Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-11-2017

Un engendro: Constitucin de 2008

Juan J. Paz y Mio C.
El Telgrafo


La Constitucin de 2008 (llamada de Montecristi), marc una nueva poca en el constitucionalismo ecuatoriano: modific la institucionalidad del Estado con cinco funciones, fortaleci al Ejecutivo, consagr la participacin ciudadana directa, se fundament en el principio garantista sobre los ms amplios derechos individuales, sociales, laborales, colectivos y de la naturaleza, robusteci las capacidades estatales, orient la economa con criterio nacional y muy social, determin un sistema tributario redistributivo de la riqueza, privilegi la economa social y solidaria, y particularmente dedic el ttulo VI al Rgimen de Desarrollo y el VII al Rgimen del Buen Vivir que son ejes fundamentales para la construccin de una sociedad distinta.

Esta Constitucin, aprobada por referndum el 28 de septiembre de 2008 por el 63.93% de la poblacin, fue atacada como estatista, socialista o bolivariana inspirada en el chavismo. Ya se ha olvidado quienes votaron contra semejante engendro y la campaa meditica para lograr el triunfo del NO. Aqu estuvieron juntos demcratacristianos, Sociedad Patritica, PRIAN, RED, desde luego el PSC, otros grupos afines, tambin los autonomistas y regionalistas, las derechas de diversos tonos y, adems, reconocidas elites empresariales.

De manera que el retorno a los orgenes de la Constitucin de 2008 y al espritu de Montecristi, no puede olvidar a las fuerzas que se opusieron a aquella, y que hoy, en el proceso de cambio intergubernamental, han recuperado presencia y hasta influencia meditica, marcando as el nuevo momento histrico que vive el pas.

Adems, la Constitucin de 2008 estableci una serie de orientaciones destinadas a convertirse en polticas de Estado y no simplemente de gobierno, que guardaban concordancia con el propsito de crear una sociedad con equidad, justicia, desarrollo, felicidad. La Constitucin dispone la seguridad social universal, la educacin pblica gratuita, la atencin mdica y de salud, la redistribucin de la riqueza, la democratizacin de los factores de la produccin y la promocin de los sectores populares, entre otras tantas lneas de la accin pblica.

Ese conjunto de capacidades estatales requiere de enormes recursos para sostener las inversiones sociales y el afianzamiento de la institucionalidad. Implica la hegemona del inters pblico y nacional sobre los intereses privados, un principio que no fue inaugurado por la Constitucin de 2008, sino que deriva de un largo proceso histrico que da continuidad a similares esfuerzos impulsados por la Constitucin liberal de 1906, la juliana de 1929, la radical de 1945 y la progresista de 1979.

Cumplir con el programa social y econmico de la Constitucin de 2008 tambin implica alterar las bases del poder poltico, afectar a las capas ms ricas, construir una economa que abandona los supuestos del mercado competitivo y la ideologa neoliberal. Un panorama de acciones diametralmente opuesto al de aquellos dirigentes polticos y elites empresariales que solo han reaccionado en defensa de sus intereses privados.

Fuente: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/columnistas/1/un-engendro-constitucion-de-2008



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter