Portada :: Espaa :: Crisis poltica en Catalua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-11-2017

Nadie hablar de nosotros mientras Catalua lo eclipse todo

Agustn Moreno
Cuarto Poder


Hay quien dice que el conflicto de Catalua se produce por la ausencia de poltica. Creo que es al contrario: hay una voluntad poltica de que el conflicto se eternice en el tiempo. Estamos hablando de una poltica basada en la confrontacin, que no mide las heridas que produce y las consecuencias de enfrentar a los pueblos. Que es puro clculo electoral para calentar a las hinchadas y obtener votos en Catalua y en el resto del Estado. Que busca ensayar cmo aplicar la mayor intolerancia ante situaciones que se pudieran plantear en el futuro, por ejemplo, la propuesta republicana.

Pero, sobre todo, hay una poltica de utilizacin de Catalua para que no se hable de aquello que al partido en el poder no le interesa. Es algo tan evidente, que hace unos das, la excomisaria de Justicia de la UE se preguntaba cmo haba podido Rajoy dejar pudrir de esta manera el asunto de Catalua. En este sentido, hay que convenir que la estrategia del Gobierno del Partido Popular est siendo un xito al desplazar deliberadamente el centro de gravedad de los temas ms importantes. El CIS de octubre lo confirma: se ha colocado Catalua como la segunda preocupacin de la ciudadana, por delante incluso de la corrupcin.

Veamos los principales problemas que tiene este pas, de los que apenas se habla y menos an se buscan soluciones:

La deuda externa de Espaa ha llegado a un mximo histrico de 1,911 billones de euros entre pasivos pblicos y privados, como public el Banco de Espaa en junio de 2017. A pesar de todos los recortes, nunca se haba registrado una cifra as en nuestra historia y es la principal hipoteca de la economa de este pas. Hay que recordar que la mitad est en manos extranjeras, lo que nos hace ms vulnerables ante las especulaciones financieras.

La degradacin del trabajo y de los salarios. La tasa de paro es insoportable; la precariedad no cesa de crecer y alcanza a uno de cada tres asalariados; los salarios se devalan hasta un nivel que preocupa al propio Gobierno; se desmantela la negociacin colectiva y se extiende la legin de trabajadores pobres que no pueden construir un futuro autnomo.

El adelgazamiento del Estado de Bienestar. Las previsiones de recortes en servicios sociales fundamentales van a alcanzar cotas no conocidas. Segn el compromiso del Gobierno Rajoy con la UE y su Plan Presupuestario, el gasto educativo pasar del 4,4% del comienzo de la dcada al 3,7% del PIB en 2020; el sanitario desde el 6,8% al 5,6% del PIB. Segn Eurostat, la UE dedica de media un 7,2% en sanidad y un 4,9% en educacin. El gasto en proteccin social tambin se recortar del 18% al 15.9%. En paralelo crecer la desigualdad y la pobreza.

El saqueo de las pensiones. En cinco aos Rajoy se ha pulido las reservas de la Seguridad Social. Un da s y otro tambin, los voceros del Gobierno y de los planes y fondos de pensiones privados, no hacen ms que amenazar a los pensionistas con sus proclamas. Les quieren convencer que el sistema pblico actual es inviable y que solo cabe o reducir las pensiones a la mitad o subir las cotizaciones empresariales al doble.

El tsunami de la corrupcin en el Partido Popular. Est en marcha el juicio por la Grtel y la fiscal ha afirmado que est totalmente acreditada la caja b del PP, que sirvi para financiar al partido y para beneficios de dirigentes. En el caso Lezo imputan al exministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardn. Empiezan a cantar algunos de los procesados de la Pnica; la UCO seala a Cristina Cifuentes por cohecho y prevaricacin en la financiacin ilegal del PP; continua el escndalo del Palma Arena y Matas; reabren la investigacin por blanqueo de dinero al exvicepresidente Rato; siguen los escndalos de Murcia, Valencia, etc. La prueba de cmo Catalua lo tapa todo, es que los grandes medios callaron que Mariano Rajoy se benefici indiciariamente de la caja b del PP, segn el responsable de la UDEF.

Por otro lado producen hechos graves como la aprobacin por el Senado del CETA, al mismo tiempo que el artculo 155; la prdida de 40.000 millones por el rescate a la banca; el recorte de 20.000 millones de euros en el sistema nacional de ciencia; el asalto a las instituciones del Estado que practica el PP y la dependencia del poder judicial; las cloacas de Interior o el auge de la ultraderecha. Han pasado desapercibidos y no son motivo de debate y decisin al desplazarse el foco del inters informativo a la cuestin catalana.

El problema se produce ms por no dejar decidir democrticamente a Catalua que porque Espaa se rompa. Esta ha sido la secuencia: se dinamita en 2010 con el recurso del PP al Tribunal Constitucional el proyecto de Estatut aprobado en las instituciones espaolas y catalanas y en referndum; se niega toda posibilidad de consulta acordada aunque lo pidan dos de cada tres personas en Catalua y una mayora del 57% en todo el Estado; se acta el 1 de octubre de forma autoritaria con el recurso de la fuerza pblica; se proclama la repblica independiente sin estar suficientemente madura y con el nivel de apoyo necesario; se aprueba y aplica el artculo 155 suprimiendo la autonoma de Catalua y empiezan las detenciones y encarcelamientos.

Pero ni la represin ni la crcel van a resolver nada, ms bien complicarn las cosas. Es un escndalo meter presos a polticos por sus planteamientos soberanistas, por intentar cumplir su programa electoral o por no acatar la aplicacin del artculo 155. Y es un agravio, cuando tantos polticos procesados ya estn en la calle -el ltimo Ignacio Gonzlez como Granados, Rato, Matas y un largo etctera. Todos, curiosamente, del mismo partido poltico. Parece que en el Reino de Espaa es ms peligroso defender ideas que robar a manos llenas. Es evidente que este recorte de libertades y el abuso de poder tendrn consecuencias en la imagen exterior de Espaa, el 21-O y en la calle, como se ha visto en la manifestacin de 750.000 personas el 11-N.

La estrategia del PP es de dominio, escarmiento y sumisin, lo contrario al dilogo y a intentar pacificar la situacin. Ciudadanos ha querido ir ms lejos incluso que el PP por el disputado voto de la ultraderecha. Lo lamentable es el apoyo del PSOE al 155 y la renuncia al principal objetivo de Pedro Snchez: echar a Rajoy, algo que puede convertirse en un suicidio para ellos y que divide a las que deberan ser las fuerzas del cambio. Pues nada, que unos y otros sigan hacindole el juego al Gobierno para que pueda decir: Vamos bien, porque nadie hablar de nosotros mientras Catalua lo eclipse todo. Cuando tengan claro que recuperan un 5% de votos de Ciudadanos, convocarn elecciones generales. Y, si les dejamos, seguir la involucin.

Fuente: http://www.cuartopoder.es/ideas/opinion/2017/11/13/nadie-hablara-de-nosotros-mientras-el-conflicto-de-cataluna-lo-eclipse-todo/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter