Portada :: Espaa :: Crisis poltica en Catalua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-11-2017

Un editorial de El Pas sobre la izquierda y el procs con una injustificada coz contra Unidos Podemos

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


La izquierda y el procs es el ttulo del primer editorial del global-imperial del pasado lunes 13 de noviembre de 2017. El subttulo: El independentismo se ha revelado como un proyecto excluyente y antisocial. Mi conjetura: el autor del texto es Alfredo Prez Rubalcaba. En su defecto, aunque no creo, Xavier Vidal-Folch. Veamos la argumentacin desplegada y detengmonos en la coz:

En el abultado pasivo del independentismo, se afirma de entrada, hay que destacar la confusin ideolgica que ha generado su constante deformacin del lenguaje. Sin duda, con toda razn y miles de ejemplos. Por desgracia, para la democracia y los demcratas, poco hbiles en estas lides, la misma perfidia empleada en liquidar las instituciones del autogobierno, se est refiriendo a las sesiones de septiembre de 2017, ha sido aplicada a disfrazar bajo un lenguaje democrtico, europesta y progresista un proceso de destruccin de la convivencia y las instituciones de la Constitucin de 1978 que nada tena de democrtico, europesta o progresista. La construccin, por ejemplo, del derecho a decidir, se seala, ha transmutado un proceso de autodeterminacin carente de base jurdica internacional ni garantas legales en una benfica expansin de la democracia y los derechos individuales a la que ningn demcrata de bien podra oponerse. Efectivamente, esta ha sido una de las operaciones poltico-lingsticas bsicas de lo que se ha llamado durante aos, en tono simptico, procesismo (es decir, secesionismo). Uno de sus intelectuales orgnicos, prximo al PDCat y amigo personal de Astut Mas, Agust Colomines i Companys, caracteriz al DaD como una inmensa chorrada -son sus palabras, no las mas-, una ocurrencia, aadi, muy efectiva, muy publicitaria.

Una ciruga similar, contina el editorial, se ha ejercido sobre el europesmo, utilizado para legitimar el independentismo hasta que -afortunadamente- la Europa comunitaria [es decir, la UE] ha desenmascarado a los secesionistas como arquetipos de aquellos nacionalismos excluyentes que dieron su razn de ser al proyecto europeo y que muy bien podran desestabilizarlo si lograran imponer su modelo de secesin unilateral. No creo que la descripcin tenga muchos errores, sin olvidar, eso s, la posicin crtica de la CUP (que muchos podemos compartir y compartimos, yo por ejemplo) a la UE -fanticamente neoliberal- realmente existente.

Algo parecido, ha ocurrido con el progresismo, un concepto y trmino que no debera ser usado nunca por una formacin de izquierdas (no somos progresistas sin ms, sobre todo en asuntos econmicos desarrollistas; El Pas puede hacerlo por supuesto: apoyan la civilizacin del Capital en la primera fila de platea). Las credenciales antifranquistas de una buena parte del nacionalismo cataln, se afirma con razn aunque podra matizarse (no hay tanta lucha antifascista en una buena parte del nacionalismo cataln), sumadas al rechazo que el PP todava genera en una buena parte de la izquierda espaola, han provisto un terreno frtil en el que insertar la causa independentista. El engao no ha durado, aaden de manera bastante optimista sin que yo est tan seguro: el esquema todo o casi todo vale contra el PP sigue muy vigente en la izquierda catalana y en la izquierda del conjunto de Espaa.

Y por qu no ha durado? Las razones de ello (me salto la primera por lo que luego vern). Segundo, porque ha quedado de manifiesto que las clases populares, tanto en Espaa como en Catalua, en absoluto apoyan una causa, la secesionista, que reivindica la insolidaridad de los territorios ms ricos con los ms pobres y que se apa en discursos supremacistas y chauvinistas que se dirigen precisamente contra los ms humildes. En general es as, aunque, desgraciadamente, la publicidad continuada ha tenido sus efectos y xitos, haya sectores populares de Catalua que se han convencido por el discurso solos mejores porque Espaa nos roba y porque somos, els catalans, ms eficaces. Como han mostrado los estudios y encuestas publicados en el diario, el hecho de que el independentismo predomine en los estratos ms pudientes, con ms estudios y con ms ascendientes catalanes configura el secesionismo como un proyecto esencialmente excluyente, en absoluto igualador. Por ah van los tiros tambin en mi opinin. Excluyente no slo porque aspira construir un muro que separe a Catalua del resto de Espaa sino porque margina o no tiene muy en cuenta a la mitad de la poblacin catalana.

Por fortuna, una gran parte de la izquierda, prosigue el editorial, que durante el ltimo ao se ha visto confundida y sin saber muy bien qu hacer con el independentismo, ha reaccionado y tomado la iniciativa. Lo lgico ahora, sealan, es que complete ese camino y, en lugar de intentar posicionarse en el eje nacionalista y discutir sobre identidades o banderas, se site donde tiene que estar, en el eje de los derechos y libertades, la equidad, la igualdad y la justicia social. De acuerdo, bien, muy bien: equidad, igualdad y justicia social, valores centrales de la izquierda... que el global-imperial, por cierto, est lejos de defender aunque aqu muestre su cara ms presentable y ms progre. Aunque tarde, ha quedado desenmascarada la naturaleza etnicista, antieuropesta, regresiva en lo social y antidemocrtica del independentismo. NO para todos, no para todas.

Las palabras finales del editorial apuntan a la concepcin de El Pas de esos valores sealados anteriormente: Toca ahora a la izquierda reivindicar el proyecto de pas incluyente, igualador y progresivo en lo social en el que crey en 1978 y plasm a partir de 1982. Para a continuacin renovarlo. Lo de renovacin est bien, pero, el pas que se plasm en 1982, a partir del triunfo del PSOE en las elecciones, es un ejemplo de pas incluyente, igualador y progresivo en lo social? En qu pas viven los editorialistas del global? En el de las clases hegemnicas y sul discurso que justifica mil tropelas? No ha sido tambin fuertemente excluyente el capitalismo realmente existente en estos ltimos 40 aos? Qu tendr que ver eso con la equidad y con un pas progresivo en lo social?

Vayamos a la coz. La razn que me he saltado antes, la coz injustificada a la que haca referencia en el ttulo. Primero, seala el editorial al hablar de aquellas razones, porque ha quedado en evidencia que el apoyo de Podemos y sus marcas afines al derecho a decidir tena como objetivo primordial deslegitimar el sistema democrtico y as forzar su superacin. Veamos, veamos. Podemos o no podemos estar de acuerdo con la poltica defendida en este asunto por Podemos y, ms en general, por Unidos Podemos, yo no lo estoy, en absoluto, muy lejos de ella (notaremos nuestros errores) pero decir que ha quedado en evidencia que la defensa de Podemos y sus marcas (el lenguaje es aqu tan inapropiado como el que se critica en el mismo editorial) del DaD tena como objetivo deslegitimar el sistema democrtico y forzar su superacin es pensar con mala intencin, (es decir, no se piensa), tergiversando la opcin que se critica, dando coces y lanzando al adversario a la cuneta con la consigna que tambin se ha criticado: todo vale, todo sea en defensa de la poltica del PSOE, el referente de la izquierda de facto a lo largo del editorial.

Unidos Podemos ha defendido, errneamente en mi opinin, el derecho de autodeterminacin por conviccin democrtica, no para deslegimitar ningn sistema democrtico. Para muchos, no es mi caso, los pueblos (no los pueblos oprimidos, los pueblos en general) tienen derecho a ejercer el derecho de autodeterminacin. Catalua sera un ejemplo, no sera el nico. Sera, por as, parte de los principios democrticos bsicos. No se deslegitima ningn concepto democrtica ni ninguna realidad democrtica.

En cuanto a forzar a superarlo tampoco la expresin es inocente. Que Unidos Podemos aspire a superar-mejorar-perfeccionar el sistema poltico espaol actual, el de la Monarqua parlamentaria con rasgos democrticos pero muy lejos de toda perfeccin democrtica, no es nada que puede reprochrsele. En eso mismo estamos muchos y muchas. Una parte de la ciudadana de izquierdas apuesta por una Repblica democrtica, social y federal, que ponga en el puesto de mando, y esta vez en serio, los valores sealados en el editorial (con la boca pequea de las promesas incumplidas y de la ensoacin que engaa): libertad, equidad, justicia social, solidaridad, fraternidad, poltica exterior de paz, etc. Mucho, muchsimo por hacer, frente a poderosos adversarios.

Nadie que est informado puede pensar que un pas donde las desigualdades no han parado de crecer, sobre todo estos ltimos aos, se haya tomado en serio en estos ltimos cuarenta aos la igualdad y la justicia social. Ni en el conjunto de Espaa ni, por supuesto, en la Catalua dirigida por Jordi Pujol i Soley, uno de los polticos ms corruptos y manipuladores de la historia de .Cat y de Espaa, donde tambin son legin, por supuesto, empezando por todo un ex vicepresidente de gobierno y siguiendo por un ex jefe de la patronal espaola y un ex presidente de la comunidad de Madrid. Nada menos! Es eso lo que tenemos que conservar? No se trata de superar lodazales de corrupcin, explotacin e injusticia?

Eso s, vuelvo a repetirme, el DaD no tiene nada que ver con eso. Nada, nada de nada.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter