Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-10-2017

Con Estados Unidos en retirada, Arabia Saud se queda ms dbil que nunca como resultado de su juego con los kurdos
Arabia Saud intent utilizar a los kurdos para cortar las alas a Irn

David Hearst
Middle East Eye

Traduccin para Rebelin de Loles Olivn Hijs.


Desde el momento en que Massud Barzani, presidente de la regin del Kurdistn iraqu, convoc su referndum estaba claro qu grupo de pases formara una coalicin para cortar de raz un Kurdistn independiente.

En una regin con 30 millones de kurdos que abarca cuatro pases, Turqua, Irn e Iraq compartan un inters particular en suprimir al estado en ciernes desde su nacimiento, incluso aunque para Ankara significara abandonar al nico aliado kurdo del que dependa en su guerra contra el Partido de los Trabajadores Kurdos (PKK) en el pas y contra el Partido de la Unin Democrtica del Kurdistn (PDK) en Siria.

Menos claro pareca, sin embargo, qu grupo de Estados respaldara a Barzani. Israel fue el nico actor regional que lo hizo expresamente. Como declar su primer ministro Benajmin Netanyahu, Israel apoya los esfuerzos legtimos del pueblo kurdo para lograr su propio Estado.

Aunque Israel consideraba al PKK como un grupo terrorista, Yair Golan, antiguo subjefe del ejrcito israel, declar en una conferencia en Washington que l personalmente no. Cuando miras a Irn en el este, cuando ves la inestabilidad en la regin, una entidad kurda estable y unificada en medio de este espacio empantanado no es tan mala idea.

El razonamiento de Golan no era del todo ajeno a otra potencia regional con un inters en utilizar a los kurdos para cortar las alas a Turqua, a Irn y a Iraq: Arabia Saud. De cara a la galera, el Rey Salman respaldaba firmemente la unidad de Iraq. Detrs de escena, la corte real despach una serie de emisarios para animar a Barzani en su proyecto de dividir el Estado iraqu y cuestionar la integridad territorial de Turqua e Irn. Uno de ellos es un general retirado en las fuerzas armadas saudes, Anwar Eshki, presidente en la actualidad del think-tank saud Centro de Estudios Estratgicos y Legales para Oriente Prximo.

Eshki fue explcito sobre el razonamiento del reino. Manifest ante el Consejo de Relaciones Exteriores que trabajar para la creacin de un Gran Kurdistn por medios pacficos reducira las ambiciones iranes, turcas e iraques. Ello desarticular un tercio del territorio de cada pas a favor del Kurdistn. Eshki reiter su apoyo a un Estado kurdo independiente en una reciente entrevista telefnica con la agencia de noticias rusa Sputnik, donde afirm que el reino saud no se interpona en el camino de la voluntad del pueblo. Creo que los kurdos tienen derecho a tener un Estado propio. [] Iraq ha do muy lejos en la marginacin de los kurdos. Y como el propio Barzani seal, l no se ha adherido a la constitucin que dividi Iraq en razas y sectas. Si el gobierno iraqu sigue por el mismo camino, podra ser que Iraq se acabara dividiendo en ms de dos.

Otra seal es la enviada en marzo de este ao por un asesor de la corte saud: Abdul al Rabiah declar a Saudi Okaz Daily que el Kurdistn iraqu tena un alto potencial econmico, cultural, poltico y militar imposible de eliminar por Irn y Turqua. Tras reunirse con Barzani, Rabiah seal que el Kurdistn tena las bases necesarias para la independencia y defenda su existencia. Otro miembro clave de la alianza saud, Emiratos rabes Unidos, hizo lo propio. Me cuenta una fuente fiable que el hijo de Barzani, Masrur, jefe del Consejo de Seguridad Nacional, hizo una visita secreta a Abu Dhabi solo un mes antes del referndum del 25 de septiembre.

En Emiratos rabes Unidos, acadmicos a la sombra del Prncipe Heredero de Abu Dhabi, Muhammad bin Zayid, hicieron mucho ms que emitir declaraciones de apoyo. Abdul Abd al Jaliq public un mapa donde se representa el Estado de Kurdistn que se establecera dentro de unos aos y que tendra una poblacin que podra ascender a 30 millones. Tambin pidi al presidente turco, Recep Tayip Erdogan, que no penalizase a Kurdistn por el referndum pues, dijo, es una medida democrtica.

Todo esto no pas desapercibido en Bagdad. The New Arab cit a un funcionario iraqu que denunciaba que Irbil haba firmado un memorando de entendimiento con Ibtisam al Kutbi, director del Centro de Polticas de Emiratos rabes Unidos, para ayudar a organizar el referndum. Emiratos rabes Unidos neg informes de que su cnsul en Irbil hubiera asistido al referndum y hubiera visitado algunos colegios electorales.

Arabia Saud muestra sus intenciones

Arabia Saud envi otras seales de que su poltica en la regin estaba cambiando. Sorprendi una visita secreta del ministro saud para asuntos del Golfo, Zamer al Sabhan, a Raqqa (Siria). Segn Al Quds al Arabi, al Sabhan fue fotografiado con Brett McGurk, enviado especial de Estados Unidos para la campaa contra Daesh, acompaado por comandantes militares de las Fuerzas Democrticas Sirias respaldadas por Estados Unidos, los mismos que erigieron un retrato del lder del PKK Abdul Ocalan, en las ruinas de la ciudad recin liberada de Daesh. Era aparentemente un mensaje dirigido a Turqua.

Una vez que se derrumb la resistencia de los peshmerga kurdos en Kirkuk, Riyad abandon rpidamente el barco. Salman llam a Haider al Abadi, primer ministro de Iraq, para subrayar el apoyo del reino a la unidad de Iraq y lo invit a visitar Riad la semana siguiente. El jefe de personal del ejrcito iraqu ha visitado el reino esta semana.

El fiasco de Kirkuk es el ltimo ejemplo de la inestabilidad asociada al desmoronamiento del imperio estadounidense en Oriente Prximo. Tanto Turqua, como el Gobierno Regional del Kurdistn, Iraq y Arabia Saud son aliados en los que Estados Unidos ha invertido mucho dinero. Pero eso ya ha dejado de significar algo habida cuenta de cmo estos aparentes aliados militares de EEUU se miran entre s: recuerdan ms a cmo se comportaron los estados o principados de la Europa del siglo XVIII que a cualquier otra cosa que hayamos presenciado en el siglo pasado.

Las unidades del ejrcito iraqu entrenadas y financiadas por EEUU operaron junto a las milicias chies respaldadas por Irn para expulsar a las fuerzas kurdas peshmergas equipadas por EEUU, que eran instrumentos esenciales en la lucha contra el Daesh en el norte de Iraq.

La limpieza tnica alrededor de Kirkuk durante la ltima semana ha sido real. Cerca de 100.000 kurdos han tenido que huir de sus hogares, muchos de sus negocios han sido incendiados y decenas de combatientes peshmerga asesinados.

Mientras esto suceda Washington se ha mantenido al margen. Un portavoz del Departamento de Estado ha declarado que la reafirmacin de la autoridad federal sobre las reas en disputa de ninguna manera cambia su status; siguen siendo disputadas hasta que su estatuto se resuelva de acuerdo con la constitucin iraqu.

El paraguas militar estadounidense echo jirones

De hecho, la lucha sobre Kirkuk constituye la primera gran violacin del pacto en el Iraq post Sadam segn el cual Bagdad no usara la fuerza militar contra los kurdos. El primer ministro iraqu, Abadi, ha reafirmado su autoridad. La recuperacin de Kirkuk le favorece en la lucha contra su rival, el ex primer ministro Nuri al Maliki, en las elecciones nacionales del prximo ao, y lo que diga o no la Constitucin iraqu poco cuenta.

De manera que ser aliado de EEUU no supone tener garantas de contar con un paraguas diplomtico estadounidense y mucho menos militar. El vaco dejado por la retirada de Estados Unidos yo veo en el nacionalismo de America First de Donald Trump la continuacin de la atenuacin que inici Barack Obama respecto al intervencionismo de Bush es an ms desestabilizador que un presidente que ha convertido la Casa Blanca en un reality show.

Cualquiera que fuera el apoyo con el que contaba internamente de los peshmerga leales a la UPK, que no ha recibido, Barzani tambin interpret equivocadamente las seales de Riad y Abu Dhabi. Bienvenidos al mundo post-occidental. Tanto Gran Bretaa como Rusia atravesaron el doloroso proceso de la prdida de sus imperios. Ahora le toca el turno a Washington.

La retirada estadounidense no deja un nuevo equilibrio de poder controlado por potencias regionales fuertes. Deja una vasta zona de espacios disputados controlada por ejrcitos independientes y curtidos en guerras con armas occidentales. Se abandonan aliados tradicionales y se desintegran polticas de la noche a la maana.

Irn gana, nuevamente

Por supuesto hay ganadores. Uno de ellos es Irn. En ausencia de un mediador internacional fuerte y confiable, Qasim Suleimani, el dirigente de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria Islmica, parece haber jugado un papel mucho ms eficaz al convencer al sector de la familia Talabani de la UPK de llegar a un acuerdo con las fuerzas de Hashd al Shaabi, aunque la milicia chi rpidamente retir a sus combatientes dejando el control a ejrcito y polica federal iraques.

Solo dos das despus de que su contrato nuclear fuera descertificado por Donald Trump, Irn, a travs de sus representantes subsidiarios chies, ha logrado controlar efectivamente otra parte estratgica de los bienes races de Iraq y varios de sus pozos de petrleo.

Turqua ha sido empujada todava ms a la esfera de Tehern. La fuerza simblica de Turqua en Iraq est ahora rodeada por todas partes de milicias chies de Hashd al Shaabi, respaldadas por Irn y utilizadas para encabezar el asalto a Kirkuk.

Arabia Saud es ms dbil regionalmente que nunca. Comprender y aprender algo cada vez que juega a Juego de tronos y pierde? El legado resultante de estas luchas es un listado cada vez ms largo de ciudades sunes en ruinas y millones de refugiados. Esas ruinas y los refugiados son el resultado del llamado liderazgo saud en el mundo rabe sun.


Fuente: http://www.middleeasteye.net/columns/kurdish-referendum-1940367938



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter