Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-04-2017

Los inicios de Elpidio Valds y el homenaje a su creador

Karla Esquivel Bez
Centro Pablo de la Torriente Brau


Qu cubano no conoce la obra de Juan Padrn? Qu cubano, que se diga orgullosamente cubano, no ha disfrutado de los personajes y peripecias que este incansable realizador nos ha regalado desde su inagotable creatividad? Basta slo mencionar a ese pillo manigero mamb que forma parte de la infancia de muchas generaciones y al que le debemos carcajadas y horas de entretenimiento. Elpidio Valds es, ms que un dibujo animado, parte de nuestra cultura e idiosincrasia.

Es por ello que en el Centro Pablo, bajo el Sello Ediciones La Memoria, estamos felices de formar parte de un libro que rene las primeras historietas en las que el superhroe cubano pas de la divertida imaginacin de su autor al papel, y luego al audiovisual, inmortalizndose por suerte para todos.

Como cierre de la Feria Internacional del Libro en Santiago de Cuba, fue presentado el volumen Elpidio Valds, los inicios, una nueva oportunidad para poder disfrutar de las aventuras del pillo manigero mamb. En el encuentro que tuvo lugar en el Complejo Cultural Heredia intervino el ministro de Cultura de Cuba Abel Prieto, quien se refiri a la trascendencia de la obra de Juan Padrn. En la cita particip Padroncito as como el cineasta cubano Manuel Prez Paredes.

Por su parte, Vctor Casaus, director del Centro Pablo y prologuista del libro, reconoci el esfuerzo centropabliano en la concrecin en apenas un mes, del referido proyecto editorial as como la colaboracin de Juan Rodrguez Cabrera, Presidente del Instituto Cubano del Libro.

Pero ste no es meramente un volumen de historietas, es un libro de homenaje; el necesario y merecidsimo homenaje al pap de Elpidio. Que llegue a Juan Padrn nuestro ms clido agradecimiento, multiplicado luego en los cientos de cubanos que procurarn con ansias un ejemplar de Elpidio Valds, los inicios, con la curiosidad de conocer los primeros pasos del icnico y cubansimo personaje.

Las primeras historias de Elpidio no transcurren en la revuelta manigua como estamos acostumbrados, ni entre batallas de espaoles y cubanos en suelo patrio. Elpidio esta vez se muestra en recnditos parajes de nuestro planeta y hasta de otros. Quin se hubiese imaginado que el mamb tambin pele contra los ninjas all en las orientales tierras niponas, o que estuvo envuelto en conflictos en el lejano oeste entre vaqueros y nativos americanos? Pero ms impactante an resulta saber que nuestro hroe ya visit Marte, el planeta rojo, y tambin alz su machete contra aliengenas invasores. Historias donde el mamb se enfrenta a diversos peligros con toda la valenta que le caracteriza, porque como bien lo describiera Silvio Rodrguez l no cree en nadie.

Pero los cubanos, los que nos decimos orgullosamente cubanos, s creemos en l, y en el verdadero hroe que es su creador. Es por ello que este libro cumple doble funcin de homenaje a Juan Padrn.

ELOGIO Y MEMORIA DE PADRONCITO VALDS

No se va a poner bravo con esa combinacin de nombre y apellido que he puesto aqu arriba en el prlogo de este libro. Porque Padroncito (Juan Padrn) y Elpidio Valds comparten una misma identidad artstica, cultural, tienen similares sentidos del humor, han sido audaces y creativos y patriotas. No es lo mismo, pero es igual, como dira el trovador.

Para nosotros, persistentes admiradores de ambos, es una alegra poner las palabritas que siguen a nombre del Centro Pablo en el comienzo de este libro, Elpidio Valds. Los inicios, que est publicando, a ritmo de campaa insurrecta, Ediciones La Memoria. Estar listo, en las manos de lectores y lectoras, en la clausura de la presente Feria del Libro, en Santiago de Cuba, el 15 de abril de este mismsimo ao.

Y se trata, qu duda cabe, de un homenaje dplex.

Homenaje a Padroncito tambin llamado padre de Elpidio Valds por su aporte extraordinario y sostenido a la cultura cubana.

Homenaje a Elpidio Valds tambin llamado hijo prdigo de Juan Padrn porque ha enriquecido el conocimiento, la imaginacin y las vidas de cuatro generaciones de cubanos y cubanas.

Elpidio es un cono de nuestra cultura. No abundan los personajes, historias o acciones que puedan merecer ese honroso calificativo. Y lo es porque su creador encontr las maneras formidables de unir los valores de la historia de la patria a las posibilidades comunicadoras de la cultura popular, incorporando nuestra manera de ser como pueblo, nuestro humor, nuestros rasgos esenciales a ese universo visual y, luego, audiovisual. Elpidio no es un hroe acartonado, ideologizante, previsible y por ello aburrido: es la imagen humana y risuea del pueblo que libr treinta aos de guerras contra el colonialismo espaol, cargando al machete contra las fuerzas enemigas que se esforzaban en convertir a los mambises en pur de talco y reciban esta respuesta del Coronel Valds: Eso habra que verlo, compay!

Junto a Elpidio aparecieron, de la mano de Padroncito, los personajes llamados secundarios que desde cada ngulo y cada perspectiva conforman el universo de esas historietas que luego pasaron a ser dibujos animados y ambos a su vez pasaron al imaginario popular de la Nacin para quedarse, para completar nuestras vidas con sus peripecias, su humor y su lenguaje popular: con sus vidas. Por all por aqu pasan entonces Mara Silvia, la novia y luego esposa de Elpidio; Palmiche, un caballo de guerra, ms humano que muchos humanos guerreros; Pepito, nio, soldado mamb y corneta de las tropas; Eutelia, la nia ayudante de Mara Silvia; y, en el bando contrario, entre otros: el General Resplez, enemigo mayor de Elpidio; Media Cara, capitn de la contraguerrilla o el Coronel Cetceo, sobrino de Resplez y prometido de Mara Silvia hasta que ella se convierte en insurrecta.

Este libro rene las primeras cuatro historietas de Elpidio Valds. Son, si se quiere, su acta de nacimiento ante los ojos de los lectores y las lectoras de entonces y de ahora, pero no son el acta de nacimiento de su creador, que tambin estamos homenajeamos aqu.

Esa historia la de Juan Padrn, la de Padroncito comienza antes, en la modesta sede de la revista Mella, en la calle Desage, donde el futuro pap de Elpidio dibuj junto al maestro Virgilio Martnez y a otro vido discpulo llamado Silvio Rodrguez sus primeras historietas y donde comenz a imaginar seguramente otros personajes que, poco despus, enriqueceran su universo artstico y humorstico, como los vampiros y verdugos que combinaran humor, horror y amor (al oficio de la imaginacin desbordada) de una manera deslumbrante y novedosa.

Ese amplio universo creativo aparecer reunido, con carcter antolgico, en otro libro que ya prepara Padroncito para ser publicado por Ediciones La Memoria y presentado por el Centro Pablo en la Feria del Libro del prximo ao.

Ahora, por lo pronto, disfrutemos y felicitemos esta iniciativa que nos permite compartir elogios merecidos y despertar memorias queridas.

A la orden, coronel Valds! Siempre contigo, Padroncito.

Vctor Casaus

Fuente: http://www.centropablonoticias.cult.cu/node/2839



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter