Portada :: Espaa :: Crisis poltica en Catalua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-11-2017

Los Comits de Defensa de la Repblica salen a escena

Marc Almodvar
El Salto

El corte de vas de transporte ha sido el efecto ms visible de la huelga general de Catalunya del da 8 de octubre. Los comits de defensa de la repblica (CDR) han protagonizado estos paros.


Desayuno. Gimcana. Chocolatada. Excursin a buscar setas.

En el mejor de los casos, con un emoticono haciendo guios para darse cuenta que de setas pocas y de desayuno, pues el justo. Todo sobre las 6 de la maana.

La Huelga General, la segunda en un mes en Catalunya, convocaba sus piquetes enmascarada en eufemismos para no llamar la atencin. Pese a todo, parece que todo el mundo saba de qu iba la boletada. En Catalunya llevamos un tiempo desarrollando el universo de los eufemismos. Por eso se declararon dos independencias sin declararlas y ahora tenemos un protectorado intervenido con Soraya haciendo de comendadora bajo el eufemismo del 155. Hasta a las huelgas algunos las han querido llamar paros de pas.

Una huelga que sirve para que los CDR (Comits de Defensa de la Repblica) salieran a escena.

Desbordando por la izquierda a ANC y mnium. Al procesismo imperante, vaya. Una huelga que sirve para que muestren hasta qu punto puede la gente organizada hacer efectivo aquello que los polticos han dejado en el limbo. Y recuperen aquel entusiasmo que el Govern se llev para Bruselas. Y para la trena.

Sin apoyo de los sindicatos mayoritarios. Solos. Poder popular, asambleas de base, ms de 200, con implantacin en todo el territorio cataln. Nacidas para garantizar el referndum del 1 de octubre y, ahora, para defender el proceso constituyente. La Repblica. La huelga de ayer fue, a buena fe, su puesta de largo. Con el objetivo de parar el pas. Una huelga en que los piquetes, en lugar de bajar persianas, se centraron en colapsar las vas de transporte. Y a bien que lo lograron.

De madrugada los huelguistas se quitan las legaas y saltan a cortar las vas ante la mirada atenta de los cuerpos policiales. Los tpicos encontronazos con el conductor poco sensible al tema. Hijos de puta, dejadme pasar! suelta uno. Vagos, maricones, payasos son otros gritos que se escuchan, acompaados, algunos de esos, por un gesticulado meneo testicular al comps de me la vais a chupar del derecho y del revs. Pura cordialidad, vamos.

Otro aprieta el gas a la moto, a ver si achanta al cordn. Hay otro que, tras alzar la zarpa al grito de viva Espaa, invita a acelerar y llevarse por delante a quien haga falta. Una mujer, ms amable, saluda y lanza besos mientras pasea el perro y grita sois una panda de maricones y vagos. Muchos lanzan bocinazos de apoyo. Algunos se confiesan partidarios de la causa, pero dicen que a ver si se les deja pasar, que eso es muy egosta. Pero cuando se abre el paso para una ambulancia que pone la sirena a 200 metros, la urgencia del servicio parece ser lo de menos ante los 20 coches solidarios que se le cuelan. A unos y otros se les contesta en una pancarta: Si te agobia estar una hora atrapado, ahora imagnate un mes entre rejas.

Cortes en todo el pas. Algunas carreteras se convirtieron en salas de baile coreografiado, otras en salas de estudio, otras en terrazas para el desayuno. Durante cerca de tres horas unas 30 vas del pas fueron cortadas, 72 puntos conflictivos para el trfico, incluyendo los principales pasos fronterizos al principado cataln.

En Girona cerca de un millar de personas ha roto el cordn policial para impedir el paso al AVE y ocupaban la estacin por horas, pintando un 155 tachado en el frontal de un convoy de alta velocidad. A ver si as les llega en la capital decan. Escenario que se repite en la estacin de Sants de Barcelona a las ocho de la noche con una invasin que desespera a yuppies de maletn y corbata camino de la capital.

Huelga borroka segn Alberto Fernndez Daz, hermano del afinador de fiscalas. Y mientras los telediarios sacan familias quejndose por los continuos parones escolares en Catalunya al grito de ya vale que la poltica afecte la educacin de mi nio acto seguido se da la noticia que Moncloa ha decidido que el 21D ser no lectivo por las famosas elecciones. Pim pam.

Masiva incidencia en la colapsada movilidad del pas; importante impacto en el sector educativo; desigual segn la poblacin pero tirando a flojo el impacto en el sector comercial. En Barcelona, la mayora de tiendas estaban abiertas. Mercabarna, sin embargo, reduca un 80% sus ventas. Segn la delegacin del Gobierno en Catalunya, un seguimiento residual. Apuntan incluso a un aumento del consumo elctrico del 3%.

Y todo cuando Aznar nos promete el imperio de la anarqua si el 21D se imponen los secesionistas. Con esta perspectiva quiz volvern a conseguir lanzar a los cratas a las urnas, quien sabe. Cayendo las elecciones en el da que caen, que no se convierta en el corto invierno de la anarqua. Aunque si por eso fuera, ya superara de largo los ocho segundos de la repblica del 10 de octubre o ese otro republic-interruptus muy celebrado el 25 del mismo mes.

Y unos que queran demostrar que de huelga nada de nada, estaban en el pleno del Tribunal Constitucional quien a media maana por unanimidad decida, oh qu sorpresa, anular la DUI-que-no-fu y la Ley de Transitoriedad. Con estas ya son cerca de 30 las leyes del parlamento cataln anuladas por el TC en los ltimos cinco aos.

Y el tema es que buena parte de estas nada tienen que ver con el temilla de marras. A saber, entre otras: Ley contra el fracking (3/2012 y 4/2016); Decreto-Ley contra la pobreza energtica (6/2013 y 4/2016); Ley de impuestos contra los pisos vacos (4/2016); Ley de igualdad efectiva entre hombres y mujeres (4/2016), prohibicin de grandes superficies fuera de ciudades (4/2016); Ley de desahucios /24/2015); Ley de impuestos a la energa nuclear e incluso la ley que consum la peligrosa separacin entre los municipios de Mediny y Sant Juli de Ramis en 2015, entre otras. Puro desafo separatista, vaya.

De hecho al Ayuntamiento de Madrid ya le ha llegado su dosis de 155. Intervencin, zasca. Y adems lo hacen coincidir con la libertad condicional a Ignacio Gonzlez, el trilero de la operacin Lezo. Dando argumentos a todos aquellos que creen que todo esto va a ser solo la excusa para recentralizar el Estado y revertir ms, si cabe, el rgimen del 78. lo que cada vez est ms claro es que esto no va (solo) de Catalunya. Rajoy, en Madrid, avisa. Espera que el 21D devuelva la tranquilidad a la poltica catalana. Como si en un mes todo esto pueda cambiar drsticamente y los votantes de las CUP se lancen a votar por Ins Arrimadas en masa. Pero los polticos unionistas, como Albiol, nos alertan: si los resultados no molan, reiniciamos la consola con el 155 y volvemos a empezar. 155 y tiro porqu me da la gana.

Y si con ello seguimos con el juego de la oca, genial. Porqu si algo ha pasado desapercibido en los medios es la aparicin el martes de un tal Manuel Morocho en el Congreso de los Diputados. Que el responsable policial de la Grtel y jefe de la UDEF apunte a que todo indica que un tal Mariano Rajoy recibi dinero de la caja B del PP, parece ser de poco inters a tenor de la cobertura que le han dado los medios. Ninguna portada. Cero. Era ms interesante hablar del viaje de 200 alcaldes catalanes a Blgica y discutir quin haba pagado el viaje. Es decir, un presidente del Gobierno es acusado de posible cobro de miles de euros en dinero B y resulta que el problema es quien ha pagado lo 80 euros del billete de Vueling de los alcaldes catalanes a Bruselas.

Dime atrevido, pero todava ser que el que se tapa las vergenzas con la estelada es el PP y no (solo) Artur Mas, como nos decan. No s. Diga'm agosarat, tu.

Fuente: http://www.elsaltodiario.com/cataluna/cronica-huelga-general-9-noviembre-catalunya


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter