Portada :: Espaa :: Crisis poltica en Catalua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-10-2017

Espaa sagrada, Somos la izquierda

Francisco Estvez
Rebelin


Cuando lo sagrado se instala en el discurso poltico, slo puede tratar los problemas de una manera: a hostias. Cuando la razn se ausenta, surge en su lugar la sinrazn, la demagogia, la mentira.

Catalunya no es un problema para Espaa, Espaa es un problema. El rgimen del 78, resultado de una Constitucin aprobada por el 58,9 % del censo -en Euskadi y en Galicia, por menos del 50%- est llegando a su fin. Pero es probable que muchos no lleguemos a verlo, porque no est dispuesto a morir sin causar dao y alargar su agona.

La transicin no fue modlica. Fue una evolucin, no una ruptura, del rgimen anterior. Pero no existe cambio de rgimen sin ruptura. Ahora se est demostrando. La ruptura no tiene porque ser violenta. En ciertas circunstancias puede tomar la forma de movimiento popular pacfico, siempre que no se pongan en cuestin los sagrados intereses del capital. Si se toca el capital, surge la violencia.

Los primeros signos de ruptura post-transicin aparecen en Madrid con el movimiento 15M (2011), que se extiende a las plazas de las principales ciudades de Espaa, incluida Barcelona, bajo el lema No nos representan!, dirigido contra la clase poltica. Al principio el movimiento es tolerado; despus insultado y reprimido. En agosto de ese mismo ao Zapatero y Rajoy deciden reformar el artculo 135 de la Constitucin, presionados por el capital financiero alemn, sin consultar a sus propios ciudadanos. Ms tarde, una parte del movimiento indignado, toma forma poltica con la creacin de Podemos.

En Barcelona el movimiento reivindicativo converge con otros sectores sociales en la primera Diada independentista masiva (2012). El lema Catalunya, nou estat dEuropa! expresa algo muy parecido al 15M, ya que equivale a decir: Este Estado no nos representa! Los jvenes y los diversos movimientos de protesta manifiestan una clara indignacin con el rgimen de la transicin.

Ambos intentos de ruptura, Puerta del Sol y Diada, surgen en respuesta a la crisis financiera global. La diferencia es que en Catalunya la reivindicacin incorpora tambin el derecho histrico de su pueblo a constituirse en sujeto poltico y a regir su propio destino. Esto, que alarma a cierta izquierda, no es tan diferente del movimiento de los indignados, que tambin pretende constituirse en sujeto poltico.

Por qu la izquierda espaola es tan reacia a plantearse con rigor la cuestin catalana y la rebota con la simpleza de que los nacionalismos son peligrosos? S, pueden serlo, especialmente en manos de los estados. O acaso el rgimen franquista no era nacionalista? Hitler no era nacionalista? Y Mussolini? Y entre las democracias occidentales Francia no es un estado nacionalista? Alemania, Italia, USA no lo son? En Espaa el ejrcito nacional, apoyado y jaleado por las derechas, masacr a su propio pueblo causndole un sufrimiento inmenso y cuarenta aos de dictadura. Al hablar de nacionalismos conviene no perder la memoria.

En Catalunya el independentismo es bsicamente de izquierdas. Y los sectores no independentistas que le acompaan son progresistas. El procs es tan potente que arrastra incluso a la derecha moderada. Pero no defiende una nacin por encima de las dems. No mira a Espaa por el hombro. Ms bien al contrario, la mira desde abajo y con inquietud. Como los portugueses -la otra nacin inequvoca de la pennsula- quien en su memoria histrica acuaron una experiencia que se transmite con las generaciones: De Castilla, nem bom vento, nem bon casamento!

Y Jordi Pujol? Pujol no fue nunca independentista, ni de izquierdas, ni honrado. Los jvenes no lo reconocen como suyo. No es evidente que el procs es una ruptura con el pujolismo? Y la burguesa catalana? En su sitio: externalizando empresas. Por qu insistir en que el independentismo est dirigido por la burguesa? Tal vez para calmar las conciencias jacobinas espaolas. Desde los tiempos de la Nova can se extendi entre la izquierda espaola el prejuicio de que sus msicos provenan de la burguesa catalana. Quines, Raimon, Serrat, Montllor? Mara del Mar Bonet? Ni uno.

Como recordaba ayer David Torres en el diario Pblico Qu culpa tiene Finlandia de ser una hermosa cua entre Suecia y Rusia? Apenas a punto de cumplir sus primeros cien aos de independencia, tras siglos formando parte de Suecia y ms tarde de Rusia. el lema que dirigi su reivindicacin fue: No somos suecos y no queremos ser rusos, as que dejadnos ser finlandeses. Qu culpa tiene Catalunya de ser una pequea cua entre Francia y Espaa? Tambin podra decir: No somos franceses y no queremos ser espaoles, as que dejadnos ser catalanes. Qu culpa tiene Irlanda de ser una isla atrapada entre el Reino Unido y el ocano?

Lo ms interesante del proceso cataln es que es popular, transversal y de masas. Y adems supone una ruptura con el rgimen del 78, ya que pone en cuestin la Espaa sagrada uninacional. Esta ltima es la de la izquierda? El procs es la prueba del algodn. Los que dentro de la izquierda lo combaten -y no son pocos- estn anclados en el pensamiento avejentado del 78 y en los ideales de la fraternidad universal, que jams se han cumplido. Mejor sera que se deslizaran hacia otro ideal, el de la fraternidad de los pueblos, y mostraran un mnimo de comprensin hacia el pueblo cataln, dividido, como todos los pueblos, pero que est mostrando un decidido deseo de convertirse en sujeto poltico.

La apelacin a la ley -penal, por supuesto- y a una sagrada Constitucin, redactada en el 78 bajo la supervisin del ejrcito franquista, de los poderes fcticos y del capital internacional, para reprimir un movimiento democrtico en el siglo XXI es de una enorme hipocresa poltica. Y que una parte de la progresa -cuyo paradigma es el PSOE- abandere la aplicacin de un artculo, el 155, que aborta el autogobierno cataln y le amputa sus instituciones, es una clara agresin contra Catalunya y sus ciudadanos. La insolidaridad que se le achaca a Catalunya es exactamente lo contrario: la insistente insolidaridad de Espaa -y por desgracia, de una parte de la izquierda- contra ese pueblo, mediante campaas de creacin de odio desde hace varios aos.

Qu aplicacin de la ley se puede esperar de un Partido Popular que se ha apropiado de las instituciones del Estado para uso propio, que ha saqueado el dinero pblico, que ha pagado la reforma de su sede central con un milln de euros de origen ilcito, que ha presionado, manipulado y sancionado a jueces y fiscales desafectos, que ha recortado derechos sociales y producido pobreza y muerte en muchas familias? Cmo se puede consentir que pueda ejercer el dictat sobre Catalunya un partido votado por slo el 8,3% de los catalanes?

Qu aplicacin de la ley se puede esperar de una Jefatura del Estado restaurada por Franco, cuyo titular Borbn no fue votado nunca, y que incumple su propia Constitucin interviniendo en poltica con reiterados discursos partidistas? Qu respeto por el pueblo que sufre recortes en la sanidad, en la educacin, en los derechos sociales, con el obsceno boato de los Premios Princesa de Asturias y la exhibicin de todos los plutcratas del pas reunidos? Qu decencia esperar de quien otorga el premio de la Concordia a la indecente troika comunitaria, responsable de polticas neoliberales que han causado sufrimiento a miles de europeos y muerte a cientos de personas ahogadas en el Mediterrneo? Todo ello bajo el amparo del gobierno socialista de Asturias, corresponsable de tal exhibicin.

La decisin de apropiarse de las instituciones legtimas de Catalunya se produce al da siguiente de esta feria de las vanidades en el exterior del Teatro Campoamor de Oviedo que, para sonrojo de muchos asturianos, evoca un desfile similar al de la explanada de El Escorial, en la boda de la hija de Aznar.

Y todo ello con el cinismo de Rajoy, al sostener No hemos suprimido la Generalitat de Catalua, cumpliendo el postulado de Sigmund Freud (1925): la negacin lingstica es una afirmacin en el inconsciente.

Si Catalunya es Espaa por qu se le trata tan mal, por qu se le agrede, por qu se le niega la palabra, por qu se pone en riesgo su economa? Si los independentistas son una minora por qu no se realiza un referndum pactado, legal y democrtico para dejarlos en evidencia? Tal vez haya miedo de que puedan resultar una mayora. Lo que no es sostenible es reprimir con todo el aparato del Estado, secundado por la brigada meditica neo-coreana, la posibilidad de hacer un referndum con garantas, secuestrando papeletas, urnas y censos, y agrediendo a pacficos ciudadanos, para decir despus que la votacin no cumpla los requisitos de limpieza tcnica. O es limpieza tnica?

El procs cataln ha cometido errores, ha forzado el reglamento del Parlament, ha incumplido algunos procedimientos legales, no est acreditado que tenga una mayora social suficiente. Pero hay que verificarlo. Toda obra humana tiene fallos y contradicciones y corre el riesgo de ser manipulada, y ms si es de esta complejidad. Quizs la independencia sea la bsqueda de un imposible. Pero estn en su derecho de intentarlo. Y enfrente qu se han encontrado? Todo el poder coercitivo de un gobierno deslegitimado, de un Estado que no ha roto todos los lazos con el franquismo, de unos aparatos judiciales profundamente conservadores y partidistas, de una clase poltica regida por el pensamiento de abogados del estado. Y, lo que es ms grave, de un PSOE que, en vez de apaciguar, ha dado luz verde a la derecha ms reaccionaria. Pero esto no es nuevo, a la hora de la verdad la cpula del PSOE siempre est del lado de los poderosos: de la OTAN, de los contratos basura, del Ibex 35, de la monarqua, del PP, de los barones.

Qu ley es la que para justificar tal agresin se tramita desde una institucin obsoleta y dormida el Senado que slo despierta para ejercer coercin sobre un pueblo?

El artculo 135 se aplic contra el movimiento de indignacin. El artculo 155 se aplica contra el movimiento independentista. Un hilo, que pasa por el ojal del Ibex 35, hilvana ambos artculos. La costurera?: Pedro Snchez. La baronesa?: Susana Daz. Por fin gan!

Pero si Catalunya cae, caemos todos. Acordmonos de Bertolt Brecht. Dnde ests, izquierda?

Cautivas y desmanteladas las instituciones catalanas, la paz est en riesgo.

http://www.asturbulla.org/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter