Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Golpe militar y resistencia popular en Honduras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-11-2017

Entrevista con Olivia Ziga Cceres, hija de Berta Cceres, la lder ambientalista asesinada
La empresa que la mat

Eliana Gilet
Brecha

Una investigacin independiente encargada por la Cidh seala la complicidad de la empresa Desa y de las fuerzas de seguridad en el asesinato de la lder indgena hondurea en marzo de 2016


El asesinato de Berta Cceres fue planificado durante seis meses por directivos de la empresa Desarrollos Energticos SA (Desa), que estaba detrs del proyecto hidroelctrico al que ella se opona, como vocera del Consejo Cvico de Organizaciones Populares e Indgenas de Honduras (Copinh), que nuclea comunidades lenca del departamento de Intibuc. A pedido de su familia y del Copinh, la Comisin Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) conform un grupo de expertos, llamado Grupo Asesor Internacional de Personas Expertas (Gaipe), para investigar de manera independiente la causa.

Tras un ao de trabajo en Honduras, el Gaipe denunci la impunidad en que permanecen los autores intelectuales del crimen, y seal en un informe (1) una gama de delitos que acompaaron al asesinato de Cceres, corolario de un campaa que la empresa Desa emprendi contra los enemigos del proyecto Agua Zarca, concebido para construir una represa sobre el ro Gualcarque.

El informe omite los nombres de quienes an no han sido acusados penalmente, por lo que slo se conoce la identidad de los autores materiales del crimen, detenidos por la justicia: tres sicarios albailes que llegaron a la ciudad La Esperanza contratados para ejecutar el asesinato; dos ex militares Douglas Geovanny Bustillo, el coordinador del crimen, y Henry Javier Hernndez, quien dirigi al grupo de sicarios y un militar en actividad, Mariano Daz Chvez, mayor de las fuerzas armadas de Honduras, que coordin con Bustillo. Tambin est preso Sergio Rodrguez Orellana, gerente de comunicaciones de Desa, y un octavo hombre que, segn denunciaron los expertos, no particip de los hechos y fue acusado arbitrariamente.

El asesinato fue planeado por altos directivos de Desa, quienes vigilaron a Berta y el Copinh por medio de sus empleados y actuaron en alianza con fuerzas de seguridad del Estado y con estructuras paralelas de seguridad, indica el informe, que dice tambin que el Ministerio Pblico hondureo tiene registro de ataques focalizados contra el Copinh desde 2012. Dos aos antes comenz la presencia de Desa en territorio lenca. El Copinh se opuso y en 2011 logr un acuerdo con el presidente de la repblica, Porfirio Lobo Sosa, que accedi a no autorizar la construccin de represas en las comunidades lencas sin la realizacin de consultas libres, previas e informadas. Entonces empez la guerra sucia.

Evidencia reveladora

Segn el informe, Desa mont un sistema de vigilancia y seguimiento de Cceres y el Copinh pagando informantes, y tambin una estrategia de desprestigio, encargada a un equipo de asesores, que inclua pagos a periodistas para que desinformaran y ocultaran los procedimientos arbitrarios con Cceres y el Copinh.

Segn la investigacin del Gaipe, un alto directivo de Desa se comunic con Douglas Bustillo en noviembre de 2015 para que ejecutara el ataque contra Berta Cceres. En enero siguiente, Bustillo, en compaa de Henry Hernndez, visit La Esperanza. Prepararon un primer operativo que se frustr, entre el 5 y el 6 de febrero de 2016.

Un mes despus, pasadas las 11 de la noche del 2 de marzo, dos hombres armados rompieron a patadas la puerta trasera y entraron en la casa de Berta. Ella sali de su cuarto, alarmada por el ruido, y uno de los hombres dispar siete veces hacia donde ella estaba: slo un tiro le dio en el pecho. En el cuarto de al lado sobrevivi un testigo que los sicarios no esperaban, el mexicano Gustavo Castro, coordinador de la Ong Otros Mundos-Chiapas y de Redes Amigos de la Tierra-Mxico, que se encontraba en La Esperanza para dar un taller y se qued esa noche en casa de Berta.

Los atacantes huyeron de La Esperanza y, segn el registro telefnico al que el Gaipe tuvo acceso, unas horas ms tarde, a las 6.30 de la maana, Bustillo se comunic con el alto directivo de Desa (cuyo nombre no ha sido revelado) con quien se haba reunido la maana del da anterior y tambin el 6 de febrero para informarle del intento abortado de asesinato. Todo esto est documentado en mensajes de texto que intercambiaron y forman parte del expediente judicial.

La alianza de las fuerzas de seguridad con Desa permiti que los directivos y empleados de la empresa tuvieran informacin privilegiada sobre el asesinato, sobre las diligencias de investigacin y orientaran las hiptesis que se manejaron por agentes del Estado a menos de 24 horas de haberse consumado dichos crmenes. La justicia hondurea manej primero las hiptesis de un crimen pasional o de una puja interna en el Copinh. Circunstancias que implicaron que la situacin se desviara, en un inicio, indica el informe, que afirma que la investigacin oficial ha sido insuficiente e incompleta.

A pesar de que la evidencia que presenta el Gaipe en su informe es la misma que figura en el expediente oficial, la justicia hondurea an no ha imputado a todas las personas que parecen, a todas luces, haber participado del crimen.

El Gaipe insiste en que haba una comunicacin fluida con respecto al asesinato entre empleados y directivos de Desa, quienes dieron instrucciones directas de cmo proceder. Los directivos tambin se comunicaban con los socios, encargados de articular con la clase poltica, local y nacional. Como consecuencia de ello, la participacin de las personas procesadas por la muerte de Cceres no fue por iniciativa propia, ni una decisin que pudieron tomar los empleados sin que el directorio de la empresa y los socios estuvieran enterados y avalaran la ejecucin del operativo del 2 de marzo de 2016; teniendo en cuenta [] que los ejecutores del ilcito actuaron por remuneracin econmica, no pudiendo sta provenir de los acusados Sergio Rodrguez y Douglas Bustillo. Desa, a travs de sus directivos y socios, se estructur como una organizacin que utiliz un revestimiento legal para conformar y fortalecer estructuras paralelas a las fuerzas de seguridad del Estado, y concibi como enemiga a toda expresin defensora del territorio.

La hija mayor

Cuando Olivia Ziga Cceres se enter de que su madre haba sido asesinada tard en digerirlo, porque, explic a Brecha, a pesar de las amenazas de muerte, nadie en Honduras imaginaba que se concretaran. Para la hija mayor de la difunta lder ambientalista el informe del Gaipe ha sido muy importante, porque confirma la hiptesis de su familia de que directivos de la empresa Desa fueron los autores intelectuales del crimen. stos estn preocupados, porque saben que nosotros ahora sabemos, con nombre y apellido, quines asesinaron a nuestra madre, asever.

Pero Ziga Cceres tambin teme que las revelaciones del informe hayan aumentado el riesgo para su familia y para el pueblo lenca.

Despus de un primer estudio que realizaron 38 organizaciones, acompaadas de Oxfam Internacional y de Global Witness (vase Brecha, 28-VII-17, La grieta), empezamos a tener amenazas ms seguido. Recrudeci la violencia hacia nosotros, la guerra meditica, de desprestigio, de engendrar odio en la poblacin, y los atentados. En este caso hubo un cerco meditico en torno al informe del Gaipe, para que no se publicara absolutamente nada al respecto relat.

Cul ha sido el rol de la justicia en el caso del asesinato de tu madre?

Para las grandes corporaciones es indispensable tener al Estado a su disposicin, porque les sirve a sus intereses econmicos. En el caso de mi mami, hubo muchos funcionarios pblicos vinculados con la conspiracin para asesinarla, y todava no vemos que haya justicia. Decimos que no hay justicia porque lo que se ha hecho con los autores materiales es un show meditico: son personas pobres que eran gatilleros, militares que no tenan poder econmico ni poltico.

Ni motivos personales para cometer el crimen.

Exacto. No se han iniciado lneas de investigacin contra los autores intelectuales, y creemos que la justicia pasa por el castigo a quienes disearon, ejecutaron y financiaron ese asesinato; pasa por cancelar de manera total y definitiva esas concesiones que se otorgaron ilcitamente durante el golpe de Estado (en 2009 contra el entonces presidente Manuel Zelaya), que se dio para consolidar ese modelo extractivista. La justicia para Berta Cceres es un proceso bien grande y profundo, porque devela que hay un poder paralelo a la institucionalidad pblica que opera y pone a las instancias operadoras de justicia como sus lacayos, al servicio del crimen. Una prueba de ello es cmo la Corte Suprema de Justicia declar inadmisible el recurso de inconstitucionalidad que interpuso el Copinh y la familia de Berta Cceres contra ese proyecto hidroelctrico de la empresa Desa.

En qu situacin se encuentra el proyecto?

Ahora Agua Zarca no tiene financiamiento internacional, pero tiene accionistas muy poderosos a nivel nacional, grupos fcticos de poder poltico y econmico. La banca internacional cancel definitivamente el financiamiento, pero fue demasiado tarde. Porque financi este proyecto estando advertida de que Desa estaba masacrando a nuestro pueblo; el Copinh le haba mandado la evidencia legal y poltica, y sin embargo no actu. El banco holands Fmo Netherlands Development Finance Institution y el finlands Finnfund cancelaron el financiamiento un ao despus del asesinato de mi madre, que fue el sexto homicidio vinculado al proyecto. Sabemos que nos enfrentamos a un monstruo, que hoy ms que nunca nuestras vidas corren riesgo, pero vamos a continuar. Lo mnimo que se merece Berta es que nosotros dediquemos nuestras vidas a cambiar esas condiciones por las cuales ella y muchas defensoras y defensores de la vida fueron asesinados en Honduras.

Si la justicia hondurea tena esta evidencia hace ms de un ao, por qu no actu?

Ellos lo supieron todo un mes despus del asesinato. Tuvieron toda la informacin cientfica, peritajes; hicieron decomisos, incautacin de documentos, pero nunca actuaron. Este informe revela que el mismo Ministerio Pblico y las instancias de justicia estn protegiendo a los autores intelectuales. El expediente oficial del caso de Berta Cceres es secreto, como familia no tenemos acceso a l. Y en varias ocasiones se robaron el expediente de un carro de una magistrada de la corte. Ese grado de secretismo es para proteger a los autores intelectuales de este asesinato.

Cmo pueden protegerse frente a este contexto?

Si no tuviramos acompaamiento internacional nos hubieran asesinado de inmediato despus que a nuestra madre. Ellos nunca se imaginaron que el coletazo ms grande se los iba a asestar mi mami despus de muerta. Es realmente muy peligroso el ambiente en Honduras. Con el contexto electoral de polarizacin que vive el pas, con el mismo presidente incitando al odio, a la confrontacin y haciendo un llamado a sus bases para que el da de las elecciones (vase recuadro) sea la madre de las batallas, el escenario es sumamente delicado y es muy probable que haya ms vctimas. Yo soy madre de un nio y no me gustara ser vctima, creemos que no hay razn para matarnos. Sin embargo, para ellos somos una amenaza, porque en mi pas nadie hace eso que hemos hecho nosotros.

Denunciar?

As es. Nadie est exento de la violencia en Honduras: la gente sale huyendo del pas. A nosotros el crimen nos cambi la vida de una manera terrible: nos hacen campaas de odio en las redes, nos acusan de que somos financiados por Ong europeas, que nos aprovechamos de la muerte de mi mami, que somos millonarias, que no somos indgenas. Pero toda la vida hemos vivido campaas de desprestigio meditico. Contra mi pap y mi mam, que estuvieron encarcelados. Pero el asesinato de mi mami reafirma mis convicciones, mis principios ticos, mis principios revolucionarios para seguir este camino, que es el camino correcto. Porque mi mami, lo que ms era, era una mujer rebelde que en un solo cuerpo acumulaba todas las resistencias, todas las luchas. Era una mujer que, ante todo, lo que ms nos ense fue a ser valientes.

La va electoral

Olivia Ziga Cceres se present en las elecciones generales de este domingo 26 como la primera mujer indgena candidata a diputada por el departamento de Intibuc. Integra el partido Libertad y Refundacin, que surgi a partir del golpe de Estado contra Manuel Zelaya, en 2009. A Ziga, que tiene 27 aos, y a su suplente de 22, les llaman despectivamente los nios.

Candidatearse no fue una idea ma, coment a Brecha. Fue una peticin de las comunidades, que me hizo el pueblo: yo realmente no quera meterme a esto. Pero creemos que es importante arrebatar cuotas de poder dentro de la institucionalidad pblica. Por eso decid lanzarme de candidata a diputada. Lo hago realmente con determinacin, y creo que he alentado a otras personas indgenas, campesinas, mujeres, a que lo hagan, porque necesitamos gente al servicio de las grandes mayoras, de los pueblos indgenas, y no al servicio de las grandes multinacionales.

En estas elecciones el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernndez, se presenta a la reeleccin sin haber reformado la Constitucin, que la prohbe. Un fallo judicial inaudito, que reinterpret la Constitucin, lo habilit a ser reelecto.

Nota

1) Represa de violencia, noviembre de 2017 (https://copinh.org/media/documents/2017/11/represa-de-violencia-es-final-.pdf)

Fuente: http://brecha.com.uy/la-empresa-la-mato/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter