Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-07-2017

Acerca del artculo de Ral Zibechi "El estado (colonial) y la revolucin"

Nathaniel Clavijo
Rebelin


Nos llama la atencin que un periodista tan culto y atento a los movimientos sociales y a su historia, sostenga que la principal crtica hacia el Estado provenga del marxismo, tanto del pensamiento de Carlos Marx y Lenin. Incluso sostiene que los marxistas planteaban la destruccin del Estado, no su desaparicin o extincin.

Con ello desconoce el corazn del debate entre marxistas y anarquistas, especficamente entre Marx y Bakunin. Mientras Marx planteaba la necesidad de tomar el poder del Estado a travs de la "dictadura del proletariado", Bakunin sostena que el Estado -todo Estado- deba ser destruido e instalarse en su lugar una organizacin social "de abajo a arriba", federalista.

"Poned al obrero ms rojo en el Zar de todas las Rusias, y ser peor que el propio Zar". Esta clebre frase fue dicha por Mijail Bakunin en respuesta a la propuesta estatista de Marx. Es ms, justamente la corriente marxista fue tildada de "socialista autoritaria" a raz de su concepcin estatista y dictatorial y en cambio, la concepcin anarquista fue llamada "socialista revolucionaria". Es curioso que hechos tan conocidos no sean mencionados o tergiversados en el artculo en cuestin.

No fue Marx -y muchos menos Engels- y ningn miembro de la corriente marxista en todas sus variantes, crtico del Estado. La va para acceder al poder era el Estado, como si el poder fuera un objeto que se pudiera tomar y no un conjunto de relaciones que circulan por la sociedad, como lo ha sealado Michel Foucault.

Es ms, prcticamente todas las corrientes marxistas reconocen en las elecciones una tctica vlida (o estrategia en la mayora de los casos) para acceder al control coyuntural del Estado y realizar algunas reformas o modificaciones a ciertas polticas. Fue justamente el anarquismo quien ha criticado las elecciones como un engao y un medio para mantener en el poder a los de siempre, generando una ficcin de participacin y democracia. Esta critica radica en el profundo rechazo a la concepcin estatal.

Fue justamente Lenin, quien en "El Estado y la Revolucin" (ttulo tomado de otro libro de otro autor socialista) intenta mantenerse a flote de una concepcin dual: destruccin/conservacin del Estado, sosteniendo que ste debe ser abolido. Una lectura a cualquier captulo del libro nos lleva a encontrar mltiples contradicciones en el planteo de Lenin, quien si bien sostiene que el Estado es un instrumento de dominacin de clase, debe ser "tomado" en el perodo de transicin por el Partido (ya no por la clase) para reorganizar la sociedad, y luego lentamente se ir extinguiendo. Qu extraa formulacin! Es necesario conservar un organismo de dominacin de una clase sobre otra para lograr la abolicin de las clases y la felicidad humana!!!

El libro "El Estado y la Revolucin" de Lenin fue realizado en base a "La guerra civil en Francia" de Carlos Marx, sin duda su obra ms libertaria. All Marx se plantea que la "Comuna" -con la experiencia fresca de la Comuna de Pars- es la forma organizativa ms adecuada para la construccin de una sociedad socialista. Pero como seala Arthur Lehning en "Marxismo y Anarquismo en la Revolucin Rusa", fue Lenin quien retoc el texto de Marx y le hizo decir cosas a Marx que no estn escritas en dicho libro, es decir, realiz un plagio para justificar esa navegacin a la deriva en que estaba envuelto Lenin y su partido. Todo ello puede ser consultado en dicha obra.

Pero ms an nos llama la atencin, el desconocimiento profundo que evidencia Zibechi respecto a la obra de Bakunin. Y eso que fue uno de los expositores en una actividad de conmemoracin de los 200 aos del nacimiento de esta figura revolucionaria. Bakunin -y todos los anarquistas- han criticado con dureza al Estado y han rechazado la va estatal para transformar la sociedad. Ese es un punto identitario del anarquismo; todas sus corrientes lo comparten.

Por eso no entendemos por qu Zibechi se empea en buscar en el marxismo la crtica al Estado, algo que no existi prcticamente en dicha corriente, salvo algunas contadsimas y breves excepciones. Habra que esperar a Nicos Poulantzas para que dicha corriente realizara un interesante estudio sobre el Estado y lo entendiera como una de las estructuras del sistema, que interrelacionadas con otras, generan la estructura de clases de la sociedad.

Sin quitarle mrito al griego, ello ya haba sido planteado por el anarquismo en el siglo XIX, desde Proudhon, luego Bakunin, Kropotkin y Malatesta, haban sealado que el Estado es fuente de privilegios y que produce y reproduce las clases sociales.

Sera bueno buscar las respuestas en los lugares correctos y no estar como exgetas analizando la filigrana en los "textos sagrados" de maestros, cuyas propuestas el desarrollo histrico ha descalificado como invlidas e inviables. El socialismo libertario tiene mucho para decir y ya ha dicho bastante. Es ms, las experiencias puntuales de socializacin que se han desarrollado han sido de la mano del anarquismo. Creemos que con las colectivizaciones de Espaa alcanza como botn de muestra.

Pero tambin podramos mencionar que muchos luchadores a lo largo del mundo han buscado en el anarquismo respuestas. Tal el caso de Abdullah Ocalan, lder del PKK Kurdo, preso hace 18 aos, quien busc en Murray Boochkin, terico del anarquismo y la ecologa social, respuestas que el marxismo- leninismo no poda brindarle a la lucha del pueblo kurdo. Ese modelo ya se haba desgastado.



Nathaniel Clavijo, militante de la Federacin Anarquista Uruguaya (FAU).

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter