Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-07-2017

Fora da Lei

Amlcar Salas Oroo
CELAG




El golpe dado el ao pasado a Dilma Rousseff confirm, entre martes y mircoles de esta semana, dos de sus objetivos presupuestos: por un lado, avanzar en una nueva arquitectura jurdica para las relaciones laborales del pas que desestructurara los progresos incrementales en materia de derechos que se dieron durante los ltimos aos, avances que posibilitaron va decisin poltica de los gobiernos del Partido dos Trabalhadores aumentar el poder de compra de las clases trabajadoras, disminuir las desigualdades, apalancar la movilidad social. Por otro lado, arrinconar an ms aquello que representa Lula, Lula da Silva, el hijo del Brasil, el presidente honorario de un Partido con una estrella roja aunque hoy en da-, el que en el ltimo tiempo arremeti contra OGlobo, el que se irritaba cuando lo comparaban con Lech Walesa, el de los saludos con Fidel, el amigo de Chico Mendes, el lder sindical del ABC. Esta semana: derechos laborales triturados; y el derecho penal, bajo intrpretes arbitrarios.

Tres eran las modificaciones normativas que las elites pusieron como requisitos para respaldar un impeachment tan grotesco como el que se encamin el ao pasado: dos necesariamente requeran el status de enmienda constitucional (el lmite a los gastos pblicos, aprobada el ao pasado, y la reforma de las jubilaciones, an en tratamiento) y la otra, una mayora en ambas cmaras (la reforma laboral). En el preciso momento en el que la propia situacin judicial/parlamentaria de Michel Temer empezaba a estar muy comprometida, todos los esfuerzos se concentraron en lograr por lo menos el segundo de los objetivos dispuestos; y as fue, con show de luces en el recinto y toda la pirotecnia del peor de los Congresos de la democratizacin, tal como le corresponde a esa cuadrilla que hoy est a cargo del Ejecutivo. Quizs no sea Temer el que realice la tercera de las reformas, y sea Rodrigo Maia, el actual Presidente de la Cmara que reemplazara a Temer frente a una potencial suspensin o renuncia-. Esa sera la misin poltica del perodo: lograr una mediana estabilidad con Temer o con Maia, poco importa- de forma tal que se logre coronar la tercera de las reformas y, as, el capitalismo brasileo tenga el camino despejado para un nuevo ciclo de acumulacin.

Lo sucedido con la condena en primera instancia a Lula es igualmente grave. No slo porque la investigacin y los procesamientos a Lula fueron marcados por arbitrariedades de procedimiento y, como tal, fueron denunciados en instancias internacionales- sino que la misma condena de S. Moro refuta ms de 70 testimonios (27 de los cuales de la acusacin) y carece de verdaderos elementos probatorios, como lo fue el caso de J. Vaccari, ex tesorero del PT, que fue absuelto por falta de pruebas en segunda instancia y puso en evidencia la endeblez de substanciar una acusacin en la delacin de la delacin. Para el caso, la segunda instancia que le toca a la condena de Lula slo confirm el 54% de las sentencias de Moro.

Ms all de la candidatura de Lula para las prximas elecciones presidenciales, y su evidente peso como el principal (y federalizado) liderazgo poltico brasileo, lo que esta decisin judicial intenta hacer es no slo arremeter contra la figura de Lula en s, sino contra todo un espacio poltico. Lo que trata de correrse del mapa (y anular) de las opciones y alternativas polticas es un determinado tipo de proyecto poltico: el que, con sus aciertos y virtudes, logr transmitir de cara a la ciudadana de que era posible que el manejo de los asuntos pblicos como, por ejemplo, el presupuesto- no contemplara exclusivamente como receptores a las tradicionales elites sino tambin a los sectores populares. Es que lo que se debate, en el andamiaje institucional que sea, es el destino de los proyectos: el martes culmin un desenlace en el Senado, el mircoles fue el turno del Poder Judicial. Los mismos beneficiarios.

Amlcar Salas Oroo es investigador del Centro Estratgico Latinoamericano de Geopoltica (CELAG).

Fuente: http://www.celag.org/fora-da-lei/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter