Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-09-2017

La diosa que se enamor del joven ms bello y le regal la inmortalidad, pero
Aurora y Titono

Javier Cortines
Rebelin


La diosa Eos (Aurora) se enamor locamente del hermossimo Titono, slo comparable en belleza a su hermano Ganmedes, quien fue raptado por Zeus para solaz de su lecho y para que le sirviera de copero en las fiestas dionisacas (orgas pre-cristinas) que se celebraban en el Olimpo.

Tanto Titono como Ganmedes eran hermanos de Pramo, el clebre rey de Troya que sucumbi ante los engaos (el enorme caballo de madera) de Ulises, quien, tras concluir la guerra, se demor diez aos en llegar a casa, la isla de taca, demostrando con su tardanza lo duro que puede ser el matrimonio cuando aparece alguien que te hace tiln en el camino.

Cuando la divina Aurora pidi al omnipotente Zeus que concediese la inmortalidad a su amado Titono, el portavoz del rayo la complaci, pues l mismo estaba enganchado a Ganmedes y entenda como nadie los estragos que hacan en el corazn -y en otros sitios- ambos prncipes.

Como Eos estaba cegada por la pasin, se le olvid pedir a Zeus que, adems de la inmortalidad, regalase a su amor la eterna juventud, descuido que pag muy caro y trajo innmeros sufrimientos a la diosa de sonrosada luz que precede a la salida del Sol.

Aurora y Titono vivieron felices un tiempo pero, como es lgico, un da el prncipe empez a envejecer, y envejeci tanto, tanto, tanto, que cada maana se arrugaba y encoga un poco ms. El proceso continu hasta que se convirti en una especie de cigarra que no paraba de cantar mori mori, lo que en su lenguaje significa quiero morir, quiero morir.

Dicen los aedos que cuando la Aurora de dedos rosados vea a su cigarra (algunos dicen grillo) lo empapaba todo y as naci el roco.

Zeus, por su parte, se lo pasaba de maravilla con Ganmedes, y, cada vez que haba una fiesta importante en el Olimpo, pona en la mesa de los banquetes el mantel del arcoris, para dejar constancia de sus inclinaciones sexuales. Algunos dioses decan que era bisexual, otros que heterosexual y homosexual, y los ms maliciosos y maliciosas confesaban que era un pervertido, pues acostumbraba a bajar a la Tierra en forma de animal y obligaba a las mujeres a practicar la zoofilia.

(Cuando los descendientes de los griegos cambiaron el nombre de Zeus por el de Dios, slo le permitieron encarnarse una vez en forma de palomo (o trtolo, segn las fuentes), pues haba que suavizar su gusto por transformarse en animales muy llamativos o espectaculares).

Sin entrar en detalles, Zeus disfrutaba de su bisexualidad metiendo mano a Ganmedes y a la bellsima Europa, la de grandes ojos. Esa doncella, (hija del rey Agenor de Fenicia) fue raptada por el omnipotente adoptando la forma de un bellsimo y seductor toro blanco. Con ella tuvo, en un bosque de Creta, tres hijos: Minos, Radamantis y Sarpedn.

Sea o no sea cierta la historia de Aurora y Titono, lo que aqu nos interesa es el asunto de la pasin ciega pues a veces el arrebato, el impulso incontrolado, por muy maravilloso que sea, puede causarnos grandes sufrimientos. De ejemplos como ese est plagada la tragedia griega.

Y vuelve a cantar Quiquiriqu el Noble Gall Beneventano para advertir a los hombres que todos llegamos, pronto o tarde, a la edad de los metales -como dice la sabidura popular-y acabamos con plata en la cabeza, oro en la boca y plomo en el pene.


Blog del autor: http://www.nilo-homerico.es/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter