Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-09-2017

Huracanes, cambio climtico y devastacin

ngel Guerra Cabrera
La Jornada


Este ao ha sido prdigo en desastres naturales. Slo del 17 de agosto hasta hoy, los pases del Caribe y Estados Unidos han sufrido el embate de los huracanes Harvey, Irma, Jos y Katia. El 7 de septiembre Mxico senta los estragos de uno de los mayores terremotos de su historia y casi simultneamente del cicln Katia. El primero devast Juchitn y todo el istmo de Tehuantepec, en Oaxaca, adems de golpear numerosos municipios de Chiapas, y el segundo azot zonas de Veracruz y Tamaulipas. Suman ms de 90 los fallecidos por ambos fenmenos.

La cuestin de los huracanes y cunto est influyendo el cambio climtico en su periodicidad, aumento de categora y, por consiguiente, en su poder destructor y capacidad de amenazar la vida y bienes, es un tema de la mayor importancia para los pueblos y gobiernos del rea del Caribe y el Golfo de Mxico, incluyendo a Estados Unidos. Existe una abrumadora evidencia cientfica sobre la incidencia del cambio climtico en la generacin de fenmenos meteorolgicos extremos. En los das del paso de Harvey por Estados Unidos varios reconocidos investigadores lo afirmaron categricamente.

Es el caso de James Hansen, ex responsable de cambio climtico en la NASA y con funciones semejantes en la Universidad de Columbia, quien declar al portal Democracy Now: Como consecuencia de los cambios en la composicin de la atmsfera, provocados fundamentalmente por la quema de combustibles fsiles, el planeta se est calentando y el nivel del mar ha comenzado a aumentar debido a que el ocano se est calentando y el hielo se est derritiendo. El volumen de vapor de agua est aumentando debido a que la atmsfera se est calentando y, por consiguiente, la cantidad de agua que cae durante estas tormentas es mayor, debido al calentamiento global provocado por el ser humano. Las tormentas elctricas, los tornados y las tormentas tropicales obtienen su energa de la que est latente en el vapor de agua. Estas tormentas son en gran medida el resultado de los efectos provocados por el ser humano.

Por su parte, el sitio web Carbon Breef publica un elocuente mapa que refleja el estudio de la influencia del cambio climtico en 144 fenmenos meteorolgicos extremos analizados en 138 artculos cientficos arbitrados.

Y qu duda cabe, el capitalismo es la causa fundamental del cambio climtico. Mientras persista el irracional y suicida modelo actual de produccin y consumo no ser posible erradicar el origen de lo que John Saxe-Fernndez denomina colapso climtico. No obstante, confo en que no haya que esperar al derrocamiento del capitalismo para avanzar en la lucha contra el desbarajuste del clima. Se puede lograr mucho en la educacin de las personas sobre este gravsimo peligro y en organizar luchas populares que fuercen a los estados capitalistas a adoptar medidas que reduzcan las causas y efectos del fenmeno. El hecho de que Trump represente una corriente negadora del cambio climtico en el pas capitalista histricamente ms contaminante y derrochador, refuerza la necesidad de que la izquierda y los gobiernos revolucionarios y progresistas coloquen a la cabeza de sus agendas la lucha contra ese flagelo.

Por lo pronto, es urgente la solidaridad con los pases afectados por los huracanes de esta temporada, sobre todo con los pobres o bloqueados por Estados Unidos y tambin con los desfavorecidos en cualquier pas. Ha sido perverso el casi total silencio meditico sobre el demoledor paso de Irma por Cuba, la nacin ms devastada, o afectada, de una punta a otra de su territorio, por este organismo. Contrastante conque la isla, unida a Venezuela, ha iniciado acciones solidarias con los estados ms afectados del Caribe, como Antigua y Barbuda.

Cuba demostr frente a Irma la conciencia poltica, disciplina, organizacin y previsin que la singularizan. Si se observa el curso de este huracn all, se comprende que nicamente por esos factores, la experiencia de defensa civil acumulada masivamente por los cubanos y las medidas extraordinarias de proteccin adoptadas, es que fue posible evitar una prdida mayor de vidas humanas y atenuar la de bienes materiales.

Concluido el paso de Irma por la isla, de inmediato un enjambre humano, animado y supervisado por Ral, emprenda aceleradamente las labores de recuperacin, que en algunos casos, tomarn mucho tiempo.

@aguerraguerra

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2017/09/14/mundo/028a1mun


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter