Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-09-2017

Entrevista al economista poltico Julio Gambina
"Los procesos de cambio en Latinoamrica no avanzaron con la suficiente fuerza y profundidad transformadoras para revertir las polticas estructurales neoliberales"

Mario Hernandez
Rebelin


M.H.: Maana (29.8) harn una importante actividad en la CTA Autnoma en Lima 609.

J.G.: Exactamente. Es una actividad que hacemos en conmemoracin de los 150 aos de la primera publicacin del tomo I de El Capital de Karl Marx. Hacemos un seminario que empieza a las 11 de la maana y tenemos ponencias y debates hasta las 21:00. El tema es tremendamente importante porque cuando uno piensa en lo que hoy es la poltica econmica hegemnica, en Argentina y en el capitalismo mundial, porque cuando se dice neoliberalismo se habla de un nuevo liberalismo, o sea que se remonta a teoras que son anteriores a la de Marx, con lo cual quien fue el fundador de la crtica de la economa poltica tiene plena y absoluta vigencia en la actualidad, al menos en ese rubro que era la crtica a la economa poltica hegemnica de su poca. Nosotros tenemos el desafo de pensar la crtica a la economa poltica hegemnica de esta poca, sobre todo estando en la Argentina y teniendo una poltica monetaria ortodoxa en el Banco Central y no tan ortodoxa en Hacienda, pero congruente con una orientacin de liberalizacin de la economa en la Argentina.

Entonces, es muy necesario discutir, analizar, recuperar a Karl Marx y de alguna manera actualizar esa crtica con los procesos contemporneos. Es esencial el estudio de El Capital para comprender al capitalismo en el sentido histrico y actual pero es necesario ver las especificidades actuales, las formas en que se ha desarrollado la economa capitalista a escala mundial, cuando el capitalismo contemporneo tiene una expansin territorial y social mucho ms amplia que en 1867 cuando se public el tomo I de El Capital.

Por eso aparece como muy necesaria esta reflexin que adems se puede combinar con que este ao es el centenario de la Revolucin rusa, la primera oportunidad en la que durante mucho tiempo hubo un intento de construir una economa, una poltica y una sociedad no capitalista, socialista, y que estaba inspirada, entre otros textos, en ese principalsimo que es El Capital. As que va a ser una buena ocasin para pensar temas tericos pero siempre muy vinculados a la demanda social y poltica de nuestro tiempo.

M.H.: Mencionaste los cien aos de la Revolucin rusa y me diste pie porque el lunes 4 y el martes 5 de la semana que viene se va a hacer una importante actividad en la Universidad de Quilmes en relacin a la conmemoracin de los cien aos de la Revolucin rusa. Y luego jueves, viernes y sbado en la Universidad de General Sarmiento arrancan las Jornadas de Economa Crtica. Y a eso le quiero sumar, que maana en el hotel Bauen a las 17:00 se har la apertura del VI Encuentro internacional de la economa de los trabajadores que luego contina jueves, viernes y sbado en la fbrica recuperada Textiles Pig en la localidad del sudoeste de la provincia de Buenos Aires del mismo nombre. Dos semanas movidas en lo que hace al anlisis crtico de la situacin no solo de nuestro pas sino tambin internacional, que por otra parte, es la caracterstica que tiene esta conmemoracin de los 150 aos de El Capital.

J.G.: S, con el agregado que lo que ests citando es tambin el anlisis de las alternativas, porque el escenario que presentarn maana en el Bauen y luego se desplegar en Pig supone hacer un anlisis de las empresas recuperadas, las organizaciones populares de trabajadores, todo eso que se desarroll en el caso de la Argentina con mucha fuerza en torno a la crisis de 2001/2. Es importante porque no se trata solamente de discutir teora sino de discutirla desde el punto de vista prctico.

Es muy interesante como en todo el mundo se estn haciendo reflexiones en torno a El Capital. La semana pasada se hizo una actividad muy importante en Brasil donde distintos grupos universitarios, acadmicos y vinculados a movimientos sociales tambin pudieron discutir el tema.

Prximamente en Mxico tambin se har un debate. Son todos debates muy importantes por la masividad que tienen y demuestran que hay una gran preocupacin por no quedarse en el anlisis de la coyuntura, que es importante y preocupa cotidianamente no solo en cuanto a la economa sino a la poltica en general. La desaparicin forzada de Santiago Maldonado es un tema que preocupa seriamente como el del gatillo fcil o la fuerte ofensiva del gobierno de Macri luego de las PASO para avanzar de forma reaccionaria en materia laboral, previsional, impositiva, educativa y penal en relacin a la edad de imputacin.

M.H.: Mencionaste el 2001, voy a hacerte una afirmacin polmica, porque parece que hubiera sido sepultado por los votos a favor de Cambiemos en las PASO.

J.G.: Yo no lo pensara del mismo modo. Creo que hay que discutir la coyuntura pero en un marco terico, hay que ver los temas con mayor complejidad, incluso el 2001 argentino hay que verlo en relacin al clima de poca de comienzos del siglo XXI en toda Amrica Latina. Me parece que la referencia ms que al 2001 es que hay que ver que la ofensiva de los grandes capitales comenz con los procesos de las dictaduras militares, con el terrorismo de Estado en el cono sur de Amrica Latina.

Muy pocas veces se reflexiona que eso que se ensay en el cono sur hoy es hegemnico a escala mundial. Primero en Chile, Uruguay, Argentina y bastante despus, a comienzos de los 80 se aplic en Gran Bretaa y EE UU. Luego se extendi a Europa de la mano de los Partidos socialistas en el gobierno en Europa occidental y a fines de los 80 empez a desplegarse con mucha fuerza la crisis en el bloque socialista y en la dcada del 90 con la desarticulacin de la URSS esas polticas ensayadas en los 70 en Sudamrica, llevadas a Gran Bretaa, EE UU y Europa durante los 80, se desplegaron con mucha fuerza en Europa del Este y con inusitada fuerza nuevamente en Amrica Latina, pensemos en Color de Melo, Menem, Fujimori. Con lo cual aquello que empez como ensayo en nuestros territorios se generaliz en el sistema mundial y llev a una lectura de fin de la historia.

En ese marco el 2001 argentino, como el movimiento zapatista, como el Caracazo previamente generaron expectativas de que los pueblos no queran esas polticas generalizadas de carcter neoliberal a escala mundial. Y se generaron muchas expectativas, hemos conversado mucho sobre esto, hemos acordado que lo que aconteci en la primera parte del siglo XXI fue un mecanismo de cambio poltico, hubo cambio poltico en Amrica Latina, con algunos puntos muy elevados como las reformas constitucionales de Venezuela, Bolivia y Ecuador, pero la verdad es que eso que aconteci en Argentina en 2001 y los procesos polticos de cambio en toda la regin latinoamericana no avanzaron con la suficiente fuerza y profundidad transformadoras que hubiera hecho falta para revertir las polticas estructurales de corte neoliberal.

Por ejemplo, para que se entienda en la Argentina, nosotros hoy tenemos la misma Ley de entidades financieras que estableci la dictadura militar en 1977 pese a que ac hubo cambios en la Ley de radiodifusin, en materia del matrimonio igualitario, en que hubo una batalla muy importante en la reapertura de los juicios a los genocidas y la anulacin del Punto final y la Obediencia debida.

En materia econmica no hubo modificacin al patrn de acumulacin, hubo polticas de distribucin del ingreso, con extensin de las polticas sociales, entre otras la generalizacin de la Asignacin Universal por hijo, se pueden mencionar muchas cuestiones que tienen que ver con la relativa distribucin del ingreso, pero el patrn de acumulacin de Argentina y de Amrica Latina se mantuvieron de una manera muy fuerte. Estoy hablando de la sojizacin en todos los pases del Mercosur, lo que se define como poltica extractivista con los matices correspondientes en la regin. El aliento a la megaminera a cielo abierto no es solo patrimonio de la Argentina, es un fenmeno en toda la regin latinoamericana. No se avanz suficientemente en cambios econmicos, es uno de los temas que se est ensayando hoy en el debate de la Asamblea Constituyente en Venezuela, que es todava un tema abierto, en discusin, pero creo que Venezuela va a tener destino de sustentabilidad del proyecto bolivariano, del propsito del socialismo del siglo XXI tal como lo plante Hugo Chvez en su momento. Si avanza el tema en materia de consolidacin de las comunas, del poder comunal, de las reformas econmicas para descentralizar lo que viene administrando el Estado nacional con bastantes niveles de ineficiencia, con elementos de corrupcin muy fuertes. Si ah se avanza en protagonismo popular para generar transformaciones del modelo productivo y de desarrollo, eso puede animar no solo a Venezuela sino a muchos otros pases en la regin.

Por eso pensar el 2001 argentino no se trata solo de que en la Argentina hay votos para Macri, sino que hace un ao se consum un golpe parlamentario en Brasil de la mano de un Parlamento que esta hiper poblado de corrupcin, denunciados ante la justicia y ha sido bastante escasa la resistencia. Un pas que no viene de tradicin de paros generales, de huelga general, entonces creo que hay que mirar con ms profundidad lo que me animara a llamar un ciclo largo de luchas que empez a fines de los 60 y contina hasta ahora, con un proceso en el medio que son las luchas de los 80 y `90 que cristalizan en torno del 2001 argentino pero tambin son convergentes en esa poca las luchas por el agua y el gas en Bolivia y lo que genera las condiciones de cambios institucionales muy importantes en la regin, que hay que tomarlos como procesos de aprendizaje, de acumulacin.

Hay un acumulado del movimiento social popular que en estos momentos est haciendo muchos balances. Sino no tendra importancia que vengan delegados de distintos pases de la regin y del mundo a analizar en Pig las experiencias de las empresas recuperadas, un tema que adquiri mucha fuerza en Amrica Latina desde el protagonismo de ocupacin de empresas en Argentina a comienzos de siglo.

Hay una apuesta muy fuerte del capitalismo mundial en Argentina

Son todos temas muy importantes que estn en la acumulacin de la memoria. Luego hay que sacarle punta al lpiz en cuanto al proceso electoral argentino que adems est generando unas expectativas en el poder econmico y poltico mundial enormes. Pensemos que Argentina pidi ser sede de la Organizacin Mundial del Comercio y el poder mundial, porque quien manda es EE UU acompaado de Europa y Japn, rpidamente le dijeron que s al gobierno de Macri. Y en diciembre se va a hacer una reunin de la OMC y ya hay muchos artculos, editoriales en los principales medios de informacin de la Argentina que estn hablando de cmo estn llegando especialistas en seguridad de los principales pases capitalistas desarrollados para pensar el operativo de seguridad de esa cumbre de ministros y gobernantes del capitalismo desarrollado para empujar la liberalizacin de la economa en la Argentina y al mismo tiempo le han concedido la continuidad en el 2018 de la coordinacin del G20, que fue en Alemania este ao y el prximo toma la posta la Argentina.

Hay una apuesta del capitalismo mundial en Argentina muy fuerte, por lo tanto pensar el 2001 y el trayecto hasta el presente supone ser muy crticos de lo que se construy a raz del 2001 y, al mismo tiempo, valorar mucho la acumulacin generada en este tiempo.

M.H.: Coincido en el anlisis de estos gestos polticos que tiene el imperialismo internacional con Mauricio Macri, inclusive en todas las cumbres internacionales a las que ha asistido ha tenido un trato privilegiado de parte del imperialismo internacional, eso no parece ser acompaado por gestos econmicos, por ejemplo, el conflicto que hubo con la exportacin de limones a EE UU, ahora se replica con el biodiesel. Hay un mensaje que parece contradictorio.

J.G.: No es contradictorio, lo que pasa es que hay una crisis mundial del capitalismo. La economa es mundial y la poltica econmica es nacional, entonces Macri necesita votos en Argentina y quisiera que la economa mundial fuera funcional a su ideologa liberal, pero del otro lado lo tiene a Trump que tambin aplica poltica econmica nacional, entonces cuando el lobby empresario del biodiesel de EE UU le dice que la Argentina est aplicando polticas de dumping, aunque no sea cierto, EE UU tiene la potestad de aplicar un arancel del 60%, ante lo que la Argentina puede protestar ante la OMC y ganarle dentro de 3 o 4 aos.

Europa hizo lo mismo en el ao 2013 y recin ahora la OMC le ha dado la razn y, por lo tanto, Europa podra reabrir la importacin de biodiesel de la Argentina. Europa reciba mucho ms biodiesel en trminos de millones de dlares que EE UU; el negocio frustrado ahora para los grandes productores y exportadores de biodiesel es por 1.200 millones de dlares y en el 2013 Europa compr por 1.800 millones. Con lo cual los lobistas productores de biodiesel de Europa frenaron esas importaciones desde el 20013 al 2017 y EE UU cierra su frontera ahora y se expone a que la Argentina proteste, como con el caso de los limones y dentro de 3 o 4 aos la OMC nos d la razn.

Pero lo que hay que ver es que Trump est haciendo lo que cualquier pas imperialista, aplica poltica econmica nacional privilegiando los intereses del lobby monoplico nacional estadounidense y en el medio queda el amigo Macri. Fijate cmo intent en la primer parte de su gobierno que las inversiones externas que llegaran sean de EE UU, europeas e inclusive japonesas y como no logra suficiente inversin de esa procedencia termin viajando a China y ratificando proyectos que haban sido iniciados en la etapa anterior durante los gobiernos kirchneristas. Casualmente una de las noticias que aparecen en los medios es que las represas del sur estn recin siendo aprobadas ahora, pero son gestiones que empezaron en la poca anterior. El gobierno de Cristina Fernndez hizo un acuerdo monetario, un swap con China por el equivalente de 11.000 millones de dlares que el gobierno de Macri acaba de aprobar hace muy pocos das.

El gobierno ideolgicamente quisiera que el capitalismo desarrollado adems de hacerle guios polticos, traer a la OMC, de dejarle coordinar el Grupo de los 20, tambin le traiga inversiones, pero la verdad es que los gobiernos del capitalismo desarrollado privilegian sus situaciones nacionales y las empresas trasnacionales tambin privilegian el tema de las ganancias. Ven que hay posibilidades nuevamente en mercados como el estadounidense, entonces prefieren orientar sus inversiones hacia all, lo que se llama vuelo hacia la calidad y de paso actan con una presin tipo chantaje sobre pases como Argentina o Brasil, condicionndolos a generar condiciones que les aseguren alta rentabilidad; por eso Brasil hizo la reforma laboral, una reforma reaccionaria que tira por la borda derechos sociales histricos y se monta en el hecho de que Brasil tiene un 50% de su poblacin trabajadora en situacin irregular, lo que vulgarmente se llama trabajo en negro.

En la Argentina tenemos un tercio en idntica situacin derivada de la impunidad empresaria que est presionando, el chantaje del lobby hegemnico en Argentina y la presin ideolgica de afuera y de adentro, para que Argentina intente hacer una reforma laboral al estilo brasileo para competir con Brasil y que la radicacin de inversiones externas sea en Argentina.

El gobierno, especialmente el Ministerio de Trabajo, sabe que la Argentina tiene una larga tradicin de organizacin sindical, es uno de los pases con mayor historia sindical y de lucha, ms all de la burocracia sindical, del amarillismo y que muchos dirigentes sindicales son verdaderos empresarios que viven como tales, tienen cuantiosos patrimonios; ac hay respuesta sindical y social muy fuerte y se expres en la gran movilizacin del 22 de agosto pasado, aunque los medios de comunicacin te muestran los 3 o 4 minutos de conflicto explcito que hubo para tratar de instalar una imagen en la sociedad de sindicalismo violento y escamotea que hubo una masiva participacin que sorprende a cualquiera que la vivi en vivo y en directo y que demuestra que hay capacidad de resistencia.

Por eso el gobierno ms que pensar en una reforma laboral al estilo Brasil lo que va a hacer es tratar de llegar a octubre sin hacer muchas olas, tratando de consolidar la votacin de las PASO, si pueden ganar en Provincia de Buenos Aires lo van a intentar. Y luego con ese mejor clima de ms legisladores en el Parlamento seguir empujando la de mxima que es la reforma brasilea y sino la de mnima que es el cambio en los convenios colectivos como hicieron con los petroleros patagnicos, con el SMATA, con UPCN, e intentar modificar de a poco los convenios colectivos para ir acumulando fuerzas en el sentido que el programa de los grandes capitales pretende y cuando sea eso posible hacer una reforma legal integral con las mayoras parlamentarias que puedan lograr.

Por ahora el macrismo para tener mayora parlamentaria necesita negociar con otros bloques, porque le ha ido bien en las PASO pero sigue siendo la primera minora, inclusive hace pocos das el Ministro de Economa dijo que no se plantean la reforma tributaria ahora porque eso se tomara como tema electoral y tendran mucha gente de la oposicin en contra, entonces prefieren llegar a las elecciones del 22 de octubre y luego encararla con el nuevo Parlamento desde el 10 de diciembre y lo que ellos suponen un mejor clima poltico; siempre obviando el tema de la resistencia, el conflicto social, la confrontacin popular, que es lo que en general muchos analistas de la poltica no tienen en cuenta y tratan de manipular a la opinin publica en contra de lo que supone la participacin social en el conflicto social extendido.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter