Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-09-2017

42 aos despus de los ltimos asesinatos del franquismo
La del alba sera

Colectivo Al Alba de Valencia
Rebelin


Cuando sonaron en los acuartelamientos de Madrid, Barcelona y Burgos descargas de fusilera que segaron la vida de cinco jvenes antifranquistas: Xos Humberto Baena, Jos Luis Sanchez-Bravo y Ramn Garca Sanz militantes del Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP); Juan Paredes Manot (Txiqui) y Angel Otaegui Etxeberria miembros de Euzkadi Ta Askatasuna (ETA).

Detenidos, desaparecidos durante varios das en las comisaras de polica donde se les tortur salvajemente, acusados ante tribunales militares sin pruebas consistentes, sin defensa jurdica pues en muchos casos sus abogados (los civiles, y los militares de recambio, fueron expulsados de la sala), tras varios juicios sumarsimos en los meses de verano y otoo de 1975, fueron condenados a muerte. Jams el abajo firmante, desde que sigue los procesos polticos en Espaa, ha tenido una impresin tan clara de asistir a un tal simulacro de proceso, en definitiva a una siniestra farsa, si pensamos un momento en el porvenir que les aguarda a los acusados [1] manifest el abogado suizo Chrstian Grobet presente en los juicios condenatorios. Franco tena en su mano, en aquel otoo de 1975, la vida de un total de once jvenes luchadores por la libertad y la democracia: magnnimamente perdon la vida a seis; los otros cinco fueron fusilados

La ola de represin que se desencaden en los estertores del dictador con los juicios de Burgos de 1970 (varias condenas de muerte finalmente conmutadas), el asesinato de Puig Antich militante del Movimiento Ibrico de Liberacin (MIL), continu con nuevas detenciones y nuevos juicios sumarsimos. Millones de personas se movilizaron en todo el mundo para salvar la vida de aquellos jvenes: peticin de expulsin de la Espaa franquista de la ONU por el presidente de Mxico Luis Echeverra, asalto a la embajada espaola en Lisboa, solicitud de clemencia del Papa, retirada de los embajadores de 14 pases europeos, manifestaciones multitudinarias en las principales ciudades europeas encabezadas por dirigentes polticos y sindicales, etc Franco muri matando (su muerte se produjo apenas dos meses despus de las ejecuciones de septiembre) de la misma manera que haba comenzado su rgimen, constante que mantendra a lo largo de los 40 aos de su dictadura.

Cuarenta y dos aos despus de estos asesinatos queremos seguir honrando el recuerdo de estos jvenes antifranquistas, que se inserta en la recuperacin que miles de ciudadanos espaoles hacen de la memoria histrica de los represaliados por el rgimen franquista. Hoy ms que nunca estn vivos los ideales por los que ellos lucharon y murieron: un rgimen popular republicano que diese a los pueblos de Espaa el derecho a la autodeterminacin.

Nota:

[1] Declaraciones d el 12 de septiembre de ese ao del abogado suizo Chistian Grobet, que haba asistido como observador judicial al consejo de guerra de Txiki en nombre de la Federacin Internacional de Derechos del Hombre y de la Liga Suiza de Derechos del Hombre. De igual manera se manifestaron otros juristas internacionales que asistieron a los juicios del resto de condenados.

Colectivo Al Alba de Valencia

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter