Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-06-2017

El 15-J del 77 y la construccin del bipartidismo

Isidoro Moreno
Rebelin


El 15 de Junio se cumplieron 40 aos de las primeras elecciones generales tras la muerte de Franco. El relato dominante es que fueron unas elecciones libres que clausuraron el largo periodo de la Dictadura y abrieron el periodo democrtico. Pero este relato oculta importantsimos elementos y no refleja, por ello, la historia real. Lo que abrieron estas elecciones fue el Bipartidismo Dinstico de la Alternancia, columna vertebral del Rgimen poltico de la Segunda Restauracin Borbnica para garantizar el mantenimiento y desarrollo del Sistema econmico-social y de poder que la lucha antifranquista haba conseguido poner en cuestin.

En el relato dominante sobre el 15J de 1977 (tenido como cierto a fuer de tanto repetirse) se silencian varias cuestiones fundamentales:
- Los partidos a la izquierda del PCE seguan ilegalizados y tuvieron que presentarse con diversos disfraces o como agrupaciones de electores. Y el propio PCE haca slo dos meses que haba sido legalizado.

- El decreto-ley que sealaba las normas electorales (jurisdicciones electorales, voto no igualitario segn poblacin, forma de adjudicacin de los "restos", etc.) estuvo hecho a la medida para que la UCD, el partido creado por Adolfo Surez con los reformistas del franquismo y sus variopintos aliados, obtuviera la mayora tanto en el Congreso como en el Senado, para controlar todo el proceso de la Transicin. Se trataba de garantizar el triunfo de la "Reforma" (del paso de una supuesta "legalidad" franquista a la legalidad de una democracia de baja intensidad y fuertemente vigilada por los "poderes fcticos" (el ejrcito, la banca...) sobre la Ruptura democrtica, consistente en la condena del rgimen franquista y sus instrumentos, en la apertura de un proceso constituyente en que todos los temas pudieran ser discutidos, y en el reconocimiento de todos los derechos individuales y colectivos, incluido el derecho a la autodeterminacin de los pueblos del Estado.

- No pudieron participar casi dos millones de jvenes de entre 18 y 21 aos y se pusieron numerosas trabas a la participacin de los cientos de miles de emigrantes en pases extranjeros.

- Destinado a ser la segunda columna del nuevo Rgimen poltico, y con el apoyo directo de Estados Unidos y de la socialdemocracia alemana, se haba fabricado a marchas forzadas otro partido, paralelo y "rival" de la UCD, que vampiriz las viejas siglas del partido socialista (prcticamente inexistente durante el franquismo) y que deba recoger gran cantidad de votos por la activacin de la memoria histrica de muchos opositores, sobre todo no activos, al franquismo: el PSOE de Gonzlez, Guerra y Mjica. Aunque tambin se presentaron a las elecciones el "PSOE (histrico)", el PSP de Tierno Galvn y diversos partidos socialistas "regionales", todo el foco, la propaganda meditica y el apoyo financiero se centraron, con xito, en el nuevo partido (aunque se presentara como heredero del que fundara Pablo Iglesias). Esta operacin, adems de crear la segunda columna del nuevo "rgimen "democrtico", estaba destinada a impedir la repeticin del proceso ocurrido en Portugal, donde s se haba producido una "ruptura" que, aunque no dur mucho tiempo, haba alarmado a la OTAN y a los poderes econmicos y polticos internacionales.

- A cambio de poder presentarse con sus siglas a las elecciones (algo completamente innecesario, porque sin la presencia de ambos partidos las elecciones no hubieran tenido legitimidad alguna a los ojos de los ciudadanos y del mundo), tanto PSOE como PCE aceptaron previamente rehusar a sus posiciones programticas en una serie de temas esenciales: no cuestionamiento de la monarqua instaurada por el dictador en la persona de Juan Carlos de Borbn; aceptacin del principio de "Espaa, una e indivisible" con el ejrcito como garante de dicha unidad, sin plantear el carcter plurinacional del Estado; aceptacin de los smbolos vigentes en el rgimen franquista (la bandera rojigualda, el escudo (solo quitndole "el pjaro"), el himno sin letra (la Marcha Real)... Renunciando tambin a la depuracin de los aparatos represivos y jurdicos del estado fascista (policiapoltica, ejrcito, gran parte de la magistratura...) que seguiran impunes al aplicrseles una ley de Amnista que en principio haba sido pensada para los represaliados por el franquismo.

- Las elecciones no fueron a Cortes Constituyentes, aunque el proceso desembocara en la elaboracin de una Constitucin. Los trminos de esta, en lo fundamental, respondieron el pacto entre UCD, PSOE y PCE anterior al 15J, lo que produjo un texto en el que, en las cuestiones fundamentales, se recogi las posiciones e intereses de los ex-franquistas reconvertidos en demcratas, con ciertas concesiones, ms retricas y formales que reales y prcticas, a los otros dos partidos.
Conviene recordar todo lo anterior y mostrarlo, sobre todo, a quienes, por su edad, no vivieron aquellos momentos. Y refrescar tambin la memoria de los nostlgicos de la Transicin que tanto alaban esta por intereses concretos o por razones de comodidad psicolgica, convirtiendo el 15-J del 77 y la Constitucin del 78 en mitos fundantes de una supuesta democracia plena que habramos gozado, supuestamente tambin, durante ya cuarenta aos. Y a la que habra que defender hoy de las "amenazas" y "desafos" que la cuestionan.

Isidoro Moreno. Catedrtico de Antropologa Social, Universidad de Sevilla.


Blog del autor: www.isidoromoreno.es

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter