Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Palestina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-09-2017

Las falacias del sionismo para justificar sus asentamientos contra Palestina

Ramn Pedregal Casanova
Rebelin


Se todos los cuentos.

Yo no s muchas cosas, es verdad.

Digo tan slo lo que he visto.

Y he visto:

que la cuna del hombre la mecen con cuentos,

que el llanto del hombre lo taponan con cuentos,

y que el miedo del hombre ha inventado todos los cuentos.

Yo no se muchas cosas es verdad,

pero me han dormido con todos los cuentos

y s todos los cuentos.

Autor, el gran poeta republicano espaol, Len Felipe.


La mitologa es esttica y muestra el pensamiento antguo, anticientfico: La tierra es el centro del universo. El hombre fue creado por Yav. La mujer est hecha con una costilla del hombre. Y ahora Israel es la tierra que Dios ha asignado a los judos.

Los mitos trataban de explicar algo que se desconoca, por eso si el grupo de presin sionista trata de justificar su crmen de la ocupacin en un mito o supuesto mito, hoy diremos que el grupo de presin sionista es una fuerza que pretende situarse fuera del tiempo en que vivimos.

Empleando la razn, lo que cualquier ser humano ve es que la invasin de Palestina por quienes se dicen elegidos por Dios, responde a la que pretende sea la nueva configuracin, el nuevo mapa, de Oriente Medio, que quienes se sirven a estas alturas del sionismo, como ideologa apoyada para la ocasin, debieron abandonar Oriente Medio en el siglo XX porque los pueblos de la zona lucharon por su independencia de sus depredadores, y les vencieron.

Las leyes internacionales establecidas desde la creacin de la ONU son convenciones en medio de la relacin de fuerzas, en el caso de Palestina su particin contituye la primera injusticia de la creacin de tal organismo, pero dicho esto, que los ocupantes de la mayor parte de Palestina pretenda imponer la violencia es querer situarse al margen hasta de aquella injusticia para huir despus de toda razn de igualdad. Es por eso por lo que quienes se atribuyen derechos trados desde fuera de la condicin humana (Franco se deca generalsmo por la gracia de Dios, Hitler atribua superioridad a lo que deca ser la raza germana, los presidentes de EEUU hasta Obama y Trump, cada uno a su estilo, han sostenido el designio divino de su mandato o la supremaca racial blanca, la suya nicamente, con la que hacer del mundo entero lo que convenga al aparato imperial ms guerrero que ha existido nunca, ) no cotizan a la causa comn de los pueblos, o si prefiere le llamamos la causa comn de la Humanidad. Nos quieren hacer creer que su opcin es el destino que nos ha tocado.

Estamos en Palestina, y escuchamos el himno de una unidad de paracaidistas del ejrcito sionista de ocupacin, el fascismo llevado por los occidentales a aquel pas, la letra de la cancin se refiere a la poblacin autctona:

Otra pediatra y otro panadero / han recibido una bala de una unidad de paracaidistas / todo el da buscamos nios para matar en las casas.

Este comportamiento tan brbaro se basa en la atribucin que la organizacin social del ente israel dispone para que sus componentes desprecien todo derecho humano, nos situen en la escala ms baja de la existencia y nos puedan tratar como objetos a eliminar. As es como se forman las mentes criminales, y las mentes criminales ponen en marcha acciones criminales, imponen la violencia para hacer desaparecer pueblos y leyes acordadas. El ideario sionista tiene los mismos lmites que el nazismo o el fascismo, es racista, es fundamentalista, y se atribuye un mandato divino, las escrituras o la mitologa, para construir el mundo que alimente los intereses de su clase capitalista, que es, interpretando racionalmente, ocupar y recolonizar el territorio estratgico de Palestina. Ha sido la ltima colonia inglesa en la zona y la creacin de un ente que responda a los intereses del antiguo imperio y del nuevo pondr, como estamos viendo, todo Oriente Medio en estado de tensin que impida que su independencia progrese sobre la base de la fuente de petrleo que el capitalismo necesita para sobrevivir como lo conocemos.

La instalacin del ente israel es como la rtula, el hueso, entre el pasado y el futuro, y sirve para hacer el juego que de movimiento a la nueva colonizacin. Por eso a quienes ahora se rebelan, el ente sionista aplica la criminal dictadura que refleja el himno de sus paracaidistas: Otra pediatra, otro panadero / han recibido una bala de una unidad de paracaidistas / todo el da buscamos nios para matar en las casas.

A la ocupacin de Palestina, para hacer que la zona vuelva a su situacin colonial, se le insertan los asentamientos, en los que los nuevos colonizadores hacen el trabajo a la potencia capitalista, que encubierta con mitologa procura ir dividiendo, debilitando y conquistando el territorio petrolero: fueron parsitos, imperio, y quieren seguir sindolo.

Luego, no es una lucha entre pueblos, es una lucha entre un pueblo que habita el lugar al que pertenece, su tierra, y defiende su supervivencia, y un grupo de mercenarios que promocionados por un servicio financiero de carcter imperial los moviliza y ampara con el recurso de una mitologa. Israel es la rtula. Rtula o hueso que une el pasado y el futuro, y para vincularse al territorio le cambia el nombre de Palestina por el de Sin, y as a sus enviados colonizadores les llama sionistas, como si nunca hubiese existido nadie ms que ellos.

Construyen su discurso dando nombres nuevos o viejos a los territorios, celebrando festividades religiosas, estableciendo leyes racistas que dicen mitolgicas para impedir la confraternizacin con, o la vida a, los habitantes originarios, denominando motivos histricos a los contenidos de libros de cuentos de antes de la era cristiana, denominndose pas en negacin de los naturales, el pueblo palestino, que desposeido de esa su condicin le titula de terroristas, como si fuesen intrusos e invasores.

Ahora bien, cuando buscamos los motivos reales del viaje de los sionistas a Palestina, encontramos que los organizadores financieros de la empresa colonial los han ido llevando con contratos de trabajo con sueldo y casa, a eso lo denominan la Aliy, o la inmigracin juda. A su llegada los centros de instruccin sionista les moldean el pensamiento sobre la explicacin mitolgica, y en base a la religin y la idea de raza superior escriben sus leyes para la expulsin de los habitantes y prohibir su retorno. A eso los nuevos colonizadores le llaman designios divinos, y sobre esas leyes los colonos dirigen sus actos de limpieza tnica y apartheid.

Dnde se situn esos objetivos y esos actos en poltica?: la ultraderecha de occidente da cobijo a sus propulsores. Si abrimos el plano y miramos la regin nos preguntaremos, quines impulsan a los terroristas cuyos actos se basan en ideas semejantes, y quines se interesan tanto como para armales, entrenarles, financiarles, apoyarles militarmente y hasta hospitalizarles en el caso de resultar heridos en la guerra contra Siria e Iraq? Los interesados en deshacer el mundo rabe son los mismos, el imperio estadounidense, los anteriores colonizadores que han crecido a costa del petrleo robado y el mundo financiero inventor del ente israel, la rtula que articula el movimiento del nuevo imperio en la zona.

Aqu, en Palestina, tienen un papel fundamental los asentamientos de colonos, declarados en todas las instituciones internacionales, surgidas al final del colonialismo, como actos de guerra e ilegales, y por tanto impedimentos para la construccin del Estado de Palestina y para la paz en la zona.

Si los nuevos imperialistas inventan su mitologa, el resto del mundo en avance hacia una justicia mayor, por estar basada en el respeto, la independencia y soberana de cada nacin y cada pueblo, no puede dejar pasar al sionismo.


Ramn Pedregal Casanova, es autor de Gaza 51 das y Palestina. Crnicas de vida y Resistencia, Dietario de Crisis, Belver Yin en la perspectiva de gnero y Jess Ferrero y Siete Novelas de la Memoria Histrica. Posfacios. Presidente de la Asociacin Europea de Cooperacin Internacional y Estudios Sociales AMANE. Miembro de la Comisin Europea de Apoyo a los Prisioneros Palestinos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter