Portada :: Espaa :: Crisis poltica en Catalua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-10-2017

La izquierda estatal en su laberinto
Dudas y reflexiones sobre el derecho de autodeterminacin y la cuestin catalana

Antonio Jos Montoro Carmona
Rebelin


Normalmente, las reflexiones personales con vocacin de exposicin pblica tienden a caracterizarse por la firmeza de los enunciados y el escaso margen para la duda o la inseguridad. Sin embargo, en esta ocasin pretendo dibujar apenas un contorno dubitativo, errtico y trufado de contradicciones acerca de la posicin poltica de la minora de la minora (lo que en ocasiones nos empuja casi directamente a la invisibilidad ms absoluta) acerca del proceso cataln en particular y del derecho de autodeterminacin de los pueblos del Estado Espaol en particular.

Muy por el contrario, definir con claridad la posicin poltica de aquellas personas que militamos en organizaciones de la izquierda de mbito estatal y que apoyamos sin ambages el derecho de autodeterminacin de los pueblos (tambin en el Estado Espaol), supone hacer un listado interminable de dudas y anlisis incompletos. Este ejercicio, adems, se ha visto complejizado por las declaraciones pblicas de algunos dirigentes de esa izquierda a partir de la cual algunas, todava, creemos que es posible construir una sociedad mejor.

Entre todos/as estos/as dirigentes, la posicin que ms me ha sorprendido es la de Alberto Garzn (desgranada recientemente en una serie de entrevistas en diversos medios de comunicacin con motivo de la publicacin de su ltimo libro) y su alineacin con la tradicin comunista negadora del carcter complejo de la cuestin de las naciones en el Estado Espaol.

Si bien debo reconocer que durante mucho tiempo albergu ciertas dudas sobre el proceso cataln por la preeminencia de ciertas lites polticas y econmicas que haban sido cmplices necesarias para la instauracin y mantenimiento del Rgimen del 78, la respuesta autoritaria y violenta del Estado contra personas comunes que solo pretendan actuar como ciudadana poltica activa me ha servido para despejar cualquier atisbo de duda. Tenemos que alejarnos de un poder (poltica, judicial, institucional) autoritario y ponernos al lado de los pueblos en lucha.

En las entrevistas mencionadas, Alberto Garzn construye su posicin poltica sobre una tesis principal, y otras auxiliares, que va en sentido contrario a esta percepcin personal (y que espero no tan minoritaria en el seno de IU).

Esta tesis seala que la independencia de Catalua no va a traer la liberacin de las clases populares ya que la burguesa autctona est presente y la lidera, por lo que la izquierda estatal tiene que alejarse de este movimiento y proponer una salida en el marco estatal.

Es cierto que en Catalua no se est llevando a cabo una revolucin socialista dirigida a la colectivizacin de los medios de produccin. Pero tampoco podemos negar que en su desarrollo est superando los estrechos lmites de una mera reivindicacin por redefinir los lmites geogrficos de una nueva realidad poltica e institucional de carcter estatal.

Para oponerse a este movimiento, se hace un llamamiento a la permanencia en el estado actual y a un proceso constituyente que aboque a una Repblica Federal y Plurinacional. Sin negar la esttica sublime y la profundidad tica de tal afirmacin, hay que preguntarse, sobre qu bases materiales? En el marco de qu alianzas de clase?

Por un lado, las ltimas encuestas muestran como a nivel estatal la hegemona de los sectores ms duros de la derecha conservadora y tradicionalista (con la versin extrema de Ciudadanos) est adquiriendo una solidez difcilmente desarticulable en el futuro prximo.

Por otro lado, el PSOE ha mostrado su cara ms honesta. El PSOE no se ha aliado con el Rgimen del 78 (cuya clave de bveda es la monarqua), el PSOE es el principal muidor del entramado poltico, institucional y econmico de un estado autoritario y con graves carencias democrticas cuyas novedades constitucionales ms reseables en 40 aos han afectado las condiciones materiales de vida de la ciudadana (artculo 135) y han aumentado la represin sobre Catalua (artculo 155). Con el PSOE no se puede construir una sociedad mejor, no se puede transformar la realidad en sentido progresista.

En esta situacin, no es el llamado a un proceso constituyente un mero ejercicio retrico que nos aleja de un horizonte de transformacin social y de progreso? Por qu no dejamos de negar sistemticamente el carcter popular de la movilizacin en Catalua, observamos con atencin la correlacin de fuerzas realmente existente en el arco parlamentario e institucional, y nos ponemos del lado de las fuerzas polticas de izquierda que apuestan por una ruptura democrtica?

Me genera muchas dudas leer afirmaciones referidas a la derrota del independentismo, ya que en ellas asumimos como propio el marco simblico definido por los verdaderos enemigos de los proyectos emancipadores. Sin negar que en la tradicin comunista espaola existen tendencias centralizadoras y negadoras de las diferentes realidades nacionales dentro del Estado, por qu permitimos alinearnos al lado de las posturas ms reaccionarias del mbito poltico espaol?

Si nos enfrentamos al independentismo con el objetivo de derrotarlo, qu marco nacional y/o estatal (que exista realmente en la actualidad, no constructos tericos desligados de la vida material) estamos proponiendo para la tan cacareada lucha de clases? En este punto siempre existe la tentacin de recurrir a la famosa llamada a la unidad del proletariado en el Manifiesto Comunista, ante lo que siempre me surge la misma duda, en algn lugar de esa obra cumbre se especifica que esa unidad tenga que darse en el marco de una misma realidad administrativa e institucional? Por qu esa unidad no puede construirse a partir de un programa comn basado en un verdadero internacionalismo que respete y apoye el derecho de los pueblos a construir las realidades polticas que consideren ms adecuadas en cada momento?

En mi modesta opinin, es imprescindible que la izquierda estatal recupere para su praxis diaria el concepto de libre adhesin (que conjuga mal con el verbo derrotar) para que, desde una perspectiva de transformacin social en sentido progresista, apoyemos el proceso cataln (como movimiento de liberacin nacional y social que quiebra los fundamentos bsicos de un rgimen injusto) y desde ah construir nueva realidad poltica con los pueblos que as lo deseen basada en la solidaridad popular y recproca.

Qu haremos cuando Euskal Herria inicie un proceso similar? Dnde nos vamos a ubicar, de qu lado vamos a estar? Vamos a ser capaces de ser un actor til en el proceso de articulacin de un bloque social hegemnico emancipador? Ojal seamos capaces de conformar una mayora decisiva que empuje a la izquierda estatal a comprender la necesidad de comprometerse con los derechos colectivos de todos los pueblos, tambin de los de aquellos con los que actualmente compartimos una misma realidad administrativa e institucional.

(@amontoro1979)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter