Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-10-2017

Guatemala
El presidente mostr la cara

Marcelo Colussi
Rebelin


La crisis poltica vivida en el ao 2015 fue resuelta por los factores de poder (embajada de Estados Unidos y cpula empresarial -Comit Coordinador de Asociaciones Agrcolas, Comerciales, Industriales y Financieras, CACIF-) con unas elecciones condicionadas y la aparicin de un candidato presidencial salvador. La agenda en juego en aquel entonces (fundamentalmente la que le interesaba al plan geoestratgico de Washington) era limpiar la cara de la poltica llevando a la crcel impresentables personajes mafiosos (la Lnea 1), y evitar a toda costa la llegada al poder de un candidato (Manuel Baldizn) que mostraba vnculos con Rusia y China (enemigos a muerte de la presencia estadounidense en su patio trasero).

Ese candidato salvador era un personaje no ligado histricamente a la clase poltica profesional, supuestamente entonces limpio del pecado de la corrupcin: el comediante Jimmy Morales.

El montaje funcion bien, y la poblacin, mayoritariamente, crey de buena fe el mensaje: alguien que no vena de las mafias polticas tradicionales no sera un corrupto (Ni corrupto ni ladrn fue su lema de campaa). La esperanza volva a abrirse; el resultado de las urnas lo dej ver. Para sorpresa de muchos, el comediante se converta en presidente.

Podra decirse que en los primeros tiempos de su administracin, Jimmy Morales, como actor profesional que es, desempe el papel para el que fue electo: presidente probo, no corrupto, transparente. Aunque, en verdad, desde el inicio abri dudas (la conformacin de su gabinete mostr irregularidades). De todos modos, como buen actor, pudo mantener bastante decorosamente su papel por un tiempo.

Un dato de capital importancia, pero que quiso hacerse pasar desapercibido, fue la gente con la que se rodeaba el candidato, y luego presidente. Su punto de referencia es un partido poltico (Frente de Convergencia Nacional FCN/Nacin) ligado a lo ms conservador del pensamiento de derecha guatemalteca, viejos mandos militares del ejrcito que participaron directamente en la guerra interna, con nexos con los negocios dudosos de los que la lucha contra la corrupcin pretende limpiar el terreno. Recientemente han salido a luz las fuentes financieras que utiliz la agrupacin para la campaa, y aparecen all dineros no muy santos (provenientes de la narcoactividad).

La Comisin Internacional contra la Impunidad en Guatemala CICIG y el Ministerio Pblico han llevado a cabo profundas investigaciones que comprometen al referido partido y al actual presidente, encontrando esos nexos peligrosos. De ah viene la reaccin del Ejecutivo: la declaracin de non grato para el comisionado Ivn Velsquez. Lo que continu luego de esa movida es una profunda crisis poltica, an no resuelta. Y evidentemente, el presidente Morales no ha actuado como supuesto representante de todos los guatemaltecos, sino que ha cuidado puros intereses sectoriales; en realidad, los propios y los de su grupo cercano. En otros trminos, mostr su verdadero rostro.

Todo ello permite ver quin es en verdad el actual presidente, pudindose sacar as algunas conclusiones generales:

1. Observando el accionar de Jimmy Morales como comediante (recurdense sus programas televisivos y sus pelculas) puede observarse lo que luego repetir como poltico profesional: su pensamiento es claramente de derecha, racista y machista, profundamente conservador y moralista.

2. Su vinculacin con oficiales del ejrcito formados en el ms profundo pensamiento anticomunista de la Guerra Fra deja ver que l tambin piensa as: la contrainsurgencia sigue estando presente. De ah sus reacciones viscerales cuando es sealado por el Ministerio Pblico y la CICIG: no actu como estadista objetivo sino como representante de una determinada faccin.

3. Est a la defensiva. Como representante del Poder Ejecutivo est algo desesperado, con cinco ministros y ocho viceministros que se le van del gabinete en un mes (renuncias y un despido). Su lenguaje se ha endurecido, no pudiendo escuchar el clamor de una poblacin que pide su renuncia, as como la de los diputados corruptos que le hacen de caja de resonancia.

4. Una vez ms la poblacin de a pie fue engaada. La salida de la crisis del 2015 fue un muy bien pensado golpe de efecto donde el descontento popular fue burlado con un show meditico que tuvo al actor Morales como protagonista.

5. Los problemas estructurales del pas no dependen del presidente de turno. Ms all de la declarada corrupcin como el mal que afecta a Guatemala (su superacin sera la puerta de entrada en un mejor pas, es el discurso dominante), la realidad evidencia que no importa el actor que se siente en la silla presidencial: los problemas son histricos y de raz, y no los arregla una persona.

6. El descontento que se vive puede abrir puertas reales para un cambio estructural, pero de momento no hay proyecto poltico de izquierda real que pueda viabilizar ese malestar popular.

7. Los reales factores de poder del pas (embajada y alto empresariado) probablemente le bajen el dedo al presidente, aunque eso no est muy claro: la clase dirigente no desea que la poblacin se tome en serio esto de andar destituyendo presidentes con su movilizacin.

8. El juego de poderes entre cpulas (las que representa la oligarqua tradicional contra las nuevas mafias representadas por el presidente) est abierto.


* Material aparecido originalmente en Plaza Pblica el 2/10/17.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter