Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-07-2017

Entrevista a Alain Badiou, filsofo
"Debemos sacar nuestro propio balance de las experiencias del pasado"

Philippe Stroot y Raffaele Morgantini
InvestigAction

Traducido del francs para Boltxe Kolektiboa por Beatriz Morales Bastos.


El mundo va mal. La nueva crisis sistmica del capitalismo depredador se ha transformado ahora en una crisis de civilizacin que nos lleva directamente a darnos contra la pared. Las alternativas progresistas tardan en afirmarse en el tablero poltico, incapaces como son de engendrar verdaderos movimientos emancipadores. Por lo tanto, cmo hacer frente a una clase dominante organizada, decidida y que dispone de todos los recursos?

Philippe Stroot y Raffaele Morgantini (InvestigAction) han entrevistado al filsofo militante Alain Badiou para que nos esclarezca los nuevos retos globales y los desafos futuros: la idea del comunismo, la crisis de los emigrantes, la izquierda y la derecha, el papel de los medios de comunicacin, la democracia

Pregunta: Profesor Badiou, a los medios les gusta presentarle como El profesor comunista francs, como si se trata de una especie en vas de extincin. En qu punto estn las ideas comunistas en Francia y en el mundo en 2017, cien aos despus de la Revolucin de Octubre?

Creo que la hiptesis comunista y la experiencia comunista estn en un estado de extrema debilidad en todo el mundo. Y, como es natural, Francia no es una excepcin. Y lo estn tanto ms cuanto que son objeto de confusiones considerables. Por ejemplo, el partido en el poder en China se sigue denominando Partido Comunista aunque a todas luces se trata de una potencia capitalista emergente que se dispone a disputar la hegemona mundial a Estados Unidos. Otro ejemplo de este tipo de paradoja: en Francia tenemos un Partido Comunista que todava subsiste, el PCF, pero que fuera de su nombre nunca pronuncia la palabra comunista.

Pagamos el precio, inevitable histricamente, del fracaso de los grandes Estados comunistas. Ms concretamente, el fracaso de lo que se puede denominar el comunismo de Estado, es decir, la hiptesis segn la cual el comunismo se puede instalar en una figura cuyo agente poltico principal (incluso nico en la lgica estaliniana) es el Estado. El comunismo de Estado se ha hundido en todo el mundo y, por lo tanto, la hiptesis comunista est por el momento reducida a s misma, reducida a su estatus de hiptesis poltica e histrica. A veces afirmo que en virtud del desarrollo de la historia en espiral, como deca Hegel, hemos vuelto a una situacin que en cierto modo se parece a los aos 1840-1848, cuando la hiptesis comunista deba ser formulada, argumentada y apoyada antes incluso de que se le pudiera pedir ser una gran fuerza poltica y tener proyectos estratgicos. Ante un escepticismo muy fuerte se debe volver a formular y trabajar todo lo que atae a la palabra comunismo. Tenemos que sacar el balance de los fracasos, de las debilidades y de los errores.

Se puede entender que muchas personas, incluso de buena fe, estn tentadas de decir que lo ms sencillo sera abandonar cualquier uso, incluso hipottico, de la palabra comunismo. Pero, simplemente, hoy no veo a qu llevara el abandonarlo si no es, en definitiva, a unas formas diversas de adhesin al orden establecido. No creo ser ciego o testarudo al afirmarlo. Estoy totalmente dispuesto a aceptar que otra hiptesis pueda tener una virtud emancipatoria superior, pero no la veo. Por consiguiente, he decidido conservar la palabra comunismo dicindome que asumira su carcter escandaloso, menospreciado y casi infame. A fin de cuentas, no es totalmente natural que nuestros amos, y la opinin dominante que ellos controlan, declare infame aquello que llama a destruir los cimientos de su poder?

P: Acaba de recordar que China ya no era comunista y tampoco Rusia, a pesar de lo cual la hostilidad de Occidente respecto a ellos es peor incluso que durante la Guerra Fra. No demuestra esto que la lucha contra el comunismo disimulaba sobre todo el odio del Imperio y de sus vasallos por cualquier Estado que no se somete a su voluntad?

Creo que, en efecto, detrs del anticomunismo declarado hay viejas rivalidades imperialistas. A m mismo me sorprende mucho la actitud de los gobiernos franceses, que son particularmente agresivos con una Rusia que ya no es en absoluto comunista. Por consiguiente, estara bastante tentado de contestar s a su pregunta teniendo en cuenta, sin embargo, que debido a sus orgenes y a su argumentacin el anticomunismo ha desempeado a pesar de todo un papel no desdeable en este enfrentamiento.

Durante dcadas, entre 1917 y, digamos, 1989, hubo un enfrentamiento ideolgico planetario que al menos tena la ventaja de mantener con vida la existencia de dos hiptesis concernientes al futuro de la humanidad: la capitalista imperialista y la comunista internacionalista. Actualmente est absolutamente claro que el argumentario oficial del antagonismo con la Rusia de Putin es la oposicin entre democracia y dictadura, en definitiva, entre capitalismo autoritario y capitalismo liberal, y ya no es en absoluto la oposicin entre capitalismo y comunismo. Por lo tanto, se ha vuelto a esquemas que ya eran clsicos en el enfrentamiento interimperialista en el siglo XIX. Incluso durante la guerra de 1914 la propaganda antialemana era sobre todo una propaganda segn la cual nosotros ramos la Repblica y los alemanes eran Guillermo II, la vieja monarqua, los brbaros, etc.

Por ltimo, creo que el antagonismo entre capitalismo y comunismo, es decir, la existencia estratgica de dos vas en lo referente al destino de la humanidad, se ha mantenido vivo a pesar de todo durante bastante tiempo, aunque en parte haya estado sobredeterminado por unos enfrentamientos interimperialistas que finalmente han prevalecido. Por lo que se refiere a la situacin actual, ya no se puede justificar por medio del anticomunismo. Resulta difcil pretender que Putin es un comunista convencido. Ms bien asistimos al retorno de esa antigualla que es la oposicin entre, por una parte, los Estados que se pretenden modernos, liberales y democrticos (es decir, las ciudadelas del imperialismo mundial) y, por otro, los pases que sin duda estn totalmente metidos en el juego capitalista pero que Occidente trata de describir como un tanto brbaros. Lo que se designa as son los recin llegados al mercado mundial, que preocupan mucho a un Occidente cansado y que teme que su hegemona mundial se debilite irremediablemente.

Finalmente, el antagonismo hacia la Rusia de Putin y la China de Xi Jing Ping es a fin de cuentas el clsico antagonismo entre quienes estn bien situados en la dominacin global y quines tratan de conquistar un buen puesto en ella.

As fue (y no es muy tranquilizador, hay que decirlo) la relacin de Francia e Inglaterra con Alemania en el momento de la guerra de 1914. Alemania desempeaba exactamente el papel de Putin hoy afirmando quiero mi sitio, quiero mi sitio en vuestros negocios y sobre todo en vuestros negocios coloniales. Y lo que se dijo entonces de los alemanes es exactamente lo que hoy se dice de Putin: horribles, terribles, brbaros, etc. Hoy la inquietud se apodera de los Estados del viejo Occidente imperial, sobre todo, de los ms dbiles. Francia forma parte de estos Estados, ya no es una gran figura e Inglaterra tampoco. En dos guerras mundiales y decenas de millones de muertos Estados Unidos les ha robado el papel. As que estos Estados debilitados estn particularmente preocupados porque lo que los recin llegados del mercado mundial y de las operaciones guerreras querran ocupar es su sito con el fin de prepararse para acabar ocupando el primer puesto. Evidentemente, toda esta cocina neoimperialista est muy lejos, hay que decirlo, de la idea de la que hablbamos al principio, es decir, de la existencia de dos vas estratgicas concernientes al devenir de la humanidad.

P: Los medios de comunicacin dominantes equiparan la nocin de soberanismo (que resurge con vigor por todas partes, tanto en la izquierda como en la derecha) con el nacionalismo burgus y a la xenofobia. Considera posible construir una soberana al servicio de los pueblos? La soberana nacional es compatible con el internacionalismo? Cuba, por ejemplo, no es a la vez el pas ms solidario del mundo y el ms independiente polticamente?

Plantean una pregunta extremadamente interesante y que es objeto de un gran debate actualmente. En todas partes se discute, sobre todo en la extrema derecha y en la extrema izquierda, acerca de una vuelta a la soberana nacional. Qu quiere decir? En el caso de Francia se tratara de no depender ya ni de la proteccin militar y nuclear estadounidense ni de la solidez de la economa alemana. Las consignas son claras: salir de la OTAN y salir tanto de la Unin Europea como del euro. No tengo una opinin definida respecto a saber cules van a ser, desde ese punto de vista, los caminos de la hiptesis comunista. Sin duda sabemos que cuando esta vuelva a tomar cuerpo y vuelva a ser una poltica desarrollada lo har en alguna parte. Una poltica nueva no se establece de pronto como una fuerza mundial preconstituida. Evidentemente, no se puede excluir que las nuevas orientaciones de la poltica comunista estn localizadas. Dnde? Dejemos la pregunta abierta.

No obstante, lo que afirmo sin la menor duda es que todo repliegue sobre una soberana nacional que est totalmente separada de la hiptesis comunista, e incluso sea hostil a ella, solo hara el juego a unas fuerzas nacionalistas reaccionarias, incluso, fascistoides. Por consiguiente, el punto clave es el siguiente: s, de acuerdo, existe la posibilidad de una localizacin transitoria, incluso nacional, de una experiencia de reactivacin de las polticas de emancipacin, pero a condicin expresa de que se inscriba explcitamente en la hiptesis comunista y, por lo tanto, considere que su futuro solo est asegurado mundialmente. Ustedes citan el ejemplo de Cuba. Pero precisamente Cuba ha asumido a su manera la hiptesis comunista y la ha asumido hasta el final. Es incluso el ltimo Estado del mundo que la ha asumido verdaderamente hasta el final. Nos encontramos as ante un caso, precisamente, de un pas pequeo en la boca del lobo, en la boca del monstruo, que a pesar de todo ha resistido respecto a su independencia y que sigue hacindolo, pero que lo ha hecho en el elemento de la hiptesis comunista.

P: Por lo que se refiere a la crisis de los emigrantes, es una falta de solidaridad afirmar que es absolutamente necesario ayudarles a vivir correctamente en sus pases en vez de hacerles venir por millones a Europa para reforzar este proletariado nmada, por retomar su expresin, cuyas condiciones de vida son cada vez ms precarias, incluso en los pases ms ricos?

Es evidente que a largo plazo, estratgicamente, la gran cuestin es la de la posibilidad de una transformacin liberadora de los pases de origen. En segundo plano de las migraciones de lo que denomino el proletariado nmada, esos millones de personas que erran por el mundo en busca de lugares en los que sobrevivir, evidentemente encontramos el hecho de que un continente entero, frica, est sometido a la depredacin capitalista ms violenta. En ltima instancia, sin duda la verdadera cuestin que plantean estas emigraciones es la del proceso de emancipacin y, por consiguiente, del renacimiento de la hiptesis comunista, en los pases concernidos.

Desde ese punto de vista yo esperaba que Sudfrica podra desempear un papel dirigente en revolucionar la situacin africana, pero no ha sido el caso. En realidad en Sudfrica hemos asistido al advenimiento de una burguesa negra que comparte el antiguo poder de los coloniales blancos y abandona a las masas a su pobreza y a su sumisin forzadas.

As las cosas, otro aspecto de la cuestin es que el capitalismo siempre se ha apoyado en un proletariado nmada. Conoc una poca, en las dcadas de 1950, 1960 y 1970, en que se haca venir aviones enteros de obreros de Marruecos y de Argelia. Actualmente probablemente hay en Francia entre 6 y 7 millones, como mnimo, de obreros, de hijos e hijas de obreros, algunos de los cuales hoy se encuentran reducidos al estado de parados por la desindustrializacin nacional, de quienes hay que afirmar que, efectivamente, son proletarios y cuyo origen nacional es tal o cual pas africano, de Oriente Prximo o asitico. Estas personas, estas familias, son proletarios, existen y son de aqu.

Por lo tanto, pienso que hay dos aspectos en su pregunta. En primer lugar, hay que apoyar y ayudar a todo aquello que pueda significar emprender un proceso poltico de emancipacin y de liberacin en los pases dominados. Es tanto ms necesario cuanto que las liberaciones nacionales de los aos sesenta con frecuencia fueron mistificaciones. En muchos pases que han sido colonizados hay gobiernos nacionales que en realidad son agentes de tal o cual imperialismo o corruptos que se aprovechan de las rivalidades interimperialistas. En contra de todo ello se tienen que alzar los movimientos progresistas a los que apoyaremos. Por otra parte, tambin debemos impedir las persecuciones discriminatorias, racistas y de otro tipo respecto a las poblaciones que estn aqu, a veces desde hace mucho tiempo, a veces de tercera generacin, y que no han hecho sino llevar a cabo a nivel mundial la clsica emigracin del campo a la ciudad y del campesinado al proletariado. Hay dos aspectos concernientes a esta cuestin: un aspecto internacionalista y un aspecto nacional o local, y hay que tener en cuenta ambos.

P: Siempre respecto a la cuestin de los emigrantes, hoy en Europa es un reto fundamental para los medios de izquierda y progresistas. En su opinin, en qu medida es importante articular la lucha del proletariado nmada instalado en Europa con las luchas sociales de los movimientos de izquierda? Cules son, en su opinin, los retos y obstculos en este tema?

Hay que tener en cuenta que en ciertos aspectos esta cuestin no es tan nueva como parece. Veamos, por ejemplo, la historia del proletariado francs en el siglo XIX. Durante mucho tiempo este proletariado estuvo constituido por lo que se puede denominar emigrantes nacionales, que venan de Auvernia, de Bretaa o de lo ms recndito de los Pirineos, pero a quienes los habitantes de las grandes ciudades consideraban emigrantes. La mejor prueba es que tenan una cartilla de obrero. Desde esa poca ha existido la cuestin de los papeles y de los obreros sin papeles. Si no tenas esa cartilla, la polica te poda enviar de vuelta al campo. No hay que olvidar que esta cuestin fue la motivacin directa de la gran insurreccin de junio de 1848: la consecuencia del cierre de los Talleres Nacionales, fbricas en las que estas personas trabajaban, fue que hubo que expulsar a todas ellas. Se rebelaron y con la represin del ejrcito tuvimos una de las mayores masacres obreras en las calles de Pars.

Las cuestiones polticas son a menudo menos nuevas de lo que se cree. La cuestin de los emigrantes no es sino la ampliacin a nivel mundial del problema general de la procedencia de la fuerza de trabajo obrera. Las personas ya no vienen solo de Auvernia o de Bretaa, sino que vienen de frica, Oriente Prximo, Asia, Europa central Huyen as de las mortferas guerras civiles y tratan de protegerse. La consideracin progresista (ni siquiera comunista, sino progresista) supone naturalmente que se integran estas circunstancias, aunque sin abandonar el hecho de que hay en sus pases problemas polticos de la mayor importancia y que hay que tratar, estoy de acuerdo con ustedes en este punto. Hay que ser solidario en ambos frentes. Es una mxima en mi opinin fundamental, la va por la que el proletariado (incluido, e incluso sobre todo, su componente nmada) se constituye como fuerza poltica en nuestros pases. Yo mismo me ocup mucho de las fbricas en las dcadas de 1960 y 1970. Trataba con muchas personas marroques, argelinas, males, senegalesas, mauritanas En ese sentido, incluso la creacin de ncleos comunistas dentro de las fbricas era a su manera una actividad internacionalista. Y adems tambin hay que mostrarse solidario con estas personas en lo que concierne a las luchas que se llevan a cabo en sus pases y en las que podran participar.

Insisto en el hecho de que el proletariado siempre ha sido nmada en un sentido porque la propaganda trata de presentar todo esto (los refugiados, los viejos jubilados argelinos, los jvenes parados de origen africano) como un fenmeno completamente nuevo, una invasin del pas por parte de personas a las que no se conoce, etc.

Pas mi infancia en Toulouse, que era una ciudad poblada de proletarios espaoles que haban huido en la guerra civil cuando los republicanos vencidos se replegaron en el sur de Francia. Puedo asegurarles que se deca de estos refugiados espaoles, en su mayora cristianos, exactamente lo mismo que se dice hoy de los marroques, los sirios o los males, en su mayora musulmanes. As, por medio de la opinin pblica en mi infancia aprend que los espaoles no eran como nosotros, que eran unos brbaros. Lo que ms se aportaba como prueba del hecho de que no estaban verdaderamente civilizados es que no saban qu era una baera y que crean que ah era donde se pona el carbn. Son historias significativas en lo que respecta al racismo social. Hoy se afirmar de buen grado que la prueba de que los rabes son unos brbaros es que sus mujeres e hijas llevan un pauelo en la cabeza. Quiz estas mujeres desconocen qu es una boina o un paraguas?

En realidad, la constitucin del proletariado siempre ha sido problemtica desde el punto de vista de la estupidez nacionalista, la mentalidad torpe y violenta de las identidades que se creen superiores. En la Inglaterra del siglo XIX, otro ejemplo, se adoptaron unas leyes extremadamente feroces respecto a lo que se puede denominar los emigrantes interiores. Cualquier persona que no pudiera decir de dnde vena, a dnde iba y por qu poda ser colgada por el delito de vagabundeo. Como he mencionado, en nuestro pas exista la cartilla del obrero: en cuanto la situacin econmica lo exiga se devolva a la gente a su pobre provincia.

Ahora bien, esto es exactamente lo que ocurre en Francia. Desde hace dcadas mi pas sufre los efectos en el pueblo de una desindustrializacin enconada. En una veintena de aos, no ms, se ha desmantelado el sistema general de las grandes fbricas que rodeaban Pars. Evidentemente, esto cre un paro generalizado, incluidos los jvenes. Cuando se tiene a una persona cuyos abuelos fueron obreros aqu y que ha nacido ella misma en Francia, lo mismo que sus padres, se la va a enviar al sur de Marruecos? Es completamente aberrante!

Todas estas viejas cuestiones siguen siendo cuestiones fundamentales del progresismo moderno y, por supuesto, de la reconstruccin de una poltica comunista.

P: En una entrevista reciente de la periodista Aude Lancelin usted afirmaba en esencia que las promesas incumplidas eran consustanciales a la poltica. La solucin no es el referndum revocatorio, propuesto por Jean-Luc Mlenchon y ya aplicado en algunos pases de Amrica Latina, que permite cuestionar por medio de un referndum el mandato de los cargos electos que hagan lo contrario de lo que prometieron, como Franois Hollande, por ejemplo?

S, sera interesante. Pero puede que a pesar de todo siga siendo un tanto intraparlamentario, un poco demasiado ligado al sistema electoral dominante. Se tratara solo de una especie de juicio pblico de las promesas incumplidas. Adems, se podra imaginar que estuviera organizado por la oposicin. Por ejemplo, sera muy extrao ver a la derecha francesa provocar una votacin con el tema Hollande no ha cumplido sus promesas.

P: Pero, a fin de cuentas, el pueblo es quien decide si es o no el caso

S, pero el pueblo electoral es una nocin bastante confusa. Entre el pueblo electoral y el pueblo poltico hay una diferencia capital: el pueblo electoral tambin se compone de muchas personas indiferentes o sumisas. Incluso son la mayora.

Estoy totalmente de acuerdo en llevar a cabo una campaa sobre el hecho de que la promesa incumplida es una figura absolutamente constitutiva de la vida poltica actual y que si hay quien padece particularmente esta enfermedad, es la izquierda. A lo largo de mi historia personal he tenido contacto de manera casi sistmica con las promesas incumplidas del Partido Socialista. Entr en poltica cuando tena 18 aos porque a principios de 1956 el Partido Socialista haba tomado el poder con la consigna Paz en Argelia y tres meses despus enviaba all un contingente, llevaba a cabo ah la guerra sin piedad, autorizaba la tortura, etc, etc. Aquello empez as. Hollande pertenece a esta familia.

P: Precisamente, cuando personas como Hollande y Valls se pretenden de izquierda, aunque no lo sean en absoluto, y no digamos ya Macron, que afirma no ser ni de de derecha ni de izquierda, no aparece ahora una nueva divisin entre los partidarios del Estado y de la propiedad colectiva (la verdadera izquierda), y quienes quieren privatizarlo todo?

Evidentemente es el debate central y la razn por la que, como deca, en cierto modo hemos vuelto a una poca arcaica de la existencia de la izquierda (si se debe mantener esta manida categora electoral) puesto que la cuestin del mantenimiento o no de la dictadura de la propiedad privada vuelve a ser absolutamente central. Es un criterio imponente aunque determinante de lo que constituye una orientacin nueva, es decir, comunista.

Hay que reconocer que la ltima existencia formalmente aceptable de la izquierda en Francia fue la eleccin de Miterrand en 1981 porque el programa comn que una a los socialistas con los comunistas ortodoxos todava era un programa muy crtico de la propiedad privada. Contena unas medidas bastante radicales como, por ejemplo, la casi nacionalizacin de la totalidad del crdito y de los bancos. Hay que ver en ello el efecto de un ltimo arranque programtico del Partido Comunista antes de entrar en una prolongada agona.

Este arranque solo dur dos aos, despus se acab. Aquello ocurri hace cuarenta aos. Despus nadie en el espacio parlamentario ha propuesto atacar al capital. Recuerdo que el propio Jospin, primer ministro socialista, haba respondido en un tono absolutamente altivo cuando unas delegaciones obreras acudieron de la fbrica de Michelin en vas de desindustrializacin a pedirle que nacionalizara esta fbrica: De todos modos, no vamos a volver a la produccin administrada. Haba aadido que ni siquiera haba que hablar de ello. Por consiguiente, hemos vuelto a la poca en la que finalmente esta idea elemental, que estructur la esperanza comunista durante dos siglos y que consista en afirmar que la tarea prioritaria era atacar la dictadura del capital y la propiedad privada, est completamente desaparecida del espacio parlamentario desde hace unos cuarenta aos. En efecto, cualquier poltica comunista debe volver a situarla en el centro de las discusiones y de los procesos organizados.

P: Quisiramos abordar ahora la cuestin de los medios de comunicacin. Al tiempo que la prensa occidental, controlada casi toda ella por multimillonarios, denuncia la desinformacin que practican todas aquellas personas que piensa de otra manera se dedica a hacer una propaganda sin precedentes tanto sobre cuestiones internacionales como cuando hay elecciones nacionales, como acabamos de ver en Francia. Qu piensa usted de quienes dicen ahora que los medios son el segundo poder, despus de las finanzas pero por delante de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial?

No es falso. Sin embargo, quisiera precisar que entre los medios de comunicacin y el poder poltico hay ms una relacin de horizontalidad que una relacin jerrquica que subordine los polticos a los caciques de la informacin. En definitiva, es evidente que a pesar de todo los medios siempre estn ms o menos obligados a designar su clientela poltica favorita. En Francia, por ejemplo, peridicos como Le Monde y Libration estn obligados a mantener un barniz de centro izquierda, en el sentido parlamentario, no necesariamente en el que le damos ustedes y yo. Centro izquierda quiere decir algo que se parece a Macron o en todo caso algo que va de Macron a Hollande pasando por Sgolne Royal. El poder meditico es un poder tanto ms determinante cuanto que en Francia, singularmente, el gran capital ha comprado el conjunto de los peridicos de gran tirada, con lo que no podemos espera de ellos sino lo que es favorable al gran capital. Pero en el mismo seno de este gran capital hay divisiones porque el viejo capitalismo ms familiar, ms provinciano, est vinculado a la derecha tradicional, a la de quienes apoyaban a Fillon y que estn muy vinculadas a esta orientacin poltica. En cambio, resulta sorprendente ver que los grandes proveedores de fondos de Macron son ms bien personas como Niel, que pertenece al mundo del gran capital informtico. Siempre ha habido una proyeccin poltica del hecho de que frente a un capital arcaico se despliegue un capital moderno, cuyos paladines consideran que sera arriesgado para el propio capital fiarse ciegamente de unas tendencias extremadamente de derecha, sobre todo en el plano social, en el plano de la evolucin de las costumbres. De modo que el reparto meditico de las opciones polticas y, tras ellas, de los grandes capitalistas, no se refiere en absoluto a las cuestiones generales de la gestin econmica, a propsito de las cuales evidentemente estn de acuerdo, sino sobre las cuestiones sociales. Es absolutamente evidente que personas como Macron u Hollande no ven inconveniente alguno en que exista el matrimonio homosexual o en que las mujeres sean ministras. Consideran que ms vale ir en esta direccin, que eso no supone peligro alguno para la dictadura del capital y que incluso crea una pequea clientela suplementaria. En mi opinin, es una de las razones de la grave crisis del partido de derecha dominate en Francia. En el fondo Jupp representaba una salida semiliberal, mientras que Fillon dio un golpe de Estado en el seno de la derecha movilizando durante las primarias al personal militante de la manifestacin antihomosexual, lo ms profundo de la reaccin tradicional, del viejo petainismo burgus. Dio un golpe de Estado en el interior del partido republicano y eso provoc la catstrofe general y la necesidad de hacer surgir a Macron como mueco poltico nuevo.

Estoy de acuerdo en que actualmente los medios, el personal poltico y las finanzas se encuentra todo ello en un sistema de conexiones extremadamente estrecho. Pero creo que tambin hay capitalistas que consideran importante que la dictadura capitalista pueda presentarse como moderna y no est demasiado estrechamente ligada a las fuerzas sociales exageradamente conservadoras, catlicas, racistas, etc. Por consiguiente, existe un conflicto interno dentro de la derecha entre modernidad y tradicin. Macron ser elegido como moderno.

P: La propaganda meditica trata de desacreditar a quien no le gustan utilizando indiscriminadamente trminos negativos como populismo, pero tambin dictadura, totalitarismo e incluso terrorismo. No cree usted que actualmente vivimos en un rgimen caracterizado por el totalitarismo del dinero, la dictadura de los mercados e incluso el terrorismo de las agencias de calificacin contra ciertos Estados?

S, por supuesto, creo que todas estas palabras despectivas se podran volver contra sus autores, sin la menor duda. Por ejemplo, se ve que unos gobiernos socialistas ordenan graves acciones de discriminacin policial. Yo mismo, que desde mi ms tierna infancia lucho contra los socialdemcratas, me he quedado estupefacto al ver que las funciones de Valls han consistido en explicarnos que un problema muy grave de Francia era el de las personas nmadas de origen rumano! Era inimaginable! Y que diera instrucciones para que se destruyeran los campamentos de estas personas. Era esa la cuestin fundamental del nuevo primer ministro socialista de Francia? Sin duda se puede aplicar a este Valls una de las palabras de ustedes acaban de mencionar y muchas otras. La logomaquia despectiva utilizada por los medios se podra volver perfectamente contra los propios medios y contra quienes son sus servidores. Habra que tratar de hacer que la opinin pblica dejara de consentir este tipo de lenguaje y vocabulario. Incluso he criticado el uso desenfrenado de la palabra atentado porque en realidad el atentado de los anarquistas rusos contra el zar, por ejemplo, no tiene nada que ver con los asesinatos en masa de unos locos. Creo que la rectitud del lenguaje poltico, su precisin, es algo que hay que conquistar y salvar.

P: Le hemos odo decir que no vota desde 1968, desengaado por la oleada reaccionaria que sigui a los acontecimientos de mayo. Quiere eso decir que no cree en la posibilidad de un cambio verdadero por medio de las urnas y qu solucin alternativa preconiza entonces usted para tratar de cambiar el mundo?

En Francia el parlamentarismo se estableci progresivamente en el siglo XIX y su victoria definitiva data de la Tercera Repblica, es decir, de 1875. Desde esta fecha a da de hoy, qu valor progresista o qu posibilidad de cambio efectivo ha puesto a la orden del da el parlamentarismo? Se bas en la represin de la Comuna de Pars en 1871. Ah fue donde los primeros republicanos se afilaron los dientes, por as decirlo, con 30.000 obreros muertos en las calles de Pars. Despus llev a cabo las expediciones coloniales ms feroces de nuestro pas y comprometi a Francia en la guerra de 1914, gigantesca masacre donde se adopt la costumbre de contar los muertos por millones, pero que no sirvi de nada puesto hubo que empezar otra vez veinte aos despus. Una cmara republicana, elegida regularmente, es la que dio plenos poderes a Ptain. En mi juventud fue una cmara socialista la que emprendi la guerra de Argelia. Se podran citar muchas otras hazaas de este tipo de las que ha sido culpable nuestra famosa Repblica, ya se trate de la Tercera, de la Cuarta o de la Quinta. Por ello no veo inters alguno en estudiar los proyectos de la Sexta Repblica, propuestos por Lordon o Mlenchon.

Finalmente, solo veo en total tres aparentes excepciones en siglo y medio que pudieron hacer creer por un instante que las elecciones eran capaces de otra cosa.

La primera es el Frente Popular en 1936. Su eleccin suscit algo de naturaleza muy diferente: la primera gran huelga general de obreros franceses. Hay que sealar que eso no es puramente electoral. Y Blum, primer ministro electo, escribi negro sobre blanco que haba recibido esta huelga como una bofetada, es decir, como algo que, en efecto, no obedeca a las reglas del juego. El Frente Popular suscit grandes esperanzas, se votaron leyes sociales, pero aquello termin en 1937, al cabo de un ao haba acabado! Termin debido a unas decisiones deplorables, como la de no intervenir en la guerra de Espaa o cosas por el estilo, mientras que Blum anunciaba, exactamente como har ms tarde Mitterrand, que era la pausa. Y la pausa quera decir el final. Y esta misma cmara, que haba votado las reformas de 1936, es la que en 1940 vot otorgar plenos poderes a Ptain. Esta es la primera excepcin.

La segunda excepcin fue la cmara constituida tras la Liberacin, en 1944-45. Entonces tuvimos un gobierno en el que participaban comunistas y una burguesa francesa totalmente desacreditada por haber apoyado a Ptain y la colaboracin durante toda la guerra. Una vez ms se aprobaron leyes sociales, algunas de las cuales continan en vigor todava hoy, aunque se cuestionan e incluso estn en vas de ser eliminadas. Se nacionalizaron algunos sectores cuyos patrones haban trabajado con los nazis, pero se empez a privatizarlos en la dcada de 1980. Esta experiencia de 1945 acab en 1947. En esa fecha los comunistas abandonaron el gobierno y se acabaron o se enterraron las reformas.

Por lo que se refiere al tercer episodio, fue la eleccin de Mitterrand en 1981 con un programa que, como he dicho, comportaba por primera vez varias cosas importantes concernientes a la propiedad de los capitales. Pero apenas dos aos despus haba terminado ese paso anticapitalista. El gobierno Balladur desmantel totalmente todo el programa de la izquierda unida. Y que yo sepa, Mitterrand en absoluto vio un posible motivo de dimisin en echar abajo todo lo que haba anunciado y empezado a construir. Es ms, en adelante no hizo nada en esa direccin, no volvi a nacionalizar nada, a pesar de que todava permaneci once aos en el poder!

Por consiguiente, en primer lugar constato que el rgimen electoral francs fue el autor, ya fuera con la izquierda o con derecha en el poder, de una sucesin ininterrumpida de cosas espantosas. Y, en segundo lugar, que en total hubo tres excepciones, que duraron como mximo dos aos y cuya herencia se ha aniquilado totalmente. Por lo tanto, no tengo razn alguna para creer que las elecciones puedan proponer algo de positivo a un verdadero militante comunista. No puedo creer que un movimiento electoral pueda encarnar la existencia de otra posibilidad, de otra estrategia. El parlamentarismo no es sino la frmula poltica ajustada a la dominacin capitalista.

Por consiguiente, vuelvo a mis consideraciones iniciales: en primer lugar hay que formular claramente una hiptesis alternativa y a continuacin hay que organizar directamente a la gente en torno a esta. Si en un momento determinado se considera til entrar en el juego electoral es una cuestin de oportunidad, pero a todas luces solo puede ser una decisin tctica, no puede ser una decisin estratgica. No se puede hacer con la esperanza de que como se ha elegido a unas personas se ha ganado la partida o se puede ganar ahora. Eso va a depender exclusivamente tanto del movimiento de masas y de su nivel de conciencia y de pensamiento como de la fuerza de sus organizaciones. Se puede utilizar la palabra revolucin si se quiere. En todo caso va a depender de la poltica colectiva, de la poltica organizada y de las grandes revueltas obreras y populares, a una escala cada vez mas internacional porque el propio capitalismo es internacional y en ese aspecto vamos con retraso respecto a l. Todava seguimos muy encerrados en lo nacional. Los grandes capitalistas estn cmodos en Shanghai, San Francisco o Buenos Aires, pero nosotros no lo estamos tanto polticamente. Y, en todo caso, creo que hay que acabar con el mito de la democracia electoral, incluido en la opinin pblica e incluso sobre todo en ella.

P: En su ltimo artculo usted afirma que uno de los elementos sin el que nunca se pondr fin a nuestra actual servidumbre frente al sistema capitalista es una organizacin slida con vistas a establecer los elementos constitutivos de la va comunista. Afirma que eso representa un punto vital en la constitucin de una alternativa progresista vlida a largo plazo. En su opinin, cul es el elemento central que falta a las organizaciones de la izquierda radical, de los comunistas, para garantizar esta solidez organizativa de base?

Es un problema complicado porque me parece que la mayora de las organizaciones que mantienen con vida la hiptesis comunista en el mundo lo hacen sin haber establecido completamente el balance de lo hecho en el pasado. Como si en cierto modo ellas garantizaran una continuidad. Esta continuidad puede ser una continuidad estalinista, trotskista, maosta, pero me parece que lo que falta (y me hago este reproche a m mismo) es un balance la experiencia comunista del siglo XX que sea un balance progresista, es decir, que no sea el mismo balance que el del enemigo, pero que tampoco sea la idea de que podemos pura y simplemente continuar. Los Estados socialistas del siglo anterior no lograron desplegar completamente la hiptesis comunista y hacerla irreversible histricamente. Nosotros mismos debemos sacar las enseanzas de este fracaso, reteniendo tambin lo que estuvo bien hecho, incluso lo que fue notable. Personalmente creo que la Revolucin de Octubre fue un acontecimiento sin precedentes en la historia. Es la primera vez que se emprende la construccin de una sociedad que no est bajo la dictadura de la propiedad privada. No se haba emprendido desde el Neoltico! Lo digo en serio, es un proyecto que no haba existido desde el Neoltico porque la propiedad privada no es simplemente el capital, la propiedad privada existe desde siempre, desde la aparicin de los Estados. Por consiguiente, hay que continuar en ese sentido, extrayendo de lo que ha tenido lugar su carcter creador e innovador. Pero al mismo tiempo es necesario que nos rindamos cuentas a nosotros mismos, y que rindamos cuentas a la gente, de las razones internas del fracaso. Por supuesto, ha habido presin externa, presin capitalista, lo que no impide que todo se haya desmoronado y tenemos que saber por qu. Es necesario que quienes continan sepan por qu y que, por lo tanto, encuentren sus propias razones para continuar sabiendo qu ocurri realmente, proponindolo y explicndoselo a la gente. Ahora bien, es evidente que todo esto gravita en torno a la cuestin del Estado. Creo que en cierto sentido estas empresas han sido contrarias a la hiptesis general marxista que era la de una decadencia del Estado. Se trataba de empresas violentamente estatales que entendieron la dictadura del proletariado como la dictadura del propio comunismo, lo que no es en absoluto lo mismo. As pues, creo que debemos tener nuestra propia conciencia histrica.

Sobre ese punto, el segundo episodio sin precedentes en la historia es la Revolucin Cultural en China. Por qu? Porque, precisamente, puso a la orden del da la cuestin del comunismo en su difcil relacin con la del poder del Estado. Durante aos la juventud estudiante y millones de obreros actuaron, pensaron y escribieron en un desorden extremo pero extremadamente movilizador para rectificar el curso de las cosas y animar el devenir comunista. Finalmente fracasaron, pero es imperativamente necesario partir de su experiencia.

Hoy en da lo que domina la opinin pblica y, de hecho, una opinin sumisa al tiempo que inquieta, es que ha interiorizado un balance del comunismo hecho por quienes siempre han sido enemigos jurados del comunismo. Este supuesto balance se resume en una mxima: No existe una poltica comunista, no ha existido y nunca existir.

Pues bien, ya veremos.


Fuente de la primera parte: http://www.investigaction.net/entretien-avec-alain-badiou-12-nous-devons-tirer-notre-propre-bilan-des-experiences-du-passe/

Fuente de la segunda parte: http://www.investigaction.net/fr/entretien-avec-alain-badiou-22-democratie-et-medias/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter