Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-09-2017

Precios agrcolas en Cuba: cuando el mal mercado es el problema

Pedro Monreal
El Estado como tal (Blog)


La forma concreta en que funciona el llamado mercado de oferta y demanda (MOD) de alimentos agrcolas en Cuba es una fuente de frustracin ciudadana. Cualquier proceso mercantil normal que multiplique por diez, o ms, el precio de un alimento desde que sale del surco hasta que llega a la mesa es un problema econmico, pero sobre todo, es un inconveniente poltico.

Es algo percibido con razn- como una injusticia, y ese tipo de percepciones no son compatibles ni con la propuesta de sociedad que intenta construirse en Cuba, ni con la estabilidad social y poltica del pas a corto plazo. Difcilmente pueda encontrarse un tema polticamente ms sensible que la seguridad alimentaria de una nacin.

Existen numerosas evidencias de que la causa principal radica en la existencia de una cadena de distribucin excesivamente larga en la que operan intermediarios con un poder de mercado que les permite apropiarse de una cuota de valor muy superior a la que reciben los productores y que les posibilita deformar una intermediacin mercantil que es necesaria, pero que trastocan en un acto de pillaje al consumidor, especialmente nocivo para los de pocos ingresos, o sea, para la mayora de la poblacin cubana.

Los consumidores lo entienden y lo sufren, la prensa lo denuncia, los economistas lo analizan y los funcionarios tratan de enmendarlo, pero el problema est lejos de haber sido resuelto.

En mi opinin, el mercado de oferta y demanda (MOD) de alimentos agrcolas es -en su forma actual- uno de los peores enemigos de las propuestas para reformar el modelo econmico y social de Cuba mediante la utilizacin consciente del mercado y del sector privado.

Concuerdo con la poltica oficial de Cuba, expuesta en los Lineamientos, de avanzar en el funcionamiento ordenado y eficiente de los mercados en funcin de incentivar la eficiencia, la competitividad y el fortalecimiento del papel de los precios, pero un mercado deformado como el actual MOD tiende a contaminar con una sospecha de depredacin cualquier propuesta que se haga respecto a una mayor utilizacin de mecanismos de mercado y del sector privado a la economa nacional, en los marcos de un modelo socialista renovado.

En ese sentido, el MOD que hoy funciona es un engendro que obstaculiza las transformaciones necesarias en Cuba. Es un mal mercado que se interpone en la implantacin de mercados eficaces, que sean capaces de recompensar al productor y de contribuir a un mejor nivel de vida de los consumidores.

He comentado anteriormente que la posibilidad de producir alimentos en Cuba, a precios asequibles para la mayora de la poblacin, pasa por resolver un serio problema estructural: desarrollar el tipo de agricultura intensiva con el que hoy no cuenta el pas, principalmente por falta de recursos para su financiamiento. Ver Cuba: el techo del rendimiento agrcola en ocho grficos, El Estado como tal, 4 de septiembre de 2017, https://elestadocomotal.com/2017/09/04/cuba-el-techo-del-rendimiento-agricola-en-ocho-graficos/

Sin embargo, aun en medio de las condiciones limitadas de una agricultura rezagada como la actual, resulta difcil justificar los diferenciales de precios de alimentos agrcolas que existen entre el MOD y el mercado estatal. No es adecuado tratar de explicar tal disparidad principalmente como el resultado de una correlacin lgica entre la oferta y la demanda. Es cierto que la oferta tiende a ser inferior a la demanda, pero lo que debe ser explicado es cmo determinadas categoras de actores han sido capaces de deformar artificialmente lo que en teora debi haber funcionado como un proceso de oferta y demanda.

Sin pretensiones de precisin, solamente a modo ilustrativo, vale tomar nota de algo que es bien conocido. Aproximadamente el productor agrcola recibe 1,10 pesos por cada libra de tomate (precio de copio), y cada libra puede costar 5,10 pesos en un mercado estatal, qu extraa pirueta de la distribucin pudiera explicar que el precio del mercado de oferta y demanda o de un vendedor ambulante (carretilla) se eleve a 20 o 25 pesos?

La pregunta clave sera: por qu para poder conectar la oferta y la demanda de alimentos agrcolas se ha organizado una frmula mercantil que incluye una serie de intermediarios redundantes que tienen poder suficiente para adicionarle mrgenes irrazonables que distorsionan lo que pudiera haber sido en ausencia de esos intermediarios- una relacin econmicamente fundada entre oferta y demanda?

La respuesta es importante, porque ese tipo de mercado no brot por generacin espontnea. Es un mercado que surgi como resultado de una decisin de poltica pblica. En fecha reciente, el gobierno cubano ha tomado medidas para tratar de enderezar el entuerto, pero hasta donde lo permite la informacin publicada, el mercado de oferta y demanda (MOD) de alimentos agrcolas en Cuba se mantiene esencialmente funcionando como un mecanismo deformador de precios y generador de descontento popular.

Para quienes pudieran estar interesados en el tema, recomiendo la lectura de un excelente artculo de los colegas Anicia Garca lvarez y Ricardo Gonzlez guila, recientemente publicado en la revista Economa y Desarrollo, de la Facultad de Economa de la Universidad de La Habana. Ver, Mercados agropecuarios en Cuba: evolucin, anlisis y mejora, Economa y Desarrollo, vol.156 no.1, La Habana ene.-jun. 2016, http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0252-85842016000100014

El artculo es, a mi juicio, la explicacin ms lcida que ha ofrecido la academia cubana en los ltimos aos respecto a los mercados agropecuarios del pas. Se trata de un tema sistemticamente analizado por especialistas que laboran en Cuba, incluyendo estos dos autores y otros como Armando Nova, Fernando Funes Monzote, Betsy Anaya, Claudio Arias Salazar, Nereyda Mendoza Tamayo, Sina Boffill, Rafael Miguel Reyes, Miguel Surez Castell, Gilberto Hernndez Prez, Carlos Roche Hernndez, Marisol Freire Seijo, Osmel Alonso Amaro, y Maybe Campos Gmez.

No obstante, el artculo de Anicia Garca lvarez y de Ricardo Gonzlez guila introduce por primera vez, de manera sustantiva, la aplicacin de una perspectiva de estructuras de mercado y de poder de mercado en el anlisis del mercado agropecuario cubano actual. Al hacerlo, coloca el anlisis de mercados y de precios de alimentos agrcolas en el plano de la Economa Poltica, incorporando ngulos de economa, sociologa y ciencias polticas, que permiten mejorar hasta un punto que al menos yo no haba observado hasta ahora- el anlisis concreto respecto a cmo la reforma (actualizacin) del modelo econmico y social cubano ha generado y modificado los mercados de alimentos de base nacional en los ltimos aos.

Debera leer el artculo de Anicia Garca y de Ricardo Gonzlez quien quiera entender mejor por qu el enfoque inicial del primer gran mercado mayorista de Cuba (El Trigal) fracas estrepitosamente; por qu los precios topados en los mercados estatales son racionales; y por qu se justifican las recientes restricciones adoptadas en relacin con el mercadeo ambulante (carretilleros).

Ms importante an, el artculo hay que leerlo para poder comprender que construir mercados especialmente los de alimentos- exige la incorporacin de un tipo muy especfico de conocimiento al diseo de polticas. Ni los mercados, ni la capacidad del Estado para regularlos, pueden fundarse en opiniones ni en idealizaciones voluntaristas de los mercados.

Algunos planteamientos del artculo que considero relevantes para pensar en la necesidad de transitar hacia una reforma esencial de los mercados de alimentos producidos en Cuba son los siguientes:

Resumiendo, en un pas como Cuba, donde el salario medio es insuficiente para cubrir el costo de la canasta bsica, la reduccin del precio de los alimentos producidos nacionalmente no depende nicamente de la solucin a largo plazo- del problema estructural que representa no disponer hoy de una agricultura intensiva.

Existen soluciones a corto plazo que pudieran pasar por la restructuracin radical de los mercados agropecuarios, especialmente del llamado mercado de oferta y demanda (MOD).

La reorganizacin de las cadenas de produccin-distribucin que hoy operan en ese mercado permitira sacar del sistema una serie de intermediarios redundantes que actualmente distorsionan la distribucin del valor y que inflan artificialmente los precios de consumo para asegurarse mrgenes excesivos.

Las acciones estatales que se necesitan son complicadas, pero no impracticables. En cualquier caso, contribuira mucho poder entender adecuadamente cmo funcionaran las estructuras de mercado y las correlaciones de poder de mercado de los diferentes actores.

Los elevados precios de los alimentos en el mercado de oferta y demanda (MOD) no son una fatalidad que simplemente se origina en un desbalance de oferta y de demanda. El mercado no es un sistema de relaciones donde el poder de sus actores es neutral a sus resultados. Si el mal diseo de un mercado le facilita cuotas indebidas de poder a algunos actores, ese poder ser utilizado, usualmente afectando a otros actores, incluyendo a los consumidores.

Para poder implementar con efectividad las deseables transformaciones del modelo econmico y social de Cuba, que incluyen un papel ms activo del mercado para contribuir a mejorar la prosperidad de la mayora, se necesita corregir todo el peso muerto y el perjuicio poltico que se deriva de los malos mercados que han sido creados.

Fuente: http://elestadocomotal.com/2017/09/15/precios-agricolas-en-cuba-cuando-el-mercado-es-el-problema/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter