Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-10-2017

El ao hidrolgico 2016-2017, que termin el pasado 30 de septiembre, ha sido un 15% ms seco que la media del periodo 1981-2010
El cambio climtico y el consumo excesivo empujan a Espaa hacia la sequa extrema

Santiago Sez
La Marea


Espaa se encamina a una situacin de sequa extrema si no llueve este otoo. Las reservas hidrulicas del pas se encuentran al 38,9% de su capacidad total, segn el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentacin y Medio Ambiente. Los embalses de la cuenca del Segura solo tienen un 14% de agua. Es una situacin normal para la Pennsula Ibrica que, agravada por el efecto del cambio climtico, reduce la cantidad de agua que llega a los cauces a igual cantidad de lluvia.

La temperatura media del pas ha subido en las ltimas dcadas. Y eso ha supuesto que las aportaciones a los acuferos y los ros, que es el agua que podemos utilizar, se hayan reducido, explica a La Marea Santiago Martn Barajas, responsable de Agua de Ecologistas en Accin e ingeniero agrnomo.

La situacin es grave, corrobora el doctor en Ciencias Fsicas Daniel Snchez Muoz, aunque depender de cmo se produzca la recuperacin. No obstante, el cientfico no es optimista, ya que los escenarios de precipitaciones para el otoo son bastante malos. Llevamos un retraso de ao y medio, y no vamos a recuperarlo en un mes. Lo que me da miedo no es que no llueva ahora, sino que el verano que viene las reservas van a estar muy justas, porque no va a haber una recuperacin tan grande. El suministro de agua para el consumo humano est garantizado, pero no as para el riego, al menos en algunas zonas, advierte Snchez Muoz.

El ao hidrolgico 2016-2017, que termin el pasado 30 de septiembre, ha sido un 15% ms seco que la media del periodo 1981-2010 (el marco de referencia usado por los meteorlogos). Los periodos de sequa en la zona del Mediterrneo han existido desde siempre, y se repiten en periodos de 10 a 15 aos, afirma Snchez Muoz, aunque incide en que el cambio climtico antropognico tambin juega un papel importante en la escasez de agua.

Consumo excesivo

La escasez de agua no se debe solo a una falta de lluvia. El consumo excesivo de recursos hdricos tambin pasa factura a las cuencas hidrogrficas. Todos los escenarios dicen que hay que reducir el consumo, pero tanto los actores econmicos como nosotros a nivel personal no nos estamos adaptando, admite el cientfico. No entiende, por ejemplo, por qu no se plantean medidas de ahorro, como el uso de agua no potable para el regado de zonas verdes, hasta que no se declara una alerta .

Martn Barajas est de acuerdo: Llevamos meses advirtiendo que, despus de la primavera seca que tuvimos, haba que poner restricciones al regado, pero no se hizo nada. Y argumenta que es necesario afrontar un cambio en el modelo agrcola nacional: Para obtener un cierto equilibrio hdrico habra que pasar de las 4,1 millones de hectreas de regado actuales a alrededor de 3-3,2 millones. Para Martn Barajas, detrs de la falta de medidas est la mentalidad desarrollista tanto del Ministerio de Medio Ambiente, que tiene las competencias en agua, como de las comunidades autnomas, que no dejan de fomentar la creacin de nuevos regados.

Uno de los efectos ms conocidos del cambio climtico es la tendencia de los fenmenos meteorolgicos a producirse de forma ms extrema. Si las lluvias son ms intensas y puntuales habr problemas de recepcin de caudales como para el uso en el campo. Si de repente llueve muchos litros no se puede retener toda esa agua, se provocan avenidas y se produce erosin, explica Snchez Muoz.

El papel del fuego

Adems, otros efectos del cambio climtico, como una parte de los incendios forestales, influyen de forma indirecta en la sequa. Las races de las plantas, seala Snchez Muoz, actan haciendo que la tierra acte como una esponja, es decir, absorbiendo el agua. Si no hay vegetacin, por accin del fuego o por cualquier otro motivo, el terreno se compacta y se comporta como una piedra.

Lo que se provocan son corrimientos de tierra y deslizamientos, y al final se dificulta incluso aprovechar esa agua, porque baja en forma de avenida, cargada de materiales de desecho, concluye.

Fuente: http://www.lamarea.com/2017/10/11/el-cambio-climatico-y-el-consumo-excesivo-empujan-a-espana-hacia-la-sequia-extrema/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter