Portada :: Espaa :: Crisis poltica en Catalua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-11-2017

Proceso destituyente, proceso constituyente

Miguel Gmez
Solidaridad Obrera


A estas alturas de la pelcula desde las posiciones libertarias ya hemos dicho prcticamente de todo sobre la cuestin catalana. Para resumir mi posicin desde las libertarias de Embat y desde una parte del movimiento anarquista de Catalua muy pragmtica, apoyamos la independencia de Catalua no slo como protesta contra la represin y no slo para debilitar el estado espaol: Apoyamos la independencia como parte del proceso de autodeterminacin de nuestro pueblo y como vehculo de una revolucin democrtica en curso. Es decir que creemos que hay una cuestin estratgica a largo plazo detrs el 1 de Octubre.

Entendemos que el estado espaol est debilitado por la persistencia de una crisis econmica que ya se arrastra desde hace una dcada y que ha lastrado las vidas de las clases populares creando un malestar permanente. Adems el estado est debilitado por una corrupcin sistemtica que crea todava ms desafeccin popular, con la idea que se nos estn meando encima. Y si todo esto todava fuera poco, la respuesta del estado a sus problemas es ms autoritarismo que canalizan desde cuerpos policiales o desde el poder judicial, la ley mordaza, etc.

En Catalua las clases populares, ya activadas desde el 15M, fueron vehiculadas luego a travs de un movimiento soberanista transversal. Una vez agotada la oleada del 15M con los movimientos de calle a la baja, la va social acabara dando forma a Podemos y a los Comunes que ms tarde a su vez chocaron contra los muros institucionales que bloquean cualquier va de cambio social rpido. O sea que estos partidos que se haban creado a los hombros de las movilizaciones, entendiendo que esta va de calle haba llegado a un lmite, encontraron a su vez el lmite de las instituciones. Todava peor, se acomodaron enseguida a las poltronas y la cuestin social qued arrinconada quemando una parte de su electorado.

En definitiva, somos perfectamente conscientes que es slo una mitad del pueblo cataln la que est activa por esta causa. Con todo, la situacin es nica en Europa. Tambin hay que aadir que no se puede hablar de un movimiento de lites. No son las lites de la burguesa catalana las que dirigen el movimiento. Es obvio que hay una parte de la lite tambin, pero est presente para no perder sus parcelas de poder. La mayora de las lites abandonaron el movimiento en cuanto se dieron cuenta que iba de verdad. Lo cierto es que el movimiento est dirigido ideolgicamente por la clase media, cosa tpica de cualquier movimiento de carcter democrtico.

Adems, hay que reconocer que este movimiento por la independencia tiene en frente suyo a la burguesa capitalista (esta que se lleva las empresas fuera de Catalua) y a todos los estamentos del Estado (fiscala, judicatura, cuerpos legislativos, ejrcito, fuerzas policiales) que ahora babean pensando en la aplicacin del artculo 155 de la Constitucin espaola. Esta poblacin desafecta (de 3 millones de personas: aquellos 2,2 millones de participacin el 1O + 775.000 votos robados ms) permanecer pasiva en la destruccin del suyos derechos? Permanecer pasiva a su humillacin?

Podemos ver un desborde el 1 de Octubre. Tambin el 3 de Octubre. La gente comn no atendi las consignas de la ANC y mnium y ocup los colegios electorales. Las clases populares no hicieron un simple paro de pas sino una huelga general. La gente no necesit el aval del Parlamento. La gente se autodetermin. Nos desbord incluso a las organizaciones revolucionarias. Nos toca recordar que la calle cambia las cosas, mientras que las instituciones las paralizan. El ejemplo lo hemos visto con la incapacidad de en Carles Puigdemont para proclamar la independencia de una manera inteligible.

Y ahora qu?

Ahora toca el camino largo del proceso constituyente. Hay que pensar un nuevo pas y que no lo decidan entre cuatro en un despacho o que nos den a votar tres opciones cerradas. Si hemos iniciado el proceso destituyente de Espaa, queremos iniciar el proceso constituyente del nuevo pas tambin. Este proceso constituyente lo puede aprovechar la izquierda ibrica apostando por un modelo confederal y republicano. Pero hay que entender que la confederacin ibrica slo ser posible desde las periferias y no desde los grandes pensadores de la Complutense de Madrid. Desde la periferia y no desde la mentalidad del centro. La parte destituyente vendr de la cuestin social que tendr que volver a la palestra. Tienen una oportunidad histrica de impulsar una nueva sociedad. Ya no vale culpar los catalanes del ascenso del fascismo por todas partes Espaa. Habra surgido igualmente con un gobierno de Podemos.

El proceso constituyente debe tener dos vertientes. Una de cariz nacional/territorial. Todava se tiene que proclamar una Repblica. Ante la aplicacin del 155 es posible un escenario de doble institucionalidad si la Generalitat actual se niega a entregarle el poder a los Ministros del PP. De hecho hay una pequea posibilidad de que se declare en rebelda y que haya dos legalidades a la vez. Tambin es posible que el Parlamento no declare una DUI y que vuelva por ensima vez a apelar al dilogo con quien los tiene cogidos por el cuello. Bien, con las dos opciones surge una oportunidad de crear una institucionalidad desde abajo basada en las asambleas populares y en una desobediencia sistemtica a las rdenes y normativas del estado. Para esta tarea se podra utilizar la red de CDRs que intentan sacar la cabeza por el territorio. Pero los CDRs todava tienen que demostrar que estn a la altura de las circunstancias y que son actores polticos legtimos del momento actual (cosa que todava est por hacer).

La segunda vertiente es de cariz social. Es vital un frente social que funcione a modo de Asamblea Social Catalana que convoque movilizaciones segn una serie de aspiraciones sentidas por nuestro pueblo: trabajo, sanidad, educacin, vivienda, alimentacin, barrios vivos, defiende del territorio, etc. La funcin de la Asamblea (o cmo se quiera llamar) ser la de crear unas normativas escritas y apoyadas por las organizaciones sociales desde las cuales se ofrecera una alternativa de sociedad. En este sentido el ariete de este movimiento sera una mesa de sindicatos que tienen que convertirse en la fuerza de choque del movimiento social convocando huelgas y creando en todo lo posible una sensacin de ruptura de la normalidad.

Todo esto, como es evidente ser cuestionado o combatido por las entidades de la burguesa. No es ningn secreto la hoja de ruta del tndem ANC/mnium-PDCAT/ERC-Generalitat que pretende controlar totalmente el movimiento independentista. En este sentido destacan sus mensajes-consigna virales por los grupos de whatsapp o su ataque a plataformas que consideran competencia. Tambin hay que tener en cuenta la funcin de sus militantes dentro de los CDR, que en no pocos casos intentarn tomar el control.

Otra cosa a recordar es el caso vasco. En Euskal Herria su movimiento de liberacin inici un camino muy largo asumiendo que este sera largo y costoso. Aqu en Catalua, se nos ha vendido la idea que slo votando ya lo tendramos todo hecho y que seramos como una nueva Dinamarca. Pero los palos del 1O despertaron una memoria colectiva dormida desde el franquismo. La poblacin record de golpe qu implica el estado espaol a pesar de que todava quiere creer de manera naif que el pacifismo del movimiento posicionara la comunidad internacional a favor de Catalua. Tcticamente nos beneficia la comparativa de los procesos.

Conclusiones

No nos hacemos ilusiones sobre repblicas desde abajo. Sabemos que Catalua seguir, pase lo que pase, insertada dentro de la economa capitalista de mercado y con un modelo de estado liberal en un contexto de crisis globales encadenadas y convergentes. Lo que nos interesa de todo este proceso es la politizacin masiva y el aprendizaje colectivo de buena parte de la poblacin.

Con un enemigo como el estado espaol existe la posibilidad real de que grandes porciones del pueblo cataln viren hacia posiciones antioligrquicas. Por eso hay que insistir tanto en conceptos clave como la desobediencia, la destitucin, la soberana popular, el poder del pueblo Es importante estar en el proceso constituyente para que este refleje las soluciones desde abajo y desde la izquierda por un nuevo modelo de pas. Se tendr que seguir cuestionando la Unin Europea y la OTAN y cmo se puede ganar ms soberana para disponer de instrumentos eficientes para construir la sociedad socialista libertaria que deseamos. Todo esto es un proceso muy largo, lleno de curvas y contradicciones.

Lo que no podemos hacer las libertarias es esconder la cabeza bajo el ala, situarnos fuera, quedarnos paralizadas en el mundo de las ideas. Estamos muy orgullosas de la respuesta digna de gran parte de nuestro movimiento, que ha compartido el destino de nuestro pueblo. Tenemos que apoyar a quien quiera luchar contra la dominacin.

De forma pragmtica entre monarqua autoritaria y repblica, elegimos repblica. Ante una repblica hecha en los despachos de la burguesa, preferimos una Constituyente del Pueblo con toda su diversidad (sabiendo que la mayora del pueblo est lejos de las posiciones libertarias). Ante la UE y la OTAN queremos nuevos referndums para salir de su influencia Sabemos que tenemos que acompaar en el pueblo en su proceso, caminando un paso por ante l, pero no dos pasos para no perdernos.

Nos toca crear organizaciones de masas. Grandes, plurales, obreras. En los barrios y en los pueblos, al campo. Medios de comunicacin con llegada en todas partes. Capaces de crear un relato diferenciado al del poder. La va institucional queda nuevamente como un freno a las aspiraciones de la poblacin. Las organizaciones populares o los comits de base tienen que poder crear una institucionalidad alternativa, que no se dar a travs de la movilizacin por la movilizacin si no ante la organizacin. Y todo a la vez tendr que poder presentarse unido y cohesionado frente a la previsible respuesta del estado ante nuestro desafo. Lo haremos solas? Lo haremos con el resto de pueblos del estado? Esto lo tendrn que responder los otros territorios.

Fuente: http://alasbarricadas.org/noticias/node/39129



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter