de cuarenta mil campesinos, escribe un libro en el que defiende los derechos universales. Des Droits et des devoirs du citoyen. Este libro va encabezado por una larga cita en exergo de De Republica de Cicern en que este se refiere a esa luz del sentido comn. Como sabemos, este libro de Cicern se haba perdido durante la Edad Media se encontrara durante los aos veinte del siglo XlX en un palimpsesto del Monasterio de Bobbio que hay en la Biblioteca Vaticana-. Pero se haban salvado multitud de fragmentos de dicha obra, gracias a las innumerables citas de la obra incluidas en los textos de autores cristianos de la Antigedad, sobre todo Agustn de Hipona y Lactancio. La cita del Abate Mably, procede de Lactancio. Estamos ante el periodo final de una larga tradicin.

Hablando de ilustrados. Cito de nuevo a Gonzalo Pontn. Este paso de la pgina 443: "Por otra parte, las lites cultivadas, los hombres de la Ilustracin, estaban divididos: nos no queran que los pobres aprendieran nada (Voltaire, La Chalotais); otros recomendaban que solo se les enseara aquello que les fuera til para hacer su trabajo y les mantuviera en su sitio (Diderot, Condorcet)". Tu tambin lo ves as? Babeuf, por supuesto, pensaba muy distintamente. De su Manifiesto de los plebeyos: "La educacin es monstruosa cuando no es igual para todos La superioridad de talento o de ingenio no es ms que una quimera o una estratagema de la que han abusado siempre quienes conspiran contra la igualdad".

Estoy de acuerdo con la valoracin que l hace de la Ilustracin. Solo una minora, muy vinculada al universalismo iusnaturalista tradicional, precisamente, defendi la igualdad. Babeuf, por ejemplo. Tambin Rousseau, tambin l era un demcrata igualitario, aunque l ya est en la va de salida del iusnaturalismo; no del desmo. He mencionado ya a algunos, a Robespierre, a Mably, a Coup, a Gregoire, que por cierto, forman parte del potente grupo de curas radicales, igualitarios, que cuando estalla la revolucin, se incorporan al proceso revolucionario. Para entonces, Mably ya haba muerto. El grueso de la Ilustracin era o proburgus, o filo nobiliario, y anti popular. Se puede ver cmo preparaban y defendan el expolio de los bienes y la destruccin de las economas populares comunitarias en las diversas entradas sobre economa que hay en la Enciclopedia. La antologa que hizo Soboul, y fue publicada por Ed. Anaya, centrada en este asunto, es muy til y lo que all consta, da vrtigo. Frente a esos escritos, est la grandeza moral e intelectual de la entrada que escribe Rousseau para ese diccionario, que sera retirada, titulada "Economa poltica" y publicada como folleto, posteriormente, con el ttulo de Discurso sobre la Economa poltica, un proyecto de economa democrtica. Joan Tafalla tiene previsto un libro sobre el pensamiento econmico de la Fisiocracia, sobre la cual su tesis doctoral tesis a la vieja usanza, extensa, de aos- tiene una importante seccin. El grueso de los ilustrados eran aristocraticistas radicales, antigualitarios y no crean en la igualdad universal. Por eso el refugio de las ideas de igualdad de pobres y ricos, fue el viejo derecho natural, elaborado por los revolucionarios, y medio de expresin de la experiencia de unas masas campesinas en lucha desde haca cien aos.

Hablas, al referirte a la revolucin francesa, de repblica democrtica o plebeya. Cuando es plebeya una repblica democrtica? Existe alguna en estos momentos que pueden caracterizada como tal? 

No, no existe. Pero permteme un comentario al respecto.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter