Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-06-2017

No creer ni el 1% de lo que se dice!

Marcelo Colussi
Rebelin


En Venezuela no hay una narco-dictadura. En Venezuela no hay una dictadura castro-comunista. En Venezuela hay mucho petrleo! As de simple. Esa es la clave para entender lo que est sucediendo en el pas caribeo. Y hay un proceso nacionalista que desde hace aos cre un proyecto alternativo, con proyeccin socialista, que tiene enloquecidos a la derecha nacional y, fundamentalmente, a los grandes capitales globales, estadounidenses en principio, que ven perder un gran negocio (el petrolero ante todo, junto a otros no menos lucrativos, como el hierro, nuevos minerales estratgicos (coltn, bauxita), el gas, el agua dulce, la biodiversidad de la selva amaznica).

Y qu est sucediendo? Una terrible guerra psicolgica y meditica que intenta preparar las condiciones para una posible intervencin extranjera (Operacin Venezuela Freedom-2 / https://kenzocaspi.wordpress.com/2017/04/05/el-plan-de-eeuu-para-intervenir-a-venezuela-documento-de-comando-sur-operacion-venezuela-freedom-2/), militar probablemente, disfrazada de operacin para rescatar la libertad y la democracia perdidas.

La idea pertinaz, repetida enfermizamente hasta el cansancio, es que en Venezuela tiene lugar hoy una feroz dictadura que hambrea a su poblacin y la reprime brutalmente. Eso se complementa con la imagen de un pas en crisis, al borde de la guerra civil, ingobernable. En otros trminos: todo aquello que para la visin de Washington constituye un Estado fallido, y que, por tanto, clama por la intervencin extranjera para salir de la crisis.

Recientemente, los das 12, 13 y 14 de junio, tuvo lugar en Caracas el Primer Foro Internacional Violencia y Operaciones Psicolgicas en Venezuela, donde se debati acerca de la guerra particular a la que est siendo sometida la nacin, buscando las alternativas del caso. Definitivamente, la realidad no tiene nada que ver, en modo alguno!, con la imagen virtual que se ha ido construyendo del pas, y que es la que recorre el mundo. Imagen, por cierto, que va quedando fijada como la nica realidad de la patria de Bolvar. Por eso mismo, como dice el ttulo del presente escrito: no creer ni el 1% de lo que se dice!

Sin dudas, no es posible afirmar que Venezuela est en paz, que sigue su vida cotidiana normal libre de inconvenientes. Por el contrario, se la ha llevado a un clima de zozobra inusual. La vida cotidiana del ciudadano venezolano trmino medio se est viendo afectada, golpeada, enrarecida. El miedo y la desconfianza del otro se han instalado, junto a una situacin de incomodidad creciente en la resolucin del aprovisionamiento bsico.

Pero a ello se suma, desde inicios del mes de abril, una provocacin con caractersticas de operaciones blicas de baja intensidad. En realidad, no son muchas las personas involucradas en esos actos de desestabilizacin, pero s suficientes para provocar la angustia social, el pnico a veces, la incertidumbre. Jvenes, generalmente provenientes de los sectores ms humildes y pagados como mercenarios (a veces pagados con drogas), segn las informaciones disponibles: preparados militarmente en Colombia en tcnicas de guerra callejera, estn llevando a diario acciones de disturbios en distintas ciudades del pas. Montaje de barricadas, cobro de impuesto de circulacin a los ciudadanos que deambulan por all, quema de dependencias gubernamentales, ataques contra las fuerzas de seguridad bolivarianas, agresiones contra puntos sensibles como hospitales, guarderas infantiles, en todos los casos apoyados por francotiradores debidamente apostados, estas acciones vienen cobrando un promedio de no menos de un muerto diario desde hace ya ms de dos meses.

Con todo ello se crea un clima de inseguridad y caos que termina por enloquecer a los habitante, bsicamente, en los sectores no chavistas, difundindose rumores atemorizantes, siempre en clave de violencia, de lgica de guerra. Pero sirven para enloquecer tambin a la sociedad en su conjunto.

Est claro que esta bien pensada y elaborada guerra psicolgica tiene como objetivo final abonar para un clima de desasosiego total que pueda terminar llevando a una guerra civil. La zozobra generalizada ya se est logrando. Si las muertes diarias y las agresiones vandlicas continan, la matriz meditica se encargar de mostrar eso como el caos ms maysculo de la historia, que obliga a intervenciones externas que puedan garantizar la ms.

Lo repetimos con la mayor y enrgica contundencia: no se debe creer ni el 1% de lo que los medios masivos de comunicacin propalan sobre Venezuela!!

El desabastecimiento, el mercado negro, la crisis financiera, las muertes cotidianas, el temor inducido de la poblacin, el clima paranoico con el que se vive dividiendo el pas en forma visceral entre chavistas (malos) y antichavistas (buenos) es una monstruosa campaa meditico-psicolgica orquestada por quienes ansan no perder sus negocios ni su cuota de poder.

Es imprescindible dejar claro por todos los medios posibles que en Venezuela no existe el caos que se quiere presentar!! En Venezuela se ha inducido una enfermiza, loca polarizacin que puede servir para justificar el robo de sus recursos, tal como se hizo en otros pases: Libia, Irak, Afganistn. En Venezuela no hay dictadura; cundo un gobierno dictatorial permitira ser insultado en la cara por la oposicin sin reaccionar? En Venezuela hay cuantiosos recursos naturales que la voracidad capitalista de grandes empresas no quiere perder!! Y para ello apela a esta guerra psicolgico-meditica que est volviendo locos a los venezolanos, enfrentndolos y desquicindolos.

Una prensa veraz, seria y profesional debe denunciar enfticamente estas calumnias.



[email protected],
https://www.facebook.com/marcelo.colussi.33

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter